viernes, 26 de mayo de 2017

VUELTA A LA SIERRA DE PEÑA MANTECA

IMG_1048
Foto Juan Piñera
  • Punto de Salida y Llegada: Collado Muro (Belmonte)
  • · Longitud de la Ruta: 29 km
  • · Horario de la Ruta. 4, 30 h
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 1.124 mts.
  • · Participantes: Noelia Rojo- Natalia Montes- Juan Piñera-Javier Dolado-José Ramón Natal

Lo cierto es que teníamos ganas de hacer esta ruta, de la cual ya tuvimos que descabalgarnos este invierno al intentar hacerla desde Belmonte por Arcello, y nos llevó lo que no está escrito, pues hay partes del camino muy perdidas y eso nos hizo girar hacia la Sierra de Begega con sus eólicos como alternativa al abandono.

Peña Manteca, siempre fue dentro del imaginario vaqueiro una referencia, pues no deja de ser ese paredón calizo, que se ve desde muchos tránsitos ganaderos que se daba y se dan en la zona. Es un fario radiante para las gentes ganaderas, de la Mesa, de Tineo, de Belmonte, de Cangas de Narcea. etc…

En campo de atracción es importante en ese querer hacer las cosas, y Peña Manteca, es de esas espinas que uno debe sacarse, me acuerdo que la primera vez que oí hablar de este promontorio fue a uno de los zapateros de la Calzada, que eran naturales de Navelgas.

image

Con todo eso en la cabeza, la idea era volver a realizar la ruta , peo en esta ocasión nos propusimos  hacerlo partiendo del Collado del Muro,pero en esa ocasión tampoco pudo ser, los copos de nieve caían bajo nuestros cascos, y los cazadores allí anclados tras un batida fallida, nos hablaron de una ruta dura y larguísima, y sabemos que por aquí anduvieron gentes duras del Mounatin Bike, por lo cual en nuestra imaginación esta ruta se conformó como una ruta lobera, o sea de porteo, senderos técnicos, etc-, o sea de brega total, por lo cual para no arriesgar nos dimos cita en el Collado del Muro (742 mts altt.)

Aunque para se correctos, decir que nos dimos cita antes en Belmonte, en el Hotel Cela, para el desayuno, donde nos encontramos con toda una marabunta montañera camino de Somiedo, pues el Cela se porta bien y ya se sabe, donde a uno le tratan bien , el personal repite.

Tras contarle al personal asistente  la ruta, los pormenores  en marcha aunque éramos más bien  pocos,  fuimos preparados para todo, y con esos escaso bagaje nos echamos de nuevo a los coches para subir por la carretera que desde Alvariza, que en 7 km salva sus buenos 500 mts., de desnivel, lo cual nos dejó en el venteado collado del Muro, con amplias vistas a las sierras del entorno.

P1140891

Por estas tierras también anda el GR -109 Asturias Interior, pero sabe dios por donde va, pues se ven pocas señales, y además por mucho que digan los carteles de Inicio de etapa, que sus recorridos son ciclables, la verdad es que depende, pero a estas altura hay que decir que papel todo lo aguanta.

La mañana estaba fresca a eso de las 10 h. pero prometía un día bueno, por tanto preparadas las trotonas y los equipamientos, nos echamos en busca del camino idóneo, que en esta ocasión va dirección Este,hacia el Putril, con un arranque de trazado hormigonado pero con un desnivel importante, y cuya ascensión  nos va dando preciosas vistas sobre el valle de Carricedo, una vez llegado a lo alto del repechón, la ruta vira al Sur tomando una pista cómoda que por Braña Extremera enfila hacia Pico Montoro y Pico Espineda, ya encima de los predios de Sierra de Arcello.


