Mostrando entradas con la etiqueta León. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta León. Mostrar todas las entradas

viernes, 20 de octubre de 2017

Por las Calzadas Romanas de Ponga: Ventaniella y Arcenorio

P1160447
  • · Punto de Salida y Llegada: San Juan de Beleño
  • · Puntos de Paso: Sobrefoz- La Faeda-Ventaniella- La Una- Puerto la Fonfría- Arcenorio-La Guaranga-bosque de Peloño y Bedules
  • · Longitud de la Ruta: 48,5 km
  • · Horario de la Ruta. 7 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso: 1.778 mts.
  • · Desnivel de descenso: 1695 mts
  • · Participantes: Javier Dolado, Javier Riestra, Luis Roza, Juan Moreno, Leopoldo Figueiras, Marcos Fuentes, Jose Asturdesbroces, Victor Guerra.
  • Track de la Ruta  en Wikiloc: https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=20413016
Esta es una de esas rutas clásicas en el reportorio ciclomontañero astur, la cual  está presente desde los primeros momentos, del nacimiento del BTT en Asturias y su presencia en  allá por los años 90 en las estribaciones momntañosas.

9c914d74-1de1-4764-bb34-9138086c7d96

Tras fundar Asturcón BTT, 1989, un año después es  cuando empezamos por incursionar por los parajes de la Cordillera Cantábrica: La Mesa, Tarna. Picos de Europa, Ponga y lo hizo una  variada fauna de sonados ciclobikers: Manuel Fernández, Lili, Javier Gómez, .. y tantos otros, en el caso de la ruta que nos ocupa siempre ha sido muy atractiva, aunque lo cierto es que  yo ya me había despedido de ella hace un par de años realizándola en compañía de Dolado y Javier Paredes.

Pero la idea devolver hacerla con nuevos compañeros, y sobre todo realizarla  en sentido inverso al cual siempre la habíamos hecho, me animaba a volver a estos predios de la Cordillera Cantábrica en los cuales se imbrica el territorio pongueto, con un recorrido a lomos de las tierras astures y leonesas.

image 
Y lo cierto es que antes  de que se meta el otoño, y el mal tiempo haga su presencia nos fuimos camino de San Juan de Beleño, para desde este alto emplazamiento  tomar la salida hacia una ruta que no parece difícil, pero dada su configuración geográfica y climática, puede convertirse en un relativo e incierto infierno sino tomamos una serie de precauciones. Por otro lado, el personal se toma la toma a modo de una de tantas otras rutas y ni la dosifica, y rebaja el nivel de seguridad  y los problemas que pueden darse en una ruta de este nivel  pueden ser importantes.

En esta ocasión, salímos gente que hace tiempo que no rueda con nosotros, y algunos que otros maduros bikers ya bisoños en el pedalear, e incluso se nos apuntan novatos en estas lides de las altas rutas..., ah y también asiste  Juan Moreno con su E-bike, lo que nos pone en circunstancia  de todo lo que puede acontecer con respecto a este tipo de bicicletas eléctricas en estos predios.

P1160359ab3d703a-95cf-4628-b7cc-60b858ff5b80P1160360

La primera en la frente, pues salimos desde la Asturias Central, y el coche marcaba en el exterior  unos 12 grados, y cuando nos plantamos en San Juan de Beleño, el termómetro a eso de las 9 de la mañana ya nos indicaba que afuera estábamos  a unos 5º, aunque el sol ya lucía por los crestones del Tiratordos, cuyo anfiteatro se iba llenando de luz y color..

Una vez reunidos previamente en Cangas de Onís, enfilamos  hacia San Juan de Beleño, y ya con las trotonas preparadas  nos dirigimos dirección a Sobrefoz, cuyo trayecto va en leve descenso, eso si no metiendo en la bajada mucha velocidad por aquello de no quedar congelados, y poco a poco fuimos ganando el fondo del valle, que marca la aldea de Sobrefoz, que se iba desperezando de aquella, a juzgar el movimiento de coches por la zona.

