lunes, 25 de julio de 2016

VUELTA POR POLA DE GORDON y CUETO SAN MATEO

P1100093
  • ZONA. Gordón  (León)
  • Punto de Salida y Llegada : Pola de Gordón
  • Punto de Paso: Beberino. Vega de Gordón-San Roque- Santa Lucía
  • Longitud: 26, 5 km
  • Horario: 3 horas
  • Desnivel acumulado +     1.128 mts      y de -     1171 mts
  • Índice IBP:
  • Asistentes: José Ramón Orviz (JR)  Natalia Palacios (Peke) y Fernando López ( Luces)
image

El buen invierno estival de Asturias, no obliga de vez en cuando a salir de la «tierruca» al menos para saber que en otros lares hay  sol.

P1100101P1100083P1100100

Y eso hicimos los «nuevos compañeros» de andanzas, ya que el resto nada ocupado en mil y unas ocupaciones, por tanto cogimos el «buga comunal» y tanto JR como La Peke, y luego  Luces que vino en su propio vehículo  y yo mismo pusimos proa a las tierras leonesas de Gordón, para aquello de estirar las piernas  por lo que  fue uno de los proyectos más ambiciosos para el ciclismo de montaña al Sur de la Cordillera, y que iba a financiarse con los Fondos Miner, pero la crisis hizo mella y la gran red de senderos de Gordón que hubiera sido un buen proyecto para juntar con los Anillos Ciclistas de la Montaña Central de Asturias, por el pasillo de la Estación de Pajares, pero como digo la gran crisis se lo llevó todo por delante y el gran proyecto quedó en aguas de borrajas, y con ello los 20 potenciales senderos.
P1100106P1100118P1100114

Esto les fui contando a los«compis» camino del Puerto de Pajares, y ya un poco aburridos de tanta monserga biker diseñadora, por fin Pola de Gordón y sin más preámbulos nos pusimos encima de la trotona  y echamos camino de la Villa de Gordón hacia el Norte, buscando el estrecho paso entre el río  y la carretera N-630 y lo cual nos facilitó la señalización de 4 Valles  del Camino de San Salvador.

Los primeros geniales primeros kilómetros agradecidos, ni son empinados y encima hay sol y buena compañía, tras dejar atrás el polígono de Valdespin pasamos por el longitudinal pueblo de Beberino, el cual ha visto desfilar tanto peregrino, noble y clérigos desde tiempos inmemoriales de aquí para allá y viceversa, y ahora ciclobikers ocasionales.

DSC01934DSC01936

Un poco más allá a los 2,8 km el puente de San Pedro, ante cuya estructura le damos la espalda para subir rumbo Este por un amplio camino hacia vega de Gordón, que presenta la primera tachuela del día, nada que no se pueda salvar con salero y alegría pudiendo ver los distintos plegamientos orográficos que por aquí son dignos de admirar.

IMG_20160706_110304453P1100128P1100130

Tenia la idea de bajar a la orilla del Bernesga y seguir por ella a Santa Lucía, pero prefiero darles algo de “turrón » a los compis, y el mismo Vega de Gordón (4,7 km) viramos al Norte  para coger un repecho un tano técnico  que nos permite  pasar a zonas más abiertas tras el estrechamiento calcáreo que apretuja al camino y a la riega.

En las zonas más abiertas y con camino ancho subimos  La Cantadera  y Chana Chuenga, por encima de Villarín, dejando  para otra otra ocasión subir al mirador de Cueto Munín, seguimos ruta de media ladera y con bajada  hacia San Roque y enlace con Santa Lucia, al pie del que fuera uno de los bastiones cuarteleros de la Guardia Civil contra los maquis.

Juguetean los de la «cuenca» con los maquinas de extracción de carbón que se exponen en la zona y tras las fotos  bajamos hacia el centro de Santa Lucía  (8,9 km) para coger el camino  de Fenar, un carretil minero que cambia de trazado cada año que vengo por estas tierras. Vamos subiendo  por Santa Lucía. Nos desvíanos por el túnel de Campa el Valle a coger el carretil hormigonado pendiente arriba mientras vamos contemplando el gran agujero del cielo abierto de Amezola

DSC01940DSC01944DSC01948

Superado el rampón asfaltado y dejando atrás la mina nos ponemos en el desvío que entra hacia La Collada de Muria (15,6 km) y tras tomar el desvío y ver el gran promontorio del Cueto San Mateo, se gira al poco a la izquierda , dejando de lado el ramal de la Sierra de Valdeca, y tras ganar el alto pasar al otro lado del Cueto de San Mateo, cara Sur  por cuya ladera rodamos metidos  en plena vegetación  rumbo Oeste  para ganar la Collada de la Muria a 17, 3 km y 1400mts de altitud.

