Mostrando entradas con la etiqueta Costa Oriental. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Costa Oriental. Mostrar todas las entradas

viernes, 17 de noviembre de 2017

VUELTA POR TIERRAS LLANISCAS

P1170323
·
Punto de Salida y Llegada: Posada de Llanes
  • · Puntos de Paso: Turanzas- Lledías- Las Mañangas -Porrúa-Pancar-Llanes-Celorio-Barro-Niembro-Bedón
  • · Longitud de la Ruta: 42 km
  • · Horario de la Ruta. 4 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 820 mts
  • · Participantes: Juan Piñera, Nando del Pozo, Sandra Alvarez, Toño Cuervo, Leopoldo Figueiras, Tania, Javier Paredes, Luz Fernández, Luis Roza, Ivan Menéndez, Shephen Quirós, Miguel Vallina Victor Guerra.

La zona oriental de Asturias siempre es un referente en nuestras actividades y como queríamos hacer la primera parte del Camino de Covadonga desde Llanes, tras haber realizado la segunda parte desde Corao por la Calzada de Riocaliente, con un bucle sobre Igena, pues ahora era el momento de realizar esta segunda parte del recorrido inicial

Ruta que cerramos con un bucle sobre la rasa costera tomando como referencia el Camino de Santiago, por tanto, el lugar de concentración no pudo que ser otro que, Posada de Llanes, también por aquello de diversificar los puntos de concentración.

image

Desde Posada de Llanes, buena villa para empezar la ruta que celebramos y con  la buena acogida en el Bar La Plaza,  donde tomamos el café para echarnos a la ruta en un día que se planteaba de buenas maneras, sobre todo después de haber estado lloviendo toda la semana, lo que nos hacía presagiar que Las Mañangas de Porrúa,  podían estar hasta arriba de barro.

Salimos de Posada dirección Sur, a través de la carretera AS-115 hasta Turanzas, donde un poco más allá del desvío de la entrada a  los Apartamento o Casa Rurales, nos desviamos a la izquierda, rumbo Este, para por medio de un amplio camino enlazar con el trazado del GR-105.2  Camino de Covadonga, y que desfila por encima de la Roza,  ya pegados a la ladera del Sierro de Llabres.

Un camino amplio que nos mete en Lledías,  y tras dar una vuelta a una finca,  nos metemos de nuevo  en los laberintos senderiles de las Mañangas de Porrúa, tomando la senda que persiste en seguir al Este desde el Carrozu hacia la Laguna de la Marea, tramo entre camino y senda, cuyo trazado y nos adelantó lo que tendríamos por delante, no tanto barro como pensábamos, pues el sustrato del firme, es de sílice, por tanto, todo el camino es más bien arenoso, eso sí con bastantes charcos

.P1170241P1170242

Este es un itinerario  de sendas estrechas que tiene unos 5 km de longitud, y que hace las delicias del amplio grupo hoy reunido, pues a los habituales se han unido algunos amigos bikers  que querían rodar por estos tramos estrechos, salpicados de charcos y diferentes vados que tendremos que cruzar, que hoy rezuman agua por doquier, sobre todo el Arroyo de la Bola, el cual vamos entrelazando en nuestro rodar por estos singulares predios de Las Mañangas.

En ellas nos topamos con una cuadrilla a la  caza del Jabalí, cuyos perros vadean como pueden el arroyo y algunos no saben si seguir el rastro de los suidos o nuestras ruedas. ¿Porqué a los perros  les entusiasmará tanto nuestras ruedas?
P1170244P1170245P1170246P1170247
P1170248P1170249P1170250P1170251

Seguimos rodando por las Mañangas y cada uno va cogiendo los senderos que le parecen más idóneos, aunque los charcales no hay dios quien lo evite, o sea que nuestras trotonas salen de ellos chirriando por la arenilla sílice que se cuela por entre los rodamientos y la trasmisión. Lo cierto es que estos senderos son una auténtica lijadora para nuestras btt.