P116036320171007_102418

La carretera PO-1 en Sobrefoz,  deja paso a la pista que va  hacia uno de los inputs más importantes de la zona como es Ventaniella, punto importante en la vía de comunicaciones entre los territorios astures y la meseta,  y por la cual trasegaban reatas de mulas con sus cargas y como no ganados caminos a las distintos feriales bien de una  parte a la otra (Asturias-León). La importancia de esta vía no se deja apreciar tanto en la reciente pista, que ahora tenemos que salvar, tras haber rodado unos 5 kilómetros por asfalto en franco descenso,  sin embargo ahora tocar rodar por una pista de balastro durante unos 7 km en continuo ascenso, la cual es acompañada por el  cantarín rio Ponga, algo escaso de aguas dada la pertinaz sequía.

P1160366P1160373

Pasamos las casas de la Faeda, hasta ganar el emplazamiento de Ventaniella, con su venta y ermita, que marca no tanto la frontera geográfica entre Asturias y León, sino la de los trasiegos de los arrieros por estas viejas calzadas, que en el caso de Ventaniella, dice Chema Argüelles que fue abierta por la Legión III Macedónica con campamento en Burgos, y cuya traza también fue utilizada por romeros y peregrinos, ya que se cita a Ventaniella como propiedad de los monjes bernardos, hasta la desamortización de los bienes eclesiales.

P116037820171007_110826

Parte de esta historia la iremos percibiendo a medida que arribemos a las Casas de La Faeda, y Ventaniella que daban paso a su vez a dos arterias que se abrían hacia  los valles bajos del Sella, por diferentes vías, como bien sugiere Chema Argüelles, a diferencia de otros autores, más proclives a dejar estos históricos pasos, como sujetos a la nada, o sea que los dan como nacidos en tal puerto o collada y mueren kilómetros más abajo, ignorando la integralidad de la caminería peninsular que viene de  lejanos orígenes y destinos.

Esto le voy contando al amigo Marcos a Juan Moreno, y a Poldo, mientras el resto está más interesado en el ciclado, y en eso de ir devorando kilómetros y dificultades, como parte del juego bike que nos aporta nuestra afición.

20171007_120546P1160379

Al final de un intenso pedaleo, llegamos a Ventaniella, sitio mágico que a estas horas de la mañana reposa paz y silencio, aunque creo que ahora ya no hay venteros/as que lo atienda, al menos fuera de los tiempos estivales.Cuando llegamos no vimos por la zona a nadie, o sea que se impuso un descanso al calor de los rayos que inundaban a esa hora la vega,lo cual engañan a los fotómetros de nuestras cámaras debido a los fuertes contrastes entre el solo y las sombras del valle.

Tras el descanso nos ponemos de nuevo en marcha; dejamos el rumoroso rio de Ponga, para subir por encima de la casa de la Venta,  dejando en medio de la Vega la coqueta ermita, y no enfrascamos por trazados los cuales devienen de las viejas calzadas romanas y medievales, y que trepan al par de la riega de Ventaniella camino del alto collado que tenemos que cruzar, el cual marca el límite entre Asturias y León, y cual nos coloca a 1.427 metros de cota, que es nuestra primera chincheta antes de llegar al pueblo de La Uña

.20171007_12010720171007_115925

O sea que además del desnivel que tenemos que salvar, unos 250 metros de desnivel, está también la pendiente que tenemos con la cual  tenemos que ir lidiando y  con firmes de calzada muy rotos, que hacen casi imposible su rodadura, o sea  de esta guisa unos 2 kilómetros. Tiempo y longitud  donde uno se puede vaciar en querer subir montado, y máxime si no controla el esfuerzo que se está realizando y eso puede ser preocupante, informo al personal de la circunstancia y que cada uno luego que adopte las cuestiones que creo pertinentes. Juan Moreno también va preocupado por el tema de la duración de la batería de su E-bike, pues no quiere verse empujando la trotona sin energía alguna, por lo cual tira como puede empujando la bici en los tramos más complicados.