Son espacios abiertos, grandes praderías y brañas aisladas que configuran una determinada identidad ganadera que quiero identificar como vaqueira. Por el camino nos encontramos con un espécimen  a modo de paisano entrado en años, sentado en lo alto del caballo del través, y al asaltamos a preguntas sobre nuestra ruta, de la cual desconocíamos casi todo, aunque sus contestaciones no nos dejaron muy satisfechos, «camino difícil y duro y tenéis todo el día que es largo», nos dijo a bocajarro, aunque con una desdentadas sonrisa con sorna asturiana, ante la cual  le pregunto sí había estado muchas veces en el famoso Collado del Abedul, me mira, se sonríe y rememora…y nos enseña una vez más su singular sonrisa…,  supongo que pensará que  para qué contestarle a un xaldo que va en bici

.P1140908    25bcb605f7c651f44958cc094ef73385

Sigo con la mosca detrás de la oreja, pues no tengo claro como es el camino , y no veo que nos vayan llegando los tramos trialeros y de porteo. En nuestro trasegar  seguimos llevando el crestón de Sierra Manteca a nuestra derecha, y debajo la riega de Valbona, mientras nuestra ruta  va variando al suroeste hacia Brañavieja.

Eso sí antes de Campoleo nos acercamos al collado para ver desde este otero las tierras de La Mesa con la Sierra de Montovo en primer plano. La vista es espectacular, aunque parte de los compañeros están más en el tema de dar pedales no nos vaya a ser que nos coja la noche, es que merece la pena quedarse un buen rato contemplando tanta extensión de valles y sierras…

Entre Brañavieja y la braña del Corralón, entramos por un momento en una traza de camino semiperdido, muy estrecho y lleno de barrizales, que nos obliga durante unos 200 mts., a tirar de la trotona. Pero pronto salimos a caminos más francos,  más claros y también con más horizonte, pues  vemos lo que tenemos enfrente, una vaguada impresionante marcada por el Regueru Abedul, tras el cual nos queda superar un fuerte repechón hasta quedar en medio de la collada que forman el Pico Catouto y Miru Chargu, de esta manera cerramos el bucle sobre Sierra de Qunitanal. Ignoro el nombre de este significado collado, pues el otro que queda detrás de un roquedo y que está encima de la majadas en el del famoso collado del Abedul. tal y como luego me enteré.


Desde este lado del collado, vemos una braña en lo medio de la ladera del valle a la cual bajamos por el viejo camino llamado del Morxal, dando vuelta al pico Catouto, y llegando de este modo a la braña de El Abedul, habitada por muy poca gente, aunque como buenos vaquieros siguen aferrados al terruño. En este punto repostamos agua, y cambiamos pastillas de frenos, y quedamos sorprendidos porque dentro de unos cuantos cientos de metros empezaremos a cerrar el bucle sobre Sierra Manteca, y las dificultades previstas parecen haberse volatizado.

Al final de la aldea, una vaqueira de bellos ojos, nos dice que tengamos cuidado al salir del pueblo  no nos vayamos valle abajo y terminemos en Tuña- es cierto que cuando me acerqué a la majada de Buscativu, a lo lejos puede ver la localidad de Tineo- eso me dio que pensar, pero no caí en la cuenta que delante de mí tenía el hondo valle de Tuña.

052017 Vuelta a Peña Manteca  - 1 de 101 (41)IMG_1034

A la salida del pueblo, cuando ya cogíamos el carretil asfaltado virando al Norte, al llegar a los entornos del Cerro de Valdeapila, tuve la visión de que todo aquello me sonaba ya a conocido, y de repente mi cabeza hizo como una especie de  re-orientación geográfica, como cuando uno mueve la brújula del google earth,  y digamos que ya me situé, había pasado por esos entornos viniendo de Merillés, y en Valdeapila cortamos hacia el otro lado del valle, hacia Las Campas y Tornos para coger la pista procedente de  de Los Cadavales , pero por el valle más al Oeste que el Genestaza-Tuña.

Ahora entendía algunos crestones que veía como los denominados Pico Cabra y Peña la Fana, los cuales dan origen a la famosa fana de Genestaza. Contento de poder resituar geográficamente una ubicación con tan solo ver un prado y una cabaña, me puso contento, y ya estando todo en su sitio la ruta se presentaba de buenas trazas.

Cruzamos la sierra de Chagunil, aunque seguía preguntándome donde estaban aquellos malos caminos que todo el mundo me decía que había, dándome a entender que la bajada al Abedul era poco menos que terrible, y la verdad que fue un paseo bajar hacia ella, y ya lo que pudiese venir ya era menos, pues estábamos en la vertiente occidental de Peña Manteca, y por malo que viniera, digamos que el trecho hasta el Collado del Muro era relativamente corto.

