Mostrando entradas con la etiqueta Bikers. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Bikers. Mostrar todas las entradas

viernes, 6 de febrero de 2015

Por Oviedo a lomos de «Jinetes de la Reconquista»


10352277_10152714486684405_8316103346812213051_n
Foto de Antonio Lana
  • · Punto de Partida y Llegada: Oviedo
  • · Puntos de paso: La Bolgachina-Los Vendones-Folgueras-Limanes-La Grandota- Tudela Veguín- Bendones- El Cruce.
  • · Kilómetros de la ruta: 27 km
  • · Horario de la ruta: 4 horas
  • · Desnivel de ascenso acumulado: 1.186 mts
  • · Desnivel de descenso acumulado: 1.194 mts
  • · Participantes: Leopoldo Figueras, Albano Capezzali, Roberto Alvarez, Luis López, Rubén Alvarez, Andrés Herraiz, David (Tribu Astur) Javier Paredes, Lluis Fernández, Antonio Lana y algunos más…
  • · IBP Index: 133 y IBP fit 89
El año pasado no pude asistir a la famosa ruta de los Jinetes de la Reconquista, pese a las facilidades de sus organizadores para que pudiera participar bien para cubrir las rutas para el blog o para rodar la ruta.

DSCN2368

Pero como he dicho, no fue posible porque el CiclaMadrid requirió mi presencia en los parajes madrileños, o sea que me quedé con la ganar de tener mis propias sensaciones sobre esta convocatoria que empieza a crearse una mítica a su alrededor, sobre manera ligada a su dureza, que es el valor ahora en alza a la hora de programar actividades de carácter ciclomontañero.

Y ya que no pude asistir, pedí al amigo Iván Menéndez, tan dispuesto como siempre, del por qué no hacía de guía de la ruta en uno de esos sábados que salimos a hacer ruta. Pues la idea en principio era hacer la »ruta corta» de Jinetes de la Reconquista, sin problemas- me dijo-luego como buen leguleyo enseguida fue a liar a Andrés Herraiz, en la movida de ser guía de la ruta que al final tampoco era Jinetes de la Reconquista, sino un cierto mix de ruta que nos daría una cabal idea de lo que es la citada ruta que circula toda ella por territorios ovetenses.
 image

Hecha la convocatoria oportuna mediante facebook en BTT Asturias, nos juntamos un buen grupo en el Parque de Invierno, y tras el café y la charla, salió el grupo comandado por Andrés Herraiz que nos sacó de Oviedo rumbo Norte primero por la Manjoya para doblar en Los Barredos hacia el Este y ganar el Cementerio de Oviedo por su trasera Sur camino de la AS-242, para de este modo no tener tanto repecho de salida, aunque esta se realidad sale de la Plaza la Catedral.

Una vez en la carretera de la Manzaneda, se gira a la derecha para rodar por ella unos metros y desviarnos un poco antes de El Cruce, por un ramal a la izquierda, que es por donde circula la ruta GR 105- de las Peregrinaciones, tramo que pronto nos presenta su cariz técnico en pendiente y firmes peliagudos, o sea que salvo muy pocos, los demás pie a tierra y ganar la collada que forma con el camino la picorota de La Barraca.

DSCN2370DSCN2371DSCN2372

Se entronca un poco más adelante con el asfalto, carretera que va de Bendones a Foro, se cruza este eje para seguir de frente también por asfalto unos metros, el cual cambiamos por firmes de tierra que bordean el promontorio de la Grandota por su cara Norte, y continuando por camino hasta virar en Los Veneros hacia los núcleos de El Conceyín y Las Folgueras. El camino es bonito y poco a poco vamos bajando hasta ganar de nuevo un carril asfaltado que nos lleva hacia esos núcleos de la parroquia de Limanes, rumbo Norte.

DSCN2373DSCN2377

En Conceyín recuperamos el rumbo Oeste para ir a media ladera, cruzando la riega de La Bargosa o Agrail, camino de la quintana de Las Regueras, donde la ruta empieza a virar hacia el Sur, pasando por debajo de Tisierra y ya en ascenso continuado hacia el límite municipal y ganar la Cruz de los Campos, retornando de nuevo a la ruta de Las Peregrinaciones que habíamos dejando en Los Veneros.

Todo este tramo es un continuo tobogán de subidas y leves bajadas, metidos en plena mata boscosa, que salvo por la zona cumbral que nos ofrece buenas vistas, el resto es concentrarse en el pedaleo, pues vistas para el entretenimiento hay pocas.

Ganada la cuerda concejil, se gira la derecha para tomar rumbo Oeste, pasando por Los Campos, y recorriendo el GR 105 que abandonamos para zigzaguear por entre carretiles y caminos y colocarnos debajo de La Grandota, 509 mts altt, pero a ahora nos cobijamos en su ladera Sur, para seguir por un rato este rumbo camino de Naves, entrelazando bellos caminos y sendero, lo mejor de toda la zona , con algún que otro pasaje técnico hasta casi llegar en el descenso a tocar ya en el valle la población de Tudela Veguín, a la cual le damos la espalda en la zona de la Llana, y colocándonos dirección Oeste por encima de la AS-243 que se cruza por debajo de Cortina.

DSCN2378DSCN2382DSCN2384

Un poco más adelante en un giro, nos detenemos para despedir a algunos compañeros que retornan a Oviedo, y en ese medio tiempo nos cruzan los de Ciclando Asturias, en un momento nos juntamos un rebañin de bikers, aunque con direcciones y destinos distintos.

En ese punto de encuentro nos vamos dirección Norte subiendo por un amplio y plano camino, muy diseñado que sube a la par de la riega de Bendones, a la vez que admiramos la traza del amplio camino y nos interrogamos sobre su posible origen dada su buena estructura, y el cual nos deja ante otro carretil asfaltado por el cual subimos hasta desembocar en la iglesia de Bendones, impresionante lugar y atalaya, y dado lo bueno del día nos solazamos al par de la eremitorio mientras damos un bocado y nos contamos nuestras cuitas.

DSCN2387DSCN2389

De Bendones salimos por su acceso rodado para coger más arriba la carretera regional AS-243, y girando sobre ella a la izquierda terminamos por desembocar en El Cruce y ya tomando la AS-242 bajamos como una exhalación hacia el punto de partida pero ya de forma directa , pues el momento amenaza lluvia, por lo tanto nos da tiempo a lavar las bicis y proseguir hasta el final de la ruta dando por concluido este bucle sobre los trazados «largo y corto» de los Jinetes de la Reconquista, que tiene merecida la fama por su dureza, y eso que nos rodamos la zona del Escobín, que es de «cágate lorito»

DSCN2392

Una buena jornada en muy buena compañía.
Víctor Guerra

miércoles, 11 de junio de 2014

VIDEOS EN YETI FAN SPAIN

image
https://www.facebook.com/pages/YETI-FAN-SPAIN/128902767287919?fref=ts

Lo cierto es que la llegada de las nuevas tecnologías al mundo de la bicicleta de montaña y los medios de reproducción y difusión como son las redes sociales han cambiado radicalmente todo el conglomerado de plasmación de imágenes.

