lunes, 25 de mayo de 2015

EL CALZADO EN BTT. La Industria y la Competición

c14_EnduroWSChile_2501

Una de la muchas cosas, que en parte padecemos los ciclobikers, o sea los viejos usuarios de las bicicletas de montaña (BTT) de «toda la vida», es el tema de como proteger nuestros pies, y como hacer´cómodos  esos aditamentos que nos compramos y para  que estos  nos sirvan tanto para andar en bici como para andar.

Y aunque no se lo crea el personal bikero,  la competición (MB)  también patea lo suyo, aunque no sea vea mucho en las fotos o vídeos, digamos que no está bien visto, aunque algo de dignidad  se nos ha otorgado gracias al Enduro, donde a veces se camina más que se rueda Sonrisa)

A este respecto , las cosas ha cambiado bastante, y como antaño los recorridos eran muy duros y trialeros, y no era digno ver a ciclistas andando y menos a viejas glorias venidas del ciclismo tradicional , amén de aquel viejo adagio de los ciclistas no debían andar mucho, pues los circuitos fueron modificados para que los usuarios competidores de estos circuitos pudieran rodar algo curioso, aún recuerdo el  Mundial de MB de Metabief (Francia) donde veías a los cracks del momento: July Furtado, Tomac. Tinker…. etc, andando por el circuito de rally con la bici al hombro y un palito para el barro. Esas escenas han desaparecido de nuestra retina, al menos en lo que respecta a la competición., o cuando el bueno de Paco Sala se le amontonaban las piedras y salía por piernas, porque era más rápido , pese a las penalizaciones por poner pie en tierra en esos tramos de «non stop».

Aunque eso del caminar  con la trotona betetera, luego lo veamos con algo más de profusión dentro de nuestras cotidianas marchas, bien porque no podemos con las rampas y potentísimas pendientes  o porque los terrenos son de «aquella manera», y enlazando esto con el titulo  del post, pues claro todo ese calzado que existe en el mercado para la BTT mucho de ello presenta sus problemas, y en general porque no están pensados para el caminar y menos de una forma cotidiana, sino para estar siempre encima del sillín y  los pedales, y eso que la oferta es numerosa, casi diría que inabarcable.

En general quien ha acertado con el diseño de una gama de calzado ideal para nuestras cotidianas  salidas betetistas ha sido Shimano con su liana de calzado SPD
A mi siempre me han gustado, y son duras y resistentes, y no muy caras, o sea una calidad optima entre precio calidad y resistencia, y con detalles como la aportación de la chapita de tapar la huella de la cala, para aquellos que no llevamos pedales automáticos y hemos sustituido los viejos calapiés por las interesantes cintas  power Gripp, que en Europa apenas si se usan, y que par el enduro o determinados ciclados pueden ser interesantes, ya que se pueden pisar o utilizar a modo de rastral,

Por ejemplo varias muestras de como la industria del calzado del Mountain Bike, solo piensa en la competición, es que si uno utiliza estas cintas, o calapiés pues determinados  modelos  de zapatillas pues no se pueden introducir bien en estos sistemas tradicionales, pues chocan con cintas o aditamentos varios  del empeine, no pudiendo utilizar modelos avanzados, y en ocasiones teniendo que conformamos con las zapatillas más clásicas como las anteriormente citadas

Resultado de imagen de calzado Mountain BikeResultado de imagen de calzado Mountain Bike

Otro detalle donde se ve que los fabricantes solo piensan en los pedales automáticos, es que generalmente cuando uno no usa este tipo de pedal  y compra determinadas zapatillas, en general éstas no aportan una chapita como hace Shimano,o algunas marcas para algunos modelos de calzado,  para poder tapar tal parte,con la intención de que por esa zona no entre el agua, y segundo para preseverarla y no se deteriore para una posterior colocación de calas, y que ese espacio no presente alteraciones irreversibles.
zapatillas_mountain_bike_northwave_rebel_1

La industria ha ido avanzando  en este sentido que se las pela, y vemos un buen calzado para combatir el frío o el agua, pero sus diseño no esta pensado para un uso betetista intenso, por ejemplo las famosas Northwave que son de las mejores zapatillas para el MTB invernal, aunque han mejorado bastante que cuanto a diseño, todavía la plataforma (suela es algo estrecha y no muy dura, lo cual hace que al final del uso , los lomos de la bota sobresalgan por encima de la suela, y estos estén expuestos a rozaduras, cortes, amén de que esas partes al ser constituidas por redes o lonetas pues se rasgan en cuanto les demos un uso intensivo por el monte.