DSC01960DSC01932IMG_20160706_125959739

Desde este punto hay que ganar  en descenso Cerezales, donde se concentra el ganado y una vez en e´, eso sí tras zigzaguear por los estrechos senderos  de la empinada ladera, tramo un tanto técnico, se llega a la pista que cruza el collado, donde se vira por el ramal de la derecha para dejarlo un poco más allá a los 18, 7 km y 1262 mts altt. para enfrentar una bajada  por el Collado Fresno, a cuyo pie empieza un estrecho sendero con afloramientos calizos que nos obligan a caminar por la trotona del ramal. y que en ocasiones el tramo se puede hacer largo y cansino.

DSC01967

El personal que me acompaña no dice nada y seguimos trotando, dando vueltas y más vueltas hasta encontrar las pista, sobre la cual se vira a la izquierda para buscar un ralo sendero marcado al igual  el camino como PR (rayas blancas y amarillas) dejando la pista de  El Abesal, para  disfrutar un rato por el pequeño sendero con algún que otro «saltito»  hasta desembocar en  la pista que une la zona de San Mateo y Pola de Gordón, entrando en la villa gordonesa por las instalaciones  deportivas  dando por finalizado este pequeño paseo matutino por Gordón.

Track de la ruta:
Fotos de Fernando, José Ramón y Víctor Guerra

Víctor Guerra

viernes, 8 de julio de 2016

El Descenso del Boeza, Por Omaña y el Alto Bierzo

DSC01901
Foto de Jose Ramón Orviz:. Victor Guerra, bajando el Boeza

Por segunda vez en poco menos de un año, tras haber realizado andando el Camino Olvidado, tras arrancar de Asturias por el Camino de las Reliquias, esto hizo que quedase enamorado del Boeza, y con esa pasión de los enamoramientos, embosqué a dos buenos amigos: Albano Capezzali, y a José Ramón Orviz, «El Mineru» para probarnos en un bello bucle que une las tierras de Omaña y el Alto Bierzo, on el descenso de por medio del Río Boeza.

Y dicho y hecho, nos fuimos de domingo saliendo de Mordor Asturias como no podia ser menos lloviznando) y apareciendo en las tierras leonesas, en Vegapujín (Valle de Omaña) con una radiante mañana estival que invitaba a no ponerse mucha ropa para ciclar, pese a que la hierba aún rezumaba el rocío matinal.

image

El punto de partida y llegada lo establecimos en Vegapujín (Omaña), donde pronto los perros nos salieron a saludar y  dejar las ruedas de los vehículos marcadas, se salvaron las trotonas. :-))

Ya pericompuestos, tomamos las marcas de referencia del Camino de Santiago, bautizado por estos lares como Camino Olvidado, y nos fuimos por lo fondero del valle hacia la última aldea omañense: Fasgar, y donde la finta asfaltada queda suspendida al pie de Valle Gordo.

Un paseo plano y agradable para estirara piernas durante unos escasos 3 km, sin apenas desnivel entrando en Fasgar por delante de la dilecta hospedera del Camino, Rosi  que nos dio la bienvenida, pero nuestro objetivo era tomar otro tentempié en la Fasgarecha, que estaba cerrado a cal y canto. Nuestra querencia se fue por el desagüe de los deseos.

P1090953P1090963

Tras estos y no teniendo mucho que visitar el pueblo de Fasgar, pusimos proa al alto collado del Campo de Santiago que dista del pueblo unos 3,2 km y con un desnivel a salvar que apenas si sobrepasa los 300 mts de desnivel, aunque el tramo tiene algún que otro repecho, y un maldito terreno de piedra suelta, que a la mínima que se aprieta el desarrollo , pie a tierra.

O sea que fuimos poco a poco dando pedal, y buscando la mejor trazada hasta alcanzar la surtida fuente del poemario, en cuyo punto nos entretuvimos a la sobra un buen rato, en el cual gozamos del humor de Albano Capezzali.

