Mostrando entradas con la etiqueta Asturias. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Asturias. Mostrar todas las entradas

miércoles, 1 de febrero de 2017

POR ROBLEDO Y SANTOFIRME

P1130893_thumb7
  • · Punto de Salida y Llegada: Robledo (Llanera)
  • · Puntos de Paso: EL Carbayal-A.R Santofirme-Posada-Alto la Miranda
  • · Longitud de la Ruta: 30K
  • · Horario de la Ruta. 3 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 907 mts
  • · Participantes: Javier Dolado- Javier Riestra- Luis Roza- Víctor Guerra
Tras las olas de frío, el personal digamos que no estaba para muchos desplazamientos, y como eso se deja notar en la asistencia a las rutas, y el propio cansancio de uno a la hora de buscar recorridos, perfilarlos al gusto propio, pues lo mejor fue tirar por vía clásica como es acoplarse a otras propuestas de rutas

image_thumb1

Y así fue como terminamos un pequeño grupo, tras la pertinente convocatoria, que algunos creyeron que BTT ASTURIAS, había organizado la Kedada BTT Fiestas de San Antón de Robledo, y no fue así sino que nos acoplamos a la kedada biker que partiendo de Robledo se embarcaba en un complejo recorrido sobre la base de Monte de Santofirme.

Y allá nos presentamos los amigos: Javier Dolado, Javier Riestra y Luis Roza,y el que suscribe, y en cuya meta de salida pude ver a un buen número de amigos de Asturcón BTT (César (el Abuelo)-Felix- etc), Tribu Astur (Fermín y David), la gente de Los Sobraos; y otros viejos amigos como Pablerax.. etc y alguno más que se me ha ido de la mente.

P1130889_thumbP1130892_thumb1P1130890_thumb

Acudir a estas Kedadas, uno encuentra que hay renovación en el Mountain Bike, muchas caras nuevas, mucho biker de fin de semana y de recorridos intensos, pero de una mañana, y muy ubicado en los entornos de la Asturias Central, y luego los cuatro «referentes» de hace un montón de años que seguimos dando pedales a nuestros particulares ritmos y formas de entender la btt.

Con ese espíritu, y forma de entender la bicicleta de Montaña, nos pusimos en la meta, tras calentarnos algo en la carpa de las fiestas al son de los generadores de calor, pues las frías temperaturas de 3º bajo cero, no animaban mucho la cosa, aunque salir a las 10 de la mañana contribuye a que pronto se vean los rayos del sol y se sienta el calor en los ateridos cuerpos al ritmo sandunguero de dar pedales.

P1130910_thumb2P1130905_thumb2

Partimos pues de Robledo para coger el rumbo Este para pasar por encima de la A-66, rodando por caminos amplios hasta llegar a las afueras de Soto de Llanera, sobre cuya población de da la vuelta para volver a Robledo cruzando de nuevo la Autovía, y desde el Carbayal pasando por Robledo encarar las primeras rampas para subir a lo que fueron las Minas de Santofirme, por el Monte la Felguera.

A partir de este punto la ruta que se abre sobre los entornos del Pico Santofirme, entran en una serie de bucles que se va entremezclando en su desarrollo y evitando la subida a su cumbre.

P1130896_thumb1P1130899_thumb1

Una ruta que se fue haciendo intensa, pues si bien los trazados son amplios y cómodos, el ritmo que se fue implementando fue rápido y eso hizo que la ruta tuviese un plus de dureza.

Al ser recorridos circulares sobre un mismo eje y zona hace que sea difícil su descripción, pue se constituyeron unos 6 bucles sobre el mismo eje, el más exterior, el más al Oeste que tuvo como escenario la AS-17, por la cual se rodó unos metros para un posterior desvío por la carretera de Les Areñes, cuyo acceso asfaltado se dejó para entrar al pie de la Planta de Asfalto, hacia la izquierda, hacia La Humbría, para cerrar el bucle entrando en Posada de Llanera.