Antes primaban los paisajes, luego fueron estos con las bicis en primer plano y ahora son los ciclobikers con sus monturas y con el paisaje como escenografía  los que mandan, y así todo va cambiando de forma rápida todo el mensaje.

Ahora ya no son las fotos las que mandan, que también , pues el hedonismo societario ha calado fuertemente en la comunidad del Mountain Bike, ahora son miles y miles de fotos, como dice Michel Mafessoli; El retorno del dinamismo estético es lo que parece prevalecer en nuestros días”.

Pues bien esa expresión vital que son los videos bikers, tiene un nuevo espacio en el perfil de YETI FAN SPAIN.

No son expresiones en videos cotidianas de saltos y derrapajes, sino otro estilo de vídeos que intenta contar historias como las que plasma Ed Oxley.



Pero también hay otros vídeos que nos muestran una parte de la historia de la Bicicleta de  Montana y las forma de entender esta.


Te invito pues a que te des una vuelta de vez en cuando por este perfil. Un saludo

Víctor Guerra

miércoles, 21 de mayo de 2014

EL MOUNTAIN BIEK Y SU “REVIVAL”. UN ANALISIS SOCIOLOGICO (I)



El movimiento sociológico que se está dando alrededor del Mountain Bike, en sus diferentes versiones y modalidades en estos últimos tiempos nos devuelve de nuevo al auge que estas bicicletas y sus prácticas tuvieron en la década de la década de 1990 al 2000.

Por tanto cabe preguntarse: ¿Ha cambiado algo en estos casi 30 años de andadura bikera en esta piel de toro que es España?

El guadianismo que ha afectado siempre al Mountain bike al menos en España sigue teniendo el mismo cariz en la gráfica en muchas facetas: competición, quedadas, ventas de materiales, publicidad... acciones empresariales,.. etc con momentos en que de repente sin que nadie explique el porqué, el sujeto (mountain bike)  entra en una gráfica que comienza a descender vertiginosamente hasta presentar un encefalograma poco menos que plano como pasó no hace mucho....

Pero todo este «revival» no nos coge de sorpresa a los más viejos del lugar pues recordamos esos años 90, con aquellas campañas en que las BTTs se entregaban en los bancos y cajas a cambios de imposiciones a plazo fijo, o estas entidades financieras vendían bicis de forma directa a plazos como BANESTO, sin olvidar el otro fenómenos de cómo los charcuteros vendían sus viandas a la vez que entregaban vales para poder tener bicicletas de montaña, tanto era así que las tiendas de bicicletas se quejaban de tal desleal competencia con cierta insistencia frente a situación que hacía que surgiera detrás de cada mostrador de cualquier tienda, que vendiera lo que vendiera, tenía a la puerta de su negocio unas cuantas bicis para alquiler, o entregaba bicis a cambio de consumo.

Me pregunto dónde estarán esas miles de bicis que se vendieron en esos años...?

En aquellos momentos, se daba al igual que ahora, iniciativas empresariales de todo tipo entre las que se encontraban alquileres y empresa de guiado de rutas que tenían delante la feroz competencia de los comercios de cada localidad, los cuales viendo lo próspero del negocio del los alquileres, pronto iban a las grandes superficies compraban de una tacada 10 o 20 bicis de montaña y sin más encomienda alquilan bicicletas a la puerta de carnicería, o la tienda de mercaderías varias...

Eso lo viví de forma directa en el valle de Cabrales, (Asturias) donde cada hotel, cada establecimiento tuvo un pequeño parque de alquiler de bicis, aunque no es menos cierto que cuando se dieron cuenta de que aquello había que trabajarlo en serio, y tenía unos costos.... todo ese parque de bicis entró en un declive total y paulatinamente fueron desapareciendo todo el parque de bicis tras llevarse tal desleal competencia por delante, ejemplo,  mi propia experiencia empresarial como alquiler de calidad y guía de BTT, así como alguna otra iniciativa que aspiraba a la profesionalización en este complejo mundo de la BTT. Hoy la zona (Cabrales) , que fue un paradigma en su momento  de la presencia de la BTT hoy es casi un desierto¡¡

En los tiempos de las intensas rutas que llevábamos adelante los grupos específicos de bicicleta de montaña, como Asturcón BTT, enseguida le empezaron a salir competidores de todo tipo, aunque en menor medida de lo que actualmente sucede, pues la tecnología de aquel momento era muy primaria, y no nos hacía tan independientes como  sucede hoy con la utilización generalizada de los GPS, que un grupo de amigos o uno solo, armado con un GPS y entrando en la red se puede bajar cientos de tracks de rutas sin mucho más problema que luego rodarlos... o se pueden  crear cientos de clubs ciclistas al margen de las legislaciones del deporte .. etc..

Por otro lado las incipientes pruebas de corte competitivo o «cicloturista» de aquellas épocas que organizaban los grupos, siempre con escasa ayuda federativa,  pronto sufrieron un importante mordisco en cuanto que les salió un duro competidor pues cada parroquia, cada comisión de fiesta se fue montando su propia concentración o carrera, llegando a tener tal desarrollo la cuestión que hubo un momento que había más concentraciones, pruebas y competiciones, que casi que ciclistas...

Paralelamente las pruebas de ciclismo de montaña se fueron profesionalizando cada vez más sin que hubiese una planificación por parte de los entes federativos (ciclismo o montaña) en la promoción y asentamiento de la gran afluencia de aficionados que nos echábamos al monte... Las pruebas pasaron de tener muchos participantes a contar con muy pocos, llegando a un punto que había tal permisibilidad en la realización de este tipo de pruebas que en parte  generó una caza de brujas federativa con todo lo que tuviera ruedas y llevara un dorsal, y que por supuesto no estuviera bajo el manto del portzago federativo porque tampoco este se trabajaba la promoción y salvaguarda de esta modalidad ludico-deportiva. 

Tal vez quien aguantó mejor todo el chaparrón fuer la gran empresa, me refiero a las fábricas de bicis que sufrieron el auge espectacular de ventas  y también sus escalones de subidas y bajadas, pero no por ello ha dejado de intentar crear un perfil de practicante que precisa de un modelo de bicicleta determinado, y muy específico y que conlleve además el arrostramiento de toda una concepción muy específica.

