Mostrando entradas con la etiqueta Cornellana. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cornellana. Mostrar todas las entradas

viernes, 27 de mayo de 2016

Camino Primitivo. 2ª Etapa: Cornellana-Tineo

  • P1090482
  • ·
  • Punto de Salida: Cornellana
  • · Punto de Llegada:Tineo
  • · Puntos de Paso: Villazón Salas- Bodenaya-La Espina- Pedregal  Tineo y vuelta
  • · Longitud de la Ruta: 63,7 km
  • · Horario de la Ruta. 6 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso: 1.343 mts
  • · Desnivel acumulado de descenso: 1343 mts
  • · Participantes: Polchi. J. Dolado- A. Truébano- Albano Capezzali-Natalia Palacios-Jose Ramón Orviz-Roberto Alvarez-Victor Guerra
  • · INDICE IBP: 127
En nuestra propuesta de seguir con el Camino Primitivo jacobeo por Asturias, afrontamos una nueva jornada cuyo punto de salida hemos definido en Cornellana, y en principio puesto el punto final de la etapa santiaguera en Tineo, pero por aquello de seguir el Camino Jacobeo, pero en esta ocasión por de no complicar la logística con coches pues se planteó un retorno a modo de bucle, aunque al final casi que volvimos por el mismo camino, aunque lo que teníamos en mente era regresar por la Cordal de Tineo y la zona del Aguión, pero el viento reinante y la climatología nos aconsejaron otro retorno.

P1090519P1090421P1090517

Salimos del Monasterio de Cornellana, que dicen fue levantado en honor de haber encontrado a la hija de Bermudo II de León , pues su hija (Infanta Cristina) se perdió por estas latitudes y fue cuidada por una osa. ¿Habrá que preguntarse qué hacía tal hija por Cornellana y por los bosques astures? Que buscaba champiñones. La Wiki no dice nada de todo eso.

Ante los muros monacales que rigió en su tiempo la todopoderosa orden cluniacenses y luego hereda de los benedictinos, propusimos el punto de reunión del grupeto ( 8 bikers) que estabas ansiosos por acometer estos nuevos territorios, un tanto desconocidos para algunos, por tanto tras tomarnos algo y saludar a la nueva compañera de pedales: Natalia Palacios, nos pusimos en marcha probando piñones, fuerzas y perniles por el repecho de Sobrearriba, lo cual ya nos puso en situación y en fila de a uno.

DSC_0018P1090420DSC_0019

En el pueblo ya dejamos el asfalto para entrar en tramos más estrechos que bordean dirección Oeste las laderas del Campo de los Vaqueiros, echando en algunos trechos pie a tierra, por dificultad técnica y por trasiego de bikers y jacobitas.

Tras coronar el repecho, el sendero se deja caer por unos zigzagueantes trazos hasta el río Nonaya que tocamos por unos instantes para llegar a las orillas del arenero de Llamas, cuyo pueblo cruzamos siguiendo las marcas jacobeas que nos llevan al Puente la Carril, entrando en la parroquia de Villazón para ganar los aledaños del Puente Villampero y por la zona bajera llegarnos a los laterales de Quintana. 

Tras dejar atrás la Casa de Mexil, de nuevo un intenso tramo de senda y camino por el Espenidal adelante para llegar a un lugar que siempre me ha gustado por su simpático nombre: Casazorrina, y «da questa guisa» seguir hacia el solariego caserío de La Debesa, tras mojarnos los pies en el Nonaya, y ya camino adelante entrar en Salas por el pueblo de Mallecín.

DSC_0027DSC_0036DSC_0031

Salas, cuya fundación de la puebla se debe a Alfonso X el Sabio, aunque en parte su belleza dicen las crónicas que se debe a la acción del inquisidor Valdés Salas. Fuera como fuere, cuando llegamos a la capital salense esta rebosaba de gente del motor, que mostraba su amor a base de acelerones y petardazos del escape.

Salimos del tumulto automovilístico raudos y veloces, eso sí con el respeto de unos hacia los otros, y ambos en direcciones contrarias, el vuestro con el objetivo de afrontar uno de los tramos más interesantes del Camino Primitivo, la subida hacia Bodenaya.