P1130906_thumb1P1130907_thumb1

Desde Posada, donde se dio un largo reagrupamiento, nos fuimos cruzando Posada para subir por el GR de los Palacios de nuevo hacia Santofirme, pero esta vez llegando al Alto de la Miranda, desde cuyo punto se atacó la parte Norte de Santofirme para ir regresando de nuevo a Robledo.

Ruta sencilla, sin mucha complicación técnica, si con cierta dificultad de navegación dados los tramos comunes y creces que hay en la ruta.

P1130908_thumb1P1130912_thumb2

Un día, y una ruta interesante alrededor de Santorfime
Víctor Guerra

viernes, 30 de diciembre de 2016

PUERTO LAS SEÑALES–LOS ARRUDOS

13590230_1111649208905284_7628753064997000283_n
Foto de Javier Dolado

· Punto de Salida: Puerto de las Señales (Asturias-León)
  • · Punto de Llegada: Tanes (Caso-Asturias)
  • · Puntos de Paso: Isoba-Collada Acebal- Collada Ubales- Roxecu-La Fuentona-Caleao
  • · Longitud de la Ruta: 48 km
  • · Horario de la Ruta. 7 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso: 956 mts
  • · Desnivel acumulado de descenso: 2104 mts
· PARTICIPANTES: Javier Riestra, Javier Dolado, Ferchi, Noelia Rojo, Jose Ramón Orviz, Marcos Cernuda y Victor Guerra
  • DSC02040
Uno se va despidiendo en este ciclo vital que conlleva toda una vida dedicada a la BTT  desde 1987.; y ya llega el momento que algunas correrías ya son casi imposibles,  por ello voy cerrando también el catálogo de rutas que me han parecido siempre muy interesantes, y volver a repetirlas por última vez, debido a las exigencias:  largas travesías y desniveles importantes, etc, es volver a rememorar viejos tiempos y compañeros de la bici lo cual supone toda una experiencia  llena de muy diversas emociones.

Este verano, como todos los anteriores,  en BTT ASTURIAS abandonamos los valles y nos vamos a la Cordillera Cantábrica para ir realizando parte de aquellas rutas de antaño, trayectos duros  y de largas jornadas a lomos de las trotonas de la época y cuando no tirando de ellas, eso sí sin mucha tecnología de por medio, digamos rutas sin GPS, sin apenas cámaras de foto, y amontonados en los pocos coches que había.

Yqueriendo retomar ese tipo de rutas este verano pasado le tocó el turno a una travesía muy característica dentro de los calendarios betetistas de la época, que se realizaba pese a su complejidad y dificultad logística y de ciclado. Estamos hablando de la travesía hacia las tierras de Caso, provenientes de las adyacentes tierras leonesas, bien desde los Puertos de Isidro, bien Tarna o el  Puerto de la Señales.

image

Al ser esta una ruta de alta complejidad se salió de los parámetros de las rutas que voy publicando cada Viernes, en el Suplemento Campeones de La Nueva España, desde Octubre del año 2002, o sea 14 años publicando rutas. Todo un récord, por tanto queod como una ruta relegada para otras ocasiones, y le ha llegado la oportunidad-

La mejor zona para salir es el Puerto de Tarna, pero no queriendo ciclar mucho por carretera, nosotros salimos del Puerto de Las Señales en donde nos encontramos un pequeño grupo, pues lo cierto es cada vez es más difícil reunir a bikers fuera de las Kedadas  para rodar estas rutas, aunque un grupo numerosos también trae ciertas complicaciones.  Aún así, y en pleno mes de julio, nos juntamos en grupo interesante, con la incorporación de un nuevo miembro como Javier Riestra, eso con perfiles poco  idóneos para un ruta un tanto técnica, pero se sabe que la gente de BTT ASTURIAS es gente dura y aguerrida.

