Mostrando entradas con la etiqueta Cermoño. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cermoño. Mostrar todas las entradas

viernes, 21 de noviembre de 2008

Por tierras de Salas (Cordal de las Traviesas)

Punto de partida y Llegada: Salas

Kilómetros del recorrido total: 30 km

Desnivel Ascenso acumulado: 836 mts

Desnivel de Descenso acumulado: 859 mts

Horario: 3 horas

Puntos de paso: Mallecin- Casazorrina- La Sala- Cermoñó. Borreras- Santa Eufemi- Sobrerriba-

Salas. La placidez de un concejo muy desconocido para el ciclomontañero.

Tenía desde hace tiempo la idea de sacar una serie de recorridos como para rodar una mañana, enfocados para aquellos que no dispongan de mucho tiempo, y con las premisas de que estuvieran más o menos cerca a la tan trillada zona central asturiana, y que en tiempos invernizos fueran de fácil realización dada su configuración en longitud y altitud.

Por eso que desde que conocí las aldeas vaqueiras de Buspol y el Pevidal, con esos recónditos valles entre los corredores del Nonaya y del Narcea, pronto articulé una serie de recorridos que iré exponiendo a lo largo de este año y que son ideales para cumplir esos objetivos de los que hablado.

Recorridos que se ha ido configurando, no como uno los diseñó, sino como la propia configuración geomorfológica y el viario de la zona nos ha obligado a articularlos, pero no por ello pierden su esencia y belleza.

Se parte de Salas, no sin antes haber dado cuenta de unos Carajitos del Profesor, en la clásica y conocida cafetería Paraguay, para tomar a continuación el Camino de Santiago dirección a Oviedo, y que se toma en la primera rotonda según se sale del pueblo, tras cruzar la AS- 226 por el lugar de Mallecin.

Una traza que pronto nos va a presentar la vestusta cara del vial caminero jacobita, zonas de una belleza de cuyas muestras vamos a encontrar más adelante. Cruzamos por el provisional paso que se ha habilitado en la recta de la nacional 634, en la que se ha de extremar las precauciones en el paso, para darnos de bruces con una torre del siglo XV que luego comentaremos. Se cruza el Nonaya y entramos sin más problemas en el pueblo de Casazorrina.

Tras algunas vueltas, el personal autóctono, viendo que no nos convencían para ir por la carretera, nos indicó que en la mitad del pueblo hay que girar a la derecha en dirección al rio Nonaya y cruzarlo para ponerse al pie de la boscosa ladera, a cuyo pie nace una esplendorosa pista, que bien resguardada por la vegetación toma altura por La Puntona arriba hacia Casas del Monte, y Casa Muñiz.

Subida que no presenta más problema técnico que la fortaleza, pues la subida es mantenida y en ocasiones obliga a sentarse en la punta del sillín y apretar el desarrollo, de esta guisa subimos hasta Casa Muñiz donde la jarca de perros de la casa nos enseñaban los colmillos, de manera que salimos raudos hacia el pueblo de La Sala, dejamos la carretera que va hacia El Otero, y seguimos trepando por el interior del poblamiento hacia la corota del pico Dornón, o La Rubiera , pues los mapas no se ponen de acuerdo en el nombre o en su ubicación , y en cuyos aledaños se cruzan varias líneas eléctricas.

Una vez en la cocorota seguimos por el camino hormigonado que nos lleva a una cabaña para seguir hasta desembocar en una pista en cuyo vértice se cruzan las comentadas líneas de alta tensión. En la pista se gira a la izquierda parfa ir por entre la Tierra de Baxo y la Riba, camino de La Teyera Alta, a nuestro paso contemplamos unos inmensos maizales, guarecidos en el fondo de una suave vaguada, se prosigue la pista que de rumbo Sur pasa a tomar dirección Este.

Dejamos los ramales que salen a la izquierda, para doblar un poco más adelante ante una zona de cierre de bloque-piedra, y seguimos por esa pista cambiando el rumbo al Oeste, y colocarnos en la cumbral del Alto de la Llaguna, para desde ese atalaya contemplar las tierras salenses, de Belmonte, y Narcea.

