viernes, 4 de agosto de 2017

POR TIERRAS DEL BERNESGA Y EL TORÍO

· P1150486
  • · Punto de Salida y Llegada: POLA DE GORDON
  • · Puntos de Paso: Nocedo- Puente de Alba-La Robla-Naredo de Fenar-Matallana-Orzonaga
  • · Longitud de la Ruta: 50 km
  • · Horario de la Ruta. 3 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 1073 mts
  • · Participantes: Javier Paredes; Luz; Luis Roza; Juan Moreno, Javier Dolado; Victor Guerra

Ya que el verano en Asturias se pone borde, y nos amenaza cada día con sepultarnos en las sempiternas nieblas tipo tierras de Mordor, planteamos irnos más al Sur, ya que el Desafío 2017 de la Cordillera que planteamos com plan A, podría traernos alguna complicación, por tanto, pronto se diseñó una ruta que, partiendo desde Pola de Gordón, nos pusiese en rumbo inverso al que habíamos rodado unas semanas atrás, y que mejor que hacerlo a caballo de dos valles como son los que riegan dos ríos, en este caso tan importantes como el Bernesga y el Torío.

image

Partimos pues de la gasolinera de Pola de Gordón, para ponernos rumbo Sur y pegarnos a las riberas del río Bernesga, cuya vera cogimos en el mismo Pola de Gordón transitando por el Camino de Santiago, en dirección inversa y bordeando las ultimas estribaciones de las Sierras Negras de Cajal , antes de abrirse nuevo el valle después de la Curva el Molino, en cuyo pequeño estrechamiento coge malamente: nuestro trazado, el río Bernesga, la vía de ferrocarril RENFE y la Nacional-630, abriéndose el valle en toda su amplitud antes de llegar a Nocedo de Gordón.

En este punto, el trazado cruza el río y se pone paralelo a la vía RENFE, para pasar por Peredilla hacia Puente de Alba, siempre jugando con el río, la vía del tren manteniendo el rumbo Sur, de esta manera se entra en la población de La Robla, presidida por su gran térmica. Tenido como que no quiere la cosa unos 11 kilómetros rodados prácticamente en plano.

P1150421

A la salida de esta gran población, nuestra ruta abandona las orillas del Bernesga para ir virando al Este, a través del Polígono del Rabizo, siguiendo en este caso el arroyo de tal nombre y el trazado de la N-630, que cruzamos por encima como a los 4 km de La Robla, para ya encarar la ruta hacia el Este, tomando grandes pistas que van cogiendo altura hasta ganar la línea cumbral, a cuyo seno nacen a derecha e izquierda una sucesión de pequeños cauces fluviales, como el de Pelosas o el de Valdetornos.

La ruta a su vez ya en lo alto va virando al Noroeste para colocarse paralela, pero distanciada en metros y en altitud, del eje que conforman tanto la carretera CL-626, como la línea ferroviaria Bilbao-La Robla,.

Seguimos manteniendo la línea de cumbre, pasando por Cantos Rasos hasta desembocar ante el punto geodésico de Canto la Parra, con 1.244 metros de altitud, el cual alcanzamos con unos 14,5 km rodados.

P1150426P1150439

Situados en el vértice de La Parra, ahora no queda otra cosa que ir hacia el valle que riega el río Torío, y descender en dirección al pueblo de Naredo de Fenar, para enlazar con la carretera CL-626.

Estamos además contentos por partida doble por un lado nuestro amigo Juan Moreno, nos puede acompañar pues con su BTTHaibike E-bike va como un cañón y puede hacernos de fotógrafo, lo cual se nota, pues antes solo salíamos de culo, ahora se nos ven las caras, Gracias Juan¡¡¡

Queríamos rodar algo hacia el Sur en dirección a la aldea de Pardavé, pero la falta de track y viendo cómo iba el rio Torio de lleno, y no teniendo muy claros los trazados, nos fuimos hacia el famoso rancho que se ubica a la par del Torío, y la CL-626, donde nos dispusimos a tomarnos una cerveza tranquila con unos 30 km., rodados, en el famoso Rancho Canadá. Una sorprendente puesta en escena tipo rancho americano, que ha recreado el amigo José González Juárez y que en su día el Diario Leonés, tituló como El lejano Oeste leonés.