Vean pues el resultado tras dos años de uso de unas Northwave , los refuerzos en cuero que he tenido que ir colocando a uno y otro lado de ambos lomos o costados.


P1050189P1050190P1050191
P1050193

Aquí tienen el resultado de un uso intensivo , ambas zapatillas las NW y las Shimano (en medio), con tratamiento y usos parecidos, y vean el resultado  sobre las  suelas como en las NW en algunas zonas han desaparecido.

Otro detalle que se puede presentar, y que viene a explicarnos como no se tienen claras algunas cuestiones, que ya he presentado a Mavic es con respecto a sus zapatillas endureras CROSSMAX, es su cierre de cremallera, amén de que se puede perder fácilmente el tornillo que sujeta el mecanismo, hay otra falla importante.

Mavic-Crossmax-Enduro-8

Ese fallo es que la cinta que hace de cremallera está muy arriba y apenas si por encima asoma la lengüeta que es algo escasa, con el uso esa cinta sobrepasa la lengüeta y termina medio apretando el empeine en vez de la lengüeta, por ki parte a ver que sucedía esto, puse remedio, como pueden ver en la foto adjunta de abajo donde  la bota izquierda muestra el recortado de la cinta en sentido, medio circular para liberar algo más la lengüeta y que así apriete sobre ella y no sobre el empeine, como se ve en la bota derecha que al apretar la cinta lo hace sobre parte del empeine


IMG_2473P1050194

Esas son las soluciones que debería plantearse la industria que nos vende miles de aditamentos para la práctica de nuestro deporte y que debería aportarnos calidad pero también confortabilidad¡¡¡

Victor Guerra

viernes, 22 de mayo de 2015

Por los entornos de Cual Mayor (Colunga)

P1050133
  • Punto de Partida y Llegada: Lastres (Colunga)
  • · Puntos de paso: Luces-Lué. Venta la Golondrina y Buenos Aires-Castiello- Cual Mayor-La Llera- Toroyes-Priesca- Fongabin- Sebrayu- Villaverde- Selorio- Santa Mera
  • · Kilómetros de la ruta: 38,4
  • · Horario de la ruta: 4 horas
  • · Desnivel de ascenso acumulado: 1.382 mts
  • · Desnivel de descenso acumulado: 1,374 mts
  • · Participantes: Javier Paredes, Fernando López, Víctor Guerra
  • · IBP Index: 130
P1050093P1050096

Tras la batalla de la semana anterior por tierras de Ponga, que exigió traslados  extras como  esfuerzos betetista bestiales si uno quiere enfrentarse a los repechones y territorios ponguetos,  por es se buscó para esta semana una ruta algo más cercana y tranquila, y también con ese íntimo objetivo de  exprimir territorios, pues ya cuesta encontrar recorridos tras tantos años  de ir planteando  rutas  para ir recorriendo Asturias, y a veces es difícil hallar  nuevos recorridos betetistas un tanto novedosos tras casi  500 rutas publicadas.

La idea en esta  ocasión era  recorrer las fronterizas tierras de Colunga y Villaviciosa, partiendo de un lugar tan emblemático como Lastres,  y a ello nos pusimos las tres unidades que nos concentramos ante la Iglesia y Cementerio de Lastres.
image

Desde la explanada del la iglesia parroquial salimos hacia el extremo Sur de nuestra ruta marcado por el objetivo de alcanzar el núcleo villaviciosino de Toroyes, para lo cual subimos por los trazados tan característicos de Doctor Mateo  y alcanzar  la Ermita de San Roque, con preciosas vistas sobre la zona costera. tras la foto de rigor, se prosigue por los carretiles y caminos hasta alcanzar  la localidad de Luces por la Techa. E un rodar tranquilo por caminos  muy planos y abiertos que nos fueron poniendo en situación.