P11001522016-07-10 14.21.09-2P1100168

La ruta arrancó desde el Puerto de las Señales, tomando la carretera LE-331 dirección Oeste hasta el desvío de La Brañuela, que se coge a la altura del PK 32,5, o sea unos casi 6 km de bajada, en cuyo punto se deja el eje asfaltado para entrar a la derecha para coger la cabecera del Valle Pinzón que riega el arroyo del mismo nombre hasta ganar el marcado Collado. Digamos que hacemos la ruta más clásica pues no en vano tenemos que dar vuelta al Pico San Justo por una sucesión de amplias praderas subalpinas, pues no en vano están ubicadas a unos 1500 mts de cota.

El ciclar es cómodo, y en el citado collado se deja el rumbo Oeste que se traía  para virar hacia el Sur para de este modo bajar al pueblo leonés de Isoba, ubicado al pie de la carretera LE-332 y que ganamos tras un pedaleo de unos 11 km, que por estos lares se hacen muy rápidos.

P1100184P1100203P1100219

En Isoba seguimos por la carretera en ascenso hacia el Puerto de San Isidro, y en el PK 12,5; la dejamos para entrar a la derecha tomando rumbo Sur al pasar por el Puente Wamba, de característico nombre visigodo; pista que acompaña a la riega de Fornos penetrando en el valle del mismo nombre, a la vez que nos adentramos en el Parque Regional de Picos de Europa, cuyos dominios rige la Comunidad Autónoma de Castilla-León.

Lo cierto es que siempre me ha llamado la atención de este topónimo tan característico de la época visigoda. ¿Acaso este eje de penetración desde San Isidro hacia las tierras de Caso, pues zona de paso de tropas o tribus visigodas, dado el nombre que lleva, que es ni más ni menos que el del Rey Wamba? Eso parece al tenor de los que nos dice la ficha de Asturnatura sobre el Camino de Wamba, que se considera como una vía de penetración alternativa de la Cordillera Cantábrica.

P1100200

La verdad es que en verano, sin nieve y sin nieblas, se penetra bien hacia «las Asturias de Oviedo» aunque dada la altitud por la que circula la ruta, no hay que quitarle un ojo, pues un cambio climatológico adverso y nos podemos ver en un problema, pero el día estaba de solano y aprovechamos para sestear alguna que otra vez, y poder sacar las cámaras de fotos a cada instante. 

Lo cierto es que la ruta en vez de bajar a Isoba se podía haber seguido desde el Collado Pinzón rumbo Oeste por Las Mazas y la Vega Corea, y no tener que bajar a Isoba, sino al contrario  poder cortar el camino de Wamba a mitad de trayecto, que debió ser lo que hicieron algunos ciclistas que van delante de nosotros, y de los cuales en plan broma se decía que olían a raposos.

13607025_1111649965571875_6586624851636325457_nOLYMPUS DIGITAL CAMERA13612193_1111649118905293_3862407407240022477_n

Fuera como fuere, seguimos nuestros track  y sin otra opción  nos fuimos pista arriba para alcanzar la famosa collada de Acebal, punto fronterizo de la Cordillera y de las divisorias regionales. Ante nosotros las tierras de Mordor (Asturias) que ahora se hayan plenas de luz y destellos.

Pasada la Collada Acebal con 18 km rodados y a una cota de 1708 metros, nos vamos ladera abajo hasta el cruce del Cantón de Paracuerios, que da acceso por la izquierda a la Majada de Mericueria, por la cual se alcanza la ensoñadora vega de Brañagañones con su característico refugio, desde el cual se puede bajar hacia Bezanes.

DSC02001DSC02005DSC01992

Nuestra ruta vira a la izquierda, al Oeste para tomar el camino que va en ascenso a ganar la Collada Ubales y que algunos mapas marcan como Collada del Acebal,  y cuyos tramos últimos subimos la mayoría empujando la trotona, hasta llegar a la misma bifurcación de caminos , uno de ellos, el de la izquierda sale un poco hacia atrás y sirve para poder ver la famosa laguna glaciar del Lago Ubales, escondido en un rellano de la ladera norte del Pico Cascayón. Pese a lo cercano, el personal biker pasó de la visita y digamos que lo dio visto, pues todavía nos quedaba ruta y trasiegos varios,  pese a los casi 22km rodados.