P1160385

Poco a poco., ganamos la cota de la divisoria provincial  y el panorama cambia casi por completo, el denso hayedo queda atrás, y ahora se nos muestran tierras más abiertas y ciclables, por las cuales nos echamos pronto abajo hacia el pueblo de La Uña, que dista unos 8 kilómetros, que cubriremos acompañando a la riega del Puerto, primero,  y luego entroncando con el Esla, por una traza jalonada de soportes señaléticos del PR- LE-20. Camino de Ventaniella.

Los tramos de vieja calzada muy destrozadas que nos íbamos encontrando  en la subida,  han dejado paso  paso a caminos de hierba a veces quebrados por sendas de compactación, debido al paso de personas y ganados, que hace de nuestra conducción una interesante muestra de destreza técnica.

btt bele ¦o 043

Durante cuyo trayecto Jose, se «comió» un palo el cual terminó enroscado en su cadena y cambio, por lo cual su flamante desviador trasero Sran pasó a mejor vida. Y dado que aún quedaban muchos kilómetros de ruta, y que recuperar coches o coger un taxi para el retorno a Beleño es una operación logística complicada, lo mejor y más aconsejable para nuestro compañero es dar la vuelta antes de bajar más, pues estamos en el enclave de Valdosín. La cosa no no parece gustarle mucho eso de tener que regresar solo, pero es lo mejor, dado que todavía  le es favorable la rodadura, pues si se sobrepasa La Uña y el puerto de la Fonfría, la cosa se complica.

Nos despedimos con tristeza y preocupación del amigo Jose (asturdesbroces), y seguimos ruta buscando lo abierto del valle, y el cauce del Esla, ante lo cual se sorprende el amigo Luis Roza, ¡¿Una carretera y el río Esla?¡. A veces todo parece tan lejos, pero la caminería tiene esa atracción la de comunicar cosas que a priori nos parecen muy lejanas, tal vez porque no tenemos en la cabeza el mapa geográfico de las zonas, y sobre todo las referencias. Mis compañeros, la mayoría, no se imaginan que estamos a pocos kilómetros de la ruta de Riaño-Prioro, o que pasaremos cerca del enlace hacia la gran travesía que hicimos no hace mucho de Oseja de Sajambre-La Hermida.

btt bele ¦o 050

Tras conectar con la C-635 tras cruzar  el Esla, desembocamos habiendo recorrido un par de cientos de metros en el pueblo de La Uña, con la sorpresa de que el bar está cerrado, y tendremos que contentarnos con comer con  agua y la bota de vino que lleva Luis Roza, rellena hoy  de vino rosado Pietro Picudo. En la pitanza estamos cuando los inefables mastines hacen acto de presencia por si cae alguna que otra migaja.

P1160406

Se está fenomenal, a la solanera mesetaria,  pero hay que seguir rodando pues aún restan unos casi que 30 kilómetros, de ruta,  y aún debemos ganar el Puerto de la Fonfría (1.637 Mts) y del cual distamos unos casi, que 8 kilómetros en los que debemos salvar unos 400 metros de desnivel. A ello nos ponemos, con el esfuerzo que supone volver a arrancar,  eso sí con lo bueno de que el sol calienta, pero no abrasa. Le damos la vuelta al Monte del Melendrín hasta ganar la bifurcación de los Campos de María, con su vieja señalización, y si hasta La Uña fuimos siempre rumbo Sur, ahora vamos siempre rumbo Norte, por encima de la riega Carcedo.

btt bele ¦o 035

Atrás nos vamos quedando Poldo, Juan Moreno y yo mismo, que vamos tranquilos viendo el paisaje y como ya los animales silvestres ni se asustan, pues a nuestro par un zorro, contempla nuestro pausado pasar, sin mayor preocupación que medio ocultarse después de un trozo de observación tras unos brezos.