Tras la cerveza es hora de levantar el vuelo y volver a las trotonas, lo cual hacemos rodando al Norte, a la vera del Torío que viene del Puerto de Piedrafita, pero cuyas orillas se abandonan para virar a la izquierda, al Oeste dejando el rio y enlazando el acceso rodado al pueblo de Orzonaga, a cuya entrada del núcleo se vira a la izquierda para entrar ya en subida hacia el Cotalerín y el Cotorre de la Quemada y poder subir como podemos hacia el Canto de Lombada.

P1150444P1150446

La verdad es que la zona permite varias opciones de recorrido, como seguir por Orzonaga hacia las antiguas instalaciones mineras de San José, y luego coronar la cumbral por las Minas de Oro a través de la Casa del Monte y los Sierros de San Miguel o Cueto Correlar , o subir hacia la Sierra del Sardoma.

Optamos  por seguir el track trazado, y aunque nos cuesta cogerle al tranquillo a tanta piedra suelta que tenemos como firme, le vamos cogiendo el tranquillo y nos encaramamos en la zona cumbral llegando al Collado Gudina con 38 km rodados.

En este punto viramos al Norte, por caminos un poco más cerrados por la vegetación, hasta ganar La Collada Lobera, bajo la sombra del Cueto Faedo, en cuyo punto encontramos un perro de la caza las raleas de jabalí, perdido y extenuado, le dimos agua y lo que había de comer, y se fue con nosotros hasta llegar a las Minas de Tablizo, donde entroncamos con la carretera que sube de nuevo por Vega Fonda, para de este modo ya en lo alto abandonar el eje asfaltado y meternos en Sierra Valdeca, donde una camino cada vez más cerrado rodea el Cueto San Mateo, aunque también podríamos haber entrado por la izquierda del Cueto, hacia Collado de la Muria trialeando. Preferimos lo más cómodo por no complicar los trazados.

P1150457P1150467P1150481

Pues el sol ya apretaba y la idea de darnos un pequeño homenaje en Busdongo de cecina y embutido, era mucho atractivo, y nos echamos ladera abajo por la vera del arroyo Cerezales, en mi caso si apenas freno delantero, y sin ningún tipo de freno trasero, ya que había perdido todo el líquido de frenos, o sea que hube de ir bajando con cuidado, y metiendo el zapato entre el cuadro y la cubierta, lo cual me dejó una bonita cicatriz en la planta de la zapatilla.

De esta guisa entramos de nuevo en Pola de Gordón, a la vez que veíamos como la niebla de Mordor se afianzaba en las cresterías de Pajares.
.P1150454

Victor Guerra

domingo, 23 de julio de 2017

BALCONES DE PICOS DE EUROPA y RASA COSTERA

· . P_20170715_102712
  • · Punto de Salida y Llegada: Cangas de Onís
  • · Puntos de Paso: Llueves- Posadorio- Peruyes-Agüera-El Llano-Cuevas-Nocedo- Sinariega. Fuentes. Vibaño- Romillo. Vega de los Caeros- Villanueva
  • · Longitud de la Ruta: 55,3 km
  • · Horario de la Ruta. 5 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso. 1.366 mts
  • · Participantes: Luis Roza, Albano Capezzali, Marcos Fuentes Cernuda, Javier Paredes
image
  
Habíamos estado la semana anterior por el entramado de los macizos de los Picos de Europa, y ahora tocaba pues ver esos mismos escenarios desde los balcones que dan en este caso a la cara Norte de estos, y que mejor que los parajes de Cangas de Onís o de Parres y Ribadesella para poder admirarlos, pudiendo a la vez enlazar clásicas rutas de BTT que surcan estos parajes.

El punto de partida fue Cangas de Onís, pero antes de subirnos a la trotona nos dimos un capricho en la Confitería La Golosa, desde cuyo punto arrancamos por asfalto dirección Norte para subir hacia la altozana aldea de Llueves, pasando antes por delante del famoso restaurante El Mirador de los Canónigos, que está en la parte media de la escalada hacia la aldea republicana de Llueves, donde se hace todos los años la comedieta republicana de la matanza de Favila por el oso regicida .