13599860_1111651218905083_5228295867367889276_n
OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

Lo cierto es que  en el collado nos echamos a la izquierda por la senda -camino hacia la Majada de los Mayones, la cierto  es que el track que llevaba nos desviaba , por las lagunas de Cueto Ladrón para llegar a Roxecu,  y yo recordaba vagamente que en la majada de Mayones, se bajaba por un sendero regular que iba pegada a las riegas que desembocaban en Roxecu.
P1100245P1100240

Lo cierto es que fue un poco liada pues si hasta Mayones se llegó mal que bien, desde aquí hacia Roxecu pasando por la Majada Escosura, pese a llevar a un autóctono como Ferchi, natural de Caleao, marcando la traza, no por ello dejamos de estar metidos con las trotonas en medio  de las densas mancha de brezales, que han hecho desaparecer casi que por completo los senderos. 

Poco a poco fuimos ganando terreno a la ruta, no sin echarle tiempo y voluntad y con ganas de abandonar estos tramos perdidos por la acción de la devoradora vegetación, y es lógico que esto suceda pues apenas si hay pastores y ganados, y hasta las propias majadas van perdiendo terreno frente al avance de la rastrojera.

DSC02016DSC01986

Finalmente ganamos la majada de Roxecu, aunque sabíamos que una ruta tan abrupta no se acaba, así como por arte de ensalmo, pues aun quedaba la Foz de los Arrudos,

Con un camino que nos presentó tramos muy bonitos al rodar por debajo del amplio manto del hayedo que cubre toda esta zona, eso sí una vez llegamos a la Fuentona se abrió ante nosotros el tremendo tramo del escaleru. que se ha recompuesto  para dar acceso a la zona, y el cual tiene tramos que impresiona. 

Algunos de ellos los fuimos ensayando Orviz , y el que esto suscribe,de aquella manera, pues hay zonas de escalones que por la pendiente y por los saltos, y todo unido, digamos que  da algo de miedo al menos para una bici semirrígida como mi Yeti ARC, con 100 de horquilla. 

Tan brutal es la bajada que en una recepción  tras un salto la cubierta perdió todo el aire, o sea que sacar la bomba y dar aire y con cierta precaución pues una caída en estos tramos puede ser peligrosa, si uno los fuerza y sin protecciones
DSC02042 P1100247P1100238

La verdad es que todo este trazad se me había ido de la cabeza, pues no recordaba tanto escalón, aunque es verdad que hacía años que nos pasaba por estos caminos.

Poco a poco fuimos concluyendo la ruta metidos de pleno en tierras casinas, aunque eso sí  buena parte de la ruta nuestros compañeros la hicieron arrastrando la trotona por medio monte, pues la verdad es que lera una aventura para bikers técnicos, aunque la aguerrida gente de BTT ASTURIAS no se achica por nada, y afronta las rutas según le vienen, y esta fue una de ellas y sino que se lo pregunten a Javier Riestra.

Al final  dimos con nuestros fatigados bodys en Caleao, tras una brega de casi 7 horas,  y cuyo trasiego  concluyó un poco más adelante en el bar de Tanes, con el plus de tener que volver a subir a por los coches al Puerto de las Señales, es lo malo de este tipo de rutas longitudinales.