Pasamos el invernal de la Hoya de Bodecazo, y nos vamos pista adelante, con la mirada en el manchurrón blanco que se ve al fondo, y sobre el cual debemos pasar para coronar de este modo el Puerto de la Fonfría, al que cada uno a su ritmo va subiendo, como Juan que va comprobando el gasto de batería, y los demás pues … unos muy de «pro» y otros más reservones…

Al final todo estamos en ya en esa frontera, en la cual dejamos las pistas y entramos en los predios de las camperas y las canales que nos han de llevar hacia la Ermita de Arcenorio.

IMG_20171007_154839IMG_20171007_121943IMG_20171007_132825

Esta es la otra gran vía de comunicación, la que remontado el Esla sube a los predios de La Fonfria para dejarse caer hacia la gran vega de pastos donde se asienta la ermita de Arcenorio, esta gran campera  reparte flujos camineros  importantes, al Este hacia Oseja de Sajambre, desde donde se puede proseguir por la Senda del Arcediano bajar hacia Cangas de Onís, y Covadonga, o subir hacia Pontón para pasar  hacia Riaño, o a los puertos y valles de Valdeón.

Y al Norte, la vega da paso por la Guaranga hacia las colladas de  Granceno que da acceso por el Este al rio Sella ya  la Foz de Beyos pasando por Vivol;; o seguir a rumbo Norte hacia  Bedules con reparto de flujos al Este a Viego y Puente Vidosa, de nuevo hacia las vegas del Sella, y al Oeste el paso hacia San Juan de Beleño. y sus otros pasos hacia Piloña y el Sella a través del paso de Sellaño.

P1160414IMG_20171007_155615IMG_20171007_152021

Pero antes de coger la ruta hacia La Guaranga, vamos dando un garbeo por las praderías de La Hondonada, donde probamos el calimocho que los pastores tienen enfrescando en el pilón de La Hondonada, ya que es donde están ocupados recogiendo las vacas, de cara a ir ya encarando la bajada a los valles más fonderos.

Jugueteamos por la praderías con las llamargas hasta encarar la Canal del Focicu para bajar a Los Foyos, me echo canal abajo, evitando la traza de la vieja calzada también muy rota y destartalada, con algún que otro repique por atrás avisándome de que el atajo cogido no es el track, hago caso omiso, y saltando de peña en peña, llego ante la pequeña foz de Los Foyos, que da acceso a la gran campera de Arcenorio, donde campean las cabañas y la ermita que preside el lugar. Esta zona de las dos pequeñas canales es puro enduro, donde no merece la pena ni intentar montarse en la trotona.

P1160427P1160428

Ya en Arcenorio, se impone otro descanso y contemplación del paisaje, con las dos torres vigías al Este de la pradería, y a las que hemos ido dando vuelta, Peña Ten a la izquierda y el Pileñes a la derecha. En Arcenorio, intensos recuerdos de rutas y compañeros, pues será la décima vez que paso por estos lares con muy distintas gentes y actividades.

Tras el descanso, de nuevo a la trotona para cubrir el tramo hasta las casamatas de la Guaranga, que distan unos 2 kilómetros, y luego ya vienen las grandes pistas hasta Bedules. Ahora el tramo se hace bien , pero no hace muchos años era un sendero escabroso y trialero, que era toda una delicia para los más técnicos, pero comía bastante tiempo, ahora es un paseo hasta las citadas instalaciones republicanas de la   Guerra Civil, cuyo estrecho paso da acceso  al denso bosque pongueto.

P1160442P1160446P1160453

Una vez reagrupados, enfilamos la bajada por una amplia pista que se abre paso por entre el denso hayedo hasta el cruce de riegas, unos 3,5 kilómetros de intensa bajada, tras la cual se abre ante nosotros una suave subida hacia el Collado Granceno. Cada uno vamos encarando de la mejor manera posible, pues los años, los kilos, y demás pasan factura,Poldo ha resistido fenomenalmente la ruta , pese al asomo de calambres, Juan está logrando llevar electricidad de reserva para su casa, y los demás pues tirando para coronar.