Por tanto cabe preguntarse si a  la vuelta de unos 30 años de historia del Mountain Bike en España, que comenzó en la última década de los años 80, hacerse la pregunta ¿ Cómo está la situación ahora... y sí  está ha cambiado algo con respecto a la década de los años 90?

La verdad, mi natural vena pesimista me lleva a decir que poco hemos cambiado a lo largo de todo este tiempo, es innegable que hay de nuevo más bicis en los caminos, pero siguen sin estar dentro de un armazón de actuación y planificación de desarrollo y promoción  de este deporte por los entes deportivos, o turísticos.., digamos que más bien sigue primando el libre albedrío y cierta acracia en sus desarrollo, lo cual por otra parte se puede decir que ello no deja de ser un fiel valor de la  peculiaridad muy española.

A lo largo de este largo artículo daré un repaso a la situación actual , sector por sector, y así podremos vez los avances que hemos logrado y también los retrocesos y los estancamientos que los hay.. 

Aunque se ha de tener teniendo en cuenta que el articulo parte de muchas generalidades, y de grandes análisis y, también con percepciones muy particulares y personales, aunque mi posición, como profesional de los grandes eventos, diseñador de recorridos, y escritor en de temas ciclistas, y como practicante con una dedicación a este mundo del Mountain Bike durante 25 años me dan una visión, que creo que bastante integral del asunto.

Que esté acertado o no en mis consideraciones y enfoques deben decirlo ustedes los lectores.


LA INDUSTRIA DE LA BICICLETA DE MOUNTAIN BIKE
La industria ciclista vive hoy de nuevo un importante «revival» de la bicicleta de montaña gracias a la apuesta que ha hecho por la revolución en lo tecnológico, que arrancó  en los años 80 desmarcándose de la estanquidad en la que estaba sumergido el ciclismo en general, pero tuvo un impass en el década del 2000 y ahora vuelve por sus bríos.

En dicha época la industria de la bici dio  los pasos necesarios para que se diera una revolución tecnológica, creando  nuevos modelos de bici, distintos diseños geométricos, nuevos mecanismos de trasmisión (ante lo cual la industria española no fue capaz de ver ni abosrver) pero ese cambio no se quedó a ahí,  sino que mediante un apoyo creativo y publicitario importante se amplificó el concepto de la bicicleta de montaña como herramienta de libertad, y de disfrute de los entornos naturales,  huyendo de las carreteras y del asfalto..,  lo cual sintonizaba muy bien con lo expuesto por la «generación beat»,

Eso si ese desarrollo estaba un poco al margen de la  primigenia imagen de la adrenalina que despachaban desde USA los «chicos del Repack» de las playas de California , digamos que la sociedad mountainbikera española no estaba preparada para tanto chute hemostático, aún estábamos disfrutando de las botas para los paseos montañeros y del senderismo, y la bici nos venía muy bien para movernos en esos entornos, no debemos olvidar que la Bici de Montaña en España entra de mano del sector montañero, no del ciclista.

Por lo cual el modelo que se desarrolló en España fue el de la BTT, los paseos más o menos potentes por nuestras amplias geografía nacional, digamos que todo el campo español era territorio fértil para la BTT desde lo más árido a lo más montañoso, desde  los Monegros y su desierto, a las temibles bajadas por las laderas de Picos de Europa,  y todo ello en oposición al Mountain Bike, (venía de la mano del Surf )que era la expresión más rabiosa y dinámica del esta modalidad ciclista, y pese a que la industria de la comunicación del Mountain Bike con revistas como Bike nos pusiese como bandera de enganche no solo la atractiva baterías de modelos de bicis para adquirir, sin olvidar las rabiosas fotos que cada mes nos daba Juanma Montero dando saltos y desafiando la gravedad, que lo nuestros era el mundo de los caminos, del entorno rural más calmo a lo más carismático de nuestras cordales montañeras.

Aunque el Mountain Bike tenía también su expresión en las competiciones varias y variadas, desde Vueltas España (Trasnpain 94 como Mountain Dic 95) o los famosos Open que montaba Last –Lap, viniéndose abajo parte de tales los proyectos a los pocos años y que hoy atraerían a miles de usuarios con rutas como la Ruta La Plata: Astorga-Mérida, o las Trasalandalus, o la famosa Cactus... o los famosos rallys de Majadahonda como la Pedriza, que se dieron en aquellos momentos en España.

Pero la industria de las bicis de montaña entró en un cierto desfase er las cercanías de los años 2000. Se habían vendido miles de bicis, todas las familias tenían una o dos bicicletas, pero esa adquisición se dejó ver poco en los entornos naturales, supongo que la burbuja económico atrajo a ciertos sectores de practicantes hacia otras actividades más placenteras, de hecho ello se nota tal cuestión, en cuando uno examina el componente social y de edad de corredores o de ciclistas de montaña, tanto es así que de aquellos tiempos hoy queda muy poca gente que haya pervivido en esta actividad, digamos que son "rara avis".

Por tanto en el analisis de los nuevos perfiles es claro que hay  una nueva generación más o menos joven que se inicia en el este deporte  que tiene cierta capacidad económica a la cual había que crearle una nueva demanda que confluyera en la venta de nuevos artilugios rodantes..sin olvidar la industria del complemento.

 Es en ese encaje donde nuevo la industria entra en acción, y  ese perfil que se va elaborando con ensayos como los descensos kamikazes por las vertiginosas laderas de estaciones de Sky y demás... estaba claro que estimulaban la demanda de nuevas sensaciones... pero el índice de peligrosidad y de percepción social  y de accidentes era muy alto, además de que  las bicis eran excesivamente pesadas y tenían muchas limitaciones en recorridos largos, y no todos los territorios podían contar con terrenos adecuados  para su práctica.

Por otro lado las bicis de montaña rígidas en  determinados espacios altamente técnicos  solo eran factible para su uso por parte de ciclistas muy avezados en estas lides, por tanto la industria busca esa universalización de la bici de descenso y e investiga en conseguir  una bici más ligera que la de descenso, que sea cómoda, capaz de absorber los saltos, y brusquedades del terreno, haciendo más factible los posibles recorridos cicimontañeros, cubriendo a la vez las posibles deficiencias técnicas de pilotaje, recuperando  en parte 
el viejo espíritu «repack» americano, y además debía de haber un cierto factor nada desdeñable como era la "universalización" si se lograba dar con  el quid de de ese nuevo perfil de consumidor la industria estaba una vez más salvada.

Así, a groso modo, y un poco a brocha gorda podemos decir que nace la aventura «de la bici de doble suspensión" que utilizan tanto los que saltan bordillos, pasando por las bicis voladoras, a la utilización de los "descender" más atrevidos  que buscan sin más verticalidad o lo extremo del recorrido, eso sin olvidar a los que les  gusta  pasar las horas del día en el mismo monte  dando  vuelta tras vuelta..(tipo Park Bike) o a los que utilizan estas bicis para sus recorridos... 

