Mostrando entradas con la etiqueta Aboño. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Aboño. Mostrar todas las entradas

viernes, 24 de abril de 2015

POR GUIMARAN Y MONTE AREO

 
P1040701
  • · Punto de Partida y Llegada: El Empalme (Aboño)
  • · Puntos de paso: Pervera- Ambás-Montico-Piñera-La Granxa-Monte Areo-Poago-Veriña-Les Cabañes
  • · Kilómetros de la ruta: 32 km
  • · Horario de la ruta: 3 horas
  • · Desnivel de ascenso acumulado: 698 mts
  • · Desnivel de descenso acumulado: 658 mts
  • · Participantes: Pablo Riopedre, Albano Capezzali, Marco A. Majada, Jose Enrique Garcia, Rubén Burón, Angel Truebano, Luis Fernandez, y algún otro…

  • · IBP Index: 48
Tras la paliza del fin de semana anterior por tierras de Peñamellera, tocaba un poco de relajo tanto de viajes como  de batallas betetistas, y para ello que mejor que  diseñar una ruta por las tierras fronterizas de Gijón y Carreño, las cuales nos ofrecen recorridos duros pero también relajantes paseos.

Y eso fue lo que buscamos para este fin de semana, un paseo por el valle de Guimarán, para luego, solazarnos con un largo ciclado a lo largo del cordal del Monte Areo, a la cual se trepa sin mucho problema.

image

El punto de quedada, como ya viene siendo habitual fue en El Empalme (Aboño), y aunque ya sabíamos que Adrián del Bar El Empalme, no es que madrugue mucho, pero aún así nos concentramos en dicha zona como punto de partida, pues está nos queda muy a mano para realizar  esta ruta y dejar en tal punto, pues cuenta con un pequeño parking  donde dejar los coches y los respectivos  pertrechos .

A esta propuesta rutera se apuntaron unos cuantos compañeros nuevos, algunos oriundos de Gijón y de la zona, los cuales  nos fueron aportando detalles y descripciones a medida que hacíamos la ruta.
Salimos pues de la isleta de El Empalme, para rodar  por unos cientos de metros hacia Gijón por la AS-19, y tomar al poco, el desvío hacia Guimarán (CE-6), nada más entrar en él se dobla ante el bar Genaro, pasando por delante y subir hacia las casas de La Cuesta, primer repechillo camino de la iglesia de Pervera, todo este tramo se hace por carretera, se cruza la vía del ferrocarril, tras haber rodado un tramo de esta guisa  y dejar atrás  la iglesia de Pervera atrás ( 1,4 km) y se desfila por caminos entre prados con determinados puntos de barro y algún que otro charcal y nos vamos dejado caer hacia La Baragaña (1,9 km) ; hasta este lugar se puede venir por la CE-6, desde el Bar Genaro.

P1040703P1040707

En La Baragaña si apenas tocar la carretera general del valle, se voltea sobre las casas  para emprender de nuevo la subida por el carretil y poder cruzar de nuevo la vía del ferrocarril de Arcelor por medio de un puente, colocándonos de nuevo rumbo Oeste, y en la margen derecha de la vía, teniendo a la izquierda lo fondero del valle de Pervera y Guimarán y al fondo el eje vertebral del Monte Areo.

A la altura del kilómetro, 3 de la ruta entroncamos con la vieja plataforma del ferrocarril abandonado, denominado el «Estratégico» por el cual vamos a circular unos cuantos kilómetros, teniendo un  más abajo y a la izquierda el trazado ferroviario por el cual circulan los «torpedos» de la colada de hierro fundente que se pasan de una a otra factoría

Seguimos por zonas  planas  de buen firme que siguen el antiguo trazado ferroviario sin más problema que encontrarnos de sopetón con una placa homenaje dedicada a lo que fue en su día un campo de aviación republicano, desde donde se sigue hasta cruzar la C-5 (5,7 km) por encima de la zona industrial de Lacin , dejando un poco atrás,  y en lo fondero del valle la iglesia parroquial de Guimarán.

