sábado, 15 de noviembre de 2008

“DE PANES POR ALEVIA CAMINO DE LLANES”

Tipo de Ruta: Longitudinal

Punto de Salida: Panes

Punto de Llegada: LLanes

Puntos del recorrido: -

Longitud: 38,5km

Horario: 4, 30 horas

Desnivel en subida Acumulada: mts

Desnivel d bajada Acumulada: mts

Ver la costa es todo un aliciente y rodar por sus acantilados es un placer.

TRACK DE LA RUTA

La zona del Cuera siempre ha tenido un fuerte atrayente sobre los ciclomontañeros, y una vez más, el decano Club Asturcón BTT, convocó una bonita travesía entre Panes y Llanes a través del Pico el Paisano, a la que acudieron travestidos con sus flamantes uniformes de Danyma-Asturcón BTT, total unos 16 participantes.

La salida de Panes, como siempre espectacular tras cruzar el remansado Cares-Deva, con sus cristalinas agua camino de la carretera local que sube sin piedad por la PB-2, en duras rampas, que en esta ocasión el personal se tomó con calma.

Las vistas sobre Picos de Europa, una vez que cogemos altura sobre el gran plató de Panes, con los serpenteantes ríos que se matrimonian en el pueblo, El Cares por un lado, y el Deva por el otro, hacen de la zona toda una delicia fotográfica, a la cual Toñin saca partido.

Alevia, sorprende por su monumentalidad, las casonas son impresionantes, al igual que su torre, faro radiante de toda la Peñamellera Baja, al fondo pues eso, los Monts Vindius, a un lado, y al otro ya en tierras de Cantabria la Sierra de Urgabes, y sus invitadoras pistas.

Alevia tras ganar una buena porción de altura, nos presenta la dura pista de hormigón, antes era un camino que por supuesto era inciclable, y que sube entre Buyeza y Los Llabardones hacia los Praos del Medio, al pie del Pico Llueres; ahora al estar hormigonado pues apretando pedal y metiendo todo el desarrollo se va ganando metro a metro todo el desnivel que se coloca en los 600 mts., eso si ganados en menos de 6 km.

Las vistas dados los aguaceros de los días atrás, indescriptibles tanto hacia el Sur, como las que nos presenta la rasa costera. Seguimos bordeando en plano la ladera de LLueres que abandonamos hacia la derecha, por el primer desvío que se abre hacia el valle abandonando de este modo la Sierra del Cuera. La bajada tras tanta lluvia presenta una bajada descarnada, con tramos técnicos, al menos para los que vamos con Btt clásicas sin suspensión de ninguna clase.

El descenso nos lleva directamente hacia la aldea de La Pereda ubicada al pie de la carretera AS-343, se gira a la izquierda para desfilar por el eje asfaltado que cruza todo el valle de La Borbolla, yendo hacia Boquerizo, dejando atrás el pueblo y la carretera se entra por La Cotera hacia Parrade de Tresgrandas con un rampón de aquí te espero, a los 12 km. de ruta, tras lo cual se nos presenta una bajada lleva hasta el desvío hacia el Molino de Redondal, dirección que debemos tomar.

El rincón es de lo más fotogénico, y más con el sol que inunda este solitario caserío al borde las remansadas aguas de Río Pisa, se prosigue ruta subiendo por el único camino disponible dirección a Carranzo, donde la Señora suegra de Carlos, nos tiene preparado todo un pincheo, donde no falta la tortilla, empanadas y hasta postres caseros, que algún que otro glotón degustó hasta dejar unas pequeñas sobras como recuerdo. Recuperado el resuello salimos de Carranzo por la Iglesia para subir por un empinado camino de bellas traza, con “un perfecto firme que mostraba a las claras la técnica del “enrollado” que hicieron las delicias de Nespral, que se lo subió montadito, hasta concluir unos metros más arriba en la carretera LLN-4 que sube a la Sierra Plana.

