Mostrando entradas con la etiqueta BTT ASTURIAS. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta BTT ASTURIAS. Mostrar todas las entradas

viernes, 1 de diciembre de 2017

Por las atalayas de Piloña. Entre el mar y la montaña

IMG_3250
Foto de Juan Piñera
  • · Punto de Salida y Llegada: Villamayor (Piloña)
  • · Puntos de Paso:Melarde-Valle- Biedes-La Roza- El Arbeyal- Anayo-Alto la Llama- Sieres-Miyares
  • · Longitud de la Ruta: 40 km
  • · Horario de la Ruta. 5 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 1787 mts
  • · Participantes: Toño Cuervo, Sandra Alvarez, José Ramón Natal, Ferchi, Juan Piñera, Javier Riestra, Luis Roza, Albano Capezzali y Victor Guerra..


TRACK EN WIKILOC https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=21283882


Los valles prelitorales asturianos ofrecen tanto recorridos interesantes, y Piloña como concejo contiene en sus predios una serie de bonitas rutas muy interesantes  para la BTT.

En este caso, el núcleo piloñés de Villamayor, es un buen punto de partida para rodar por la ladera Sur del concejo, y poder  subir a uno de sus enclaves más característicos, lo cual nos permite a la vez otear nuestras altas cumbres tanto la Cordillera Cantábrica como los Picos de Europa, y como no, lo extenso del Mar Cantábrico, y  eso lo permite un promontorio del Cueto, al pie de la aldea de Anayo.

P1170345

Dicho y hecho, por lo cual nos dimos cita en el restaurante Benidorm de Villamayor, para en desapacible día de esperada lluvia realizar un bucle por las tierras piloñesas y ganar  la cumbre del Cueto, y poder contemplar los inputs ya mencionados.



image


Nos reunimos lo ya mencionados,y tras el café y lo saludos de rigor, e interesarnos por el estado de nuestro compañero Poldo que está convaleciente de una grave caída en bici, nos pusimos en marcha, tomando como referencia el GR-109 Asturias Interior, rumbo Oeste, hacia Infiesto.

El trazado nos invita a dejar la carretera Nacional 634 para entrar al otro costado del pueblo y rodar de forma hacia el polígono industrial de Lledó, aunque enseguida el trazado abandona los trazados planos para encaramarse en el pueblo de Melarde, todo ello rodando  por carreteras locales, hasta ganar la aldea de Valle, donde Toño Cuervo, pasa a liderar el grupeto y meternos por caminos hacia Infiesto.



IMG_3204
Por tanto, bajamos por la Corredoria hacia Castiello por caminos antiguos que están en muy buen estado, y  que ponto nos dejan en el Orrín, eso sí con la cantinela de mis frenos, que parecen los frenos de los antiguos carros gallegos del ruido que meten.

Entramos en Infiesto, pero nos vamos por la calle trasera para subir por carriles hormigonados a Biedes desde cuyo núcleo, se toma  al Noreste, y por la carretera PI-7 continuar hasta la Granja, donde abandonamos las cómodas carreteras para subir a la cumbral del Monte Cayón, desde cuy altozano apenas si pudimos ver algo, pues las nieblas vienen jugando durante toda la mañana, subiendo  y bajando por estos valles y laderas.





Una vez alcanzada la cumbre del Cayón, nos echamos ladera abajo por los lugares de El Pindal y La Parea, para llegar hasta las instalaciones del Campo de Tiro, al pie de la carretera AS-258, por la cual Toño nos lleva para volver un tramo para conectar con el track original, que gira al Norte en Pintueles, para ganar el emplazamiento de su impresionante iglesia, donde se impone un trago de la bota de Pietro Picudo que lleva Roza, y probar las marañuelas que hice a noche pensando en el grupo.



P1170348

De la iglesia de San Cristóbal de Pintueles, que siempre me recuerda a la iglesias fortificadas templarias, salimos rumbo Norte para encarar la ascensión hacia el bonito el hidalgo caserío de La Roza, desde donde seguimos en continuado ascenso a través de enrevesados caminos hacia La Formiga, bordeando por el Oeste el Pico Viyao,  pudiendo ver a nuestra izquierda  la picorota del Cueto Incós, que fue destino de nuestras rutas este verano.