IMG_1007IMG_1047

Le seguíamos dando vuelta a Sierra Manteca, por tramo asfaltado hasta cruzar la Sierra de las Palancas, en cuyo collado, de Las Bobias, dejamos el rumbo y camino asfaltado, para ir hacia Abango, virando al Este para después coger rumbo Norte por las amplias pradería de las Degollá y Bustieecha, rodando bajo la vertiente de Sierra Manteca, que por este lado presenta un buen farallón calizo  bastante inaccesible, y ya en su día me pareció en una ruta que hicimos el amigo Poldo y yo desde Tuña-Boinas-Belmonte.

Y aquí estamos rodando  por las amplias praderías, bajo Peña Manteca, las cuales van dejando paso a los caminos reales por los cuales nos echamos en descenso hacia el pueblo de Quintana. El descenso hacia la localidad es  un trazado interesante, aunque sin mucha dificultad pero la suficiente para que el personal se divirtiera camino abajo, lo cual concluye ante la enorme iglesia de San Julián de Quintana, dimos unas vueltas y cuando ya me estaba lejos  recordé que en ese cementerio había un nicho con la foto de un masón, y sobre el cual escribí hace tiempo el Masón de Boinás.

P1140928P1140933P1140930

La ruta tras pasar el puente de Los Pontones, digamos que continuaba por Boinás, dando vuelta al enclave minero que en su momento hizo todo un furacón para extraer oro, pero por un despiste del que suscribe, y oliendo ya cerca los coches, el personal se fue carretera arriba hacia el Collado del Muro, que ya estaba bien de disfrutar del paisaje y de paisanaje.
Lo cierto es que era atrayente no subir por la carretera sino por el fondo del valle, sobre el cual ahora ascendíamos hacia Collado del Muro, pero me da la sensación por lo que pude entrever que no había secuencia de caminos que cruzasen el valle


Por lo cual nos fuimos carretera arriba, contemplando los farallones de Peña Manteca, y estos cerrados valles y hasta donde el hombre ha tenido que conquistarlos para poder dar de comer a sus ganados.

Una ruta interesante, que tiene peor fama de lo que en realidad se merece.Pues es una ruta aconsejable para esta época pre-veraniega.


Dificultad de la Ruta IBP 104

Fotos de Juan Piñera- José Ramón Natal y Víctor Guerra

Víctor Guerra

viernes, 19 de mayo de 2017

Por Picos de Europa. Vuelta por Ándara

Foto de Jose Ramón Natal
  • · Punto de Salida y Llegada: Sotres
  • · Puntos de Paso:
  • · Longitud de la Ruta: 34 km
  • · Horario de la Ruta. 4 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 1201 mts
  • · Participantes: Javier Dolado- Luis Roza- Javier Riestra-Jose Ramón Natal-Victor Guerra

image

Volver a las tierras altas de Cabrales, es siempre una delicia, primero por aquello de ver de nuevo a los viejos amigos que uno tiene por estas latitudes, Juanjo, Raquel, Josefina (Cipriano) y luego porque rodar por los entornos de Picos y de Ándara siempre es grato, y uno comprueba el estado físico y técnico que tiene, ya  pasados los años. Digamos que estos territorios uno se hace un chequeo tipo ITV.

Y así fue como realizamos el desplazamiento hasta Sotres, el pueblo ubicado a más altitud de los Picos de Europa, que este pasado sábado presentaba un bonito ambiente, de buen sol y como no de  peña conocida y famosilla (Carlos Suarez, Juanjo San Sebastián, Bernabé Aguirre, etc) pues no en vano se organizaban las IV Jornadas de Montaña que organizaba Casa Cipriano y Deportes Cavana.

IMG_4218IMG_4275

Un reconfortante té y un bizcocho,  y a la trotona, pues hoy era una jornada especial dedicada a JOMASA, el cual ha patrocinado la equipación que ahora algunos llevamos, y que en junio irán a dar pedales al Canal de Castilla, durante unas horas pues tendrán que cubrir unos 163 km.