38e5afa1-3464-4769-8345-39f34bdfd57fbtt bele ¦o 05071dc8fae-7991-4cc6-89fc-d243b1538a9c

En la grupeta de atrás, de repente a la altura del desvío de Bustantíu, un sobresalto, la bici de Luis Roza, salta la cadena y presenta pérdida de parte del eje pasante de la rueda trasera, menos mal que fue subiendo, sino esto hubiera sido grave bajando por Bedules., la cosa hubiera sido muy graves y potencialmente muy peligrosa.  Bajo por el camino y busco la pieza perdida y tras reubicarla, con cierta sorpresa de que puedan pasar estas cosas, seguimos ruta hacia Granceno, donde los compañeros esperan hace buen rato, medio muertos de frío, según nos dice alguno.

De Granceno a la campa de Bedules, 5 kilómetros, y ya sin entretener más el tiempo en Bedules, tomamos por la izquierda el ramal que baja hacia la carretera PO-2, y por la cual se baja hasta San Juan de Beleño, donde finalizamos la ruta.

IMG_20171007_141806

Fotos de Marcos Fuentes, Juan Moreno, Javier Dolado, Javier Riestra, Victor Guerra.

Víctor Guerra

viernes, 4 de agosto de 2017

POR TIERRAS DEL BERNESGA Y EL TORÍO

· P1150486
  • · Punto de Salida y Llegada: POLA DE GORDON
  • · Puntos de Paso: Nocedo- Puente de Alba-La Robla-Naredo de Fenar-Matallana-Orzonaga
  • · Longitud de la Ruta: 50 km
  • · Horario de la Ruta. 3 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 1073 mts
  • · Participantes: Javier Paredes; Luz; Luis Roza; Juan Moreno, Javier Dolado; Victor Guerra

Ya que el verano en Asturias se pone borde, y nos amenaza cada día con sepultarnos en las sempiternas nieblas tipo tierras de Mordor, planteamos irnos más al Sur, ya que el Desafío 2017 de la Cordillera que planteamos com plan A, podría traernos alguna complicación, por tanto, pronto se diseñó una ruta que, partiendo desde Pola de Gordón, nos pusiese en rumbo inverso al que habíamos rodado unas semanas atrás, y que mejor que hacerlo a caballo de dos valles como son los que riegan dos ríos, en este caso tan importantes como el Bernesga y el Torío.

image

Partimos pues de la gasolinera de Pola de Gordón, para ponernos rumbo Sur y pegarnos a las riberas del río Bernesga, cuya vera cogimos en el mismo Pola de Gordón transitando por el Camino de Santiago, en dirección inversa y bordeando las ultimas estribaciones de las Sierras Negras de Cajal , antes de abrirse nuevo el valle después de la Curva el Molino, en cuyo pequeño estrechamiento coge malamente: nuestro trazado, el río Bernesga, la vía de ferrocarril RENFE y la Nacional-630, abriéndose el valle en toda su amplitud antes de llegar a Nocedo de Gordón.

En este punto, el trazado cruza el río y se pone paralelo a la vía RENFE, para pasar por Peredilla hacia Puente de Alba, siempre jugando con el río, la vía del tren manteniendo el rumbo Sur, de esta manera se entra en la población de La Robla, presidida por su gran térmica. Tenido como que no quiere la cosa unos 11 kilómetros rodados prácticamente en plano.

P1150421

A la salida de esta gran población, nuestra ruta abandona las orillas del Bernesga para ir virando al Este, a través del Polígono del Rabizo, siguiendo en este caso el arroyo de tal nombre y el trazado de la N-630, que cruzamos por encima como a los 4 km de La Robla, para ya encarar la ruta hacia el Este, tomando grandes pistas que van cogiendo altura hasta ganar la línea cumbral, a cuyo seno nacen a derecha e izquierda una sucesión de pequeños cauces fluviales, como el de Pelosas o el de Valdetornos.