Tras dejar atrás La Formiga seguimos dando pedales en medio de la lluvia, hacia la aldea de El Arbeyal, cuyo acceso rodado nos permite arribar al enclave de Anayo, donde se impuso una parada técnica, con bocata y frasca de vino al calor de la tertulia, y por aquello de erradicar los fríos y las humedades varias, pues no en vano llevamos rodando unos 23 kilómetros con un intenso desnivel acumulado y en medio de una cambiante climatología.

IMG_3218IMG_3233



Salir de nuevo a rodar costó lo suyo, y el tramo entre Anayo y Robledo sirvieron de calentamiento para afrontar la subida por Entrecuetos (Monte Grande) en ese permanente rodar hacia  la pica de El Cueto, perlada de antenas de telefonía, y desde cuyo emplazamiento solo pudimos ver las laderas del Sueve, con las niebla trepando por los peñascos, y avistar al fondo perdido en la brumosa neblina de la lluvia el Mar Cantábrico y algunos enclaves como Colunga o Lastres, al Sur nasti de plasti, la nubosidad lo tapaba todo.


P1170360P1170362


Desde este singular promontorio,  ahora toca descender hacia el Alto de la Llama, y lo hacemos por la derecha, mirando al Norte, para entrar por donde mejor se vea por un sendero entre brezales y cotoyales, por el que vamos adivinado el sendero, que al principio se pega a la línea concejil de Piloña y Colunga, dirección Este, aunque pronto hay que empezar a realizar zigzaguear para ir bajando hacia el enclave del Alto de la Llama. Son caminos un tanto perdidos, en los cuales hay que pegarse con la vegetación que amenaza con tragarse los viejos caminos, pero ni no perdemos la calma en un pis-pas estamos en La LLama..





Ya en el enclave de La Llama, carretera AS-258, el compañero Albano que lleva sin pedalear más de tres meses nos deja, aunque nosotros persistimos en el rumbo Este tomando la pista que sube hacia la majada de Espineres, con unos 2 kilómetros de subida, muy diversa, pues se alternan cortos repechos con zonas más planas, hasta poder virar el Sur, dejando de lado la pista de Espineres,  y entrando a la derecha por Vallina Los Pozos al Valle de Campurriu, y a pesar de que lo debió atravesar en su día un camino real proveniente de La Venta y la Degollada  para ganar la aldea de  Sardea, nosotros viramos  antes de entrar en lo fondero de la valleja al Oeste para una vez traspasada una portillera  subir a la  bonita cabaña  de  la Cruz de Maria Mingo, y desde elle  bajar por una trepidante pista de hormigón en descenso  hasta las aldeas de San feliz y Sieres.


IMG_3245


En  medio del pueblo de Sieres, cambiamos de trazada y de firmes, pues nos vamos a la izquierda, ahora  al Este, para rodar por La Rebeca, dejando el ramal de Vasivil a la izquierda, y seguir  por un camino en plano, perlado de piedras  muy pulidas y sembrado a modo de alfombra de hojas otoñales,. La ruta se va pegando a la ladera del Fondigón y Valleangostu, con tramos de camino más cerrados, pues ya las casas se ha venido abajo y los itinerarios  están quedando  medio perdidos, pero son trazados de una gran belleza pese a que la tarde se nos va yendo….



Damos vuelta al Cantu La Tabla, por su vertiente Este,para  empatar con el acceso a La Vallina del Osu, por cuyo trazado bajamos ya enfilados hacia el Palacio del Omedal,  (Miyares).

IMG_3248

Dejamos atrás Miyares para irnos por un camino lateral huyendo del asfalto, de este modo hasta se empata  con el Camino romero que por La Barquera y Aguín, se cruza el río Piloña, para entrar de nuevo en Villamayor, y degustar unas bebidas calientes en el Restaurante Benidorm, donde nos ofrecieron unas duchas para mejorar nuestros cansados aspectos, tras una ruta de barro y agua.