Aventuras aparte, salimos pues de Sotres, por el carretil de subida a la Caballar, que ya de mano tiene sus repechos, y que subimos despacio pues Natal se nos despistó y se fue camino de Áliva, carretera abajo, recuperarnos con estos repechones , cuesta…
.
Por tanto, la subida se hizo cómoda y aprovechando para hacer fotos a mogollón que el día estaba para ello, y teniendo tan buenos modelos, eso sí en ocasiones un tanto remolones, pues eso a darle al chisme de las asemeyas  luego pasado el tiempo, el personal ya se ponía más baturro a la hora de prestarse a eso de  posar, siempre pasa al principio genial, luego ya es un coñazo.

IMG_4287IMG_4290

Entre fotos y chismes, ganamos en unos minutos por carretera el tamo que hay hasta La Caballar, con su espectacular vista sobre el Collado Pandebano; y luego desde los invernales, con  el miserrimo  monumento de la Vuelta a España partimos  hasta el Jito de Escarandi que es una amplia vaguada que se gana en unos minutos sin esfuerzo

En el Hito de Escarandi dejamos por un buen tramo de tiempo los firmes de asfalto, para meternos en la soledad del mundo de la caliza eso si en estos primeros kilómetros  acaballado a estas alturas con el verde de los hayedos.

IMG_4396IMG_4424

En esta ocasión y viendo el perfil de los participantes, que lo suyo no es lo técnico, la ruta tomó otro sen y nos fuimos en dirección al Vado de los Lobos, a través del denso hayedo de Valdediezma, puesto que solo tiene una bajada hasta la Vega del Tronco, sin más complicación que la pendiente, y luego ya se desfila por este mini –Cares, que en  plano va por encima de la Canal Negra, para ir dando vuelta sobre las perfiladas laderas de Tras la Torre, recorrido perlado de un esplendoroso verdor que desprendían los hayedos. Estaban increíbles.

IMG_2624IMG_2646IMG_2657

Una vez en la revuelta sobre los Joyos de Pregonia, las vistas sobre el Monte de Obesón y la Sierra de Cocón, con el pueblo cántabro de Tresviso a sus pies, eran todo un contraste, y más hoy para la encomienda que traíamos de llevar a cabo una sesión fotográfica, que fue resultando interesante, aunque cargar con las cámara grande, CANON 760  es todo un coñazo, pero como digo el día estaba espectacular y así se veía la majada de La Cerezal y de la Llama, espléndidas, todavía recuerdo cuando todas estas majadas tenían las cabañas en el suelo, y mira ahora lo remozadas que están. El Parque Nacional por mucho que digan sirvió para que muchas cabañas hoy estén en buen estado. Tiene sus ventajas e inconvenientes.una estructura como el PN.

El camino hacia el Vado de los Lobos, con un firme excelente se pega a la ladera, para ceñirse a la vega de la riega del Torno y ganar el enclave del Vado de los Lobos, cuyo encrucijada dejamos para arrimarnos hasta Los Hornos del Doblillo, y poder en primer plano la mítica bajada del Balcón de Pilatos, que hasta hace poco bajábamos con nuestras trotonas, hoy actividad totalmente prohibida.
Vemos la Sierra de Beges y más a la derecha el famoso Collado de Pelea, que da acceso a la aldea lebaniega de Cabañes, desde Bejes, pero nuestro camino es otros, o sea que tras explicar al personal  que por aquí circulaban carretones de bueyes, con mineral que se aligeraba en el Dolblillo, es toda una historia.

Nos volvemos sobre nuestros pasos hasta el Vado de los Lobos, para hacer un alto en el camino al par de la cantarina fuente, y tras el merecido reposo acometer la subida de unos 11 km hasta el Circo de Ándara.

IMG_4396IMG_4412IMG_4416

Subida de buen firme y a la sombra del hayedo hasta las proximidades de la Revuelta del Tejo, luego ya se sale al desnudo mundo de la caliza, y las grandes vistas sobre Picos, las sierras adyacentes y hasta perdernos nuestra vista en algunos momentos en lel gris azulado del mar Cantábrico.