En Luces, nos salimos a la carretera AS-257 y por ella rodamos en casi toda la longitud de la recta de Luces, inmensa, hasta llegar al Km 1, donde se cruza el carril asfaltado, doblando a la izquierda para entrar en un camino embarrado y con grandes charcales,  que nos llevó sin problemas hasta el núcleo de Lué, en  donde empalmamos con su acceso rodado, donde Fernando encontró una amiga  y se dedicó a  intensificar las relaciones sociales, acabada la conversación y tras observar la rareza de todos estos pueblos que se abren como a veces los castellanos a los largo del  eje que conforman las Cañadas Reales, pues retomamos la ruta saliendo dirección Oeste por el acceso rodado camino de  la Venta de la Golondrina.

P1050099P1050100P1050102

Esta ruta nos permite observar varios formatos de hórreos y paneras de muy diversos estilos y conformaciones, dignos de un buen estudio.

Por el acceso rodado de Llué se baja hasta  la primera rotonda, pasamos a una segunda hasta la Venta de Buenos Aires, (8,9 km) donde dejamos los territorios colungueses, pasando por detrás de Casa Mari, con sus buenas viandas y situada a la par de la  carretera nacional 632, es una pena que sea tan temprano, sino unos callos si que caerían.

Bordeamos  la Carretera Nacional por un carretil paralelo  hasta llegar a Castiello de Arriba, punto donde de nuevo dejamos los firmes asfaltados para entrar en otro perfil de ruta ahora toca remontar hacia la picorota de la Sierra Cual Mayor. Caminos amplios en general en bastante buen estado, eso sí con fuertes repechos, no muy largos y que nos dan vista sobre la rasa costera de Luces, ya que en general se dejan remontar en general  muy bien.

P1050110P1050106P1050102
IMG_20150516_105344919_HDR

Es una zona donde no se ven abundantes huellas de bici, aunque alguna vemos por delante de nosotros, cuando se llega a la cocorota pasamos por una especie de circuito de motocross carcomido por la vegetación, el cual hay que atravesar en descenso  para salir por una portilla en medio de un cierre que tapan en toda su extensión los helechos, los cuales al atravesarlos nos premian con una lluvia de abundantes garrapatas que corretean por lo perniles arriba.

Tras coronar Cual Mayor, nos dejamos caer por La Gabia hacia el pueblo de la Llera, se cruza la carretera CL-1 (14,4 km) para entrar rumbo Sur hacia la Cabañona, desde donde el camino se desarrolla en medio de una densa vegetación.

Tras ganar el promontorio del Pico La Cerra se va virando al Oeste y por el Cierru y ya  por caminos amplios se pasa al lado de las ruinas de la capilla de Toroyes, entrando en pocos minutos en el diminuto pueblo de Toroyes, (16,9 km). Nos acercamos al costado occidental para ver los predios de Cueli, y las laderas que bajan hacia la riega de Sebrayu, pudiendo ver parte de la ruta de Villaviciosa recondita
 IMG_20150516_130511135IMG_20150516_130547748IMG_20150516_131052410

Tras esta pequeña contemplación, se prosigue la ruta por el acceso rodado del pueblo  que nos baja por una pista medio embreada hasta las cercanías de Priesca, (19,1 km) hasta cuya iglesia parroquial llegamos, y allí a la sombra de una inmensa y frondosa tilar, damos cuenta de nuestras vituallas.

Desde Priesca seguimos el acceso rodado que une esta localidad con La Prida, (20,2 km) donde de nuevo abandonamos los cómodos firmes asfaltados para meternos a la izquierda por un amplio camino que va en descenso y que se utiliza en varias rutas como el Maraton Comarca la Sidra . Se va bajando de este modo hacia el Molino de Mestres y Viacaba, pero antes de llegar al fondo de la valleja y al cruce de riegas, se gira a la derecha por un camino que entra hacia para atrás y que siguiéndolo desembocaremos en el primer cruce del rio Sebrayu.