La ruta a su vez ya en lo alto va virando al Noroeste para colocarse paralela, pero distanciada en metros y en altitud, del eje que conforman tanto la carretera CL-626, como la línea ferroviaria Bilbao-La Robla,.

Seguimos manteniendo la línea de cumbre, pasando por Cantos Rasos hasta desembocar ante el punto geodésico de Canto la Parra, con 1.244 metros de altitud, el cual alcanzamos con unos 14,5 km rodados.

P1150426P1150439

Situados en el vértice de La Parra, ahora no queda otra cosa que ir hacia el valle que riega el río Torío, y descender en dirección al pueblo de Naredo de Fenar, para enlazar con la carretera CL-626.

Estamos además contentos por partida doble por un lado nuestro amigo Juan Moreno, nos puede acompañar pues con su BTTHaibike E-bike va como un cañón y puede hacernos de fotógrafo, lo cual se nota, pues antes solo salíamos de culo, ahora se nos ven las caras, Gracias Juan¡¡¡

Queríamos rodar algo hacia el Sur en dirección a la aldea de Pardavé, pero la falta de track y viendo cómo iba el rio Torio de lleno, y no teniendo muy claros los trazados, nos fuimos hacia el famoso rancho que se ubica a la par del Torío, y la CL-626, donde nos dispusimos a tomarnos una cerveza tranquila con unos 30 km., rodados, en el famoso Rancho Canadá. Una sorprendente puesta en escena tipo rancho americano, que ha recreado el amigo José González Juárez y que en su día el Diario Leonés, tituló como El lejano Oeste leonés.

Tras la cerveza es hora de levantar el vuelo y volver a las trotonas, lo cual hacemos rodando al Norte, a la vera del Torío que viene del Puerto de Piedrafita, pero cuyas orillas se abandonan para virar a la izquierda, al Oeste dejando el rio y enlazando el acceso rodado al pueblo de Orzonaga, a cuya entrada del núcleo se vira a la izquierda para entrar ya en subida hacia el Cotalerín y el Cotorre de la Quemada y poder subir como podemos hacia el Canto de Lombada.

P1150444P1150446

La verdad es que la zona permite varias opciones de recorrido, como seguir por Orzonaga hacia las antiguas instalaciones mineras de San José, y luego coronar la cumbral por las Minas de Oro a través de la Casa del Monte y los Sierros de San Miguel o Cueto Correlar , o subir hacia la Sierra del Sardoma.

Optamos  por seguir el track trazado, y aunque nos cuesta cogerle al tranquillo a tanta piedra suelta que tenemos como firme, le vamos cogiendo el tranquillo y nos encaramamos en la zona cumbral llegando al Collado Gudina con 38 km rodados.

En este punto viramos al Norte, por caminos un poco más cerrados por la vegetación, hasta ganar La Collada Lobera, bajo la sombra del Cueto Faedo, en cuyo punto encontramos un perro de la caza las raleas de jabalí, perdido y extenuado, le dimos agua y lo que había de comer, y se fue con nosotros hasta llegar a las Minas de Tablizo, donde entroncamos con la carretera que sube de nuevo por Vega Fonda, para de este modo ya en lo alto abandonar el eje asfaltado y meternos en Sierra Valdeca, donde una camino cada vez más cerrado rodea el Cueto San Mateo, aunque también podríamos haber entrado por la izquierda del Cueto, hacia Collado de la Muria trialeando. Preferimos lo más cómodo por no complicar los trazados.

P1150457P1150467P1150481

Pues el sol ya apretaba y la idea de darnos un pequeño homenaje en Busdongo de cecina y embutido, era mucho atractivo, y nos echamos ladera abajo por la vera del arroyo Cerezales, en mi caso si apenas freno delantero, y sin ningún tipo de freno trasero, ya que había perdido todo el líquido de frenos, o sea que hube de ir bajando con cuidado, y metiendo el zapato entre el cuadro y la cubierta, lo cual me dejó una bonita cicatriz en la planta de la zapatilla.