Dejamos atrás la atestada Torre de la Vila para pegarnos ya en lo rural a la vera del rio Nonaya que ahora queda por debajo de nuestro ciclar, y por el estrecho valle fluvial vamos cogiendo altura hasta la obligada parada para ver las Cascadas del Nonaya que baja del pueblo de Peñallonga.
DSC_0048DSC01799DSC01787

Tras la visita, ahora nos queda remontar un tramo que por La Pavera gana el emplazamiento de El Llanón en la misma carretera N-634. Es un tramo con alguna exigencia técnica en ascenso que vamos ganando cada uno según su calidad y cualidad, hasta la misma carretera por la cual seguimos en ascenso unos metros hasta coger el desvío ante la vieja casa de Servando, donde se toma a la izquierda, cruzando la carretera y afrontando el trazado que circula por tramos que hacen de camino de servicio de la Autovía.

A eso de los 17 km rodados y a 658 mts., de altitud se gana la aldea de Porciles, y tras cruzar la Carretera Nacional- 634,en Bodenaya, que nos recibe con su peculiar albergue peregrino, a cuyo punto nos ponemos la ropa de agua, pues el chubasco nos pilla camino del enclave de La Espina, donde descansan los restos del que fuera el último Presidente de la República Española en el exilio: José Maldonado, al que he dedicado un pequeño trabajo historiográfico..

DSC01798DSC01802
En La Espina, nuestras viejas migas del Café París, han colgado los trastos, por lo cual nos vamos a otro bar a tomar un reconstituyente para afrontar la nueva fase del Camino que tenemos previsto para poder llegar a Tineo y dar la vuelta.

El personal está contento, pues la nueva amiga rueda bien, la ruta está gustando, aunque el viento reinante y la amenaza de lluvia tiene a alguno del grupo un tanto atribulado porque la lluvia nos fuera a pillar y dejar fuera de combate.

Afrontamos el segundo tramo del Camino Jacobeo por tierras tinetenses, subiendo por La Calea Arriba, como dice el amigo Juan Moreno «o todo para arriba o en falsos llanos por las medias laderas», lo cierto que el bello camino que nos separa de Tineo, es de una belleza excepcional. El Camino en cuanto coge altura y deja atrás La Pereda, a la altura de las Matiegas presenta unas excepcionales vistas al Sur sobre las amplias praderas tinetenses con las viejas cordales que se abre al pie del río Narcea de fondo.

P1090491P1090492P1090490

Vamos por una sucesión de caminos y sendas que van enlazando pequeñas aldeas ganaderas como El Espín, Argumón, o algún pueblo más grande como Pedregal, para de nuevo subir a faldear por las Tabladas de Rozón y La Escalada. Todo un tramo de excelsa belleza tanto por el entorno como por el propio camino que presenta tramos embarrados, pues el agua mana por todos los lados, pero eso es parte de la belleza de la etapa, aunque los jacobitas vayan un poco agotados de tanto sortear charcos y escorrentías.

Es increíble la cantidad de peregrinos que nos fuimos encontrando por el camino, en general señoras, y casi todos de bastante edad, como las dos señoras oriundas de Gijón y residiendo en Francia y Bélgica desde casi que eran niñas. Una d eellas residente en Alpes me preguntó cual era la lógica de las marcas del Camino Primitivo, pues desde Oviedo se venía haciendo esa pregunta. )

Hemos visto algunas otras parejas jóvenes, con espectaculares palos cogidos en cualquier sitio y a modo de bordón caminar con él, a pesar del peso y la deformidad del palo, turigrino los llaman. En fin, cada uno hace el Camino como le viene en gana, como puede y como sabe.

P1090471DSC01803P1090476

Dejamos pues a los jacobitas que iban rumbo a Santiago, y seguimos el bello camino tinetense que se abre paso entre carrileiras de piedras a modo de linde separando prados de un verdor increíble, al llegar aquí como los jabalíes del grupo tiraban , nos quedamos al refugio de un notable roble a picare algo y comprobar como en medio de unos rayos de sol aparecía el granizo ¡ Espectacular.¡

Subimos un poco más por encima de Santa Eulalia de Tineo para cruzar el riego de Ferroiro y entrar en el entrañable lugar de la Ermita de San Roque, al pie del pico Las Eras a Tineo donde se concluye la 2 ª Etapa que hemos establecido para esta ocasión.