P1040704P1040705

Se sigue por la vieja plataforma ferroviaria y como a los 7,2 km del recorrido manteniéndonos en casi todo momento en la cota delos 90 mts de altitud, abandonamos la vieja plataforma del «estratégico»  por unos momentos por los repechos entre La Golpina y La Barrera, para de este modo ganar el alto que nos da vista a la Iglesia cementerio de Ambás, hacia la cual se emprende un corto y rápido descenso hasta llegar a ella donde paramos unos instantes para hacer alguna foto, y porque también,  algún compañero ya desde aquí tiraba hacia el cumbral del Monte Areo, y realizando un recorte de la ruta.

Tras la despedida, nuestra ruta recobró el rumbo Oeste para subir ya por carretera hacia las Escuelas de Ambás en el Cascayu, a la vez que vamos virando al Sur, y cerrando el bucle sobre la sierra del Monte Areo por los lugares de El Rodil, El Montico.

Antes nos detendremos ante un renovado espacio público como es el lavadero y fuente de Huerno de 1872, y ya des aquí se baja por El Rodil  hasta la  carretera AS-326 la cual se rueda hasta un poco más allá de  la Cruciada (13,4 km) donde nos fuimos encarando hacia la ladera del Montea Areo  para virar al poco al Oeste  rodando unos metros por una carretera local que nos devolvió a la carretera AS-236.

P1040714P1040708P1040716

En el punto kilométrico 14,9 de la ruta, en La Piñera viramos dirección Este, tomando el Camino del Vallín, enfrentando una dura subida hasta ganar una altozana casa al llegar a ella se acaba la carretera, en este punto se prosigue  por un camino que va por prado y pegado a la alambrada  hasta  aproximarse a las naves  de La Granxa (15,9 km y 140 mts alt). A partir de aquí , la Granxa, se dobla ante un cierre para subir ya directos por El Gueyu, hacia el Castro, ganando el límite municipal entre Gijón y Carreño, y viendo al pasar a la izquierda la  cabecera del regato de Los Llorales.

Los repechos son de aúpa, y obligan a tomarlos en veces, aunque la mayoría de nosotros opta por tirar de la trotona cuesta arriba hasta culminar la subida  y concluir esta en el Monte del Abedul, pasando por los Pozos de Arcilla. De este modo  colocarnos en apenas 2 km de subida en la cota de los 260 mts, que no es mucha,  pero dicho desnivel haya  que  ganarlo  en muy poco espacio. Las pendientes son brutales.

P1040718P1040721

Una vez en lo alto de la cordal el rodar por ella es fácil, y los itinerarios a seguir son un poco a capricho, del ciclobiker. En nuestro caso dimos unas vueltas por la zona, hasta llegar a  los dólmenes en los cuales nos entretuvimos tomando un refrigerio antes de seguir ruta por el cordal.

El trazado prosigue por encima de la Cañada del Regueiru, dejándonos caer hacia el núcleo de Zarracina (Poago) y desde el ya todo por asfalto es un descenso  hasta Muniello, cruce sobre el ferrocarril, en cuyo punto (25, 8 km) un buen día, hace ya años,  un camión se llevó por delante la casina de los guardeses de este famoso paso a nivel de Poago.

Al llegar aquí nos parecía que habíamos hecho poca ruta, se puede cerrar aquí la ruta girando hacia El Empalme. Pero en nuestro caso tomamos el camino que sube tras haber conectado con las AS-19 hacia Veriña de Arriba, y por su fuerte repechón  se entronca con la carretera de la Campa de Torres por la cual subimos rumbo Norte, sin problema alguno,  hasta ganar el alto del Patín (Les Cabañes).