IMG_20150516_131627522

Estamos en los predios de la ruta Villaviciosa Recóndita, ahora el rio lleva poco agua y casi que podemos cruzarlo sin mojarnos, aunque siempre un pie queda dentro del agua, y  como esta no está fría, y el día tampoco  pues vamos forzando los diferentes vadeos que nos presenta el río, unas cuatro veces hay que cruzarlo  y hasta después de un trecho de cruces mojando los pies  y tramos de caminos desembocar en el Camino de Santiago, dirección a Les Lloses (22,3 km).

Este es un tramo no muy complicado, pero divertido y con varias opciones, si se quiere un trazado fácil pues se siguen los vadeos hasta el Camino jacobita, y en cambio se desea una opción más dura pues se puede optar o bien seguir por la Villaviciosa Recóndita, o subir hacia Miravalles. A elegir¡¡¡¡,

En todo caso, la opción  que planteo aquí es recorrer el camino jacobita, pasando por el pueblo de Sebrayu, hasta llegar a estar debajo del viaducto de la autopista, donde se abandona el camino jalonado que va a Santiago, girando en este caso nuestra ruta al Norte hacia Villaverde (24,7 km) con su vetusta casona señorial, ante ella se empalma con la carretera N-632, girando a la derecha para tomar el ramal que va hacia la Playa de Rodiles, carretera VV-6.

IMG_20150516_142006350IMG_20150516_142109066

Ahora tocar rodar por dicho eje  hacia e Rodiles, donde nacen nuevas posibilidades de rutas y trazados, en nuestro caso al llegar Selorio, es dirigirnos hacia Santa Mera, para delante de la zona de bares de  Selorio  meternos por el camino que lleva hasta las remozadas escuelas del pueblo (28,8 km) pintadas de llamativo color amarillo,   y a continuación de parquin que hay en un latera de estas, y se continúa por el camino arriba, que está en bastante buenas condiciones y  jalonado por cruces de Vía Crucis y una capilla sacramental. Tras remontada sin apenas bajarnos de la trotona nos colocamos en el altozano lugar de la Cruz Grande (29,8 km), cerca de la Ermita del Carril.

P1050140P1050143

Llegado a este punto se sigue de frente por Caldevilla hacia el pequeño núcleo de Los Calieros, y  por una suerte de pequeños carretiles pasaremos por Santa Mera y Carronceu, hasta el puente de La Busta (32, 3 km) aquí se sigue de frente por un camino que se haya cubierto de bulbos cuyas hojas llegan hasta nuestros hombros, y por en medio del charcal se va rodando como se puede, aunque nosotros dejamos el camino ideal que giraría a la derecha en subida . nosotros seguimos por otro que terminó estando cerrado ante un prado(32, 8 km) teniendo que subir por estos unos metros hasta cerca de El Llusicu.
P1050146P1050147

Desde aquí  por los carretiles asfaltados de toda esta rasa costera se va virando hacia Castiello La Marina, para  entrar de nuevo en tierras colunguesas por Les Llavaderes hacia  el núcleo de Luces, desde donde ya entrar en Llastres es un dejarse ir para tomar unas botellinas de sidra, las tomamos en El Rápido, sidra Buznego, que no estaban mal , pero mal servicio dado los ocupados que estaban con las comidas.
Víctor Guerra

martes, 19 de mayo de 2015

LA INDUSTRIA Y LA BTT.El tema de los Piñonajes.


Cada día queda más claro de que toda la industria que se perfila alrededor de la Bicicleta de Montaña (Mountain Bike) no piensa en el común de los mortales, y que los parámetros que se utilizan para fabricar piezas y bicicletas, están mediatizados por ciertas latitudes geográficas, como puede ser USA, o por la Competición.