De esta guisa entramos de nuevo en Pola de Gordón, a la vez que veíamos como la niebla de Mordor se afianzaba en las cresterías de Pajares.
.P1150454

Victor Guerra

viernes, 3 de marzo de 2017

Rodando por los Caminos Trashumantes de Omaña

P1140200
  • · Punto de Salida y Llegada: Riello
  • · Puntos de Paso: Oterico-Villaceid-Soto y Amio- Campar de la Ermita- Curueña-Urz
  • · Longitud de la Ruta: 42 km
  • · Horario de la Ruta. 5 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 1.131 mts/
  • · Participantes: Luis Roza-Javier Riestra-Víctor Guerra
Cruzar la Cordillera Cantábrica, para rodar por los territorios sureños, siempre es una grata alegría, pues son tierras y firmes distintos, caminos históricos que trepan por las cordales infinitas, horizontes que nunca se terminan, e fin, un cambio radical que siempre se agradece y más ahora que la primavera parece querer entrar a raudales por nuestras rutas.
Por esa razón nos fuimos a Omaña, un valle que históricamente nos han sido siempre muy cercano, pues fue lugar de paso y trasiegos múltiples, administrativos, religiosos, comerciales, en fin por estos caminos, por los cuales transitaron las preciadas merinas del Real Consejo de la Mesta, y que en su día, ya muy lejano, fue territorio del Obispado de Oviedo, son buenos escenarios para la BTT.

image

Por las razones históricas, y por las ambientales, y por aquello de sacar nuestros bodys de los trabajosos caminos astures, nos vinimos este fin de semana pasado al valle de Omaña, para abordar un bello bucle alrededor del enclave cuasi capitalino, entre el Valle Gordo, y la Magdalena:Riello.

Ruta ideal para gente que no quiera sorpresas..., o que esté iniciada y quiera coger velocidad, pues está en los territorios ideales, además que la zona nos permite diversas variantes, y poder ajustar a las necesidades técnicas y físico-deportiva del grupo el recorrido, haciendo más larga, o más dura y técnica, el trazado, es lo que aporta la zona, una amplia gama de posibilidades.

DSCN0012

Por nuestra parte, tras un amplio desayuno de té con torrijas, en el pueblo de Canales, en el Bar 7x7, emprendimos ruta en coche hasta llegar a Riello, lugar dotado también de un par de bares, con muy buena atención y calidad en sus productos.

Una vez descargada la furgo, y colocados nuestros pertrechos en su lugar, salimos con una baja temperatura ambiente: - 3º, aunque ya con los rayos de sol pegando en las zonas altas.

De esta guisa nos fuimos por la carretera de La Garandilla, dirección Sur, para desviarnos ya en las afueras de Riello, en Los Prinderos a la izquierda y entrar en un carretil asfaltado, hasta llegar al pie del Cementerio, en cuyo punto se toma un camino a la derecha sube por el lateral sureño de promontorio de Viñuela, y cuyo trazado presenta nada más arrancar sus buenos repechos.

Repechos que hubo que subir a pie, pues nos faltaba el calentamiento, y nuestros pulmones no daban abasto, entre el frío y la altura, unido a la dificultad de la pendiente y lo húmedo del terreno, pues pie a tierra.

P1140192P1140195

Tal vez bordear el otero de Viñuela por la ladera Norte hacia el Oterico, sea más interesante. Unos 3 kilómetros, y pronto nos pusimos en el pueblo del Oterico, que, a estas tempraneras horas tan solo las chimeneas empezaban humear, pero nadie por la calle.

Por aquello de no pisar carretera, nos pusimos en paralelo a la LE-493, y por el camino lateral que va por el Alto de la Cerca, seguimos la ruta, teniendo que pasar un par de cierres ganaderos, para más adelante cruzar la CV-128 y seguir por camino hacia el pueblo de Villaceid, (5,5km) todo ello desde que dimos vuelta al otero de Viñuela, ha sido rumbo Este.