P1040723P1040722P1040724

Aquí con una más que excelente vista tanto sobre Gijón, como  Aboño y Xivares giramos a la izquierda para entrar en el sendero que se echa abajo sin problema alguno para buscar en lo fondero el Parque de Carbones de la playa de Aboño

Bajada un tanto técnica, pero sin mayores problemas, cuyo tránsito nos deja en pleno parque de mineral, se dobla sobre él  dirección Sur y se sigue por la carretera pasando por la casa cuartel de la Guardia Civil, que parece esta contiene elementos paranormales según los amigos de  GAIPO, se sigue pues  la ruta por el carreteron de Abono y en apenas medio  kilómetro estamos de nuevo el punto de partida que no es otro que El Empalme.

P1040728

Tras ello, y sin muchos problemas, aunque mermados de ciclobiker pues al destino tan solo llegamos: Marco Antonio, Luis Fernández, Albano Capezzali y yo mismo, los tres últimos tras colocar nuestras trotonas en los coches nos dimos el placer de tomar unas sidras de llagar Peñón en el Bar el Empalme, acompañando tan espirituosa bebida de una ración de callos, que el risueño Adrián, nos sirvió para deleite de los comensales tras tan dura batalla ciclobiker :-))

Víctor GUERRA

viernes, 6 de febrero de 2009

LA SENDA DEL CAPRICHO: CANDÁS-GIJON-CANDÁS

IMG_4162

RUTA BTT LA SENDA DEL CAPRICHO: CANDÁS- GIJON- CANDÁS

  • Tipo de Ruta: Circular
  • Punto de Salida y llegada: Candás
  • Puntos del recorrido: Xivares- Aboño- Tremañes- La Camocha- Llantones- Viesques- Gijon-
  • Longitud: 49 km
  • Horario: 5 horas
  • Desnivel en subida: 462 mts
  • Desnivel de bajada 672 mt

Una vuelta por las Senda Verdes y Fluviales de Carreño y Gijón

Teníamos ganas de enlazar entre Candás y Gijón las diferentes Sendas Costeras, Vias Verdes y Sendas Fluviales,  y dar toda una vuelta a Gijón del alma.

Pero tampoco lo queríamos hacer desde Gijón , por no caer en la visión centrípeta, sino venir desde la una zona agropolitana como Candás y rodar hacia un área industria como la villa jovellanista, aunque ambas villas van perdiendo el carácter que las motivó. A Candas ya le queda poco de villa marinera, y Gijón ha pasado del imperio industrial a constituirse en un importante villa de servicios y pequeña industria, aunque aún le quedan importantes restos de aquella feroz actividad industrial.

Con esa visión y ese objetivo nos juntamos mi amigo Poldo Figueras , (Polchi para los amigos)  y el que suscribe,  en un punto intermedio para los dos, el sale de Salinas y yo de Villaviciosa, o sea que un buen lugar de encuentro era, por tanto,  la Villa de Candás.

Y así lo hicimos, dándonos cita en tal villa y comenzando la ruta en el Area de parking que hay a la entrada de Candás, al pie de su renovado paseo marítimo. Arrancamos pues por ese paseo,  con un día bueno y un horizonte limpio, camino del cruce de Perán, carretera  C-8, que cruzamos en busca de la AS- 239 , que nos permite subir por el acceso a la Ciudad Residencial de Perlora, de lo cual le queda el nombre dado el estado en que se encuentra la ciudad residencial, con sus chalets medio abandonados….

Cruzamos la ciudad residencial buscando la playa de Carranques, situada en el extremo Este de la villa residencial, llegados a sus pies se vira hacia la derecha para subir a la Senda Costera del Tranqueru, como se la conoce, bella plataforma ferroviaria sobre los acantilados, que tantos miedos y suspiros sacó en su trayecto por estos colgados balcones el  famoso “Carreño”,  Tren Feve que une Gijón con Avilés.