Toda esa gran amalgama es la que hace de nuevo que la industria ciclista de montaña vea la luz de un nuevo amanecer,  en el cual en parte fenecen viejas marcas o incluso se  reflotan, de una gloriosa actividad ciclista como Trek, Sunm, Kona, tec... que en parte son  fagocitadas por los grandes en esto de la bicicleta doble como Specialized, Ibis, Santa Cruz, Giant, Scot, aunque Trek ha recuperado o lo intenta en las bicis de doble suspensión su liderato, como Canondale o Mérida, (esto va por barrios y parroquias)  y luego hay marcas apostando por todo este desarrollo más europeas como: Cube, Sevens, Cayón, Lapierre... etc.


De esta manera la industria americana y asiática, y en menor medida la europea ha salvado no solo los muebles sino que ha dado una vuelta de tuerca a todo el concepto en  cuanto a la práctica ciclomontañera,  no solo diseñando nuevos modelos de bici, sino utilizando nuevos materiales y desarrollos, y diseños ergonómicos...,

Pero si bien  todo ello ya se había dado de forma dispareja en los viejos tiempo con cierto distanciamiento con el sector de los complementos ciclo montañeros: cascos, guantes, maillots, mochilas, gafas; ahora es cuando  la gran industria se da cuenta que los viejos bikers están muy estacionados en sus adquisiciones, y ha entendido que  la demanda  debe ser voraz, y en esa capacidad de compra entran conceptos como seguridad, look moderno, y  sintonizador con las nuevas  vanguardias musicales y estéticas, y ahí de nuevo la industria ciclista hoy no se suelte un pelo  de la mano de la industria del complemento o viceversa, creando un nuevo look en el cual los complementos van de la mano de un nuevo estilo de mountainbiker, sin que ello suponga dejar de lado el sector  ciclomontañero de lado,  que es un sector casi que  secundario, pero que alimenta muy bien el mercado y está ahí al margen de polémicas de pulgadas, de cascos integrales o si es enduro o son galgos y no podencos pero que consume.

El impacto de las nuevas corrientes ludico-deportivas del Mountain Bike es ta fuerte que no solo han ido creando cierta universalización incluso en parte ilógica en el consumo de bicis dobles, sin tenemos en cuenta la relación de peso y consumo de energía) sino que incluso se va dando todo un vocabulario jergal proveniente de esta nueva concepción ciclista a modo ejemplo tenemos eso de: vengo a tirarme... o nos tiramos por aquí , en vez de bajar o descender.. .. etc. Es un cambio de concepto muy sibilino pues no es lo mismo bajar, que tirarse, ni es lo mismo hacerlo con una bici rígida o de doble suspensión...y hace años era imposible concebir  atuendos fuera de los ciclismo en la practica tradicionalmente, aunque había excepciones, y hoy hay toda una linea de ropa y complementos que se desmarcan de las corrientes clasicas  de los atuendos, por poner un ejemplo.

Todo esto ha desarrollado además otras formas de entender la  relación con el  medio con la utilización de la bicicleta,  yendo, por ejemplo, a una simplificación en algunos recorridos para buscar la adrenalina, o mejor dicho se ha cambiado el punto de inflexión, ahora lo esencial no es, por ejemplo como nos pasó a nosotros: BTT ASTURIAS al recorrer un trazado tan singular como el Camín Real de la Mesa y con su historia de sus tráfagos ganaderos trashumantes para  luego bajar a Teverga por Las Mavariegas, siendo en todo momento ese recorrido en su conjunto un importante hito de la la historia y la perfilación del paisaje.

Sin embargo, para algunos en estos momentos lo importante es ir a tirarse por la Navariegas, lo más rápido y menos trabajoso, por lo cual se obvia toda esa parte de la historia y el valor medioambiental del territorio, siendo de tal modo que a mi nunca de habría ocurrido entrar por Torrestío, en vez de San Lorenzo que reconozco  que es más largo y trabajoso, por tanto estamos también ante una forma distintas o diversa de entender el paisaje, los trazados y su desarrollo, sin que ello signifique una critica , sino una constatación.

Y no es que yo critique esas nuevas concepciones, lo estoy haciendo es  significa los usos y los comportamientos con respecto a esta modalidad que tanto nos gusta como el Mountain Bike y su relación con el medio natural,  cuyas nuevas corrientes y difusión sino fuera  por la aparición y universalización de la nuevas tecnologías que ponen las imágenes en cuestión de segundos en circulación por medio de fotografías o videos y donde intervienen los teléfonos móviles o las cámaras, pues seguramente que esto tendría otro nuevo desarrollo.

 El impacto de las nuevas tecnologias las grandes empresas del ciclismo de montaña , algunas que no todas lo han entendido muy bien de ahí que estén enfocando toda su acción mediática en la utilización de estas nuevas tecnologías, sabiendo que el cliente es el mejor vendedor de ahí que se le ponga a su alcance muchos contenidos para que estos puedan multiplicarse y expandir las promociones, tanto de las bicis como del conjunto look del ciclista.

Hasta dónde vamos a llegar?  y cómo vamos a llegar ? y quién va a llegar... Ese es otro cantar.

Víctor Guerra

martes, 19 de noviembre de 2013

TRAVESIA INTEGRAL DE LA CORDILLERA CANTABRIA (2ª Etapa)

Pim0001

Entradilla: Los ciclistas de montaña asturianos, tras aparecer en nuestras vidas las “trotonas de ruedas gordas”, algunos como los presentes nos echamos pronto a los caminos y sendas que conocíamos y que nos entusiasmaban, sobre manera aquellas largas travesías, ¿Pero como hacerlo con una orografía tan compleja, como complicada como la nuestra?
Así se fue fraguando la travesía de la Cordillera Cantábrica en BTT, que se convirtió en una aventura y en una realidad, que hasta hoy no se volvió a realizar.


Mapa 2º Etapa
Mapa de la 1ª y 2ª Etapa

SEGUNDA ETAPA de la TRAVESIA de la CORDILLERA CANTABRICA
  • DATOS TECNICOS:
  • Itinerario: Puerto de Cerredo- Puerto de Leitariegos- Orallo
  • Kilómetros: 30.200
  • Desnivel: 1.000

TIERRA MINERA y QUEMADA

Si la orografía de la Cordillera Cantábrica es compleja, no menos lo es el territorio interior asturiano, donde los plegamientos han creado un complicado crucigrama de valles y montañas. Su belleza en la “encainada” es espectacular, pero si uno debe recorrerlo en BTT, acaba con la sensación del minotauro en el laberinto.