P1150391

Llegamos a Llueves, pero no coincidimos en el día por tanto seguimos una vez en el pueblo subiendo al Collado Llueves, pero poco después de salir del pueblo nos desviamos por la derecha hacia el Este, siguiendo las marcas del GR- 109 de Asturias Interior, que se abre paso por las laderas de Peña Lonia y Picu el Arbolín, trazado que se deja ciclar muy bien y que aporta las primeras vistas a vuelo de pájaro de Cangas de Onís, y de parajes como las temibles rampas camino de Següenco, conocidas como y como no a fondo perdidos un poco entre la neblina las cumbres de Picos de Europa.

P_20170715_101251P_20170715_101915P_20170715_101950

Se rueda cómodamente por la ladera hasta el Collado de Olicio que nos da paso a Celango, aunque nuestro objetivo es seguir rodando por toda la ladera para así ganar la Collada de Cardes y a continuación el Collado Laín, donde se entronca con el carril asfaltado que sube de Onao hacia Tresano.

Una vez entroncada la carretera, nos vamos por la izquierda por un camino paralelo al carril asfaltado y que baja rumbo Norte ydirectamente al solitario caserío de El Posadorio, que rebasamos por la Pela Marta , entroncando en la bajada con la riega de Covaenes, hasta desembocar en el carril que viene del Molín de Mingo, y cuyo trazado seguimos por Las Canaliegas, hasta desviarnos en la aldea de Peruyes, en cuya plaza giramos a la derecha para cruzar ahora la riega de Zardón y por Agüera y siguiendo dicha cauce fluvial, desembocar ante la Ermita de San Roque en plena carretera N-634 , PK 334, con unos 17, 5 km. Habiendo perdido de vista los Picos de Europa una vez comenzamos la bajada desde la collada de Cardes.

P_20170715_124803P_20170715_140736

Ahora toca rodar por carretera general, por su arcén unos 4 km para desviarnos entre los núcleos de Fries y Omedina, donde encontramos un paso para cruzar el mítico Sella por un puente colgante, que nos permite llegar al pueblo de Cuevas. Aquí en vez de seguir hacia el Este, se puede tomar la pista que utiliza la clásica ruta Montes del Sella, pero en nuestro caso seguimos hasta el bello enclave calizo de tener que cruzar la cavidad calcárea de Cuevas, que siempre es un aliciente.

Tras lo cual vamos virando al Oeste por tramos asfaltados y en ascenso ganan en primer lugar La Boquera ganamos la aldea de Nocedo, donde viramos al Sur para trepar al Monte Moro, y a las inmediaciones de su área recreativa, desde cuyas altitudes ahora vemos la rasa costera y los distintos valles y sierras prelitorales como el Cuera, o la Sierra del Sueve.

Tras un bajar unos metros entramos en los caminos utilizados por la prueba Montes del Sella, que se reconoce por las diversas marcas que ha dejado por todos los arboles de la zona. Recorremos las laderas sureñas de la cordal que forma el Cerro de Las Lagunas y la Perullalina hasta el Alto de Liendre. Es una pista cómoda, que va a medio ladera por encima de Tresmonte, Ginestra y El Mazo, hasta el momento en que se cruza la riega de Tarmada, que es el punto donde el trazado se echa abajo para ganar por La Forcada el pueblo de la Sinariega, el cual reparte distintos flujos.

P1150392P_20170715_123910P1150397

En nuestro caso seguir por la el acceso rodado PR-1 q1ue por Cayarga va en descenso hacia el Sur hasta Fuentes, donde el río Sella nos corta el paso, aquí viramos a la izquierda para cruzar la parroquia de Bode, y tras rodar desde que nos tropezamos con el rio Sella y sus folclóricos descensos, son unos 5 kilómetros a cubrir para acabar en la Plaza del Cañón de Arriondas con casi unos 40 km rodados.

En Arriondas, se impone una parada que unos rellenan con Mahou y otros con buena y fresca sida, bien echada en la Sidrería El Forquetu. Se agradece.