Cuando empezamos la subida el personal iba reunido, pero luego ya empezó la presión de ver y comprobar  la potencia de cada cual, y ya el personal se desmandó ladera arriba, ni fotos ni ostias, Salvo Natal que iba sufriendo mi cabreo por tener que tirar de los armatrostes fotográficos, y sin un triste modelo Jomasa, para hacer fotos. Allá por debajo de nosotros Braña Redonda, a esa altura el personal se dio cuenta de la situación…. 

La verdad es que me estaba constando afrontar la subida, que si hasta la base del Macondíu fue la cosa bien, la subida de los 5 kilómetros hasta ganar la Collada del Trasmacondíu se me hicieron duros, pero no imposibles, pequeños desarrollos y para arriba tirando del peso y la incomodidad.

IMG_4387IMG_4388
IMG_4356

Ya en el Circo de Ándara se impuso una parada, para contemplar el mundo calizo y lo que fue el escenario de minero por excelencia de los Picos de Europa, estancia solo mitigada por el miedo de Dolado a que le cogiera el agua, pues había ciertas nubes en lontananza que a partir del mediodía hicieron que la luz fuese un tanto mortecina, ya Tomás del Refugio de Uriellu, por la mañana en Sotres nos avisó de las tormentas anunciadas para la tarde.

Dimos la vuelta al Macondíu, hasta ganar la cabecera de la Canal de las Vacas, que era por donde me hubiera gustado bajar, pero aparte de que no está permitido, por ser PN, y no está permitido dejar las pistas,  mis compañeros no eran los adecuados para aventuras técnicas por senderos.

Y lo vimos nada más llegar a la altura del Refugio Cabaña de Ándara, donde el camino se echa abajo sin remisión por encima de las canales de las Vacas y la Jazuca, por donde probé que los reflejos encima de una bici rígida de 26”, con la cabeza fría y el dominio técnico en la punta de los dedos y de los pies e pude sacar partido a estos tramos semi-técnicos, en los cuales las cubiertas y la llantas aguantaban preso y presión. Me sigue gustando la conducción de una semirrígida,  que va leyendo firmes y tropiezos
.IMG_4438IMG_4419

Pero antes, eso sí  algunas fotos y contemplar lo que fue el trabajo minero de Picos de Europa con carretones de bueyes, y muchos antes los trabajos de abrir caminos y conquistar a estos pedregales para  las trazas camineras, con 200 o 500 obreros bregando por estas latitudes,  y luego meterse en los furacos a sacar material, a modo de un silencioso trabajo de topos bajo la dirección de los preclaros ingenieros de aquellos tiempos, los cuales dejaron huella en estas tierras.

Porque si en algún lado se ve a la perfección la labor planificadora de los viejos ingenieros ilustrados del siglo XIX, que compaginaban su labores como ingenieros y geólogos, sabiendo combinar dichas dedicaciones con el estudio de los biotopos alpinos o la observaciones varias que desarrollaron hombres como Vernueil y de Loirére, Guillermo Schulz, o  Casiano del Prado, etc.

IMG_4443

Aun no entiendo como no existe en Sotres un Museo de la Minería en Picos de Europa, cuando se han gastado miles de euros en cincuenta museos: del queso o de la madreña.

Pero bueno viendo que toda la zona desde Cangas de Onís, hasta Peñamellera incluido el valle de Cabrales, no cuenta con un Museo de la Montaña, uno puede hacerse a la idea de la desidia institucional a cerca de estas cuestiones, y máxime cuando ello hay que compartirlo con otros concejos y otras Comunidades Autónomas, habrá que esperar unos 50 años para que se puedan ver esas muestras museísticas.

Dejando atrás recuerdos y remembranzas, me fuí ladera abajo, aunque no por ello me cebé en el descenso que fui disfrutando por tramos la bajada, y parando para sacar fotos al personal en la particular bajada de cada uno, y por si alguno se iba al suelo, pues no abrir mucho hueco,.

IMG_4459IMG_2720IMG_4399

Cuando nos dimos cuenta, ya estábamos de nuevo en el Hito Escarandi, de nueva una parada  y ya de nuevo dirección Oeste camino de  Sotres, por el trazado de asfalto hasta La Caballar que fue un paseo que hicimos, realizando una pequeña variante por las pistas de Concentración Parcelaria de Toral entrando a Sotres por cara Sur.