Tras ello una breve remontada hasta el claro collado que nos aporta la impresionante vista sobre la Campa de Santiago o de Martín Moro, (7,3 km y 1502 mts de cota) al abrigo de un campo de cumbre que están en torno a los 2000 mts de desnivel. En ese placido valle un buen montón de vacas enfangadas en lo fondero del valle al que bajamos por la pista sin problema alguno, desde Vegapujín a Fasgar era todo un viejo camino y desde aquí a la Campa de Santiago una amplia pista.

DSC_0057DSC01891DSC01893

A los pies de la vieja ermita de la Campa de Santiago empieza el descenso del naciente río Boeza que se va abriendo paso entre la rocalla buscando lo más débil para horadar su cauce aguas abajo. Como siempre sucede, uno le queda en la memoria los pasos míticos y pierde de vista el trasunto del camino, que no era como yo lo recordaba.

Tras emboscarnos en los primeros ramascales, empezamos con tramos de camino suelto, que si bien para las BTt doble como llevaba Albano una Mérida OneSixty que va genial para este tipo de terreno, pero los de las semi-rigídas (la MMR y de Orviz y mi Yeti ARC) pues vamos a trompicones, y así fuimos afrontando el mítico descenso del Boeza, que no se hizo tan largo como yo pensaba ni tan penoso, claro está que hacerlo andando y con una mochila de 11 kg, es otro cantar.

DSC01897DSC_0069DSC_0073

La adrenalina está en determinados tramos, de los que disfrutamos metidos en la densa floresta de ribera acompaña al río Boeza en busca de tierras más abiertas, lo cual se encuentra tras siete kilómetros de bajada en los cuales hemos descendido unos 400 mts, pero en los cuales se disfruta de ver como la naturaleza hace su trabajo y talla cauces de esta naturaleza.

Tras la bajada más abrupta termina en el pueblo (pedanía) con el nombre más largo de España; Colinas de Campo Moro Martín Toledano, que está radiante, pero con todos sus bares cerrados para desesperación de Albano, que hace suya la frase del anuncio de cerveza «de que hay que salir fuera».

DSC01906DSC01905P1090996

La verdad que recordar este bello pueblo cuando yo pase por estas tierras hace 22 años, cuando era un villorrio amiseriado, eso te da la perspectiva de lo que ha cambiado algunos pueblos de España.

Concluida la primera bajada, ahora queda otro tramo ya por pista acompañando también al Boeza, hasta la población minera de Igüeña, o sea unos 7, 2 km y escasos 140 mts de desnivel, que en conjunto desde la Collada de Santiago hacen un total de casi 600mts a ganar de mano.

La huella minera de Igüeña, se nota a la legua, y más la vamos a notar cuando dejemos el pueblo tras saborear una fresca cerveza y contemplar la obra de la que en su día me habló el alcalde de Albergue de peregrinos que de momento son contados los que pasan por esto lares.

DSC_0088DSC_0082DSC01912

En Igüeña, tomamos el bucle que establecimos para cerrar sobre Tremor la ruta camino de Vegapujín-. Por tanto abandonamos el rumbo Sur y saliendo hacia el Este y a la solana más descarnada fuimos virando al Este hasta coger algo de altura y plantarnos en el «cielo abierto» de la mina La Bienvenida, mina de Don José y Casilda a una cota de 1276 mts, para dejarnos caer sin otra posibilidad al fantasmal pueblo minero de Tremor de Arriba, tras 11 km y volviendo a bajar a los 998 mts de desnivel. Pero no encontramos otra manera de evitar ese descenso pistero por el cielo abierto.

P1100024P1100018P1100027

Tremor es la imagen viva de la reconversión minera más dura, todo casi despoblado, un bar que hace de centro gravitatorio de la pequeña sociabilidad, y donde hicimos un alto en el camino para tomarnos una cerveza tras 26 km de ruta, y máxime teniendo en cuenta de que debíamos subir por La Casilla, aunque alguien nos habló de subir hasta Espina de Tremor por carretera LE-460 y subir luego a los «eólicos» Camino de los Asturianos de Barrios, que debe ser algo más leve.

P1100030P1100031DSC_0087

Pero como no llevábamos otro track, salimos de Tremor de Arriba por el Camino de Posada, rumbo Norte, cogiendo el cumbral arriba para luego empatar con el llamado Camino de Tremor, siempre pendiente arriba. No es que el camino tenga unas fuertes pendientes, más bien es tendido salvo un badén para ganar la ermita de Peña Furada, luego queda otro tirón hasta ganar el Alto de Pando y son 16 km de subida permanente y son otros 700 mts. de desnivel a ganar, y sin una sombra, nos reconfortó la fuente que hay debajo del Alto que nos dío la vida.