En Tineo tras unas fotos ante los monolitos de José Maldonado, último presidente de la Republica Española en el Exilio, y contemplar como la que fue su casa que fue tomada por las fuerzas triunfadoras para usos del sistema, hoy esta se cae a pedazos, cuando debería ser todo un homenaje a modo de pequeño museo dedicado a su quehacer y a los valores republicanos. Pero esto es España y su extraña concepción de la Memoria Histórica.

P1090456P1090443

Concluida la ruta establecida como Camino Primitivo con fotos varias, ahora nos queda el regreso, que como digo estaba previsto hacerlo por las cordales, pero viendo el cariz climatológico y el fuerte viento, pasamos de subir a la Casa el Puerto, y ciclar la Cordal de Tineo para llegar a la Espina, por cuyo motivo nos echamos a la carretera que comunica Tineo con la Espina que va en paralelo al Camino se Santiago, y en fila de uno nos vamos relevando hasta llegar a la Espina , habiendo cubierto en poco tiempo los 11 o 12 km de distancia que existen entre un punto y otro.

Ya en la Espina se plantea la cuestión ¿Qué hacer? La Cordal de Aguión para desde ella ir hacia El Viso, y dado lo avanzado del día y la climatología no parecía una buena alternativa irnos hacia el promontorio de los Eólicos y bajar hacia Salas por las amplias pistas, eso atraía poco al personal, por lo cual decidimos disfrutar del Camino en sentido inverso.

P1090461P1090465DSC01804

Pues por delante teníamos la bonita bajada por el Nonaya hasta Salas, no faltó tiempo para plantearlo, cuando ya arrancamos para tomar en Bodenaya el camino de descenso, no era el trialero sendero del del Viso, pero nos valió, pues este tiene las dificultades justas como para que podamos soltar freno, sin “mancarnos” que diría el otro, y fue en este tramo donde el amigo Poldo y Natalia, y algún otro, de los que no se acuerdan que hay frenos, gozaron como verderones que dice el refrán en la bajada.

Y así fuimos enfrentando la bajada en base a tramos y en una hora interesante, pues dado lo avanzado de la tarde no había peregrinos, por tanto, teníamos para nosotros todo el descenso hasta concluir de nuevo en Salas

Aquí sí que no hubo otra opción, ya que la mejor era volver a realizar el Camino pegado al río que unas horas habíamos ciclado, y dicho y hecho, aunque la subida al cotero antes de dejarnos caer hacia Sobrearriba, se nos atragantó a más de uno pero valió la pena.

Llegados a Cornellana, pues ya se sabe, lo primero un lavado de cara a base de pañuelitos para bebes, salvo alguna que cuenta con ducha portátil…, y luego a celebrarlo con una cerveza, para una buena recuperación como mandan los cánones del ciclismo.

P1090460
  • · Fotos de la Ruta de Victor Guerra, Albano Capezzali, José Ramón Orviz
Victor Guerra

viernes, 20 de mayo de 2016

Por el Camino Primitivo: Oviedo-Cornellana

· IMG_4947
Foto de Juan Piñera
  • · Punto de Salida: Oviedo
  • · Punto de Llegada: Cornellana
  • · Puntos de Paso:Lloriana, Gallegos-Venta Escamplero-Valsera-Premoño-Anzo-Peñaflor-Grado- El Fresno-Doriga
  • · Longitud de la Ruta: 37 Km
  • · Horario de la Ruta. 4 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso: 797 mts
  • · Desnivel acumulado de descenso: 954 mts
  • · Participantes: Javier Paredes, Luz, Albano Capezzali, Javier Dolado, Juan Piñera, Angel Truébano, David Suárez.
  • · INDICE IBP: 83
Hay días que todo sale un poco raro, y esta primera etapa del Camino Primitivo, que debiera de haber sido algo especial, porque se arrancábamos desde el mismo Oviedo para acometer una primera etapa, de uno de los primigenios caminos astures, conocido como Camino Primitivo, se quedó sin foto oficial de salida
.
P1090348

citar a mis conmilitones a las 8 de la mañana, hubo de retrasarse la salida hasta la 9 de la mañana por problemas varios, dando por comenzada la ruta al pie del Archivo Histórico de Asturias, tomando rumbo hacia La Florida comandados por D. Javier Dolado, tras un apresurado té en el café de La Luna de Oviedo.