13606549_1111648945571977_8773061562221840994_n
Victor GUERRA

viernes, 18 de noviembre de 2016

BELMONTE DE MIRANDA: CAMIN REAL DE LA MESA

P1130257_thumb5
  • · Punto de Salida y llegada: Belmonte de Miranda
  • · Puntos de Paso: LLamoso-Montovo-Puerto de la Casa- Porcabezas- Fonfria - Faedo- Corias·-
  • Longitud de la Ruta: 43 km
  • · Horario de la Ruta. 6 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso: 1.491 mts
  • · Desnivel acumulado de descenso: 1.422 mts
  • · Participantes. Marcelo (Fritz) Javier Riestra, Félix, Javier Paredes; Leopoldo Figueiras y Víctor Guerra
Normalmente tenemos asociado el Camín Real de la Mesa, con lugares como el Puerto de San Lorenzo, Torrestío, los Puertos de Marabio, etc, pero hay un tramo, que de alguna manera ha funcionado a modo de cabecera, como son las tierras de Grao y Belmonte, que no deja de ser cierto que pasan desapercibidos dentro del gran conjunto etnográfico y patrimonial que significa el Camín Real de La Mesa.

En ese intento de dar a conocer los enclaves de La Mesa abordamos hoy una serie de rutas por tierras de Belmonte, para dar a conocer estos desconocidos parajes. Tan solo cuando uno se sitúa en Belmonte, se da cuenta de porqué los paisajes belmontinos han pasado tan desapercibidos para la BTT, y es bien fácil de apreciar, cuando uno situado en lo fondero del valle no llegar a ver lo cimero de las cumbres como La Mesa o el área de Peña Manteca, es en ese momento cuando se explica la dureza que los recorridos para subir a lo alto de dichos enclaves

image_thumb1

Y así fue, como diseñamos una ruta que nos permitiera subir de forma más o menos cómoda hasta el famoso trazado de La Mesa, motivo por el cual cogimos la capital del concejo: Belmonte como punto de partida y de llegada para nuestra ruta por el Camín de la Mesa.

Se parte rodando durante unos kilómetros. rumbo Sur, por la carretera que cruza todo el valle, la AS-227, la cual acompaña al río Pigüeña, y por la cual nosotros rodamos con sumo cuidado dirección a Somiedo.

Un paseo agradable, para ir calentando piernas, en un día que los meteorólogos nos presagiaban aguaceros mil, y sin embargo la temperatura estaba sobre los 14º, eso sí muy nuboso, aunque la lluvia respetaba nuestro mañanero ciclar.

Fueron unos 6,8 km., de rodar por lo fondero del valle, hasta dejar la dirección de Somiedo para desviarnos a la izquierda, por el acceso que sube hacia los pueblos de LLamoso y Montovo, otros 6 km de subida con unos 300 mts de desnivel, que se dejaron ciclar bastante bien pues no en vano ibamos protegidos por la cumbral de la Sierra de Montovo y las laderas de Sierra Conto, por cuyos lares se desarrolla el Camín Real de la Mesa.

P1130223_thumb1P1130226_thumb1


Estos son pueblos pequeños pueblos semidesérticos. los cuales han vivido, y aún viven de la ganadería, aunque no hay que olvidar que han sido tierra de paso y trasiego de mercancías y ganaderías.

Era de esperar que la subida desde Montovo, donde el asfalto concluye fuera muy duro, pero hay que tener en cuenta que por estas tierras subían ganados y carretas, y el hecho de no querer fatigar a los animales y economizar fuerzas, hacía que los trazados fuesen muy sostenibles haciendo que los animales pudiesen afrontar con cierta comodidad y relativa los largos ascensos hasta los ejes camineros que transitaban por las altas cumbres.

Así pues, con la lluvia tras nuestra estela, el amigo Poldo nos cambió por un plato de callos en San Martín, y prefirió en Montovo dar la vuelta, el resto del grupeto nos echamos camino adelante, cruzando el pueblo que tras un primer repechón, digamos que la cosa ya por firmes de tierra se fue «suavizando», y menester era que fuese así porque sabíamos que hasta Alto de la Casa (1.341 mts de cota) teníamos por delante unos 5 km y casi 600 mts., de desnivel a ganar.

Es una subida larga, que va un poco escalonada, tramos pindios pero factibles, con otros más planos que dejan coger resuello, a la vez que permiten contemplar las preciosas vistas, una vez cogemos altura sobre el valle.