Fotos de Víctor Guerra, José Ramón Natal y Juan Piñera

Victor Guerra

viernes, 17 de noviembre de 2017

VUELTA POR TIERRAS LLANISCAS

P1170323
·
Punto de Salida y Llegada: Posada de Llanes
  • · Puntos de Paso: Turanzas- Lledías- Las Mañangas -Porrúa-Pancar-Llanes-Celorio-Barro-Niembro-Bedón
  • · Longitud de la Ruta: 42 km
  • · Horario de la Ruta. 4 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 820 mts
  • · Participantes: Juan Piñera, Nando del Pozo, Sandra Alvarez, Toño Cuervo, Leopoldo Figueiras, Tania, Javier Paredes, Luz Fernández, Luis Roza, Ivan Menéndez, Shephen Quirós, Miguel Vallina Victor Guerra.

La zona oriental de Asturias siempre es un referente en nuestras actividades y como queríamos hacer la primera parte del Camino de Covadonga desde Llanes, tras haber realizado la segunda parte desde Corao por la Calzada de Riocaliente, con un bucle sobre Igena, pues ahora era el momento de realizar esta segunda parte del recorrido inicial

Ruta que cerramos con un bucle sobre la rasa costera tomando como referencia el Camino de Santiago, por tanto, el lugar de concentración no pudo que ser otro que, Posada de Llanes, también por aquello de diversificar los puntos de concentración.

image

Desde Posada de Llanes, buena villa para empezar la ruta que celebramos y con  la buena acogida en el Bar La Plaza,  donde tomamos el café para echarnos a la ruta en un día que se planteaba de buenas maneras, sobre todo después de haber estado lloviendo toda la semana, lo que nos hacía presagiar que Las Mañangas de Porrúa,  podían estar hasta arriba de barro.

Salimos de Posada dirección Sur, a través de la carretera AS-115 hasta Turanzas, donde un poco más allá del desvío de la entrada a  los Apartamento o Casa Rurales, nos desviamos a la izquierda, rumbo Este, para por medio de un amplio camino enlazar con el trazado del GR-105.2  Camino de Covadonga, y que desfila por encima de la Roza,  ya pegados a la ladera del Sierro de Llabres.

Un camino amplio que nos mete en Lledías,  y tras dar una vuelta a una finca,  nos metemos de nuevo  en los laberintos senderiles de las Mañangas de Porrúa, tomando la senda que persiste en seguir al Este desde el Carrozu hacia la Laguna de la Marea, tramo entre camino y senda, cuyo trazado y nos adelantó lo que tendríamos por delante, no tanto barro como pensábamos, pues el sustrato del firme, es de sílice, por tanto, todo el camino es más bien arenoso, eso sí con bastantes charcos

.P1170241P1170242

Este es un itinerario  de sendas estrechas que tiene unos 5 km de longitud, y que hace las delicias del amplio grupo hoy reunido, pues a los habituales se han unido algunos amigos bikers  que querían rodar por estos tramos estrechos, salpicados de charcos y diferentes vados que tendremos que cruzar, que hoy rezuman agua por doquier, sobre todo el Arroyo de la Bola, el cual vamos entrelazando en nuestro rodar por estos singulares predios de Las Mañangas.

En ellas nos topamos con una cuadrilla a la  caza del Jabalí, cuyos perros vadean como pueden el arroyo y algunos no saben si seguir el rastro de los suidos o nuestras ruedas. ¿Porqué a los perros  les entusiasmará tanto nuestras ruedas?
P1170244P1170245P1170246P1170247
P1170248P1170249P1170250P1170251

Seguimos rodando por las Mañangas y cada uno va cogiendo los senderos que le parecen más idóneos, aunque los charcales no hay dios quien lo evite, o sea que nuestras trotonas salen de ellos chirriando por la arenilla sílice que se cuela por entre los rodamientos y la trasmisión. Lo cierto es que estos senderos son una auténtica lijadora para nuestras btt.

Al final del divertimento concluimos ante el cruce que nos llevaría por la izquierda directamente hasta Porrúa, pero nosotros seguimos por el ramal que queda a la derecha que sigue a la riega de la Bola hasta la fuente Garandiella para concluir ante la carretera LL-7 que baja del Alto de la Tornería.