Tras dejar los trastos, pronto nos colocamos en la traza del viejo Camino jacobita que enfila hacia el límite provincial, hacia el límite provincial en Fonsagrada, de cuya población aún quedan muchos kilómetros por cubrir, pero al pie de Oviedo se empiezan a dejar ver los primeros vestigios santiagueros como las fuentes, perdidas por viejos tramos de bosque o las capillas y los viejos tejos de vetustas reminiscencias religiosas.

image

El Camino arranca pues de Oviedo, y lo hace dirección Oeste por Llampaxuga para ganar la iglesiona de Santa María de Lloriana, a cuyo pie el bueno de Ricardo Morjardín sigue durmiendo la mañana, amarrado a sus oníricos sueños zoo, pese a llamarlo a voz en grito, ¡Ni caso¡.

Seguimos ruta para emprender una bajada hasta entroncar con la carretera AS-232 a la altura de Campiello. 
  P1090319IMG_4930

Esto será toda una constante, tramos de camino y carreteras locales. Ahora seguimos en ascenso hasta Gallegos, donde nos desviamos a la derecha para entrar en un sendero en descenso hacia el río Nora, teniendo como referencias el Molín de los Quintos, nunca entendí por qué el Camino jacobita hace este bucle, y se mete en la fondigonada del río con lo que ello suponía de peligroso para el peregrino, barro, agua y mucha humedad, amén del desnivel que se pierde y que hay que volver a ganar desde Los Arroxos, ya por asfalto (ahora) a la Venta de Escamplero, que presenta un desnivel endemoniado, cuando el tramo es recto y sin complicaciones.

Por el camino jacobita, vamos encontrando grupos de muy diversa índole que van haciendo el Camino Primitivo camino de Oviedo, y me llama la atención como contraste entre lo amables que son los jacobitas mientras hacen el Camino, y el trato tan arisco que nos ofrecen hoy, tal vez sea esta lluviosa mañana ovetense, o por l pelea con el barro, o por el paso de nuestras trotonas, o por el poco manejo del idioma, pues muchos de ellos son extranjeros, y es que en general no presentan un amable semblante. Lo cierto es que está resultando una dura climatología esta primavera para los temas camineros

DSC_0019DSC_0009

Ganada la Venta de Escamplero se sigue por carretera por la parroquia de Valsera y por Taraniello hasta desembocar ante la ermita de la Virgen de Fátima en el mismo Valsera, donde dejamos la AS- 232, para tomar por un acceso local marcado como PR.AS 172, cuyo trazado nos mete en una bonita valleja con el Molino de la Razaba, pasando al pie de Cueva Oscura y por Picarín, todo ello a la par del río Andallón para de este modo ganar la Ermita de San Ana de Premoño, que fue en su tiempo Hospital de Peregrinos.

El personal parece tener prisa, y más desde que comentamos la posibilidad de tomar una cerveza con nuestras amigas de Confitería Pastur de Grao, lo que ha dado alas algunos de los colegas, y pasaron de visitar las termas de Premoño, para internarse en el bello recorrido hacia Paladín, por la Vega de Anzo, donde probé la bicicleta que aportó Albano Capezzali, por cortesía de Deportes Roxin de Avilés, una Trek de ruedas gordas, al estilo de fat bike, que era como subirse a tractor, pues las sensaciones son raras, amén de que tirar por todo el trasto con la fricción que tiene me parece bestial.

IMG_4926

Por otro lado, rodar al lado del Nalón siempre es un gusto y su diminuto sendero se nos queda pequeño puesto que pronto hemos de salir a la AS-234 cerca de Las Casas, hasta desembocar en el Puente de Peñaflor, el cual más que recordarme a las rutas jacobeas, me recuerdan a las invasiones napoleónicas, aunque es esta ocasión el paso por Peñaflor, pueblo fue diferente pues me interné por la calle signada como camino, y sí que la estructura responde a las calles eje santiagueras.

Tras el pueblo, viene el rodar por el amplio camino que surca las Vegas de Grao, entrando de este modo en la villa moscona por excelencia, tras las «vistas» de un bonito y expresivo nalgatorio cuya imagen nos acompaña hasta el mismo centro de Garo, donde nos refugiamos unos minutos en la Pastelería Pastur, con sus simpáticas doncellas, cada día más guapas y salerosas.