La siguiente etapa que parte del mismo Puerto de Cerredo, (1.359 mts altt) abandona por unos momentos la quebrada línea de la Cordillera, y se interna por tierras más proclives a ser rodadas en BTT en una ondulante trayectoria que nos encamina al final de la segunda etapa: Orallo.

Como ya se esperaba, la ruta comienza con un pequeño calentamiento de piernas por las antiguas pistas mineras que nos enfilan dirección NE, para abandonar a la altura de la Cordal de los Collados, el límite provincial asturiano y adentrarnos en tierras leonesas.
El paisaje con las antiguas instalaciones mineras que han dejado como huella cientos de pistas y bocaminas hoy abandonadas, por aquí y por allá, restos de vagones y tinglados mineros, en los que nos entrenemos a fotografiar, unido a la devastación del fuego que en fechas anteriores había acontecido, presentaba a nuestros ojos de aguerridos ciclistas un espectáculo dantesco.

Maraña de senderos y caminos que se entrecortaban los cuales el grupo acometía con la intención de cruzar la Cordillera Cantábrica en BTT, todo este enmarañado mundo de caminos nos iban adentrando camino de la Vega del Palo, buscando en el ascenso el rumor cantarín del Arroyo Fletina, y desde el cual atacar en suave ascenso el Collado de las Llamas de Bocín.

La devastación del fuego se dejaba sentir en nuestras piernas, pues los negros esqueletos de la genista y los brezos, roídos por el fuego se clavaban a nuestro paso por los senderos. Estos dejaban paso a las veredas, fruto de la carcomida labor de la vegetación que cada día iban devorando las amplias pistas mineras, que presentaban ante nosotros, al bordear el Alto del Modorrio, todo un espectacular laberinto de pistas y viejos caminos que en ocasiones no llevaban a ningún lugar. Nos sentíamos como el minotauro que en vez de patas tenía ruedas de tacos.

Los mapas del SGE 1.50.000, no eran bastante elocuentes ante aquella barahúnda de pistas comidas por los piornales y la genista, solo el conocimiento del Jefe Guía del grupo (Javier Gómez) y la ilusión de un grupo que acaba de emprender la aventura eran el sustento y la ilusión para proseguir por entre aquella tortura, que el dios Osiris se encargaba de recrudecer, pues era Agosto, y rodar por estas asoladas tierras en pleno mañana en esas condiciones, era una empresa de titanes.

Llegados a la altura del Collado de la Bobia, de nuevo se giró hacia el SW (suroeste) para acompañar en su descenso a la Riega de Cabada, el extraño firme y los obstáculos, chamuscados, palos de brezo y escobas que se metían entre los radios de las ruedas y en la transmisión, hacían que se maldijese más de una vez la opción a emprendida, más al Sur no había opciones.

Pequeños remontes y descensos, cuyo desnivel se iba acumulando, dejaban en ocasiones a nuestras doloridas piernas llenas de rayonazos y sol amén, que iban tomando ya color y forma pues el desnivel aunque pequeño se iba acumulando.

Abandonado el valle de La Cabada, de nuevos en tierras leonesas, la sucesión de pistas y caminos que se abren hacia el Norte, nos llevan en un pis-pas hasta el Km. 74 de la Nacional 631, que sería cruzarla y seguir camino de El Pando, pero la tentación de refrescarse es más fuerte que nada, y el grupo en pleno y con plato pequeño y paellera metida, acomete la subida hacia el Puerto de Leitariegos, para después doblar hacia la laguna de Arbás.

A pesar de ser Agosto, el agua está fresquita, tal vez la altura y la imponente figura de los 2000 mts. de altitud de del Pico Arbás, no permiten que estas lagunas glaciares se caldeen, y por tanto sean poco invitadoras al baño, conclusión que sacamos al observar que pese a la ingente muchedumbre que rodea la laguna, nadie opta por el baño, salvo los chalados de las ruedas gordas, que pronto dejan ver su tricolor uniforme claro oscuro sobre la piel.

La tarea emprendida pronto reclama al pequeño rebaño de ciclistas la brega diaria, que se echa con alegría y con el piñonaje a tope, puerto abajo hasta el cruce del Km. 74. Un giro a la izda. y de nuevo en plena marabunta de pistas y caminos, que en alguna ocasión nos obligan a echar o bien pie a tierra, o la trotona al hombro, cuestión que empieza a ser como bastante habitual.

El mapa no marca grandes desniveles, pero las lomas se van sucediendo poco a poco, y cada vez que echamos un vistazo al mapa vemos que apenas si nos hemos movido, es más, entre el punto de salida y el de llegada en línea recta apenas si hay más de ocho km. Sin embargo la ruta nos va a demandar el esfuerzo de rodar durante unos 32 km, con un desnivel acumulado rayano en los 1000 mts de altitud, eso pese a los pocos desniveles fuertes que acometemos.

El paisaje nos es tan bonito como esperábamos pues la barbarie de las quemas no ayuda a su disfrute, aunque en parte éstas han quedado atrás, al menos las más intensivas, a la altura del arroyo de Valdepita, aún vemos que a la vegetación le cuesta tomar altura.

Al rebasar las brañas que levantan a mitad del curso alto del Valdepita, el paisaje se hace más bonito y denso, lo que nos permite no caernos de las trotonas, la genista y los brezos son tan densos que apenas si nos podemos ver unos a otros, aunque por otro lado nos viene bien tanta vegetación para no caernos en nuestras bravuconadas trialeras, pues ella nos sostiene.

Dicen que los pinchazos en las trotonas (BTT) son de los más frecuente, en este caso es una excepción pues salvo una astilla de brezo que taladró una cubierta, reparación de emergencia: esparadrapo cartón, nos sacaron del apuro, y no hubo que contar más incidentes en la etapa.

La bajada hacia las amplias vegas que riega el río Orallo, ya en pleno valle de Laciana, toda una virguería que gozamos a bloque, las agostadas praderías nos dejan rodar a gusto y sin miedo a clavarnos alguno de aquellas astillas de brezales y piornales.

El pequeño embalse a las puertas del pueblo de Orallo, donde el personal autóctono se reconcilia con el fresco, después de un día intenso de calor, coopera a que en esta ocasión montemos el campamento volante en este fresco lugar.

El problema de estos lares que podían constituir un buen lugar para clicletear a gusto, tiene el problemas no solo logístico, sino también de supervivencia, pues hay que desplazarse hasta Villablino para dar a nuestros fatigados “bodys”, la energía necesaria, Viilablino nos depara una sorpresa para la cena opípara que pedimos: Arroz en cantidad aderezado con media docena de chipirones, y todo vino al revés, los peces a tutiplén y el arroz en cazuelitas. Por mucho que explicamos que lo que queríamos era el nutriente básico para nuestras fatigadas piernas, arroz los parroquianos y la hospedera nos miraban con ese gesto típico de pensar estos “asturianos se han vuelto locos”.