Una ruta intensa, más o  menos sencilla, depende como uno se la tome, pero en 34 km un desnivel de 1200 mts y con momentos con firmes de aquella manera. Una ruta para no quitarle un ojo.

IMG_4532


Fotos de Victor Guerra y José Ramón Natal, y Javier Dolado

Victor Guerra

viernes, 12 de mayo de 2017

Por Montes y Vericuetos de Villaviciosa y Cabranes

Vuelta al valle de  Viacaba
Foto de José Ramón Natal
  • Punto de Salida y Llegada: Villaviciosa
  • · Puntos de Paso: La Parra- Camoca de Abajo-Peruyeru- Mogovio- Pico Torres- Naveda. Alto la Encrucijada- Torazo- La Molinera-Llares-Sietes-Breceña- Solares-Miravalles-Sebrayu
  • · Longitud de la Ruta: 58 km
  • · Horario de la Ruta. 6 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 1731 mts.
  • · Participantes: Javier Dolado, Luis Roza, Jose Ramón Natal, Victor Guerr
TRACK DE LA RUTA WIKILOC

Villaviciosa y Cabranes, como ya indiqué más de una vez, ofrecen en su retorcida geomorfología una serie de itinerarios de gran belleza y dureza, y uno de ellos, es este que he enhebrado uniendo varios recorridos como son los tramos del Camino de Santiago, tramos del Maratón de Villaviciosa, algunos otros recorridos que he ido  publicando en este mismo blog., bajo el sello de  Villaviciosa

clip_image002

He de indicar que estamos ante un trazado mixto, compuesto de carretiles hormigonados y asfaltados, aunque se pueden hacer variantes, metiendo más camino y por ende más dureza, pero creo que ahora el recorrido tiene la gradiente perfecta, entre longitud y dificultad. 

Además, es una ruta que nos puede aportar, no solo diversas variantes de recorridos, sino también variadas escapatorias  en caso de fatiga u otras necesidades, además de unas más que excelentes panorámicas.

Articulado el posible track de la ruta recorrer a modo de propuesta, nos pusimos en marcha, tras un tranquilo café y pastel en Cafetería Viena, punto de reunión de los bikers y ciclistas que suelen rodar por estos predios maliayeses. 

P1140830P1140832

La ruta busca pronto desde el centro de la Villa la senda fluvial de Amandi, que se toma al par del barrio de las «Corominas» en la zona de la fabrica  Nestlé, y cuyo tránsito está marcado como Camino de Santiago, y por el cual vamos a seguir con las marcas jacobeas  que nos llevan al cruce de la Parra, carretera AS-113, para luego desviarnos por el ramal jacobeo de Oviedo, el cual nos lleva hasta Camoca de Abajo, donde dejamos por un momento el asfalto para entrar hacia  una imponente casonas y por un camino en continua ascensión se llega a la Bustariega, de nuevo el asfalto que no perderemos durante un buen rato. 

Se entronca con la carretera AS-113 por la que se rueda en sentido ascendente para entrar al poco, hacia el desvío de Peruyeru, siempre por tramos urbanizados, salvo el cruce de un camino por un prado.

El valle de Celada deja poca opción a recorridos fuera de los carretiles hormigonados, ya que los viejos caminos o están muy perdidos o en malas condiciones, lo cual nos obliga a rodar por tramos hormigonados, que no por ello dejan de presentar sus importantes repechos, sobre manera en la zona del Condarco para subir al Cueto.

Vuelta al valle de  ViacabaVuelta al valle de  ViacabaVuelta al valle de  Viacaba

Se puede tomar otra variante más caminera como la de Obaya- Peruyeru, y una vez en Condarco pasar el Cueto, donde se prosigue con el track propuesto, tomando en este punto el ramal de Mogovio, punto este ultimo en el cual se cruza el pueblo para subir a la Rasa de Arbazal, para lo cual debemos salvar un importante desnivel, siempre rumbo Sur.