P1090347P1090352P1090350

A la salida de la confitería, perdemos 4 unidades bikers, pues Luz y Javier, huyen para coger el tren a Oviedo a sus quehaceres y Truébano y su amigo retornan a Oviedo rodando, o sea que nos quedamos los 4 de marras: Javier Dolado, Albano Capezzali, Juan Piñera y el que suscribe, que emprendemos la ruta, cruzando toda la villa moscona para ir tomando el pulso a la larga ascensión que nos queda hasta el Fresno, mientras Juan me va comentando la misoginia experiencia a la inversa que ha tenido con las «Mama Chicho» en pleno siglo XXI. En fin, las cosas de la moda y de los patrocinios.

Seguimos nuestra ascensión pura y dura por el Acebedo arriba, donde somos alcanzados por Manu Luengo y su compañero, que suben a buen ritmo, al menos hasta encontrarse con nosotros rebajando así su marcheta para comentar algunas cosas, y despedirnos en La Venta, donde me quedo de ultimas exprimiendo el desarrollo a tope, pues los repechones hasta alcanzar El Fresno, son duros de cojines, pues hay que ganar unos 300 mts de desnivel en apenas 4 km.

P1090354P1090356

Aunque una vez ganado el Santuario del Fresno, con 30,7 km rodados digamos que la cosa está hecha, pues, además de ganar la vertiente, nos ganamos también cambiar de concejo, pues ahora nos vamos al de Salas el cual nos presenta una bajada por Doriga, por caminos y sendero, que ahora debido a la presencia de la autopista, han ido variando su trazado.

Por cierto, la autopista presenta toda una vista con su extraño avance, con impresionantes columnas que no parecen comunicar unas con otras… en fin prodigios de la técnica que iremos viendo cómo avanza.

IMG_4960IMG_4945

En San Marcelo se conecta con la carretera SL-9 para luego bajar por un camino por la Reaz hasta Doriga, cuyo bello palacio no veo, y tras cruzar de nuevo la SL-9 nos vamos por el camino del Cementerio hacia Marcel, por un sendero peligroso en pendiente y en piedras, muy mojado, pues en el descenso nos ha caído el aguacero del día, y el firme del sendero está como para irse en plancha, tras forzar algunos tramos y bajar con la trotona del ramal hasta Casas del Puente, y a la vera de la AS-15, y rodar por ella por la derecha hasta la Rodriga (famosa rotonda) y de este modo entrar en Cornellana triunfantes, aunque un poco mermados.

P1090362

Si mucho entretenimiento, nos aposentamos en Casa Ricardo, y con el acompañamiento de una buena sidra de Muñiz, un tanto fría, y con un buen menú del día, y unos platos de callos, vamos fetén, pues luego hay que coger el tren bien en Grao o bien en Pravia, pues Dolado no le entusiasma nada subir la Cabruñana y hacer el largo descenso hacia Grao, prefiere lo plano de Pravia, sin saber lo que el apretón que le espera por marcar ritmo durante la salida.

Apretón el de Juan Piñera, que la sidra fría le hizo efecto, y mientras yo dando pedal y dejándole tiempo para sazonar las tierras pravianas, Albano le mete un apretón de madre a Dolado, que se le salían las muelas de la encía de tanta presión rodadora.

P1090364P1090365

Al final, acabamos en Pravia frente a dos orujos, esperando un tren hacia Oviedo, cuando nos íbamos a montar el maquinista nos dice que tenía que conectar con la “central” (¿Madrid?), para ver si admitían cuatro o cinco bicis en el vagón, frente a la obligación que tenían de llevar tan solo tres,… Increíble, al final hubo autorización, suerte …. y mientras tanto FEVE perdiendo usuarios. Esto es España,¡¡¡

Así concluimos nuestra primera etapa del Camino Primitivo.

  • · Fotos de la ruta de Juan Piñera, Albano Capezzali, Victor Guerra
Victor Guerra

viernes, 8 de enero de 2016

RODANDO POR MONTES Y VALLES SALENSES

IMG_20151213_100246_HDR
Foto de Pablo Riopedre.
  • · Punto de Partida y Llegada: Salas
  • · Puntos de paso: La Debesa-Otero- Reguera Oscura-Borreras- Santa Eufemia-Llamas-Sobre arriba- Cornellana- Nisales- Candanonegro- Casamayor-
  • · Kilómetros de la ruta: 38
  • · Horario de la ruta: 5 horas
  • · Desnivel de ascenso acumulado:1.234 mts
  • · Desnivel de descenso acumulado: 1.259 mts
  • · Participantes: Fernando Torres; Poldo Figueiras; Noelia Rojo; Pablo Riopedre, Javier Dolado, Marcos F. Cernuda y Victor Guerra
  • · IBP Index: 119
En la excursión anterior por las tierras de Salas, nos encontramos con la posibilidad de ampliar nuestro conocimiento sobre la zona, realizando algún que otro novedoso recorrido, ya que la parte occidental ya la hemos recorrido en otras ocasiones, aunque de eso ya hace años, y a buen seguro que será bueno recordar esos viejos territorios de antaño, pero ahora nuestra meta es rodar las amplias laderas del río Nonaya.