En Arriondas, perdemos a una de nuestras unidades bikers, y el resto seguimos con el plan trazado, que tras algunas complicaciones para encontrar la entrada nos dirigimos al barrio de Moniello, cuyo camino a veces un tanto perdido en medio nos permite llegar al caserío de La Toya, no se sí por el por otro ramal pudiéramos subir al Cantu la Peruyal y por Martin Juan , llegar al nucleo de El Robledal, punto este donde dejamos el rumbo Oeste para virar al Sur de nuevo hasta entroncar con la carretera N-634 en Arobes y por la cual se rueda unos metros para cruzarla y coger el ramal que sube a Llames de Parres y Viabaño

Ante la iglesia de Viabaño, giramos a la izquierda para entroncar con un mítico camino como es el de GR -105 de Las Peregrinaciones, también marcado y conocido como Camino de la Reina; «A mediados del siglo XIX, con ocasión de una visita de  Isabel II a Asturias se acondicionó una antigua calzada romana para que la reina y su séquito pudieran visitar Covadonga. Desde entonces, a esta vía que fuera abierta hace unos dos mil años por la Legio VII, se la conoce como Camín de la Reina.
En la actualidad muchos son los que, emulando a la ilustre dignataria, por él transitan camino del afamado santuario».
 

P_20170715_134624P1150410

Es un camino no muy complicado, en general muy plano y fresco, pues va al lado del río Piloña camino de Romillo y enfrentando subidas por asfalto un tanto pestosas como esta de la Faya, que por cierto en esta zona tanto el GR 105, como el GR 109 y el Camín de Covadonga y el Camín de la Reina que también pasa por estas latitudes tienen distintos recorridos.

P_20170715_161701P1150412

Una vez en la Ermita de San José, pasamos por detrás de ella, para ir tomando en descenso hacia La Vega de los Caseros, el GR-105 de las Peregrinaciones va por encima de la carretera de acceso a Cangas de Onís N-625, pero en nuestro caso nos vamos a la buscar la fresca orilla del rio Sella, por lo cual cruzamos la carretera ya citada y el puente de Villanueva y ya viramos a Este en dirección a Cangas de Onís, que es toda una delicia de ruta
.P1150418

Fotos Victor Guerra y Albano Capezzali

Victor Guerra

viernes, 14 de julio de 2017

TRAVESIA POR LOS PICOS DE EUROPA (Oseja–La Hermida)

P1150367
  • · Punto de Salida: Oseja de Sajambre
  • · Punto de Llegada: La Hermida
  • · Puntos de Paso: Puerto de Panderruedas-Posada de Valdeón- Puerto de Pandetrave-Fuente De-Aliva-Sotres- Beges
  • · Longitud de la Ruta: 83,4 km
  • · Horario de la Ruta. 10 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso: 3.090 mts con (800 mts salvados en Telefefico)
  • · Desnivel acumulado descenso: 3.752mts
  • · Participantes: Javier Riestra, Albano Capezzali, Luis Roza, Fernando Alonso, J-R. Ramón Natal y Victor Guerra

    · TRACKC RUTA WIKILOC
Tenía muchas ganas de volver a las andadas por Picos de Europa, pero desde que es Parque Nacional, muchas rutas de los años 90, han quedado vedadas, y otras me imagino que se las habrá comido la vegetación, o sea que aquellas rutas que publiqué en los años 92 y 94 en sendos libros no sé cuántas de ellas seguirán estando factibles de realización

.PicosIMG_0010_thumb[2]Picos Liebana

Una de esas, rutas que todavía es factible de realizar es la travesía de los Picos de Europa, circunvalando los distintos macizos, que pocas veces se hace, pues se trata de la travesía de Oseja a la Hermida, o sea cruzar de Oeste a Este los Picos.

No es que sea una ruta durísima, aunque tiene su desnivel, y también tiene sus dificultades, como que hay que dosificar el esfuerzo, ya que las bajadas que son largas, y un tanto traicioneras, al menos para los usuarios de las bicis rígidas, y desde luego enfrentarse a tres o cuatro subidas también largas

La dificultad mayor a la hora de hacer esta ruta, no es otra que la logística, pues encontrar quien te lleve a Oseja de Sajambre y te recoja 12 horas más tarde en La Hermida, no es fácil, teniendo en cuenta el tiempo, la distancia y las carreteras por las que hay que circular como el desfiladero de los Beyos o el de la Hermida.

image

Fuera como fuere, el empeño de la ruta estaba presente año tras año como calendario estrella de BTT ASTURIAS, y este era el año culmen para hacerlo; y así fue.