Hace años ya que las grandes corporaciones como SHIMANO, MAVIC, y hasta los «pequeños» fabricantes de accesorios tiene como referente para sus producciones el mundo de la competición, lo cual estaría bien como plataforma de pruebas, pero en general no vemos que muchas de las innovaciones se traduzcan en mejoras al servicio del común de los mortales, o sea una adaptación a los «mass media» 

 De hecho hace ya muchas décadas , cuando la industria se negaba a fabricar tres Platos, ya había cicloturistas franceses que se tiraron , como buenos ajustadores a fabricar sus propios platos, yo mismo en la década de los 80 utilicé algunos de estos artesanales platos, o raras combinaciones de bielas strongling con platos Movic, y ejes pedaliers de ciclocross para poder hacer dar cabida a los 3 platos apara aquellos incipientes ciclomuletirs, y cicloturistas de alforjas, lo que tuvimos que oír en aquellos tiempos… por algo que ahora es común en cualquier bicicleta.

Hoy tenemos bicis de seudo competición o competición metidas a duros recorridos de muchas horas y en muy diversos estadios, y vemos que nuestras facturas de mantenimiento se disparan una barbaridad, y sobre todo el norte, y aquellos que rodamos todo el años, inviernos incluidos, el material ha bajado de calidad en cuanto a resistencia y fiabilidad en esas extremas condiciones que van más allá de las 2 horas que dura un circuito de competición. 

EXAMINEMOS LOS DESARROLLOS

Hasta hace poco, en el mundo de la BTT, en cuanto a los desarrollos estaba reglado y «regulado» en líneas generales  por el potente imperio nìpón de Shimano, que instalado en la fabricación de desarrollos para la Monuntain Bike  pues se movía entre el bloque de tres platos, en sus diversas medidas,  en el caso de Asturias el  más común entre los betetistas es la combinación de 42-32-22, y el bloque de piñones con  36 dientes el más grande  pues se sitúa  en esta combinación11-13-15-17-19-21-24-28-32-36) y con eso hemos estado años, peleándonos con territorios, con estados físicos y técnicos diversos y variados, etc.

No queriendo ver los fabricantes  una cuestión esencial, y es que no es lo mismo rodar, por ejemplo en el caso español en  Castilla que en Asturias;  pero en todo caso  el patrón era igual para todos, quien no podía tirar de un 22x36 pues lo mejor que podía hacer era irse a su casa, o machacarse hasta domeñar tal desarrollo o dejarse las piernas en las rutas.

Lo cual me parece muy bien si uno está en el mundo de la competición,  el cual  tiene sus reglas, sus beneficios y sus servidumbres, pero parce que el común de los mortales debemos pasar por el mismo filtro, quiérase o no ,pues uno debía rodar si estuviera necesitado  de otros desarrollos apechugar con un  22x36 como tope, rodara uno en las  llanadas castellanas o en los «repechines» astures, la única opción era fabricarse sus propios platos…_Sonrisa).

Por otro lado decir que los avances nunca estuvieron en la línea de superar esa barrera del 22 de plato o los 36 dientes de piñón, sino que la industria ha estado más atenta  en hacer más factibles, los cambios de desarrollo, de ahí que se cambiaran formatos de dientes, formas, dentados, etc… pero nunca se fue más allá de conseguir un plato de 20 dientes o un piñón de 38 o 40 dientes.

La gran revolución de los desarrollos vino de  la mano de aquellos que empezaron a quitar el plato grande, poco usado por algunos , por aquello de aligerar peso y no andar liados con más cambios de desarrollo y los problemas que daban los desviadores a la hora de circuitos con barro. Al primero que vi quitar hace ya muchos años,  un plato de su bicicleta, fue al veterano  corredor naveto Torga.

Esta gran paso hacia los desarrollos grandes  1x11 , ha venido en parte del montaje de los dos platos o del monoplato, que ha exigido por ejemplo piñones más grandes, de ahí que la industria complementaria de haya puesto a fabricar este tipo de piñones, los cuales se venían necesitando por los usuarios, sobre todo por los partidarios del monoplato que precisaban para sus trotonas más enduredas  de un piñón de  40 o de 42 dientes


En parte esto ha sido la salvación de aquellos que necesitamos de esos grandes piñonajes para seguir dando pedales por nuestros enrevesados territorios, bien por la edad, el peso , la forma física o la dureza de los recorridos, y no pudiendo o queriendo renunciar  a la práctica de nuestro deporte favorito pues buscamos la solución en estas innovaciones.