P1170252
P1170255P1170253

  

Seguimos por el ramal descendente, y  como al kilometro se continua por un carretil que pasa por entre Sal de la Mesa y Pontigas, para colocarse en Collado del Acebo , y de este modo entrar en el centro de Porrúa, donde tomaos otro singular camino, el llamado  Cólera de las Cruces, y por las Atazadas volvemos a la LL-7, para entrar en Llanes por el Sur, o sea  por la aldea de Pancar siguiendo la reguera Carrocera, a cuyo sen se abre una senda fluvial que nos permite llegar hasta la Ermita de los Altares, que es parte de la hacienda de D. Pedro de Inguanzo y Porres, que fue diputado a Cortes y Senador del Reino, y cuyo palacio fue levanto a partir de 1860, el cual se dice se gastó el paisano unos 90.000 duros de la época. Un fortunón.

A los restos de esta mansión se llega por la ya citada LL-7, la cual dejamos para continuar por la senda fluvial de nuevo, y  entramos de esta manera en el centro de la villa de Llanes y capital del Concejo.

P1170272

Es increíble com cambian los pueblos, en cuanto viene el invierno, Llanes se nos presenta a la hora más allá de la comida, semi desierta, cuando no hace apenas unas semanas estaba rebosante de gentes y de actividad. Que por cierto algo que si  que vemos que abunda cuando cruzamos estos pueblos llaniscos, es el cartel de se «vende o se alquilan» casas y casonas.

Cruzamos la villa para acercarnos a la iglesia de Santa Maria,y poder enseñarles a los compañeros bikers.  la única huella templaria pétrea que tenemos en Asturias, un templario que abre su capa y nos enseña la famosa TAU. Impresionante este juego de andar buscando templarios por las arquivoltas del pórtico de la impresionante iglesia llanisca.

P1170286P1170291

Salimos de Llanes por el famoso Paseo de San Pedro, para buscar las marcas jacobitas al pie de la famosa urbanización fallida de La Talá, y poder  entrar de este modo en Póo de Llanes por La Collada y dirigirnos hacia su famosa playa, y estando la mar baja aprovechamos para rodar por el arenal cruzando el pequeño brazo fluvial del la riega Vallina y su entronque con el mar, para colocarnos en la otra orilla de la ría de Póo y enfilar por su rasa costera, camino adelante hacia los restos de la Ermita de San Martín, y siguiendo la marcas amarillas del Camino de Santiago, pasamos por delante del Monasterio de San Salvador para cruzar una vez más por el arenal, toda la playa de Celorio, saliendo por la playa de Palombina hacia Barro.

P1170293P1170295

Tramos semiurbanos que nos permiten a toda la grupeta biker  alcanzar Barro y el área desde el que todo el mundo admira la iglesia de Niembro, que no su cementerio, que está de espaldas a la ría de Barro,  lo bello del reflejo es un conjunto en el cual destaca la iglesia.

Sea como fuere, hoy no es el día adecuado para obtener la bella fotografía, pero la mar baja, deja al descubierto la gran capa de basa que se forma en este recodo de la ría. Nos deleitamos con unas viandas y un buen trago de la bota que porta Luis Roza, con un fresco vino rosado Pietro Picudo, y seguimos camino en esta ocasión, dejando de lado las marcas jacobeas, para dirigirnos a uno de los lugares con más a fama de la zoan, como es la playa  nudista de Torinbia, a la cual entramos rodeando el promontorio del Castillo hasta desembocar en el arenal.

En la playa solo un bañista en bolas con su perro, y metidos ambos en las frescas aguas, mientras los grandes tractores hacen lo mismo, meterse aguas adentro para sacar al arenal el ocle, un alga marina de color rojizo muy codiciado en la zona, y que muestra una escena que no es frecuente.

P1170301P1170302
P1170305P1170307P1170304

Cruzamos toda la playa para salir por el extremo occidental y coger la pista de la Riega del Carbón, para subir de nuevo por encima la playa rumbo Oeste, tanto Juan Piñera  como yo mismo rememoramos algunos recuerdos con Luis Rubio, sus vuelos de parapente sobre le paisaje y el paisanaje  de la playa nudista.