Engatusamos a Carol y a Lorena, como conductoras y nos plantamos en Oseja de Sajambre a las 8, 30 de la mañana para dar comienzo en medio de una densa neblina y algo de desazón por parte de mis compañeros, muy pendientes de las controvertidas informaciones climatológicas al uso, ignorando que esto es Picos y aquí reina otras coordenadas climatológicas.

Salimos pues de Oseja (773 mts altt) como bikers en la niebla, para rodar un primer tramo hasta el Puerto del Pontón, por la Senda del Arcediano, por el GR 201, pues el acceso directo para BTT por el Camino Viejo de Valdeón parece que está vedado para las bicicletas de montaña.

P1150322

O sea que nos fuimos Arcediano arriba, con cierto asombro de algunos miembros de la expedición al ver las peculiaridades de rodar por la zona, tramos de mullido firme, en el cual se hundían nuestras ruedas, pasos por encima de muy lavadas y resbalosas piedras, repechos cortos que se nos resistían , pues la ruta pide dosificación, y técnica y paciencia.

En la zona de Verrunde dejamos el Camino Viejo, para entrar a la derecha en descenso hacia el GR 201 cuyas marcas nos conducirán sin mayores problemas a cruzar por El Puente de Vao la carretera N-625, y volver a conectar un poco más allá con ella, y eso será una constante, pasar a una margen u otra de la carretera que sube hacia el Puerto del Pontón. Haciendo tramos de camino entre cruce y cruce.

El personal casi todos nuevos en las lides de rodar por Picos, le fue cogiendo el tranquillo al tema, y se iban salvando el desnivel, con más potencia que técnica, pero no se puede pedir más…, pues no todos los días uno rueda por estos lares.

Al final salimos al Puerto del Pontón (1.296 Mts altt) tras una buena brega, y con la niebla pisando nuestros sillines. En Pontón no queda otra que ir por carretera, ideal para estirar las piernas e irnos hacia la cumbre del Puerto de Panderruedas (1.460 mts altitud) por la CV-80.

. P1150324P1150325

De esta manera estábamos cerrando el bucle sobre el Macizo del Occidental o Cornión, que es lo más cerca que se puede rodar de las altas cumbre del Macizo.

Hace años cuando no estaba en vigor el PN, subimos alguna vez a Soto de Sajambre tomando el Camino de Vegabaño y subir empujando bici por el Frade para luego bajar por la Vega de Llos y el PR-PN 12 a Caldevilla. Mucha dureza y eran otros tiempos…

Ya en el Puerto de Panderruedas, con la primera tachuela se subida unos 13 km, rodados, el tema de la climatología se iba esclareciendo, y aunque Lorenzo no estaba en el horizonte, la niebla y sus vaivenes nos dejaba entrever las grades cumbres de Cornión, como el Friero y las cumbres de Peña Santa de Castilla. Los Urrieles, se mostraban tímidos y no se dejaban ver.

P1150330P1150338

Ahora desde altozano puerto, sin apenas voyeurs y montañeros, nos preparamos para la gran bajada hacia Posada de Valdeón (945 mts altt) unos 12 km de bajada, no totales, porque para que ello fuese así, deberíamos salir hacia Caldevilla y bajar por carretera. Pero preferí que los compañeros probasen la bajada primera, muy rápida hasta después del arroyo Cable, pues luego viene una hay una sucesión se toboganes, que hacen difícil que las patucas hagan al esfuerzo de tirar del desarrollo, aun así tiramos con decoro del desarrollo y nos fuimos en frenética bajada final que nos permitió llegar sin problemas a Posada de Valdeón

.Aquí se impone, una cerveza y para los comilones, un bocado de tortilla, que no se lo saltaba un torero, yo preferí reservarme, pues la subida al Pandetrave, que se las trae. Además, para regocijo de Roza y Natal sale el sol, y este puede decir que picaba de madre, y mucho me temía que volver a pedalear para subirnos al Alto de Valcavo, unos 12 km., y teniendo que arribar desde los 945 mts de Posada hasta los 1.784 metros en que está el collado que da acceso a las tierras de Liébana, podía ser duro y la zona era una encrucijada y la única opción de escapatoria sería por Cain y el Cares.