Cada uno en el grupo va tomando posiciones, cada uno a su ritmo, aunque la cabecera la marcan Javier Riestra y Felíx, y el amigo Frizt que es como «duracel», o sea a tirones, y hoy más contento que unas castañuelas, pues estrena una trotona doble, una «Mérida, de 27,5”» con la cual trepa medio perdido con el amplio desarrollo de marchas, dado que para él es nuevo tanto piñonaje. Por lo demás, tanto Paredes, como yo mismo cerramos el grupete, aunque aprovecho para no quitarle ojo al valle, dada su grandiosidad las posibilidades hoy mermadas, de una caminería hoy en desuso, que me es bastante desconocida.

P1130227_thumb2P1130231_thumb1


A la altura del Braña de Monegro, se abre un viejo camino que sube hacia el Alto de la Casa, por el otro lado del arroyo, a nuestra izquierda, pero la nueva traza de la pista ha tallado en la roca el trazado de una pista, que presenta tramos hormigonados, que nos permiten subir por los Fuexos hacia el collado cumbrero de Alto de la Casa. Aunque el tramo final con barro pegajoso, nos obliga a algunos a descabalgar, pudiendo ver al paso piedras mostrando un sin fin numero de  fósiles, restos de las alturas que alcanzaron  las aguas marinas hace millones de años.

Ya reagrupados en el altozano collado, el cual reparte flujos hacia La Mesa y los llamados puertos de Marabio, es el lugar donde se impone un pequeño refrigerio, pues ahora sí que está todo medio hecho, o sea que, según la gráfica del perfil ya hemos realizado toda el ascenso y la ruta «pica para abajo», y tenemos rodados unos 18 km de los 43 previstos.

Nos echamos, a la izquierda sin pasar el collado siguiendo la destartalada señalización llevada adelante por «Camino Naturales» y señalizada como Camín Real de la Mesa, GR 101 cuyo recorrido que hemos de tomar vira al Norte, bordeando el Pico La Berza, y ya por la línea cumbral se sigue por tramos muy bonitos que conservan las viejas trazas de los caminos empedrados, y otros que ya presentan malamente lo que fue la traza caminera y ganadera de La Mesa.

P1130233_thumb8

Nos vamos dirigiendo hacia los enclaves marcado por los hitos, bien en forma de tótem cuadrangulares de hormigón, o por mojones rondinos de piedra, como los que marcan enclaves como Val María, Sierra de Conto, cuyo topónimo da nombre a la sierra por la cual ahora transitamos.

Pero una cosa son las gráficas de los perfiles que nos dicen que es para abajo, y otras bregar por estas zonas semi planas, en general muy machacadas por el paso de los ganados, lo que nos exige atención en la conducción y en el bregar con los barrizales y los charcales, lo que hace que hace que el tránsito por estos «andurriales» se termine haciendo duro, como así lo siente Fritz, cuando en la amplia praderías de la zona de Piedras Negras, por mi parte rehuyo subir al crestón, pues arrecia la lluvia y colocarme a los cuatro vientos no me entusiasma, por lo cual opto por el camino lateral que va hacia majada de La Estiella y continua hacia la Venta de Porcabezas.

Al fondo vemos unas sierras que yo identifico en primer término la sierra de Yernes y Tameza, y al fondo muy desdibujado por la nubosidad como El Gamoniteiro.

La intención era buena, y el camino empezó bien, pero luego este fu transformándose en una senda medio perdida entre el felechales, a pesar de haber sido uno de los buenos caminos trashumantes, pero la falta de uso y carga ganadera, ha traído como consecuencia estas situaciones.

P1130237_thumb7

A Fritz, que no le gusta arrastrar la trotona por los barrizales y brezales, y más sí la trotona es nueva, no le gusta el tránsito por estos lares, teniendo que desenredar la bici de los brezales, o sea que seguramente que la próxima vez la ruta irá por la línea cumbral. Parecen olvidar algunas veces los compañeros, que la comodidad de que a uno se lo hagan todo, pues trae parejo cosas a como esta, porque uno no conoce cada centímetro de las zonas.