P1070879

En esta ocasión la propuesta pues consistió en recorrer abarcar los montes y cordales a ambas orillas del río Nonaya, o lo que es lo mismo, los territorios de ambos lados de la carretera Nª 634 que divide en dos al Concejo de Salas.

Partimos pues del centro de Salas, tomando para salir  el Camino de Santiago en dirección al núcleo de La Debesa, o sea que se toma el Camino de Santiago pero al reves. dirección a Oviedo, lo cual nos lleva a cruzar la carretera Nª- 634, lo cual pese a que no tiene casi tráfico, debemos hacer con suma precaución.

image

Una vez cruzada seguimos las marcas jacobitas hasta el torreón de La Debesa, en cuyo punto se abandona la senda jacobita para tomar a la derecha por un camino-senda que hay momentos que se pierde y debemos tomar por los laterales, atravesando los prados de Los Villabarcios, un camino que se ha ido abandonando y que a buen segur que debería ser recuperado pues forma parte del patrimonio vial del Concejo.

Este camino medio cerrado  nos deja en el pueblo de Otero o Outeiro, para gustos y dialectos hay nombres de todo tipo,  tras cruzar la riega del Nonaya, vamos virando dirección Sur, emprendiendo la subida  por los barrios de Las Casonas y Las Fulgueras, con la intención de ganar la cumbral, para lo cual seguimos el amplio camino que sube pegado a la vera de la riega del Fornu u Oscura, de nuevo varias denominaciones,  pues cada mapa la llama de una forma distinta a la citada riega, en un momento dado podemos ver  bello molino, que no estando en uso se encuentra en muy buenas condiciones al menos en la parte exterior..

P1070887P1070886P1070888

El camino pica en ascenso para ganar el Ceniceiru y la Campa Grande, nuestra idea era ganar la cumbre de la Sierra de las Traviesas y por ello  dejamos atrás la Campa Grande, pero casi todos los recorridos para voltear sobre la cumbral del Monte los Picones estaban cerrados por la maleza, salvo algunos que nos sacaban de la zona, motivo por el cual volvimos sobre nuestros pasos hasta el cruce de Campa Grande (7,38 km) girando a la izquierda para ganar el solitario caserío de Reguera Oscura, que se sitúa 500 mts., más adelante, y con cuyo paisano estuvimos charlando, y fue el que nos confirmó lo cerrado que estaba el monte y las pocas posibilidades de rodar por la cumbral, y por donde veníamos era lo más conveniente para rodar.

Seguimos pues por el camino de acceso al caserío dirección a  Branartosa dejando de este modo el acceso del citado caserío con el pueblo de Cortes, con 8,8 km recorridos.

IMG_20151213_100251_HDRIMG_20151220_102624_HDRIMG_20151213_100254_HDR

Nuestro recorrido siguió el rumbo que tomamos en Campa Grande, o sea hacia el Este , bordeando por la ladera Norte el Alto La Laguna, a partir de  cuya conclusión  cambiamos a la ladera Sur de la Sierra de las Traviesas, lo cual nos aportó una seria de trazados interesantes, en general caminos en bastante buen estado y planos, los cuales nos fueron llevando por encima de los pueblos de Cermoño, La Planadera, Valbona, y paralelos a la carretera local SL-7.

Tras un buen rato disfrutado de la ruta desembocamos en el pueblo de Borreras, donde hicimos un pequeño alto para  poder dar un bocado ante la remodelada Ermita del Cristo.

P1070906P1070907P1070914

Recuperados por el descanso, seguimos de frente por el camino que nos llevó hasta la vera de la ermita de la Santina, entrando de este modo por encima del pueblo de Santa Eufemia. Seguimos de frente dando vuelta Alto del mimo nombre, abandonando aguas  vertientes de Santa Eufemia, para virar al Norte por el paso de Las Llanadas, marcado con la presencia de la Cabaña de Pacho, de tal manera que entramos en aguas vertiente de Llamas, dando comienzo a un vertiginoso descenso que nos llevó a la vera de la riega de la Castañalinas o Zerzalinas, hasta desembocar ante la Ermita de Llamas con 16, 6 km., de recorrido.