P1150335P_20170708_130036

Salimos, por tanto en plan tranqui por la carretera hacia Santa Marina de Valdeón y cuál fue mi sorpresa que ví que había una carretera nueva que baja desde un determinado punto del puerto hasta Posada, lo que en parte nos venía genial, pues ellos nos permitía subir por el viejo carretil medio asfaltado, por el que apenas coge apenas un coche, y por el que podíamos subir de forma tranquila hasta más allá de Santa Marina, que es todo un desahogo.

Fuimos subiendo de forma tranquila por la vieja carretera hasta pasar Santa Marina, tomando perspectiva sobre los Picos del Macizo del Cornión , ya con mejores vistas. Pasamos Santa Marina , hasta entroncar con el kilómetro 16,5 de la LE-243 y rodar por ella, sin más opción , tomando el viejo camino que va o iba por detrás del Camping El Cares, hasta la Prida, este tramo me parece que está abandonado. En la Prida se deja la carretera y se entra en el viejo camino hacia Pandetrave.

P1150349P1150350P1150351P1150348

Uno de los guardas de Parque Regional de Picos de Europa que por allí andaba, aquí se superponen tres figuras ambientales: Reserva nacional de Caza, Parque Regional de Picos de Europa, y el Parque Nacional de Picos de Europa…, con sus respectivos guardas, leyes, y demás, nos habló de que no había riesgo de tormenta y que el camino que nos quedaba estaba arreglado.

Hace años sin tanta figura proteccionista nos permitía subir por el PR-PN 15 Senda del Mercadillo, que va por la Cabaña de Torones, por debajo de las Peñas Cifuentes hacia el Alto de Valcavao, o poder bajar por esa senda que en su tiempo era nuestra diversión trialera o endurera.

El guarda del Parque Regional, nos indica que no nos preocupemos que el camino desde la Prida el camino a mejorado, pues está en arreglos de piso y ancho, y la verdad es que una vez entramos en él lo comprobamos pero ya nuestros cuerpos empezaban a sufrir, al menos mío, los temibles calambres por tanto doping al canto, un relajante muscular y un analgésico y un gel estimulante, fueron haciendo su efecto mental y de fondo, y tras una leve caída de Luis Roza, queriendo bajarse de la bici, lo cual hace que haya que practicar una cura, que el buen Albano se presta a realizar, mientras yo voy lidiando en soledad con la subida y haciendo que los calambres pasen a mejor vida.

Atravesando Picos de Europa  - 1 de 97 (32)

Así es que cuando estoy llegando al Km 11 del entronque con la carretera, veo a Javier Riestra tirando del grupo, y haciendo la goma con cada uno de ellos, y le advierto de que debemos llegar todos sanos salvos y juntos, y con esos ritmos lo dudo que ello pudiera ser, y más si en Fuente Dé los de CANTUR, no nos dan cuartelillo y nos permiten subir con las bicis en teleférico, si eso no fuera así tendríamos que hace una subida por Espinama hacia Aliva de unos 6 km cuantos kilómetros y un desnivel a ganar de nos menos de 700 mts .

Con la caída de Luis Roza, y ya en la carretera a punto de alcanzar la cima de Puerto de Pandetrave, nos detenemos para mejorar la cura de Roza, un calcetín tobillero que hemos encontrado en el suelo, impoluto y fresco sirve de vendaje, para su sorpresa una vez le cortamos el extremo para colocárselo a modo de codera. La verdad que fue una caída tonta, pero sangra, y él que es un tanto hipocondríaco ..

P_20170708_152339P_20170708_152403

En apenas unos 500 metros ganamos el Puerto de Pandetrave, a eso de las 15,30 horas , habiendo salido a las 9 de la mañana con 33 km rodados, y aún restan unos 50 km.

La pista hacia el Caven de Remoña no se hace tan dura como me temía, y como el bol de pastillas y gel , hacen su efecto subo de forma tranquila , al tran -tran, disfrutando como un enano, puesto que estos han sido durante casi 18 años mi territorios habituales de rodar, rememoro viejas rutas y andanzas como cuando subiendo desde la otra vertiente, la lebaniega, haciendo las rutas para el libro de BTT en Picos de Europa, había ciclado Cabrales-Sotres- Aliva-Espinama. Collado Valcavao, y dado la pájara que tenía, quería echarme a dormir debajo de una piedra con un ventisquero que estaba cayendo, y sin saco, allí me quería quedar,  pese a mi resistencia me bajaron los amigos del Seprona que por allí andaban en su 4x4 con el remolque de las motos hasta Caín para que fuese para Poo de Cabrales por el Cares, que era como el pasillo de mi casa.