Pero si bien ha sido un avance, volvemos a encontrarnos ante una industria que no mira al común de los mortales, ni Shimano a sus paisanos utilizadores en Japón y en medio mundo, pues si bien se ha dado el gran paso a fabricar por la industria complementaria piñones de 40 o 42 dientes para los monoplatos  y que estamos probando el resto pues resulta que estos, grandes piñonajes  no se pueden acoplar en conjunto en un bloque de Shimano o de Sran  o cualquier otro. Me explico

Uno puede acoplar a un juego de piñones como es mi caso de 10 velocidades, por ejemplo un  11x36   una corona de piñón de 40 ó 42 dientes, sin problemas, las complicaciones vienen cuando uno desea lograr una combinación más lógica, y por tanto echa de menos  piñones 40 y 42  que se pudieran acoplar  juntos en un bloque de 11x 36, evidentemente perdiendo coronas del medio, y logrando una terminación por ejemplo 36 –40 y 42 dientes, pues no, o bien se puede optar por  el piñón de 40 dientes o el piñón de 42 dientes, en el caso de este último presenta el  problema del salto que existe, por ejemplo entre la corona de 36 dientes y la de 42,  con problemas diversos, como es  el gran salto de dientes para el cambio trasero, o el cambio de rito tan brutal de ir ciclando  con  un 22x36 y pasar por ejemplo  a un  22x42 y si escalas intermedias.

Lo natural hubiera sido haber fabricado piñones acoplables entre sí,  de tal manera que se pudiera tener por ejemplo un bloque de piñones cuyos tres último fueran un 36 –30-42 por poner un ejemplo.

Este es un pequeño ejemplo de como la industria piensa más en un nutrido grupo aglutinados  bajo la bandera de la competición, que en común de los usuarios del Mountain Bike, que  somos reos de estas visiones tan estrechas del Mountain Bike y como dice m,i amigo Angel García desde USA:  se mira a la competición porque están haciendo que nos enganchemos a querer parecernos a los «pro»para que deseemos tener lo que ellos llevan, que no es especialmente lo mas barato. Es como decir, si lleva esto que lo llevan los mejores, tu también podrás ser como ellos'' y es una mentira grandisima, pero que es la mayoría quienes la creen»

Víctor Guerra

viernes, 15 de mayo de 2015

VUELTA AL COLLAU ZORRU (PONGA)

P1050015
  • · Punto de Partida y Llegada: Puente Vidosa (Beyos)
  • · Puntos de paso: Puente Agüera-Collada Granceno-Collada Guaranga-Arcenorio-Collada Camba-Collada Llaete-Pio de Sajambre- Vierdes-Ribota-Cobarcil
  • · Kilómetros de la ruta: 40,6
  • · Horario de la ruta: 5 horas 36 minutos
  • · Desnivel de ascenso acumulado: 2.041 mts
  • · Desnivel de descenso acumulado: 1.904 mts
  • · Participantes: Fernando López, Albano Capezzali, Luis Fernández, Javier Paredes, Pablo Riopedre, Víctor Guerra
  • · IBP Index: 209
Hacía ya años que no hacía esta vuelta,  que en la década de los 90 resultaba ser una de las rutas clásicas para la BTT  junto con otra muy socorrida como es el Camín Real de la Mesa en Teverga.