De nuevo en el fondo del valle salense en las riberas del Nonaya, retomamos el Camino de Santiago dirección Este para entrar en las primeras casas de Sobrearriba. Es este un trozo bonito de ciclado por entre prados y por encima del río Nonaya del cual nos separamos para entrar a los 19 km, por el Barrio de Ramón y La Casada rumbo Norte, hasta un tramo que no está muy clara la ruta que que  en bajada  hacia el Molino de Arriba, a las puertas del Monasterio de Cornellana, al que se llega en un momento, y  donde se impone un parada para dar cuenta de los bocatas, a la vez que observamos, una vez más, las inacabadas obras de recuperación del cenobio salense de San Salvador.

P1070920P1070919P1070921

Tras un merecido descanso, de nuevo a las trotonas para abordar la realización de la otra ladera del rio y la carretera, lo que nos impone cruzar la Nª -634 por el centro de Cornellana con destino al altozano Cementerio que preside la villa, tomando de este modo el camino que se desarrolla a la vera de la riega de Pontón, y por el cual se va rumbo  Sur, bordeando  el promontorio de La Cruz de las Arenas, camino de los núcleos de las Nisales y Candanonegro, todo ello por carretiles asfaltados, lo cual ya nos perseguiría durante casi toda esta parte del recorrido, donde encontramos una buena caterva de caminos asfaltados.

Nuestra idea era que parte de estos viales fueran camino, pero nuestro gozo en un pozo, y ya puestos pues disfrutamos de una excursión cicloturista por solitarios carretiles locales que nos llevan hasta  Candanonegro, desde el cual seguimos subiendo hacia el Collado de Avieras.

 
P1070923  IMG_20151213_094646_HDR
Aquí la idea inicial era ir hacia  Sandamias y recorrer la ladera norteña de la Sierra del Llano, pero viendo que la tarde se echaba encima y la frialdad nos atenazaba, nos fuimos por la derecha por un carril asfaltado que pronto dejamos para entrar en un recorrido más montuno que nos dejó ante unos prados, y poder  de ese modo llegar a las Casa de las Cárcobas.

Realmente no sé si mereció la pena la variante, pues hay dos alternativas: 1ª des Avieras seguir por carretera  hasta las Cárcobas , y 2ª  en vez de virar hacia los prados , igual merece la pena seguir de frente hacia la zona boscosa dejando los prados y el valle de Cárcobas a la derecha , para alcanzar casi que la cumbral del monte por un lateral  y bajar posteriormente por ese mismo Monte de Palmayor hacia Casas Arriba , para luego intentar llegar o los núcleos de Loris o a Villacarisme, lo cual arroja algo más de caminos de tierra.
 
P1070910P1070913P1070912
 
En todo caso nosotros  bajamos por los prados hasta la Casa de las Cárcobas  y de ahí ya bajamos por la carretera SL-4 a Loris, bordeando todo el Sierru de Loris, llegando de esta forma a Casamayor y Feginonte pertenecientes a la Parroquia de Camuño.

Desde aquí  teníamos previsto atacar la ladera del Pico del Viso para llegar a la Ermita del mismo nombre, pero una cosa es lo que se piensa y otra lo que se hace, y los caminos trazados en el track de GPS estaban muy cerrados de vegetación y realmente la tarde se estaba poniendo muy fría, por tanto  al cruzar la riega de Camuño y ver que nuestros trazados estaban comidos por la vegetación, el personal prefirió seguir rodando por asfalto dejando el posible  enclave de Villamar para subir hasta el Viso y descender  por la bajada trialera del Viso hacia Salas.

P1070925

Pero el personal ya se echó carretera abajo y pasó de nuevas empresas, yendo ya todos  por la AS-225 que cogimos en Fenigonte hacia Salas, sin más entretenimiento, dando así por terminada en Salas una ruta media que de se desarrolla entre unos recorridos ideales para la bici de montaña y otra parte ideal para la bici de carretera. Dos realidades distintas en un concejo interesante para la bicicleta en toda su dimensión.


Victor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...