Les iba entreviendo a los compañeros en la subida hasta Valcavao, con estas cosas y de cómo hice el libro de Picos de Europa en BTT, y como no sabía conducir y no tenía ni coche ni presupuesto, lo hacía todo en bici, los acercamientos y las rutas, salía a las 7 de la mañana y volvía a casa en Poo de Cabrales a la noche, harto de kilómetros.
Un poco antes de llegar al collado, cuando estábamos repostando nuestros camelback en un pilón, alucinamos porque llegó un paisano de mi quinta, en bici con alforjas, procedente de la vertiente lebaniega. Estaba haciendo el Camino Vadiniense hacia León, para luego hacer el Camino de San Salvador y empalmar en Oviedo con el Camino Primitivo. Cuando los compis en Valcavao, vieron por donde subió el paisano, y les ilustré de los recorridos que iba a realizar el paisano con su trotona, alucinaron en colores.

P1150354

El Collado de Valcavao es la puerta entre los valles leoneses de Valdeón y los amplios valles lebaniegos, y ante nosotros se abría ahora la gran bajada hacia Fuente Dé. Una bajada de unos 8 km con un desnivel de descenso de más de 500 metros de desnivel, con zona de pendientes importantes, y tramos que empiezan a presentar la cara habitual, y exige esa técnica del rodar por Picos de Europa, además por la pista procesionan 4x 4 , senderistas y ciclistas, y una caída aquí , que no hay helicóptero es ir para Valdecilla en Santander. Aviso para navegantes.

Los de las bicis dobles, como Albano y Natal, se echaron ladera abajo como si les fuera la vida en ellas, me imagino que Albano quiere coger al 4x4 que hacia un rato que había pasado, y darles la gran pasada… Natal con el peso y la nueva bici doble y de 29” ni se mueve en la bajada por tanto poco miedo, los demás… detrás de mi. Roza y Ferchi con una rígida como yo, y Riestra haciendo sus pinitos.

Por mi parte debo reconocer que hubo momentos que solté el freno, y cogí su buena velocidad punta, pero como a mí me gusta de solanas y en los tramos más técnicos, aunque aquí son muy livianos, lo peor estaría por llegar

.

Fui esperando al personal, pues cada uno iba disfrutando de la bajada, del gran entorno, como le decía a Roza, esto es rodar en la Alta Liga del BTT. Todavía recuerdo cuando traje a estos lares a Juanma Montero y Pablo Bueno..

La pista de bajada a Fuente Dé, tiene algunas curvas un tanto peligrosas y mal peraltadas y con canales de escorrentías que como te dejes llevar… vuelas, y como le oía decir a un senderista que por ellas transitaba… íbamos muy juntos…, y puedo jurar de que estábamos de acuerdo.

Llegamos en un santiamén a Fuente Dé, y echamos a D. Luis Roza a dialogar con los de CANTUR para ver si nos podían subir, pues eran las 17 horas, y ya que para arriba había poco tránsito en el telecabina, además había como amenaza de tormenta, pues era una cosa factible y así fue.

P_20170708_173126P1150356
P1150358

Ya una subido en el Cable, y sin la presión de tener que subir las rampas hacia Iguedri, dimos orden a nuestras choferesas que estaban haciendo la ruta del Cares, que dejaran el emplazamiento de Cabrales, pues renunciábamos a la escapatoria de Sotres-Arenas de Cabrales y seguíamos hacia La Hermida.

Una cerveza en El Cable, con casi 800 metros salvados en cabina colgante, y allí nos deleitamos con el impresionante paisaje que ofrece este enclave, aunque hubo quien se puso nervioso porque sonaban tambores de tormenta por encima del Puerto de San Glorio. El pobre de Ferchi, no pudo ni tomar su cerveza.