Al final del divertimento concluimos ante el cruce que nos llevaría por la izquierda directamente hasta Porrúa, pero nosotros seguimos por el ramal que queda a la derecha que sigue a la riega de la Bola hasta la fuente Garandiella para concluir ante la carretera LL-7 que baja del Alto de la Tornería.

P1170252
P1170255P1170253

  

Seguimos por el ramal descendente, y  como al kilometro se continua por un carretil que pasa por entre Sal de la Mesa y Pontigas, para colocarse en Collado del Acebo , y de este modo entrar en el centro de Porrúa, donde tomaos otro singular camino, el llamado  Cólera de las Cruces, y por las Atazadas volvemos a la LL-7, para entrar en Llanes por el Sur, o sea  por la aldea de Pancar siguiendo la reguera Carrocera, a cuyo sen se abre una senda fluvial que nos permite llegar hasta la Ermita de los Altares, que es parte de la hacienda de D. Pedro de Inguanzo y Porres, que fue diputado a Cortes y Senador del Reino, y cuyo palacio fue levanto a partir de 1860, el cual se dice se gastó el paisano unos 90.000 duros de la época. Un fortunón.

A los restos de esta mansión se llega por la ya citada LL-7, la cual dejamos para continuar por la senda fluvial de nuevo, y  entramos de esta manera en el centro de la villa de Llanes y capital del Concejo.

P1170272

Es increíble com cambian los pueblos, en cuanto viene el invierno, Llanes se nos presenta a la hora más allá de la comida, semi desierta, cuando no hace apenas unas semanas estaba rebosante de gentes y de actividad. Que por cierto algo que si  que vemos que abunda cuando cruzamos estos pueblos llaniscos, es el cartel de se «vende o se alquilan» casas y casonas.

Cruzamos la villa para acercarnos a la iglesia de Santa Maria,y poder enseñarles a los compañeros bikers.  la única huella templaria pétrea que tenemos en Asturias, un templario que abre su capa y nos enseña la famosa TAU. Impresionante este juego de andar buscando templarios por las arquivoltas del pórtico de la impresionante iglesia llanisca.

P1170286P1170291

Salimos de Llanes por el famoso Paseo de San Pedro, para buscar las marcas jacobitas al pie de la famosa urbanización fallida de La Talá, y poder  entrar de este modo en Póo de Llanes por La Collada y dirigirnos hacia su famosa playa, y estando la mar baja aprovechamos para rodar por el arenal cruzando el pequeño brazo fluvial del la riega Vallina y su entronque con el mar, para colocarnos en la otra orilla de la ría de Póo y enfilar por su rasa costera, camino adelante hacia los restos de la Ermita de San Martín, y siguiendo la marcas amarillas del Camino de Santiago, pasamos por delante del Monasterio de San Salvador para cruzar una vez más por el arenal, toda la playa de Celorio, saliendo por la playa de Palombina hacia Barro.

P1170293P1170295

Tramos semiurbanos que nos permiten a toda la grupeta biker  alcanzar Barro y el área desde el que todo el mundo admira la iglesia de Niembro, que no su cementerio, que está de espaldas a la ría de Barro,  lo bello del reflejo es un conjunto en el cual destaca la iglesia.

Sea como fuere, hoy no es el día adecuado para obtener la bella fotografía, pero la mar baja, deja al descubierto la gran capa de basa que se forma en este recodo de la ría. Nos deleitamos con unas viandas y un buen trago de la bota que porta Luis Roza, con un fresco vino rosado Pietro Picudo, y seguimos camino en esta ocasión, dejando de lado las marcas jacobeas, para dirigirnos a uno de los lugares con más a fama de la zoan, como es la playa  nudista de Torinbia, a la cual entramos rodeando el promontorio del Castillo hasta desembocar en el arenal.

En la playa solo un bañista en bolas con su perro, y metidos ambos en las frescas aguas, mientras los grandes tractores hacen lo mismo, meterse aguas adentro para sacar al arenal el ocle, un alga marina de color rojizo muy codiciado en la zona, y que muestra una escena que no es frecuente.