Y no estaban mal encaminados, pues la travesía de la Cordillera, cuando la contábamos o decíamos de donde veníamos sonaba a estar mal de la chaveta y ser una aventura de auténticos locos.

Víctor Guerra 

lunes, 11 de noviembre de 2013

TRAVESIA INTEGRAL DE LA CORDILLERA CANTABRICA (1ª Etapa)

Hace ya un porrón de años y al calor del desarrollo del Mountain Bike en Asturias, una serie de bikers liderados pro Javier Gómez (Torreblanca) no echamos al monte a recorrer en 9 días la Cordillera Cantábrica. Hoy vuelvo a traer el recuerdo de esta aventura de hace 22 años, y ahora que el Club que funde hace 25 años ASTURCON BTT, está de aniversario, bueno será recordar algunas de aquellas gestas.

DATOS ESTADISTICOS de esta AVENTURA BIKER

Participantes
  • Club Asturcón BTT: Manuel Fernández y Víctor Guerra.
  • Grupo Montaña Torreblanca: Héctor y Valentín Arranz, Vidal Sáez José Cabal y Javier Gómez.
Fechas de Realización: 17 al 25 de agosto 1991
ETAPAS:
  • 1ª Campa Tormaleo - Puerto de Cerredo. 46 km. Desnivel: 1.300 mts [1].
  • 2ª Puerto de Cerredo – Orallo. 30.200 km.; Desnivel: 1.000 mts.
  • 3ª Orallo – Puerto de Somiedo. 23 km.. Desnivel: 1.000 mts.
  • 4ª Puerto de Somiedo-Santo Emiliano. 45 km. Desnivel: 1.200 mts.
  • 5ª Santo Emiliano- Busdongo. 35 km Desnivel 1.250 mts
  • 6ª Busdongo-Puebla de Lillo. 52 km. Desnivel 2.150 mts.
  • 7ª Puebla de Lillo -Oseja de Sajambre. 45 km. Desnivel 1.350 mts.
  • 8ª Oseja de Sajambre- Portilla La Reina. 45 km. Desnivel: 1.270 mts
  • 9ª Portilla de la Reina – La Vega de la Liébana 30 km. Desnivel. 1.300 mts.
  • TOTAL de la TRAVESIA: 351 km.
  • TOTAL de KM rodados por Asfalto: 52 km
  • CICLABILIDAD D ELA TRAVESIA: entre el 80%-y 86%
CUMBRES ASCENDIDAS: El Negrón, Tres Provincias; y Peña Prieta.

Pinci1

De izquierda a Derecha: Víctor Guerra; Manuel Fernández; Vidal Sáez; Valentín Herranz; Javier Gómez, José Cabal y Héctor Arranz.



[1] Desnivel en Ascenso y acumulado.


LA AVENTURA DE LA CORDILLERA CANTABRICA EN BTT
Entradilla: Los ciclistas de montaña asturianos, tras aparecer en nuestras vidas las “trotonas de ruedas gordas”, nos echamos pronto a los caminos y sendas que conocíamos y que nos entusiasmaban, sobre manera aquellas largas travesías, ¿Pero como hacerlo con una orografía tan compleja, como complicada como la nuestra?

Así se fue fraguando la travesía de la Cordillera Cantábrica en BTT, que se convirtió en una aventura y en una realidad, que hasta hoy no se volvió a realizar.

COMIENZA LA AVENTURA. 1ª Etapa: Los Músicos de las Trotonas

En agosto de l991, un cúmulo de circunstancias me une a un proyecto muy adelantado que comandaba Javier Gómez, del grupo de Montaña Torreblanca, y tras de sí estaba un grupo compuesto por: Héctor; Valentín Arranz, Vidal Sáez y José Cabal, miembros del mismo grupo montañero, por parte de Asturcón BTT, estábamos Manuel Fernández y el que suscribe..

El objetivo de este peculiar grupo era cruzar toda la Cordillera Cantábrica de Oeste a Este, entre el 17 al 25 de agosto. Nueve días para afrontar todo un desafío: cruzar toda la columna vertebral de la Cordillera, unas veces por su vertiente Sur, y otras por la Norte, pero nunca dejarnos tentar por el apetecible asfalto, o por las mullidas pistas de los valles bajeros, lo cual suponía cubrir 350 km de caminos, más unos 60 km de asfalto.

Así emprendimos viaje, agolpados en una furgoneta Ford, camino de la Campa de Tormaleo. En estos viajes es cuando uno de da cuenta de lo mal que se ha vertebrado Asturias, pues su vieja infraestructura nos hacía dar mil vueltas para llegar a tan apartado lugar tras malgastar unas cuantas horas.

La Campa de Tormaleo, (1.100 mts. altt) es una amplia camperona al pie de Puerto del mismo nombre, en la cual en aquellos momentos había un templete de música, bien pensaron los pocos lugareños que hasta allí habían llegado aquel mediodía unos extraños músicos. La realidad para todos fue más cruda, pese a nuestra moderna indumentaria, no éramos precisamente los que allí íbamos a tocar el instrumento sino a ciclar por aquellos despoblados parajes.

De estas trazas empezó la ruta hacia el Puerto de Cienfuegos, con un componente menos encargado, pues sería el encargado de llevar el vehículo hasta Cerredo, mientras el resto empezaba a pedalear bajo el calor de Osiris que apretaba más de la cuenta, mientras nosotros apretábamos el pernil y el piñonaje para ganar metros a la amplia pista a base de zig-zag. En la zona de la Varallaga, la huella que dejábamos dando quiebros, era de los más que elocuente, para comprobar lo que nos costaba coronar el Puerto.

Llegar a lo más cimero del Puerto de Cinfuegos (1.693 mts altt) fue como abrir una ventana, pues desde ella, y ante nosotros se abría una larguísima cadena montañosa que debíamos engullir a base de dar pedales. La bajada hacia el valle de Guimará fue una delicia, pues el firme de estratos pizarrosos hacían que las trotonas volasen.

Para ser fieles al proyecto dejamos a medio bajada la amplia pista y enfilamos hacia los viejos senderos y caminos aledaños a ésta, los cuales se abren bajo la sombra de la Peña Chica, vetustos caminos trazados medio abandonados que nos llevaron sorteando algún otro obstáculo, a base cabriolas trialeras, hasta Guimará y Chano, donde tuvimos que rodar por un tramo de carretera hasta Peranzanes.

Este es un apartado pueblecito, a 937 (mts de altitud), donde los lugareños nos indicaban y calificaban de todo, pues nuestro proyecto era y fue, acometer la ascensión del Puerto de la Collada o del Trayecto. Las opiniones del paisanaje eran de todo tipo y color, incluyendo el de locura, tal vez contemplar nuestras monturas y nuestros “bodys”, y convencidos unos y auto-convencidos otros, de que no había otro remedio nos lanzamos a la conquista del Trayecto, tras unas breves explicaciones.