Se gana la pendiente para entrar  en un viejo camino empedrado que por La Albariña y la Casa del Monte, nos permite ver desde lo alto todo el valle de Valdebárcena y Celeda, y luego ya en la cumbral, se puede observar el valle de Valdediós, y el enclave poblacional de Lluaria con la cordal de Peón de fondo, a la cual prácticamente no le perderemos cara en gran parte del recorrido.

Vuelta al valle de  Viacaba

Una vez en lo alto del promontorio, pasamos por encima el acceso rodado de Arbazal, para dejar el rumbo Sur e ir virando al Este, por un fuerte repecho que nos deja ante el cierre de una granja que se bordea para de este modo subir por la cordal de La Parea del Fario y de Taruco, dejando a un lado el Pico Torres.

Se sigue rumbo Este hacia el Collado Degollada para concluir en la Cruz de la Collada, entronque y cruce de carreteras. Todo este tramo desde Mogovio es una suerte de camino-pistas de buen firme.

En la Cruz de la Collada, se toma la carretera VV-11, la cual se deja a la altura de Arceyonu, para virar por la derecha hacia Cabranes por un carril hormigonado que va primeramente a Naveda, y que nos da acceso al Alto de La Encrucijada, por cuyo enclave pasamos como un rayo para desembocar por medio de la AS-334 en la villa de Torazo, donde se impone un merecido descanso y una reconfortante cerveza, pues son unos 27 km., con unos casi 800 mts., de desnivel acumulado, aunque con trazados muy rodadores y factibles de realizar.

P1140840P1140839P1140841

De Torazo poca opción hay de poder ciclar por caminos hasta La Molinera, punto de entronque con la carretera AS-332. Por este  motivo  se rueda por la BC-10 que va por la Sinariega y el Peralín hasta dicho cruce ( La Molinera) donde se toma el ramal izquierdo de la AS-332, hasta la aldea de Llares. Aquí concluye el recorrido asfaltado de unos 10km., que ya traíamos desde la Cruz de la Collada.

Ahora toca otro tipo de recorridos, digamos que iremos por territorios más asilvestrados  y por los cuales desfilaron las distintas ediciones de la Maratón de Villaviciosa, hoy ya fenecida.

Vuelta al valle de  Viacaba

En Llares, la ruta abandona la AS-332, para entrar hacia la aldea y rodar unos cientos de metros,  hasta un camino que entra a la izquierda hacia el valle de Perviyao, cuya vaguada presenta un aspecto imponente. 

El recorrido desfila por una pista/camino maderero que se adentra mediante varias revueltas hacia el centro del valle, hasta cruzar la riega central del valle, para de este modo empezar empujando la bici por un camino que se va convirtiendo en senda y que cogiendo altura poco a poco a medida de que la traza mejora,  y presenta un mejor estado para ciclar, lo que nos facilita poder subir montados dando pedales hasta ganar el caserío de Comeñes, por cuyo acceso se llega rumbo Norte a la mítica aldea de Sietes, en la cual Microsoft dejó su huella en una placa conmemorativa cuando sacó al mercado el Windows 7, y donde se impone un foto de grupo. 

 Cruzamos la aldea de Sietes, con un integrante menos, pues Dolado se nos fue por la AS-332 con destino a Maliayo, pues al día siguiente quería subir en bicicleta e carretera al Puerto de la Cubilla.

Tras una parada ante el extraño pórtico de la Iglesia de Sietes, con su simbólico sol y luna a cada lado de las columnas que franquean la puerta del templo, nos vamos, pero eso quedamos  impresionados por toda esta extraña simbología religiosa, en la cual vemos un barbudo pantocrátor y sus angelotes.

P1140855P1140853P1140856

Tras la contemplación, ahora nos queda ganar el repecho asfaltado del Campón, el cual nos da paso a la zona alta de la aldea, donde se toma  el camino que nos lleva directamente hacia la aldea de Buslad. Un camino con sus pasajes técnicos con zonas empedradas y algún que otro salto, que se nos antoja corto una vez concluido el tramo y habiendo llegado a la cabecera del río Profundu: Buslad. Por esta zona veremos en sentido inverso a nuestra marcha la marcas del Camin de Covadonga.