P1170301P1170302
P1170305P1170307P1170304

Cruzamos toda la playa para salir por el extremo occidental y coger la pista de la Riega del Carbón, para subir de nuevo por encima la playa rumbo Oeste, tanto Juan Piñera  como yo mismo rememoramos algunos recuerdos con Luis Rubio, sus vuelos de parapente sobre le paisaje y el paisanaje  de la playa nudista.


Una vez remontada la pista nos dejamos  caer en una rápida bajada hasta las inmediaciones del destartalado Monasterio de San Antolín de Bedón. No sé que le pasa a Llanes con muchos de sus restos patrimoniales los cuales algunos más importantes están en la ruina y en condiciones raras administrativamente hablando, como es el caso de Bedón.

P1170314P1170318P1170316


En  la playa de San Antolín podíamos cerrar el bucle siguiendo el río Las Cabras, yendo  hacia Frieras, pero nos apetece estirar la ruta un poco más, para lo cual seguimos hacia el Oeste hacia el núcleo de San Antolín de Naves, bordeando el promontorio del Llano de Santana, al cual finalmente nos subimos siguiendo la pista que se abre a la par dela riega de la Romeca, que dejamos a un lado cruzando esta,  para subir por Piquín hacia el Llano del Espino ya en rumbo Sur, y yendo por el cumbral hacia La Vallina.

015012

El personal ya no quería más aventuras y el marcado collado  viramos en franco descenso, un tanto técnico y peligroso, hasta desembocar en la aldea de San Martin, desde cuyo acceso rodado cruzando el río Las Cabras entramos de nuevo en Posada de Llanes por  los barrios de La Espina y Vega de Palacio, dando por terminada la ruta en pleno corazón de Posada de Llanes, en cuya plaza nos hacemos una foto al pie de la estatua de José Posada Herrera.

P1170310

Fotos de Leopoldo Figueiras, Víctor Guerra.

Víctor Guerra

viernes, 24 de marzo de 2017

Balcones del Oriente de Asturias: Llanes

P1140441
  • · Punto de Salida y Llegada: LLanes
  • · Puntos de Paso: Cue-Andrin- Puertas de Vidiago-Peña Tú-Sierra Plana- La Franca-
  • · Longitud de la Ruta: 50 km
  • · Horario de la Ruta. 5 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 1020 mts
  • · Participantes: Marcelo (Frizt), Poldo Figueiras, Luis Roza, Víctor Guerra
La cita con el Oriente de Asturias es esencial en nuestro calendario. Esta parte de la región pese a las pocas variantes que ofrece el territorio, siempre nos las arreglamos para que el ingrediente de la sorpresa forme parte de nuestros recorridos, y con esa premisa, y la belleza de sus paisajes, nos plantamos en Llanes, un pequeño grupo de bikers, ante la recoleta playa del Sablón, para dar cuenta de un recorrido que tenía por objetivo llegar a la Franca, en una ruta de ida y vuelta.

image

La ruta fue de tranqui, y lo hicimos arrancando desde el centro de la villa de Llanes, para tomar la carretera LLN-2 y dirigirnos al pueblo de Cué, famoso por sus canteros. Al llegar al pueblo nos acercamos hasta la iglesia parroquial, para tener un primer balcón sobre Llanes y la zona de Toró, y tomar unas fotos de su Quintana de los Muertos.

Regresamos a la rodadura, la cual prosiguió por la citada carretera, bordeando la Sierra Plana de Cué y en un ascenso calmo sin grandes repechos poder alcanzar el Mirador de la Boriza, punto que nos permite ver las dos vertientes costeras: la Cué y la de Andrín,.

Desde aquí, se baja hacia la aldea de Andrín, en cuyo punto hacemos un pequeño bucle para acercarnos a la Punta la Tejera, y poder contemplar la desembocadura del río Purón. Realizada la vuelta sobre Las Veneras, regresamos a Andrín, la patria chica del fotógrafo Nicolás Müller, y ya de esta manera enfilamos siguiendo las marcas a la inversa del Camino Jacobita, hacia el Cueto la Viña, cruzando el río Purón  donde se vira rumbo Sur, hacia Puertas de Vidiago.