Eso durante la larga ascensión casi que podíamos ver medio Bierzo, y los destrozos de la minería a cielo abierto, y lo contundente de la floresta de la zona. Mi rotor oval de 26 dientes apenas ni me dejaba dar pedales, por lo cual hube de ir alternando tramos en bici y otros andando, sin explicarme cómo era posible no poder rodar por aquellos lares que a mí me parecían planos; en fin, el peso, la solanera, la falta de agua y el desarrollo era la bomba necesaria para la flojera.

P1100034P1100037

Por fin tras mucho ansiarlo llegamos a la cumbral divisoria entre el Bierzo y La Omaña, Alto de Pando con 42,7 km y 1685 mts de cota, y ya desde ese punto a Capezzali, fue visto y no visto, pues con su flamante «doble» se fue valle abajo hasta el mismo Vegapujín, y cuya estela nosotros seguimos bajando directamente a Posada de Omaña en apenas 3,4 km y ya por carretera a Vegapujín.

Todo un rutón paisajístico y de dureza con 47 km rodados y 1.645 mts de ascenso acumulado y unas 7 horas dando pedales y con temperaturas de 37 grados, para que luego diga  el IBP index que  voy mejorando soy el 99 de 100, el índice de dificultad de IBP Index es de 158

  • Fotos de la ruta: José Ramón Orviz, Victor Guerra y Albano Capezzali
Victor Guerra

viernes, 1 de julio de 2016

Por lo «negro» de Portas de Galicia. La Gudiña

IMG_2848

Tras dos días rodando por las tierras de La Gudiña. picoteando en unos y en otros recorridos, y viendo como era el territorio, nos atrevimos a  rodar una de esas rutas calificadas de alta dificultad. o sea «negras» .

Cuando la primera vez que sali a Francia y me fui a La Bourboule, al Centro de BTT Massif  du Sancy y de buenas a primeras me eché por el Descenso  C. Taillefer  aluciné en colores estoy hablando del año 92) en España salvo en algún tramo de las rutas de Zona Zero, no he tenido grandes problemas con este  tipo de recorridos, que en general están más relacionados con la longitud y el  desnivel acumulado  y la pendiente que con el nivel técnico.

IMG_2904IMG_2941

En el Centro de BTT de Portas de Galicia solo hay , 2 rutas clasificadas como «negras» una es la 4 que va por la zona sur de la comarca, y no apetecía algo desconocido y sin mucho lio, y así fue como atacamos la ruta  7 La Gudiña-Entrecinsa (enlace)  ruta inicialmente de unos  19, 3 km a la cual le implementé un bucle para regresar de nuevo a  La Gudiña con un total de 30 km

image

RUTA R7 Conexión A Gudiña-Entrecinsa  (14,4 km  y 601 mts. desnivel acumulado)
Salimos pues en plan tranquilo rodando desde la misma Gudiña  yendo hacia O Lombo do Mirón. rumbo Oeste  para colocarnos paralelos al  riega Val Roxo, ya direción Norte, por una suerte de buenos caminos y bien señalizados.

Poco a poco vamos ganando el alto  por encima de Val Caveiro para  cruzar el pueblecito de A Venda do Espiño, cuyo poblamiento pasamos enhebrando en parte su acceso rodado y viendo en parte la estructura ferroviaria vieja, y la correspondiente al AVE, cuyo resultado y explicación a los centenares de trabajadores y camiones que ruedan por La Gudiña

IMG_2790IMG_2809

Hasta aquí la ruta es  sube y baja no demasiado duro, y ya en lontananza se adivina la  zona de recepción d la zona dura, hasta ahora la ruat no deja de ser un recorrido verde-rojo un tanto light.

Dejamos la carretera para viar hacia el Oeste  hacia Carradelo da Serra al Oeste . cuyo pueblo ganamos para suerte de poder refrescarnos en su lavadero-fuente a la sombra, mientras charlamos con el  paisanaje, se ve que la tierra gallega da buenas mozas.