Tras un tramo por el felechal, ganamos una pista que viene del valle, ante la cual cogemos el ramal ascendente que nos conduce directamente al collado que paso a las praderías de Porcabezas. Es una pena que la lluvia ya persistente no nos deje gozar de las impresionantes praderías sub-alpinas de la zona.

A lo largo de la ruta hemos ido viendo caminos que hacia la izquierda para bajar el valle del Pigüeña, o la derecha hacia el territorio de Yernes y Tameza, pero la falta de un conocimiento exacto de la zona, hace que me lo mejor en cada caso es ceñirnos al recorrido que por mi parte tengo recogido en el GPS, el sigue dirección Norte, pasando justo al lado de la Venta de Porcabezas, una gran cabaña al lado del camino, y de esta manera en medio de la lluvia llegamos al cruce de Fonfría, desde el cual se podía bajar a Ondes y posteriormente al Güeña, pero como no hace mucho frío, aunque vamos empapados, nos vamos hacia el pueblo belmontino  de Dolia, punto cabecero del Real Camín de la Mesa, y donde ya sin más dilación no vamos hacia el enclave de las Cruces

P1130244_thumb1P1130255_thumbP1130245_thumb1

Es una pena que estado climatológico no nos haya dejado gozar de estos parajes que tanto tuvieron que ver con la trashumancia y el trasiego de ganaderías, y ello siempre me lleva a pensar en el bregar de las gentes que transitaba por estos trazados y sus sufrimientos, querencias y esperanzas. Tengo ganas de ver la proyección de mi primo Ramón Lluis Bande, sobre la trashumancia asturiana., y me sigo impresionando ver por los altozanos enclaves pequeños nucleos de población

En dicho tránsito desechamos algún tramo original de la ruta ganadera, y preferimos circular por el acceso rodado hasta el enclave de Las Cruces, en este punto donde Fritz toma la opción de seguir la señalización directa a Belmonte, sin que sepamos muy bien por donde realmente piensa bajar, no discuto, cada uno ya es grande y sabe que es lo que le conviene, pero me asombra que gentes que no saben ni donde están tomen a la ligera, decisiones de este tipo.

P1130260_thumb5

El resto más juiciosos: Javier, Paredes y Felix y yo mismo,nos vamos por la izquierda para rodear el Monte Faedo, a los pies del pueblo de Faedo rodando la vertiente Noroeste para colocarnos en el canto de Peña Rionda, y contemplar allá abajo el valle y el pueblo de Belmonte, la vista es de los más impresionante, pues se ven los pueblos encastrados en lo estrecho del valle, y pensar que en Belmonte se dió una logia masónica en el siglo XIX es algo dificil de entender y comprender

Y ya sin más reflexiones, no queda otra que echarse por la pista de las columnas eléctricas, con un impresionante descenso, bajamos hasta el abandonado caserío de Villosa, donde empieza un viejo camino estrecho y pedregoso, eso sí muy abandonado y al que le queda poco tiempo de vida, y que presenta para los raiders trialeros  zonas muy resbaladizas que nos van echando ladera abajo, hacia el pueblo de Corias, de Arriba y poor el acceso roda a a Corias, dejando atrás algún que otro susto por la presencia de mojados canto rodados tan pulidos como resbalosos.

Ya en lo fondero del valle, en Corias no queda otra que virar a la izquierda y ciclar los dos escasos kilómetros que nos separan de Belmonte,a donde llegamos, y encontramos a nuestro amigo Fritz malhumorado pues ha tenido que hacer un rodeo de 9 km. Ya se sabe, y lo dice el refrán «no hay atajo sin trabajo» 

La verdad es que la ruta fue interesante, y ya lo decía Jovellanos al hablar de la zona y nosotros hacemos extensible a nuestra ruta , ya que «se va un gran trecho con la peña sobre el sombrero, el río bajo los pies, la sorpresa bajo la imaginación y el susto en el pecho».

P1130219_thumb5
Victor GUERRA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...