Una vez remontada la pista nos dejamos  caer en una rápida bajada hasta las inmediaciones del destartalado Monasterio de San Antolín de Bedón. No sé que le pasa a Llanes con muchos de sus restos patrimoniales los cuales algunos más importantes están en la ruina y en condiciones raras administrativamente hablando, como es el caso de Bedón.

P1170314P1170318P1170316


En  la playa de San Antolín podíamos cerrar el bucle siguiendo el río Las Cabras, yendo  hacia Frieras, pero nos apetece estirar la ruta un poco más, para lo cual seguimos hacia el Oeste hacia el núcleo de San Antolín de Naves, bordeando el promontorio del Llano de Santana, al cual finalmente nos subimos siguiendo la pista que se abre a la par dela riega de la Romeca, que dejamos a un lado cruzando esta,  para subir por Piquín hacia el Llano del Espino ya en rumbo Sur, y yendo por el cumbral hacia La Vallina.

015012

El personal ya no quería más aventuras y el marcado collado  viramos en franco descenso, un tanto técnico y peligroso, hasta desembocar en la aldea de San Martin, desde cuyo acceso rodado cruzando el río Las Cabras entramos de nuevo en Posada de Llanes por  los barrios de La Espina y Vega de Palacio, dando por terminada la ruta en pleno corazón de Posada de Llanes, en cuya plaza nos hacemos una foto al pie de la estatua de José Posada Herrera.

P1170310

Fotos de Leopoldo Figueiras, Víctor Guerra.

Víctor Guerra

viernes, 27 de octubre de 2017

RUTA BTT. VIA FLAVIUS EN LAVIO

P1160465
  • · Punto de Salida y Llegada: Lavio
  • · Puntos de Paso:Socolina-Alto de Trascueto-Pende-Brañasivil-Venta las Cruces- Aguión-Las Gallinas-Buscabrero
  • · Longitud de la Ruta: 39 km
  • · Horario de la Ruta. 4,30 h
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 1.100 mts
  • · Participantes: Unos 88; y de BTT Asturias: Fernando Alonso, Marcos Cernuda y Victor Guerra
  • TRACK EN WIKILOC https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=20556718 
Lo cierto es que mi ajetreada vida al borde de la futura  publicación, la  guía: Mis Caminos a Santo Toribio de Liébana, me está trayendo de cabeza, y lo cierto es que no tengo tiempo para mucha preparación de rutas y eventos, por lo cual me vino ni que pintada, la convocatoria de la III Edición de la Ruta BTT Vía Flavius, a celebrar en  Lavio.

Realmente para mí la convocatoria de la Vía Flavius, para rodar durante unas horas era nueva, pese a que ya lleva unas ediciones realizándose,  lo que ya no es tan novedoso,  es  la zona de su desarrollo, pues digamos que  BTT Asturias, ya ha rodado alguna que otra vez pro estos parajes, pero eso sí  partiendo de otras localidades como Salas,  Malleza o la Espina.

P1160460P1160458

Por tanto, además de facilitarme la vida tal evento me encontré con una inscripción ajustada, sin cobro adicionales de licencias, la entrega de una camiseta conmemorativa, unos avituallamientos, y comida final a cargo de la organización, todo ello de manos de bikers y paisanos de Lavio con ganas de hacer algo por su pueblo. ANte todas estas circunstancias unido a que en esos lares está ubicado el buen amigo Marcos Fuentes Cernuda , miembro de BT&T ASTURIAS, no lo dudé un momento, y allí nos fuimos Ferchi y el que suscribe, y evidentemente Marcos Cernuda, oriundo de Socolina.