Desde Buslad se sale por el único acceso rodado, el cual busca entroncar de nuevo con la AS-332, casi que a las misma puerta de Breceña se abandona la carretera para entrar hacia la aldea de Pandu, ya en franco rumbo Norte; y antes de la primera del pueblo a mano izquierda se abre un camino hacia atrás, que esta escombrado con restos de placas de hormigón de mal ciclar, luego la ruta mejora y van en plano hasta hollar con nuestras trotonas en la minúscula aldea de Ceyanes, desde cuyo entorno ya vemos el minarete de la iglesia de Miravalles, toda una referencia visual a la que debemos llegar.

P1140839

Seguimos rodando,  para enlazar por el itinerario el caserío de la Sienra, y concluir ante la bifurcación de la iglesia de Coro, donde se gira hacia el conjunto de casas que vemos enfrente: Solares, 

Cuando apenas si tocamos el poblamiento se entra para tomar por la derecha el camino que nos baja al arroyo de La Vega, subiendo por la otra vertiente hasta el núcleo de Paniceres, con sus ladradores perros.

Desde este punto, se coge un camino en leve ascenso que pasa por la granja de Paniceres, después de sobrepasarla, se sigue por la derecha en plano, por una senda que va bordeando el promontorio de Solares hasta llegar a la aldea del Llugarón, desde donde se baja hasta la iglesia y cementerio de Miravalles, puerta de entrada al sendero que desfila por la riega de La Vega y Ñabla , que comúnmente llamamos de Sebrayu 

P1140860P1140845P1140846

En Miravalles, se toma el camino del palacio, que se deja para bajar por el camino lateral que va hacia la Capilla de San Blas, un poco más allá se termina el acceso rodado el cual deja paso al camino que baja hasta el mismo cauce de la riega, o sea que rodaremos por una traza que cada vez se va estrechando más, hasta quedar en algunos puntos reducida a un sendero, quien hoy ve esta zona después de tanto desaguisado maderil queda impresionado lo que capaz la  naturaleza astur

 Recorrer el sendero que se abre a la par de la riega es toda una delicia, aunque lo cierto es que la fronda se está comiendo casi toda la caja del camino, y hasta va cubriendo cosas tan interesantes como el pontón o el molino de Mestres, que están al par de la riega.

El sendero  nos deja ante la encrucijada de caminos de La Cotariza, donde tenemos  uno viene de Cueli y el otro el de Gancedo, este último parece que fue en su tiempo el original Camino de Santiago, y que subía por Bayones hasta Calamúa y por Paniceres pasaba por la aldea de Coro hacia Fuentes. 

Trayecto que curiosamente no se recoge  en el estudio histórico del Camino Histórico  que se hizo   en 1994  y que coordinó María Josefa Sanz Fuentes. ¡Cosa curiosa¡.

Nuestra ruta sigue dirección a La Prida, pero cuando arranca la subida nos vamos por la izquierda para ciclar un camino que pronto se echa abajo buscando el cauce del río La Vega-Nabla el cual se cruza unas tres veces hasta concluir ante la hornacina  sin imágenes, y que se conocen como Petos de Animas, enclavada al par del llamado lPozu de las Procesiones.

P1140864P1140867P1140872

Estamos pues, en el Camino de Santiago, el que ahora se ha marcado, y que recoge como tal el estudio histórico,  el cual viene Pernús hacia Priesca.

Aquí en el Pozu de las Procesiones, ahora sí que estamos a la vera del río Sebrayu se coge rumbo Oeste, para ganar, tras rodar unos cientos de metros, y cruzar el puente de Carboneu la aldea de Sebrayu, con su escuela albergue jacobita. 

El trayecto hasta Maliayo está marcado por las inefables marcas amarillas del Camino Jacobeo, las cuales no abandonaran el asfalto hasta ganar el repecho de Tornón, donde de nuevo nos desviamos a la derecha para tomar el recién arreglado camino que va hacia La Cuesta, y ya por asfalto entrar de nuevo en Villaviciosa. En el trayecto podemos ver la ría de Villaviciosa y el molino de mareas de la Ensenada, y la fábrica de sidra El Gaitero.

Vuelta al valle de  Viacaba
Víctor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...