P1140445P1140447

Al llegar a Puertas, se cruza la carretera Nª -634 para tomar el camino que sube hacia el ídolo de Peña Tú, subida que nace al pie del Centro de Recepción, y que va tomando altura de manera suave, aunque  nos va poniendo en fila de a uno, pese a no presentar  muchas dificultades, más allá de la pendiente, y cuyo trazado nos coloca de forma definitoria rumbo Este, hasta llegar el famoso piedro que conforma el ídolo de Peña Tú.

Un descanso al pie del Peñatu, a cuyo monumento entran Luis Roza y Fritz;  Poldo y yo quedamos contemplando todo el valle de Purón, y los contrafuertes de la Sierra del Cuera, que nos ofrece bonitas perspectivas, pero con caminos escasos, algunos de ellos cerrados. Hace años bajamos ese valle, pero hoy me temo que es una tarea imposible.

Tras la charla didáctica sobre Peñatú, de la cual Fritz saca a modo de conclusión, la idea de unos frikis de antaño y un ser superior danzando por encima, y como tal, quedó plasmado en la piedra, a modo de una representación del paleolítico asturiano, a mi lo que más me fastidia de toda la puesta en escena turística –patrimonial de la zona, es que el coche del guarda y guía, tenga que estar a la puerta del tal monumento, es algo que se debería corregir.

.P1140415P1140416P1140418

Retomamos el camino, y esto nos lleva a tomar el camino que sube por el área de abandonados bancos y mesas, no es la mejor tarjeta turistica  para la zona, y seguimos por un camino que se pierde entre la alta hierba del cumbral por la cual desfilamos en lenta ascensión hacia el interior de la Sierra Plana de la Borbolla, ganando los Llanos de las Mestas, y entrar en predios más planos, con buenos balcones como los que nos ofrece los Llanos de Puertas, camino del Pico de Jabunte.

Una zona en la cual nos vamos entreteniendo en las distintas balconadas, bien sobre la rasa costera o bien sobre la sierra prelitoral del Cuera, que en parte nos deja ver sus más significativas cumbres, la más septentrional la del Pico el Paisano rematada por una serie de antenas.

En un momento dado, no nos damos cuenta al seguir las rodadas que nos quedamos en medio de la pradería, en este sentido hay que tener cuidado pues en algunos puntos puede haber alambres de pastoreo cruzando los caminos.

P1140423

Retomamos el camino, y nos vamos en el Llano de Vidiago hacia Bocayus, en descenso para cruzar de este modo la corta riega de Navales, y seguir en ascenso leve a la vera de la Riega de Ordena, que nos permite subir poco a poco al Llano de Veriñes, al cabo del cual cruzamos la carretera LLN-4, que une Buelna con Pie de la Sierra.

Una vez se cruza la carretera, nos vamos hacia  vertiente Norte hacia el Llano de Buelna, que nos ofrece un excelente balcón sobre los pueblos de Buelna y Pendueles, y como no, sobre toda la rasa costera que va desde Santiuste hasta Andrín, por la cual surca un invitador sendero costero ideal para rodar en BTT.

Nuestra ruta, prosigue ahora por la Sierra Plana adelante hasta Ubrade, cuyo trazado cuando entra en descenso nos marca la linde de la pinada, para de este modo coger un camino hormigonado que nos deriva a la pista que cruza de Este a Oeste, toda la cordal a media ladera. Una bajada pindia donde los discos de freno se ponen al rojo vivo, y cuyo trazado está marcado como Sendero Costero.

P1140425P1140429

Al entroncar con la pista, se pueden hacer dos cosas: 1/ cerrar el bucle y enfilar hacia el Oeste, hacia Llanes, 2/ En nuestro caso preferimos seguir hacia el Este, para poder llegar al núcleo de La Franca donde tomaremos algo para celebrar el 68 cumpleaños de Poldo.