Desde el Cable subimos hasta la Horcadina de Covarrobles, para entrar en los predios de Aliva, y dejar de circunvalar las estribaciones del Macizo Central o Urrieles, para circular entre este y el Oriental o Andara, camino de Sotres. Unos 11 km de bajada hasta los Invernales de Cabao con (935 mts altt., desde los 1.938 mts altt de la Horcadina.

Avisé al personal de cómo eran los tramos de bajada, y sus peculiaridades.

Primer tramo hasta el Chalet Real y Hotel de Aliva, bajada con un tramo de piedra suelta por el lapiaz, y luego tierra, y con tramos muy rápidos, como siempre las bicis dobles marcando estilo, y nosotros los de las semi- rígidas a nuestros sen y miedos.

P1150369

Roza , iba temiendo lo peor, y Riestra soltando freno. Ferchi controlando, y Albano y Natal a su bola. Bajada sin problemas y sin incidentes, con paradas para ventilar frenos y explicar para los nuevos el entorno espectacular.

Desde el Hotel, la bajada más bonita pero también la más técnica por la morrena central del doble glaciar de Aliva, impresionante, las vista, lo fotogénico y lo tremendo de la bajada, pero no hay tiempo para fotos, por mi parte desfogué, creo que mis ruedas fueron más en el aire que por el suelo, es verdad que con la YETI ARC, creo que no había hecho estas bajadas, y pese a ser un bici semirigida, con su Fox delantera, se comportó genial en los tramos de velocidad y en los tramos técnicos.

P1150373P1150375P115037620170708_184752

Cuando llegamos al piedrón de la Lomba del Toro, el personal iba flipado, y el tema hasta la portilla de separación entre las dos comunidades Cantabria y Asturias, tiene también su dificultad, aunque después de la portilla, los firmes estaban muy bien conformados, sin saltos, ni escorrentías de piedras y demás…, o sea que velocidad pura hasta las Vegas de Sotres, donde ya enfrentamos la bajada por la Vega Fresnidiello hacia las cabañas invernales, desde aquí subir al entronque de la carretera de Sotres se hizo duro, y subir a Sotres ya ni lo cuento, son kilómetros de bajada y los músculos que han trabajado bastante en el descenso como para ponerse ahora tirar para arriba, al final llegamos a Sotres donde se impuso vituallarnos, antes de subir al Jito de Escarandi.


Así lo hacemos, y tras el descanso merecido, empezamos a dar pedalines repecho arriba, que hasta llegar a las Invernales de la Caballar se hacen interminables, pero no hay mal que cien días dure, por lo cual llegados a los altos invernales, nos encaminamos hacia EL Jito, cuyo transito también se hace largo y cuestudo… pese a que hace algunas semanas fue un auténtico paseo, aunque arrancábamos en Sotres, ahora ya el en Jito de Escarandi, con unos 64 km rodados, y metidos entre pecho y espalda unos 2000 metros de desnivel, pero lo bueno es ya estamos en tierra conocida por casi todos y eso aligera mucho.

En Escarandi se dobla a la derecha para enfilar la bajada hacia el monte La Llama por la Vega del Tronco , y luego un recorrido en plano, viendo Tresviso al fondo a la izquierda hasta llegar al pilón del Vau de los Lobos, que pide otro descansillo y un remojada, antes de echarnos por la fea pista de Beges, cuyo descenso comienza en el Doblillo. A mí la bajadas hormigonadas o el asfalto no me gustan, por tanto me quedo de último disfrutando del paisaje, y pensando como en diseñaré el camino Lebaniego desde Sotres.. y dando aire a los discos de freno. Ferchi en Fuente Dé y en Sotres me preguntaba como hacíamos para rodar en los años 90 por estos lares sin frenos de disco, ni suspensiones, etc.., Así rodábamos

P1150379P1150380P1150381P1150377

Cuando nos damos cuenta ya estamos en Beges, que ya cruzamos sin detención pues el atardecer se echa encima, por tanto tomamos el acceso rodado del pueblo y nos vamos carretera abajo hasta el Balneario de la Hermida, donde nos esperan nuestras pacientes conductoras, las invitamos a otra merecida cerveza para todos, y dejamos la cena para otro día, y así concluye esta  ruta que algunos esperaban ansiadamente desde hace tiempo realizarla.


P1150386
Víctor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...