En concreto esta ruta lo normal es hacerla comenzando en San Juan de Beleño, o desde el fondo del río Sella  pero subiendo hasta la Collada Llomena,  en esta ocasión  he realizado una variante de las pocas que se pueden hacer  y es partir del Puente Vidosa, pero en vez de salir hacia el pueblo de Viegu, la ruta la proyectamos para llegar de forma directa a la Collada Granceno desde el Puente Agüera.

image

Para ello quedamos los convocados en el restaurante Hotel del Puente Vidosa, que por cierto las instalaciones van mejorando cada día, pero no así su servicio que bar-cafetería que deja bastante que desear, tomado el café o té reconstituyente y poco más  nos fuimos camino de nuestra ruta, la cual  sube por la carretera Nacional 625 rio arriba, hasta llegar a  la Venta de Agüera (3,3 km, 353 mts, alt) donde se deja por unas horas el cantarín río del Sella para subir por el carretil hacia Vívoli.

P1040981P1050062P1040987

El rodar por Los Beyos, es toda una delicia, pues la carretera no presenta mucho desnivel y permite subir cómodo otra cosa distinta es ya cuando nos metemos en la carreterita hacia Vívoli, la cosa cambia pues este el eje asfaltado se mete por la estrecha foz, ganando altura mediante un retorcido trazado, que primeramente nos lleva hasta el desvío que se dirige hacia el pueblo de Casielles, (4,4 km 428 mts, alt) del cual pasamos, por lo cual no queda otra que seguir carretera arriba  a cuyo paso nos va mostrando cascadas y verdes chorreras de vetusto musgo. El ambiente es espectacular y si se va en época de lluvias todavía es más increíble.

P1040993P1040990P1040995

Antes de llegar a Vívoli, hay un desvío a mano izquierda (7,1 km 735 mts.alt) que nos idnica que debemos ir dirección Oeste, abandonando el cómodo asfalto por trazados de tierra firme  que nos permiten ir subiendo hacia la Collada Granceno a través del Monte los Nevarinos y el Monte del Pedrosu. Subida que se hace dura pues el desnivel es tremendo, y en ocasiones los repechos muestran una fuerte pendiente, aunque hay momentos más planos, que vienen sobre todo en la parte de arriba, partir de sobrepasar el Monte Pedrosu, desde ahí la cosa se suaviza llegando más o menos cómodos a Granceno con 10,6 km rodados, y habiendo alcanzado la altitud de los 1.199 mts., lo cual ya nos indica la dureza de la subida pues el punto de arranque se sitúa en los 350 mts

La campa de Granceno, en estos momentos está exuberante de color y pasto,  y la peña del Sen de los Mulos se muestra también impresionante.

P1040996P1040997

Tras un descanso volvemos a las trotonas ahora camino de la Collada Guaranga, cuya horcajada se puede ver desde Granceno,  para lo cual se toma la pista que va en descenso por el Monte Peloño hasta cruzar la riega de Pedrero, bajada bonita durante la cual se puede ir disfrutando del denso hayedo de Peloño; eso sí  poner atención al cruzar algunas riegas hormigonadas que están muy resbalosas

Una vez cruzada la riega de Pedreo el camino se va tornando de nuevo en subida que en un principio es suave para en una pronunciada curva tomar ya de frente presentando las ascensión tramos con mucha pendiente. Hace años, el tramo hasta Guaranga  la subía totalmente montado pero ahora con 60 años y algún kilo de más, no queda más remedio que hacer algunos tramos empujando la bici, pues en apenas 2 km se han de ganar otros 300 mts de desnivel, así voy acompañando al amigo Paredes que va echo unos zorros tras un mes sin montar, mientras los cicloalpinistas. Riopedre y Fernando van subiendo a todo tren, Albano y  Luis Fernández se defienden.

Poco a poco vamos ganando altura hasta llegar a la peculiar collada de Guaranga con su fortificación militar, compuesto de varios nidos de ametralladoras y troneras, y donde el inquieto Albano rebusca los restos de una guerra que ya nos queda muy atrás.

P1050001P1050002P1050003

No hace muchos años desde este punto hacia Arcenorio teníamos un sendero-trial hasta llegar a las praderías de Arcenorio, pero desde hace unos años acá han abierto una pequeña pista que ha facilitado el tránsito más fácilón y también la recuperación  de la majada y capilla de Arcenorio, a donde llegamos tras rodar un buen tramo acompañando al río Ruagin. A eso de las 15 horas, con unas 5 horas de pedaleo para cubrir los 20 km , eso sí con sus respectivos descansos. Estamos en el amplio circo de Arcenorio  a una altitud de 1.438 mts. Es una zona además que distribuye otros flujos ciclomontañeros como Ventaniella o La Uña.