Es una bajada tranquila, que empata con el Camino Jacobeo que se dirige hacia la Venta de Santiuste, nuestra ruta sigue bajando, siguiendo en dirección inversa las marcas jacobitas, hasta cruzar el río Cabra, y por el Corral de Abajo entramos en La Franca, donde nos damos un merecido descanso.

Recobrados del esfuerzo, de nuevo nos ponemos en marcha, ahora rumbo Oeste, retomando el camino traído hasta la pista hormigonada que baja  de la Sierra Plana, este   es el tramo lo más duro, sobre todo  el trozo entre el puente del Rio Cabra, y la zona de desvío del Camino de Santiago, luego la cosa se tranquiliza y se sube a buen ritmo, se dejan los desvíos que a mano derecha suben a la cumbral de la Sierra Plana, uno en forma de camino y el otro, la pista hormigonada ya recorrida.

P1140431P1140433P1140438

Una vez que dejamos estos desvíos, se sigue e frente pista adelante metidos en un sub-valle que baña la riega de Ubrade. Este eje pistero nos devuelve a la carretera LLN-4, la cual cogemos por el ramal izquierdo, para desviarnos a los pocos metros hacia la derecha, cogiendo una amplia pista que va por el borde izquierdo de la Sierra Plana, vertiente Sur.

Se pasa por encima del pueblo de Pie de la Sierra, eso sí muy altos, y no empezaremos a meteremos debajo de la cumbral hasta llegar a Los Cándanos, punto en el cual la pista va perdiendo cota, pero en general, tanto las subidas como las bajadas, no presentan mucho desnivel, y se van metiendo en todas las cárcavas para pasar por encima de las riegas, como las de Coterón o Peñas Blancas.

Sorprende el encontrar esta larga pista, tan fácil de ciclar, pue son unos 7 km de rodadura, dando siempre vista al valle de la Borbolla y Purón, hasta entroncar con la AS-343 cerca del lugar del Clerigo, por debajo de Peñatú.

P1140444P1140441

La idea era rodar hacia el pueblo de Purón, para subir a su Sierra y poder para bajar por el Collado Boduncu, pero ello suponía volver a las duras ascensiones, para poder rodar un pequeño tramo y de nuevo al valle, en este caso hacia San Roque.

De lo cual desistimos, para concluir de nuevo en el entronque de Puertas de Vidiago con la carretera Nª -634, rodando un tramo por dentro, por La Tejera, para volver de nuevo la Nª 634, y rodar por ella hasta la Venta del Pomar, todo dirección Oeste, desde la Venta se llega a Vega la Fuente en Andrín, y conectados con el carretera LLN-2 se desemboca de nueva en la arteria de la 634, para posteriormente desviarnos un poco más allá, a la derecha y dar vuelta a lo extremo de la Sierra Plana de Cué, de este modo se llega a la Jorcá, que nos da acceso directo a Llanes.

P1140448
Víctor Guerra

viernes, 5 de junio de 2015

RODANDO ENTRE RIBADESELLA Y NAVES

P1050264 � Punto de Partida y Llegada: Ribadesella
  • � Puntos de paso: Toriello-Cuerres-Llames-Nueva-Hontoria-Naves-Nueva-Cuerres-Meluerda-Collera
  • � Kilómetros de la ruta: 53 km
  • � Horario de la ruta: 4 horas 30 minutos
  • � Desnivel de ascenso acumulado: 911 mts
  • � Desnivel de descenso acumulado 911 mts
  • � Participantes: Marco Antonio Majada, Leopoldo Figueras, Víctor Guerra.
IBP Index:  97
P1050196

Llega el buen tiempo y apetece pasear al pairo de la amplia rasa costera asturiana, que BTT Asturias ya tiene más que rodada, pero siempre hay alguna novedad   en cuanto a sendas y caminos, que bien nos aportan otros ciclobikers o bien nosotros mismos vamos descubriendo al par de nuestras excursiones y correríaas sabatinas pro las tierras astures.
En esta ocasión ya  en la recta final de temporada de rutas para el Suplemento Campeones del Diario La Nueva España, luego empezaremos otra a finales de junio más duras y divertidas, pero para este suplemento de Campeones  y para vosotros mismos fieles lectores, pues tomamos como referencia para nuestra ruta semanal,  la Comarca Oriental, en concreto el territorio que media entre Ribadesella y Llanes.