P1090864P1090866

Salimo de Carracedo virando lentamente al Norte para tocar por unos minutos el acceso de Venda da Capèla con  el  muro desagüe de la presa de Portas, lo cual dejamos a la altura de ALto de Pe do Mouro  y meternos en la pista que sube hacia el Alto de las Portas  a 1222 mts  de cota y coronado con una llamativa masa de pino, que le hacer ser visible desde lejos. Vamos subiendo en medio de la calorina por el limite municipal . con preciosas vistas sobre  el citado embalse de Portas, hasta que ya ganamos  el Alto y ello da cara a la bajada que marca la ruta como «negra».

P1090869P1090856P1090860

LA BESTIA del CORTAFUEGOS
La bestialajada que nos habían pintado baja por un camino que nos ofrece una nueva perspectiva paisajística, y es un camino empinado y roto, ante el cual plegamos en un saliente , para disfrutar de las vistas y dar un tiento a las vituallas, y hacer las clásicas fotos, en una de las cuales el compi Jose Ramón Orviz  hizo que me diera vuelta el corazón… pues ya lo vi irse peña abajo por logra una posturita ciclobiker.

IMG_2839IMG_2873IMG_2880

Tras el descanso, y hechas comprobaciones y fotos, nos encalomamos encima de l camino cortafuegos, en general muy roto y con tramos muy pindia, que rompen los revueltas de camino, ya que llevo la cámara grande  /Canon 70D)  y que el Compi Orviz quiere probarse en esto de los descensos técnicos, vamos haciendo pror tramos la bajada, para hacer fotos y luego pasar a su examen,

No es un descenso largo, pero si que tiene algunos atajos verdaderamente inclinados, y más para una semirrígida, con cubierta estrecha que se entierra a la mínima, poro a poco vamos salvando el cortafuegos, que pro tramos se va suavizando, en el cual ya en la parte de abajo abandono el camino  para bajar por la vieja pradera recién desbrozada hasta llegar a la carretera y a la pronunciada curva , donde arrancaría nuestro bucle.

IMG_2968IMG_2792

CONCLUSIONES DEL DESCENSO
Ese es un tramo que rompe un poco con la ruta y que la hace ser considerada como de alta dificultad técnica, «Negra» que por cierto, aquí se ve de nuevo como si se calificara por tramos las dificultades los ciclbikers podríamos tener mejor información sobre los tramos y hacernos una idea cabal de como son los recorridos.

image

Estamos en un tramo de descenso de  unos 1, 1 km en el cual se desciende entre la broza y por suelo muy rotos y roturados unos 240 mts  , un buen porcentaje.

El descenso no está marcado por marcas ni soportes, y los atajos rompen a  a la mitad ciertas revueltas, tal vez marcar como muy peligroso algún cortafuegos lateral muy incitador que nos puede poner  en franco peligro, pues quedan cortados sobre ciegas aristas.

IMG_2938IMG_2961

Estos tramos en Centros de BTT no especializados, igual era bueno que hubiera alguna foto aérea de la bajada para que el personal se hiciera idea de lo que le espera.

NUESTRO BUCLE(otros 15 km de vuelta

La ruta continuaba  hacia el pueblo de Entrecinsa pero el tema de la carretera no nos daba mucho juego, por la cual renunciamos a dejar nuestra presencia en el pueblo y en plena curva cogimos el camino de vuelta por un viejo camino  que tras cruzar la riega de Carracedo, no quedamos enfrentados a un camino.cortafuegos corto, pero de una pendiente exagerada que una maquina oruga estaba arreglando, y donde yo creo que se puede acceder a lo cimero del tramo por el camino lateral que va paralelo al río y que da vuelta para culminar en A Vesedo, tomando un poco más arriba contacto con el pisterío de Portela da Casiña, y ya a media ladera por la Serra en claro rumbo Sur que cogimos cuando dejamos el destrepe del cortafuegos.

P1090877DSC01875P1090879

En la zona de O Cabanal, viendo  de continuo la ruta de ida seguimos hacia La Gudiña, para ganar el Alto de Picaños  entrando  por Val de Besada a La Gudiña tras un buen día de  30 km y  822 metros de desnivel acumulado.

NOTA: Este ramal de vuelta, no está marcado y no forma parte de la ruta 7 aunque puede ser una ruta ideal para quien no quiera hacer el descenso que marca la ruta 7, y en general digamos que es algo más suave.

P1090854

Un día interesante, con un buen marcaje, y la posibilidad de articular nuevos recorridos.

Victor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...