De la alegría que nos iba deparando el amplio camino que nos daba acceso al puerto, pasamos a la más desconsolada tristeza, al ver que teníamos que echar sobre nuestros hombros las “trotonas” y tomar con paciencia el asalto a tan inconmensurable masa boscosa. Hoy me dicen que hay una pista, Menos mal, pues de lo contrario es una aventura que puede desesperar a uno, pues no en vano nos peleamos con la vegetación y las trotonas durante más de una hora para poder concluir al ascenso y coronar la masa boscosa del Trayecto (1.615 mts. altt)

Tras pelar, aún unos buenos minutos con el ramaje en lo más alto de la cumbre, dimos con un viejo camino que nos llevó por la Parada Seca, acompañando a la riega Regueirón, en una bajada llena de adrenalina, que tuvo su final en el pueblo de Las Bárcenas, o sea que habíamos dado un buen rodeo para llegar al mismo sitio que habíamos pasado por la mañana.

La tarde se nos echaba encima y prácticamente no había más alternativa para que volver a pisar un tramo de asfalto hasta Degaña donde visitamos al médico, pues en plena bajada se me introdujo una mosca en la oreja y tenía molestias infernales. Una vez limpio el conducto auditivo, seguimos en dirección a Cerredo.

Atrás habíamos dejado unos buenos desniveles y una buen pelea con el matorral del que eran testigos nuestras doloridas piernas, pues no en vano habíamos recorrido 46 km. en unas 6 a 7 horas y con un desnivel de subida que sobrepasaba los 1.300 mts.¡Del desnivel de bajada para que hablar.¡

Víctor Guerra

lunes, 24 de diciembre de 2012

BTT ASTURIAS OS DESEA FELIZ AÑO 2013

FELICES FIESTAS OS DESEAMOS A TODOS LOS BIKERS DEL MUNDO


Victor Guerra


sábado, 24 de julio de 2010

En BTT POR PICOS DE EUROPA , Tres PROPUESTAS

 Fue del todo utópico abordar los Picos de Europa en bicicleta de montaña en aquella década de los 80. Apenas si formábamos un grupito que no llegaba ni a la docena de aficionados los que queríamos comprobar si era posible andar con la bici por aquellos agrestes parajes por donde sólo se veían ganaderos, excursionistas y también algunos todoterrenos.

Pasó el tiempo, y algunas personas como Pablo Bueno, Juan Ochoa, Juan Carlos Nájera, Juanma Montero, y el que esto suscribe, que montó el primer alquiler de bicis y posiblemente la primera empresa de rutas ciclistas guiadas por los Picos de Europa, convertimos a estas montañas en un típico lugar de encuentros ciclomontañeros. Empezaron a aparecer publicaciones de rutas de BTT por los Picos de Europa. Las dos primeras las publicamos Miguel Ángel Adrados, y yo mismo, con esta misma editorial, Desnivel, allá por el año 1992.

Con ellas abrimos el camino a que este complejo territorio se abriera a mountain bike viviendo momentos de actividad frenética, que, sin embargo, ha perdido fuelle en parte por la cortedad de una visión de política turística, en parte por el tirón de otras actividades turísticas, y en parte por las restricciones impuestas por algunos gestores del Parque Nacional de Picos de Europa, que nos han ido extrañando de rutas con enorme valor ciclista como las sendas del Cares y del Arcediano, o el sendero que baja al pie de las Peñas Cifuentes desde el Caben de Remoña hacia Santa Marina de Valdeón.

Se da la paradoja de que mientras aquí la bicicleta de montaña es casi residual, en otras montañas de todo el mundo está presente como seña de identidad. No es menos cierto que a ello coopera la propia configuración de los Picos de Europa, con pocas carreteras, pistas y caminos ciclables, y también, cómo no, la fuerza y la técnica que exige este territorio, con caminos pedregosos –antes más que ahora– desniveles muy notables y bajadas trepidantes que han hecho que la BTT sólo pudiera practicarla un reducido número de practicantes. Hay que reconocer que los mejores circuitos se encuentran en los valles que rodean las montañas, si exceptuamos el excepcional itinerario que recorre la canal del Duje, la brecha que se abre entre el macizo Central y Oriental.

Los valles sí que ofrecen al ciclomontañero unas excelentes oportunidades para rodar por parajes increíbles, pero son itinerarios que misteriosamente han permanecido ocultos a los aficionados venidos de fuera. Atraídos por las fantásticas fotografías de las abruptas pistas de estos macizos. Pero antes de cerrar, es necesario romper con el mito de un territorio sólo apto para fanáticos o atletas de las dos ruedas. A pesar de lo retorcido y complejo que es el paisaje de Picos de Europa, aún se le puede sacar un puñado de rutas muy asequibles para hacer turismo sobre dos ruedas. A continuación desgranamos una selección de lo más granado de excursiones de estas características.

DSCN3573

 1.- COSGAYA - PIDO - COSGAYA (por Valdebaró) Esta excursión es uno de los más bonitos recorridos betetistas que se puede hacer en la zona. La ruta alterna dos mundos diferentes: el del bosque de Valdebaró, y el de las abiertas y altas praderías que se desparraman desde las paredes calizas hacia el fondo de los valles. Las vistas sobre el Macizo Oriental y sobre el Coriscao son inconmensurables al igual que las grandes manchas boscosas que tendremos a nuestros pies.

Salimos de Cosgaya por la carretera en dirección a Fuente Dé y abandonamos el asfalto en la Puente Nueva sobre el río Deva, para internarnos por una amplia pista que se abre a la izquierda. Es la pista de Valdebaró, de buen firme y poco tráfico, que va ganando altura hasta darnos un buen perspectiva de los Picos de Europa. A la altura de Pembes, que queda al frente al otro lado del tajo del Deva, la pista se deja caer en desenfrenada bajada hasta Pido. Una vez en Pido hay que dirigirse a Espinama, cruzar la carretera y buscar una casa porticada que da entrada a la pista de Igüedri,señalizada con las marcas del sendero de pequeño recorrido PR-PNPE 24.

DSCN8832

La pista, de firme irregular, tiene unas fuertes rampas que oscilan entre el 11 el 14 por ciento, en las que habrá que emplearse a fondo. La pista no da respiro hasta la Portilla del Boquejón A la altura de la fuente de Los Asturianos, (Campojito) nos desviamos a la derecha y nos orientamos al sur por orta pista muy visible que corta la ladera. Este camino está señalizado como PR-PNPE 22. En este punto, podemos respirar tranquilos pues las subidas han concluido. Nos espera una larga bajada por las amplias laderas del macizo Oriental.