La vista de la rasa costera, desde la Sierra Plana no tiene descripción posible, y lo cierto es que demoramos unos minutos contemplando la estampa antes de bajar como balas por asfalto hacia Buelna, cruzamos la carretera y nos vamos por las trazas del Sendero Costero. E-9 que va a buscar las orillas de las bravías aguas cantábricas.

A la altura de la ensenada de Buelna, doblamos a la izquierda siguiendo la escasa señalización que queda aún en pie del GR. E- 9 que busca las tierras de Llanes, contemplamos pues el vandalismo y la poca sensibilidad del ayuntamiento llanisco y del propio Gobierno Regional por no cumplir sus compromisos de mantenimiento con las infraestructuras ciclistas y senderistas en materia se señalización y mantenimiento.

El camino por estos lares apenas si presenta problemas, pues se trata de seguir la margen costera hasta desembocar en Pendueles, donde vemos vegetar los sueños de recuperar el viejo palacio y sus increíbles miradores. Parece ser que el proyecto se vino abajo, y pese a que los cartelones nos muestran una bella restauración, la realidad es cruda y ha parece que el proyecto ha dado en quiebra.

Salimos de Pendueles por el camino denominado El Común , que nos aleja por unos momentos de la cornisa en nuestro rumbo hacia Vidiago, dándonos de bruces con su cementerio, las prisas ya son tantas que el personal pese a mis requerimientos no se detiene para contemplar las tumbas y el propio recinto funerario, seguimos dando pedal a base de plato mediano y pequeños desarrollos, a la vez que nos cruzamos con algún que otro turista camino de las recónditas calas de la zona a la altura del camping de Vidiago situado en un promontorio.

Uno metros más allá abandonamos el carretil para virar sobre el recuperado sendero GR siguiendo el franco camino costero, tan solo se nos logra un descanso al pie de los Bufones de Arenillas (Vidiago) cuyas fauces dragoneras parecen estar en calma; El camino va virando hacia el Sur, abandonando por unos instantes el rumbo Oeste, para poder pasar el río Purón por una nueva pasarela de madera, enfilando de forma cómoda hacia la aldea de Andrín, en cuyos caseríos recalo y vivió Nicolás Müller, y cuya localidad parece vivir de espaldas a tan singular fotógrafo, si fuera en otro país, este pueblo ya hubiera contado o con un mueso o con una exposición permanente de fotografías del fotógrafo.

Igual existe pero nadie, ni nada nos indica estas potentes recursos de una zona tan singular como la de Llanes, y vamos de espalda a La Asturias Mágica que aquí tiene bellos jalonamientos. Lo que si ganamos en Andrín son unos culinos de sidra, que ahora nos brinda el padre de José Carlos, antes de subir al Monte la Tuerba y girar por encima de la Sierra Plana de Cué, por cuyo lateral se sigue por lo que en su día fue un campo de aviación, y hoy se enseñorea un venteado campo de Golf. Se prosigue camino de la Ermita del Cristo, sin explicarnos cuales han sido los motivos de no haber seguido el trazado de la ruta las cotas descendentes de la ladera de la Sierra de Cue, y tener meternos entre pecho y espalda a los usuarios unos repechos de aquí te espero. Cosas de ingenieros, supongo.

Las vistas sobre la villa llanisca y el propio Cué, sin palabras, el pelotón va metido en sus interiorizaciones, pues el día no puede ser mejor para admirar la belleza de los parajes por los que rodamos camino de la capilla del Cristo, sobre la cual doblamos a la derecha para buscar las zonas más cómodas y poder entrar en LLanes por su zona marítima por Toró, dando por concluida la excursión tras atravesar una parte de la villa llanisca y recalar en la Playa del Sablón. Dando fin a una ruta ideal para empezar una temporada, ya que nos es difícil y nos premiará siempre con bellas estampas de los paisajes del Oriente de Asturias.

Como siempre, el track de la Ruta en la pagina de Asturcon BTT blog

Victor Guerra



Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...