P1050007P1050006P1050009
En la impresionante vega de Arcenorio, nos quedamos un buen rato para comer pudiendo contemplar la Peña Ten y el Pico Pileñes cerrando el valle al Oeste,  y el Picu Purcia y la Peña Farres escoltando a la Collada al Este, que es la zona que debemos ganar, o sea el Collado Camba, para ello, y en caso de que se llegue a Arcenorio con niebla,  es poner el culo contra la puerta de la capilla y mirando de frente  enfilar en esa dirección, hasta poder subir a  la horcada de Camba pasando por la majada de La Casa, todo el trayecto se dejar ciclar bien, salvo la pradera para ganar collada Camba (21,4 km y 1532 mts, alt)
P1050013P1050017P1050025

A nuestra espalda el gran valle de Arcenorio, y delante al Este el valle de los Llanos de Juspabierna por deonde vamos abajar para coger la Collada de Llaete. Bajada facilona, aunque en nuestro caso nos fuimos un poco a la derecha hacia la vieja majada, siendo mejor bajar valle abajo hasta coger la pista que luego nos permitirá subir sin problemas hasta la misma collada de Llaete. (17,2 km y 1403 mts alt). Hay que tener en cuenta que la pista se toma en sentido ascendente, pues al contrario no tiene salida y nos emboscaríamos en una zona complicada..

Ahora no solo estamos en la provincia de León que habremos cruzado el límite en Camba cuando nos echamos Juspabierna abajo, sino que además estamos en el Parque Nacional de Picos de Europa, o sea que prudencia en todos los sentidos.

P1050031P1050039

Desde este enclave podemos ver al frente  al frente  el murallón de los Picos de Europa, y las sierras que cierran el valle de Valdeón y luego las laderas que se derraman hacia Sajambre.

Ante nosotros, siguiendo el rumbo Este, queda un frenético descenso que baja hasta la aldea de Pio de Sajambre, una bajada de unos 5 km y con un desnivel  total de unos 650 mts. Brutal, ni que decir que hay tramos de muy fuerte pendiente y con firmes de piedra muy suelta, donde la frenada se puede ver afectada . Prestar atención pues a la bajada y algunos cables de cierre ganadero que pueden cerrar nuestro camino, por lo demás suerte en la bajada la cual concluye al llegar a al pueblo de Pío de Sajambre con 28 km y  a 759 mts alt).

En nuestro caso la ruta en vez de subir hacia Oseja, digamos que  viramos al Norte enfocando en Pio el camino hacia la aldea de Vierdes  marcado como un PR , aunque no muy bien señalizado. En apenas unos minutos, aunque el camino está bastante abandonado, se llega a Vierdes bajando hacia el cauce del  naciente río Sella, apenas un regato, a cuya lateral vamos camino del pueblo de Ribota, eso sí hay tramos muy bonitos y fáciles  por camino, un poco mejores.

P1050043P1050049P1050056P1050059

No queriendo perder el río sella apuramos el trazado caminero hasta llegar al Caserío de Cobarcil, punto final del trayecto ciclomontañero con 32 km, y a tan solo 504 mts de desnivel.

Para llegar al destino de salida, no queda otra que afrontar la bajada a través de la Carretera Nacional 625 y enfilar por ella el descenso acompañando al río Sella, ahora más crecido y encajonado en el fondo del desfiladero de Los Beyos.

Merece la pena recrearse en el paseo admirando los verticales muros, hasta pasar de nuevo por delante la Venta Agüera, y seguir bajando hasta alcanzar el destino final en Puente Vidosa con 40,6 km y a 355 mts de altitud.

P1050045
Ruta dura por el desnivel aunque con paisajes impresionantes.
Víctor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...