El Tranqueru nos brinda bellos paisajes costeros y la estampa de un Cabo Torres, empequeñecido con tanto armatoste portuario. Seguimos por la Senda hasta desembocar al pie de la Urbanización de Xivares que subimos para bordearla por su extremo Sur camino del Apeadero de Feve,a cuyo  pie se abre  una senda que nos permite pasar la vía un poco más allá, donde tomamos un camino que pronto desemboca en otro,  donde vira a la izquierda para tomar una pista de hormigón en forma de “V” que cruza una amplia vaguada.

Ello nos coloca ante la carretera local que pasa por delante del Campo de Fútbol Gómez Lozana, pasamos por delante para ir a buscar el camino que va a Aboño Baixo.

Poldo queda impresionado por desconocer estos rincones que fueron fruto de la mezcla entre  la aldea y la arribada de la industrialización, casa de ingenieros, “Cuarteles” o sea casas de pisos para obreros que vamos dejando atrás camino de la carretera que da acceso desde Albandi a la Térmica,  ésta nos atosiga con su rum-rum; pasamos por delante de la antigua Casa Cuartel de la Guardia Civil, que tanta polvareda levantó con el tema de las cacofonías que investigó el Grupo Gaipo.

De esta manera salimos a la rotonda que da acceso a la carretera Avilés- Gijón , AS-19 y nos vamos por ella un tramo, tomando un poco más adelante la carretera vieja que nos deja ante la zona de Veriña-Puente Seco, tocando de pasad otro hito industrial Uninsa, luego Ensidesa y más tarde Arcelor…y ahora….

Para seguir la ruta, mí memoria de guaje, me decía que por encima del puente podía tomar  la vieja vía de tren que unía la Camocha con Aboño, pero tras buscarla un buen rato con vueltas y  revueltas, desistimos pues este tramo se lo ha comido la vegetación, con lo cual hubo de seguir carretera por la AS-19 adelante hasta la rotonda que da acceso a los polígonos de Tremañes y a la Ciudad de Transporte, giramos y pasamos por delante de la gasolinera para entrar por la calle de la Trinchera, qu ya es un polígono completo.

Ya en la parroquia que me vio nacer,  pasamos por debajo de la carretera de la Juvería, y como referencia para tomar el rumbo correcto, es enfilar hacia  la Iglesia de Tremañes, cuando viramos hacia ella vemos a la derecha el tramo ya transitable de la vía ferroviaria, y por la izquierda como la vegetación lo impide

Estamos en la zona del Caravacu, seguimos la vía del tren  cruzando el acceso asfaltado que va al Cementerio de Tremañes, y seguimos de frente para llegar al lugar que se ha propuesto como arranque de la Vía Verde situado  al pie del Mortero. No deja de ser curioso,  que Tremañes, se haya quedado sin ese punto de partida.

Ya al pie del Mortero, arrancamos por la vieja caja de ferrocarril , que  la primera plataforma que se sumó al programa de Vías Verdes, y por ella desfilamos acompañados del río Pilón. La vía está transitada por todo tipo de usuarios, caminantes, ciclistas de domingo, etc. Su seguimiento no ofrece pérdida y nos va llevando por las parroquias de Roces y Mareo. Un bello paseo en el cual le voy relatando a Poldo, los paseos que por esta vía de tren  hice de güaje camino de La Camocha con dos perros, para ir a jugar a casa de Cuno, un amigo de la infancia… o de cómo nos tirábamos desde los puentes a los vagones de carbón para ir gratis a Aboño, o a La Camocha…

Poco a poco vamos ganando las tierras de Leorio, tras pasar un largo túnel, que en sus tiempos me daba un miedo atroz, más de un inmenso rodeo daba  para evitarlo, y más cuando la noche me pìllaba camino de casa. Poco a poco el castillete de la extinta Mina de la Camocha se hace visible de este modo el hito carbonero de la cuenca gijonesa que levantaron los Hermanos Felgueroso, uno de ellos Víctor :Francmasón y otro  Secundino Rotario.