Lo cual supone una vez más exprimir los senderos costeros para poder variar recorrido en dirección a Naves, aprovechando tambien el Camino jacobita, y luego para la vuelta pues se viene por la ladera opuesta, al otro lado de la Autovíaa y la AS-236.

Partimos el pequeño grupeto ciclobiker de esta semana, del Bufone  de la Cueva de Tito Bustillo en Ribadesella un buen sitio para dejar los trastos, disfrutando con el cruce del puente sobre el río Sella, se cicla por la trama urbana para subir hasta el Cementerio de Ribadesella, enfrentando el unico repecho de la ruta un durísima calle que en un pis-pas nos saca los colores al personal.


Una vez en lo alto del promontorio riosellano, cruzamos la AS-236 para pasar al pie del campo de fútbol, volviendo a la citada carretera, uno metros más adelante   para tomar el Camino de Santiago dirección a Toriello.  No fiarse, pues en algunos puntos del recorrido la traza que fuimos diseñando abandona trazados santiaguistas para meterse en otras latitudes para de este modo poder rodar por los senderos costeros que a veces, como en esta ocasión tras un leve contacto con la costa y sus acantilados, volvemos al redil santiaguista hasta desembocar en la aldea de Toriello (85 km).

Es una ruta facilona, sin apenas dificultad alguna y que se deja ciclar muy bien, y se puede hacer a toda velocidad ya que no presenta grandes desniveles, pero disfrutar a ritmo lento del paisaje y la confraternización también merece la pena, y esta ruta lo permite.


De  Toriello pasamos a la localidad de Cuerres por el acceso rodado que pronto abandonamos para  ganar la aldea de Llames (11,9 km) y poder entrar de este modo a la playa de Guadamía por la margen derecha, pudiendo visitar los famosos bufones de Pría, los cuales tenemos al pie de los acantilados de Guadamía (12,9 km).

Una vez aquí, y viendo la otra margen de la playa, me pregunto que habrá sido del proyecto del Sendero Costero que proyectamos desde Guadamía a Toriello. Es de suponer que habrá  quedado en eso ¡¡¡ proyecto¡¡¡

¡¡P1050222P1050212P1050216

Para no volver atrás,  en Guadamía preferimos enfrentamos al recorrido que se abre a través de los senderos costeros, los cuales nos ofrecen un sortilegio de tramos  con algún que otro obstáculo, pero  sin mayor importancia, pudiendo ver cosas curiosas como es  el Pozu de Las Grallas que vemos a la hora de ir a coger el Camino de Espines, y por él alcanzar en poco tiempo el núcleo de Villanueva (16,1 km), donde enfilamos dirección Norte, tomando el río Millares como referencia y desembocar en la pequeña playa de Villanueva.
P1050244

Se sale de esta cruzando el arena y la riega para coger el acceso rodado rumbo Sur, para luego doblar hacia el Este, y por un estrecho sendero marcado como PR llegar hasta las viejas instalaciones de Cultivos Marítimos Asturianos, donde se criaban rodaballos y pulpos, lo cual hoy ha quedado en eso en unas instalaciones abandonadas, y a cuyo punto se desemboca en la playa de Cuevas (18,9 km), de donde salimos por coger un camino por La Cabañaa nos lleva hasta las inmediaciones de la Ermita de San Antonio, para cuya visita hay que cruzar una propiedad privada pero con derecho de paso, teniendo que volver por los mismos pasos hasta la portilla de acceso. Ojo con andar fuera del camino que los dueños se enfadan¡¡¡¡

Fuera ya de la finca  se varía el rumbo, ahora se rueda dirección Sur hacia Los Picones para entrar  en la gran villa llanisca de  Nueva de Llanes, cruzando de este modo la E-70.  De aquí se sale dirección Este para desde e el Cementerio que además de muy bien cuidado tiene una extraña placa  funeraria  dedicada a Adrián Thomas Gillespie, la cual  está en el muro del fondo a la izquierda.