La ruta vista en mapa, digamos que es un galimatías de idas y venidas, la cual  tiene como epicentros el Pico Tucumbréu, teniendo como límite oriental la sierra de Curiscao, y por el Occidente la cumbre que marcan el Chano la Muela y el Alto Cumares, al Norte el Monte La Antigua, y al Sur tanto Socolina, como la braña Las Gallinas. Estas fueron las coordenadas en las que nos movimos.

image

Con estas premisas, indicar ya de mano que no sé de dónde sale el tema de la Vía Flavius, pues que yo conozca por estos lares no andaba ningún Flavius que fuera famoso, ni el Flavio Valentiniano, ni Flavio Josefo, con lo cual se puede aventurar que igual se trataba de algún bisoño legionario reclutado entre los pésicos, o de alguno de estos duros legionarios que a golpe de sandalias conquistaron medio mundo, aunque en Asturias, y posiblemente en Lavio les saliera algún que otro sarpullido, y de ahí que dadas las largas estancias alguno se quedara en estas tierras tras probar algunas ricas mieles..., tras tanto guerrear…pues ya se sabe que las pésicas del clan de los Agamónicos, oriundas de la zona eran de armas tomar.

En todo caso habrá que preguntárselo al prohombre de Lavio, al Señor Feito, que sabe mucho de estas cosas....

Fuera como fuere, allí nos presentamos ante los legionarios que custodiaban la línea de Meta de la Flavius, y que raudamente nos informaron de las ordenes al respecto de asentamiento, ruta y demás papeleo.

Tras cumplir adecuadamente con los formalismos y formularios, aunque fuera en tierra pagana, nos consolidamos como buenos invitados y saludamos a viejos amigos como Fierros, y el amigo Manuel de Tineo que hacía tiempo que no rodábamos juntos, y aunque uno pensaba que allí era un perfecto desconocido, pronto algunos presentaron sus respetos...

P1160470P1160472

Puestos en situación indicar que salimos desde el arco de meta, ubicado delante de la antigua escuela en Lavio,. para tomar por El Canarón  y  dar la vuelta al pueblo y de este modo tomar la carretera de Socolina, rumbo Noroeste,  eso sí para desviarnos por camino a los 3,3 km, por la izquierda, y continuar por un amplio camino que iba cruzando las riegas de Colniella y el reguero de Lledreiru, para dar vuelta sobre El Peñón, donde el panorama cambió, pues dejamos los tranquilos trazados de ladera, casi planos, para subir cumbral arriba, unos casi 150 metros de desnivel, que dado el ritmo que se fue imprimiendo por las gacelas de turno, se hicieron duros dado que el personal parece olvidar que esto era una ruta no competitiva, pero ya se sabe diez ciclistas juntos son ya las olimpiadas, y bien quedó demostrado cuando el primero que llegó a Lavio lo hice en 2 horas y 20 minutos.

Por mi parte, paso de todo y saco la cámara para las fotos de rigor, y ya que el grupo de cola en el que íbamos se iba desintegrando dado las velocidades, aunque por detrás creemos que venía más gente, aunque  por el fondo del camino no se ve a nadie.

Arriba en el Alto de Trascueto, haciéndose de rogar  el avituallamiento líquido, donde paramos unos minutos para hablar con el personal, tomar resuello y seguir escuchando las historia que nos va contando Marcos de sus andanzas por la zona, andando y en bicicleta..

P1160478P1160481

Una vez avituallados, se vira ahora al suroeste hacia la Pena de Cincuqueisos para bajar a las Chameras y Zarrutollas, donde se dobla a la izquierda de nuevo por encima del camino traído, ahora vamos de nuevo hacia Lavio, aunque en Las Feichinas, antes de llegar a Las Tollas, dejamos el rumbo Este, para girar hacia el Norte, en dirección a la aldea de Pende, entrando por el barrio de Cimevilla.

En el transcurso de la ruta, al menos de esta parte formamos un compacto grupo entre Ferchi, Fierros y Manuel y yo mismo, junto con Fuentes Cernuda que nos va contando las andanzas de la saga familiar, como carteros que han sido varios miembros de su familia de toda esta zona, inclusive el mismo, que recorría todas estas brañas y pueblos entre vaqueiros y xaldos, a lomos de una vieja bicicleta.

Pasamos Pende, y seguimos por su acceso rodado hacia el Norte, para desviarnos a la derecha; ya llevábamos unos 12 km., cuando nos desviamos hacia Las Camponas, ciñéndonos a la ladera del monte de El Cacéu, pasando por encima de las brañas vaqueiras de Las Pasadinas, La Pena y Brañasivil y la Rebollosa, y donde nos acoplamos con otros rezagados bikers.