IMG_4158

Cuando la Vía Verdes está a punto de concluir  giramos por el nuevo Sendero Fuvial del Rio LLantones, que es una delicia, con sus virajes y buenos firmes, el cual  nos mete camino de Viesques por   entornos menos industriales siguiendo el Río Llantones y más adelante seguimos el cuerdo del Rio Piles. El seguimiento de la Senda  no tiene pérdida ya que está señalizada, incluso con marcas de PR, cuando no ha pasado ni solicitado tal proceso. El grandonismo gijonés, ay además su firme de tierra y vallas nos indican su curso.

Poco a poco llegamos a Visesques, metiéndonos por entre el Grupo Covadonga y el Velódromo de Las Mestas, camino del Carril Bici del Piles, que nace en la Guía y pasa al lado del Molinón dejándonos  ante el Puente del Piles.

La gran reivindicación gijonesa de un carril bici por el paseo del Muro, o playa de San Lorenzo no se ha obtenido, aún así optamos por circular con mucha precaución por el Muro adelante hasta la Iglesia de San Pedro, una vez en la zona optamos por subir al Cerro de Santa Catalina, visitando el Elogio del Horizonte, gozando de  las bellas perspectivas que nos ofrece a ambos lados de la ciudad el promontorio del Cerro de Santa Catalina.

Bajamos por la vertiente de Fomento para tomar el pintado e ilusorio carril Bici de Poniente que nos lleva hasta la playa del mismo nombre, y el  Oceanográfico de Gijón , para entroncar con otro hito industrial como es la actividad naval, el Astillero Naval.

Seguimos por la antigua carretera del Natahoyo, para entrar en el Carril Bici de Moreda, que seguimos ya sin problemas por la zona ajardinada de Moreda camino del populoso barrio de la Calzada.

En Cuatro Caminos, con treinta y pico kilómetros en el cuerpo optamos por hacer una parada en la Sidrería de Toni, para ver si mi primo Victor Nicieza, pagaba algo, no estaba,  o sea que unos culinos de sidra , un poco de tortilla y arrancamos por el Carril Bici, que nos deja ante la Casa del Mar y el monumento a Lázaro Cárdenas. Aquí se acaba la posibilidad de abordar cualquier otra vía, podíamos tomar el GR de la Plata e ir hacia Veriña, pero preferimos retardar un poco más  el camino común de salida, por lo cual nos fuimos hacia el Túnel de Aboño, que nos permitió salvar la gran mole que separa el Musel y Aboño, sin hacer grandes esfuerzos.

Cruzado el túnel de Aboño, damos vista al Parque de Carbones, cuando podemos giramos a la derecha para subir por encima de la Nave de Alegria, hacia Aboño Alto, una subida que tras tanta zona plana nos deja de ese modo, entroncamos con el carril de acceso a Aboño Alto, viramos a la derecha y llegamos al núcleo, virando por delante de una finca con Olivos de buen porte y cosas escultóricas de un paisano, de lo más curiosa, pues alli tenemos representada a la Reina “La Chata”.

Doblamos sobre la finca y nos vamos por un carril hormigonado hacia la Playa de Xivares, entroncando con el nacimiento de la Senda Costera que nos baja hasta la playa y restaurante de Xivares. Aquí no sabemos por donde va la Senda, por lo cual seguimos por un camino que se abre entre la seve y los acantilados y que nos llevan por la zona costera hacia la parte norte de la Urbanización, pasando por delante de unas casas de colorinos.

Bajamos por el carril de comunicación interior de la Urbanización de Xivares, y nos damos en la parte más fondera con el la Senda del Tranqueru, volviendo a realizar un tramo común hasta la Villa marinera de Candás, donde unas sardinas y poco de sida nos aliviaron de unos casi 50 kilómetros.

Víctor Guerra

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...