Tomado el camino que sale de un lateral del Cementerio se sigue por él con el objetivo de llegar al núcleo de Hontoria (26,8 km) lo cual es relativamente fácil tanto en dificultad y orientación y se  desemboca en la Playa de Huelga, a cuya altura el recorrido empieza a dar la vuelta  la espalda al rumbo Este para ir doblando de nuevo hacia el Oeste, y tomar camino de Ribadesella, para lo cual ganamos  por la Ermita de Sta. Eulalia, la terminal localidad de Naves, donde nos quedamos un rato a tomar un bocado y darnos un merecido descanso, pues no en vano llevamos unos 30 km de recorrido entre vueltas y visitas costeras.

P1050218

Dejamos de este modo de recorrer los tramos marcados como senderos de Pequeño Recorrido, los cuales se nos van cayendo por momentos, como el dedicado a Samuel Cachero. 

O lo que acontecía en Cuevas, donde no nos cayo una señal encima por segundos. Lo que demuestra que los mantenimientos son mínimos, como bien se puede ver por el vandalismo sobre soportes señaléticos, y el estado de caminos. ���Menos mal que el senderismo era un complemento inefable del turismo rural���

P1050211

Tras el recobre de fuerzas, ahora no queda otra que retornar a Ribadesella, y lo hacemos por el costado contrario al costero, o sea por el interior, para lo cual tomamos rumbo Sur desde Naves tomando la vera de la riega de Romeca, y por una amplia pista la cual se va al Sur para ir virando al Oeste, pasando por encima del Llano de Villahormes y del Llano de Hontoria hasta desembocar en la carretera LLN-16, y en el Puente de Buergu se dobla al Oeste para entrar de nuevo en Nueva de LLanes (36,4 km).


En Nueva se rueda hacia el Oeste hasta Piñeres por el camino de servicio de la autopista para llegar ya por camino y por el pendiente repecho que se nos abre en medio de los prados de siega y poder  subir a la altozana iglesia de San Pedro de Pria, (40,3 km) ojo al cierre de la finca suele estar electrificado.

Desde este eclesial talaya  se sale por un camino  lateral al cementerio que enfila de nuevo hacia la localidad de  Cuerres, rodando por un buen tramo  por la AS-263  hasta  Meluerda, dejando el eje asfaltado que de seguir por él, como hizo nuestro compañeero Polchi se llega en un santiamén a Ribadesella.


Lo cierto es que recorriendo esta suerte de pueblecitos rioselllanos, uno se da cuenta de que el país sigue en crisis, pues el cartel de �Se Vende� o se �alquila� junto con gran cantidad de casas a medio construir dan la idea del estadio en que nos encontramos. Eso sí  también llama la atención la dimensionalidad de los casoplones que el personal hizo por estas tierras en los buenos tiempos de la burbuja.

P1050259P1050262P1050261

En nuestro caso tomaos en el desvío de Meluerda (45,2 km ) y para ellos nos desviamos ala izquierda para entrar en una serie de carereteritas, lo cierto es que también se puede hacer lo mismo desde Camango, obviando de este modo rodar por la carretera general, y poder hacerlo  por los tranquilos carretiles interiores que comunican caseríos y pueblos. Al llegar a Collera se sube a lo alto del pueblo dando vista a la otra vertiente, al río Sella,  a cuya orillas  nos dejamos caer y por el Sur entrar  a través del paseo de las piraguas hasta el mismo Ribadesella, dando por concluida la ruta.

  • � Fotos de la Ruta: Víctor Guerra y Marco Antonio Majada.
Víctor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...