Con tramos más o menos pendientes llegamos al cruce de Pembes. Un ramal se echa abajo en trepidante descenso hacia la aldea, pero nosotros seguimos por la amplia pista que se dirige a Peña Oviedo, a cuyo promontorio merece la pena acercarse. Después, una larga bajada nos conducirá hasta Mogrovejo, y desde allí, ya por asfalto, llegaremos a Los Llanos, preámbulo de la carretera que va hacia Fuente Dé. Ya sólo quedan unos kilómetros para retornar a la Cosgaya pelagiana, punto final de este bonito bucle.

Longitud: 30 km Desnivel acumulado: 1.180 m Horario: 5 horas

 2.- ESPINAMA-FUENTE DÉ- ESPINAMA Esta es una de las excusiones más típicas y facilonas de los Picos de Europa pues el teleférico nos llevará a lo más alto. Ahora bien, hay que tener presente que el teleférico sólo permite subir con bicicletas en las dos primeras subidas del día. Por si acaso, sugerimos consultar en las oficinas de antes de decidir hacer la excursión hay que llamar a Cantur, la empresa propietaria, e informarse bien. Su teléfono es 942 736 610 .

Si no deseamos rodar toda la carretera desde Espinama a Fuente Dé, podemos descender a Pido para tomar el amplio camino que va al puente de Pontesqué sobre la riega de Gandiján, que sale más adelante a la carretera de Fuente Dé. El teleférico nos lelevará más de setecientos metros de desnivel en un pis pas, hasta la estación superior denominada El Cable.

Al salir de las instalaciones veremos las primeras marcas de los senderos de pequeño recorrido PR-PNPE 23 y 24. Ambos senderos utilizan la única pista posible, fácil de remontar hasta la Horcadina de Covarrobles. Aquí, el PR-PNPE 23 vira hacia Cabaña Verónica, y el PR 24, se dirige hacia los majestuosos parajes de los puertos de Aliva.

DSCN7109

La bajada es larga, y en un primer momento muy pedregosa. Luego, el terreno se suaviza, la tierra da paso a las piedras y el camino se ensancha. hay que tener muy presente que por estos lares transitan senderistas y vehículos todo terrenos. Sin posibilidad de pérdida la pista nos conduce hasta las inmediaciones del Chalet Real, que dejamos atrás en dirección al hotel refugio de Aliva, un característico edificio de tejado verde.

 A nuestra espalda queda el famoso Espolón de los Franceses y la cumbres e Peña Vieja. Conviene parar para contemplar los puertos de Aliva y las paredes que lo cierran. En las inmediaciones del refugio giramos a la derecha por encima de Campo Menor, al encuentro de la pista que recorre toda la canal del Duje.

Al llegar a ella sólo hay que girar hacia el sur y comenzar a bajar dejando a la izquierda el desvío hacia Peña Oviedo. Nuestro camino traspasa la portilla del Boquejón, atraviesa los invernales de Igüedri, y en vertiginosa bajada nos devuelve a Espinama. Distancia: 15 km Desnivel positivo acumulado: 100 m Horario: 2 horas

 3.- ESPINAMA-FUENTE DÉ-SOTRES-BEJES Esta ruta comparte con la anterior el trecho hasta el hotel refugio de Áliva. El itinerario es apasionante pues nos descubrirá pasiajes muy distintos: desde los parajes calizos de Covarrobles, a los valles oblongos de los puertos de Aliva, para pasar a los viales mineros colgados sobre el hondo valle que separa Tresviso de las laderas del macizo Oriental.

El camino entre Sotres y Bejes nos compensará de la prohibición de rodar por el entrañable Cares. Es cierto que podríamos salir de Espinama y llegar a los prados de Áliva por la pista de los invernales de Igüedri, pero esta opción convertiría a esta ruta en sólo apta para atletas, de modo que volvemos a echar manos del teleférico y para ahorrarnos una repetición innecesaria y fastidiosa nos situamos en el hotel refugio de Áliva siguiendo las indicaciones dadas en la descripción anterior.

DSCN7631
Puestos allí nos orientamos hacia el norte y bajamos por un divertido sendero que cumbrea la La Lomba del Toro, una morrena central del doble valle glaciar de Áliva. Ahora bien, es posible que este camino esté prohibido por motivos de regeneración. Si fuera así, tendremos que utilizar la pista que desciende hacia el valle y que entronca con la pista que recorre la canal del Duje, tajo que separa el macizo Central (Urrieles) y el Oriental (Andara).

Una vez en ella giraremos a la izquierda (norte) en dirección a Sotres. Desde aquí la cosa es más o menos fácil, aunque el descenso tiene momentos fuertes, o sea, que iremos parapetados detrás del manillar y los frenos, hasta el paso canadiense que limita la tierras de Cantabria y Asturias, allí donde se sitúa la Piedra LLé, de curiosa historia. Desde aquí hasta las vegas de Sotres hay un pedazo de bajada muy técnica con un firme donde abundan grandes bloques y pedruscos. Después de la majada de las Vegas del Toro comienza un tramo plano que convierte la excursión en un estupendo paseo hasta desembocar en la carretera de Arenas de Cabrales a Sotres y Tresviso. Hay que vencer unas duras rampas sobre asfalto para llegar a este bello pueblito donde será imperioso tomar un descanso.

Las rampas continúan sin darnos un respiro hasta el Jito de Escarandi, una especie de explanada con magníficas vistas hacia todos los lados. En este punto se nos presentan dos alternativas. La primera es tomar el camino que sube hacia el refugio de Ándara, rodea la Pica de Mancondiú y desciende hacia la fuente del Vado de los Lobos. La subida hasta el refugio es técnica y dura como ella sola, pero la larga bajada por encima del hayedo del monte de la Llama compensa el esfuerzo. La segunda alternativa es más «humana». Consiste en tomar el camino que hay al fondo del aparcamiento. Al principio hay unas bajadas un tanto pindias, pero luego la cosa se tranquiliza y el camino se abre paso entre el bello bosque de la Llama con unas vistas magníficas sobre el valle del Deva. Es como una mini senda del Cares; sin gente, sin agobios, sin peligro, y sin sube bajas; al menos hasta llegar a la fuente del Vado de los Lobos. Un poco más adelante, en los abandonados Hornos del Doblillo, el camino se despendola y con el firme ya o ya hormigonado busca desenfrenadamente el pueblo de Bejes, y de allí hasta la Hermida punto final de esta larga y provechosa travesía. Distancia: 32 km Desnivel positivo acumulado: 150 m la opción fácil Horario: 5 horas Observaciones: requiere el concurso de dos automóviles
.
Textos y fotos @de Victor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...