.P1160493P1160482P1160485

Lo que nos vamos encontrando a demás de los amplios trazados, son caseríos aislados, en los cuales el vaqueiro agostaba el tiempo invernal, para irse en la primavera camino de las altas brañas de verano, y aunque uno pudiera pensar, al ver estas aisladas brañas y cuadras que aquí reinaba cierta pobreza, que la había, pero no deja de ser cierto que había vaqueiros pujantes, en ganadería y en trasiegos de acémilas con vituallas de un lado a otro, y que eran como nos contaba Marcos activos prestamistas.

Pasamos el cruce que marca la riega Faéu, y seguimos en plano por encima de Campo del Carro y Riañu, hasta el significado cruce de la Venta las Cruces, lugar por el cual ya pasamos en alguna otra ocasión, se vira aquí casi en redondo y al Este, tomando el camino que va a media ladera del Monte la Antigua, pudiendo ver a nuestro paso, los restos de la calzada que atravesaba estos lares, un poco más allá Marcos, me enseña los restos de los hospitales que hubo en la zona y que se vertebran alrededor del eje que se conformó entre Canero y Salas.

Lo cual confirma una vez más que había más caminos que esos cuatro que algunos andan diciendo que había en Asturias, la Mesa, Caoro....;  y por los cuales transitaban arrieros, mendigos y peregrinos, pues de todo había por la caminería española.

P1160496P1160501P1160503

Rodamos ahora, con bastante buen día y calor, dando activamente pedales por el falso plano que circula por la falda cumbral del Parque de Molinos Eólicos, que se vertebran a lo largo de la Sierra de Curiscao, y que marcan  como puntos extremos por un lado el Pico Torres a cuya altura dejamos el rumbo traído para virar al Sureste hacia el Alto de Trascueto en La Faya donde ahora se ha reconvertido el avituallamiento en sólido, que es todo un manjar.

Desde aquí, tras algunas vueltas donde ya perdí un poco la orientación, nos vamos  buscar la cara Norte del Pico Aguión, altozano que preside toda la zona, para rodar a su sombra e ir virando  hacia el Sur a la naciente Sierra de San Juan, dando vuelta a las Penas del Nubleu, y desde aquí  bajar por caminos muy invitadores  y sugerentes a la braña Las Gallinas, aunque por mi parte ya sin freno trasero.

Se vira de nuevo al Norte, por un camino recién desbrozado para de este modo ganar la singular y conocida braña de Buscabrero, y donde la organización ya nos indica que somos los últimos, pues se habían producido bajas, retiradas, accidentes  y otros participantes se habían  echado por los atajos. O sea que somos los últimos

P1160514P1160507


Damos vuelta al núcleo de La Viña y enfilamos por encima del acceso a Socolina, hacia Lavio, subiendo hacia Rebollar, repitiendo camino hasta Las Feitichinas, para entrar en Lavio por Las Chaneras y Las Tollas. Dando por terminada una ruta interesante que tal vez para mi gusto se hizo muy apresurada, dados nuestros peculiares gustos y usos.

Una vez repuestos, nos pusimos en manos de la organización, que por 13 E., nos tenían preparada la cuchipanda arrocera que estuvo excelente, tras ellos los premios por la asistencia, y los regalos..., todo ello regado de sangría sidrera, y buen café, y con bastantes atenciones por parte de la joven organización del evento, en cuyas prestaciones por el precio de la inscripción  además del seguro de la ruta incluía una camiseta de la Ruta Flavius, de cuyo personaje se leyó un mensaje de ánimo.

.22499194_404619439954992_8440027078565126008_o22496409_404619326621670_6098772398403178305_o22548960_404611563289113_887414701998609392_o

Interesante recorrido, de cómo exprimir un paisaje para sacarle un recorrido un tanto laberintico para describir,  digamos que lo mejor es venir a la zona y rodarlo y vivirlo, pues es una forma de revivir la historia tan peculiar como la que rodea toda esta zona, y además permite variantes y recorridos varios y variados.

Otro año, más y mejor, que se dice.

Víctor Guerra.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...