Tras ello, desandamos el camino hasta el cierre de ladrillo del prado y cogemos el ramal derecho que va buscando las tierras de Cermoño, a la vez que vamos cambiando los firmes de tierra por los de hormigón. A los pies del cerro Los Lanos, que preside la aldea de Cermoño, una joven y bella autóctona, nos dio todo tipo de explicaciones para poder proseguir nuestra ruta, que en un principio se iba hacia El Pevidal, pero la opción era que desde esa posición teniamos mucha carretera, por lo cual recordando una conversación con mi amigo hiramista Paulino Lorences, recordé lo de un viejo Camino de las Traviesas.

La joven vaquiera o xalda, pues hasta ese punto no llegamos, nos indicó el camino a seguir hacia Santa Eufemia; Se baja pues como hacia Cermoño y antes de llegar al pueblo en un recodo del camino se toma la pista de hormigón de la izquierda para subir un poco, y abandonarla cuando entra en otro pequeño valle, allí nuestra ruta deja la cómoda pista y entra por un camino en descenso para encararse rumbo Este, por una suerte de caminos que se van enhebrando de forma muy sugestiva y amena, desfilandode esta manera por la zona del Veigallau, y por debajo de los promontorios de Entrepicos, La Escrita la sierra de Las Trviesas y Peña Burreras.

De este modo entramos en la aldea de Borreras siguiendo la huella de las Ermitas, primero pasamos por la del Cristo de la Salud y después enfilamos hacia la de Santa Eufemia, por lo cual seguimos por un viejo carretil que nos deja ante Casa Aníbal, ( una madura pareja tipo “Escenas de matrimonio” que nos invita a sidra de la buena o sea de casa, y cuya botella bajamos en un pis –pas, el bueno de Poldo y el que suscribe.)

Desde Santa Eufemia, nadie sabía indicarnos de camino alguno para bajar hacia la Cornellana, solo parece que está la carretera SL- 7, antesde bajar a ella, subimos al pico Los Tayos, pero apenas si adivinamos nada más que la masa boscosa que se deja caer hacia el Nonaya.

Regresamos a Santa Eufemia, y nos vamos carretera abajo para abandonarla a la altura del promontorio de Los Carbayinos o la Lomba, donde tomamos un camino a la izquierda en franco ascenso para dar a la vertiente de Cornellana, digamos que es un atajo caminero para quitarnos el rodeo de la citada picorota. La bajada bonita y con cierto sabor de vial ganadero, que tiene a ser devorada por la vegetación , nos abrimos paso de este modo hasta el pk 11 de la carretera SL -7 y seguimos por ella hasta las primeras casas de Sobrerriba, donde los conocidos hitos del Camino de Santiago nos echan hacia el viejo vial jacobita.

La ruta cierra de este modo el bucle virando al Oeste dejando los valle del Narcea y yendo hacia a la cantarinas aguas del Nonaya, por las zonas conocidas como Las Tierras y la Tempranas, rumbo hacia Llamas y su cantera, de nuevo camino de firmes de tierra que nos deja en un tramo asfaltado que nos guíasin pérdida hasta Villazón.

El camino jacobita con las marcas y los jalones de hormigón nos indican el rumbo a seguir, que siempre busca el acompañamiento del río Nonaya, pasada la zona de Fuente Caliente, con sus fríos bancos de acero , el camino entra por un traza d sendero insertado en medio del bosque, lo cual lo hace idóneo para un buen remate de ruta, tramos de una belleza antigua, cargada de iniciáticos viajes de fruidas y hadas, ya que el bosque respira humedad y musgo a cada poro.

De esta forma entramos de nuevo en zonas más soleadas como las de Casazorrina, donde los amables paisanos, que nos dieron las indicaciones, charlotean con nosotros sobre lo malo que está el campo. Proseguimos viaje hacia Salas, buscando el cobijo de la torre del siglo XV que añora poder hacerse con ella el catedrático y experto en turismo Muñoz de Escalona, con el que charlamos unos minutos, para seguir ya sin más pausa hasta Salas, dando por finalizada esta corta pero bella ruta.

Victor Guerra

Como siempre el track de la ruta en la pagina de Asturcon BTT blog

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...