Nos pegamos al río para seguir ciclando en plano hacia el pueblo de Soto y Amío, hasta cuya altozana iglesia-cementerio subimos para poder otear desde tal emplazamiento, buena parte de lo que hasta ese momento había sido nuestro recorrido y lo que nos espetaba, tras haber rodado unos 7,8 km., y quedando aún una buena tacada.

P1140205P1140201P1140202

En Soto y Amio, se sigue al Este, rodando un tramo por la LE-493, para dejar atrás la cantera se dobla a la izquierda por el Camino de la Vega de los Caballeros, que levemente va virando al Norte. Será a eso, de los 10,6 km, cuando abandonemos esta vereda, y ya de forma definitiva pongamos rumbo Norte, que no dejaremos en un buen trecho, rodando así por la conformación de la Cañada de la Vizana. Ahora vamos por el llamado Cordel de las Merinas, que conforma parte del Cordel Babiano, que por estos lares se abre en varios ramales, camino de los puertos de la Cordillera Cantábrica.

P1140222

La ruta prosigue su ascensión, sin apenas descanso hacia el Alto de los Abisedos, dejando un ramal a la derecha que va hacia Irede, nosotros seguimos rodando por lo alto de la cordal subiendo hacia el Alto de Camparín con 1.355 mts. Como digo, subida tendida que desfila por un trazado amplio de buen piso, aunque la humedad del camino y la cercanía de la nieve lastra nuestras gordas ruedas, cual pegamento, lo que nos obliga a meter pequeños desarrollos.

Esta ruta comprobamos que ha sido actuación del programa 4 Valles, pero a estos también les debió llegar la crisis pues los paneles informativos, están en el suelo, y se ven pocas señales y algunas en no muy buen estado. También en el trayecto podremos ver alguna señalización en base a postes que llevan un triángulo y dos círculos (Rutas turísticas por las Cuencas Mineras de Castilla y León) correspondiente la etapa 9 Vega de Caballeros -Riello . Un desastre de información y de diseño de rutas.

clip_image002clip_image004

La ruta persiste en su rumbo Norte, sin soslayar ni un minuto el ascenso, pues va ganando altura a través de una sucesión de promontorios que coronan la cordal como el Alto del Camparón, la Braña La Urz, o La Matona con sus 1.513 mts de cota, teniendo que sobrepasar la Cinta del Cueto, pasando por el Nido del Águila.

Interesante subida que nos va dando vistas tanto al Este, sobre las sierras que cierran la comarca de Luna, como al Suroeste, cordales nevadas y fronterizas con El Bierzo, y que se ponen en casi los 2000 mts de cota; y al Norte nuestra Cordillera Cantábrica, todo un paisaje a contemplar mientras vamos concluyendo los casi 12 km de subida que hay hasta llegar al enclave del Campar de la Ermita.

Antes de llegar a dicho lugar, encontramos nieve, pero esta apenas nos entorpeció mucho, pues eran manchas aisladas, tras una bajada esta nos deja en este enclave emblemático: Campar de la Ermita a unos 1500 mts., de altitud, lugar donde el Cordel Babiano se va a la derecha siguiendo dirección Noreste por el Monte los Frailes adelante hacia la Fuente de los Carboneros, para luego virar hacia Abelgas, ya en territorio babiano.

 20170225_130309DSCN0017

El lugar de Campar de la Emita, lo reconoceremos a simple vista, pues la cabaña y cercado ganadero, son toda una referencia importante y única.

En dicho punto nacen varias alternativas al recorrido, la dos que nos interesan son: primero la que vira al Sur, hacia el pueblo ovejero de la Urz; y la segunda va hacia el pueblo de Curueña.

Variante de la Urz. (mapa Google azul)

Es un recorte al bucle establecido, e ideal para aquellos que no quieran más complicaciones. Al pie del collado de Campar sale una pista que gira sobre la mesetaria cima de Cinta del Cueto para ir Sur, casi de forma paralela a la traza que se traía, pero en esta ocasión, se va por otra vertiente, y por un camino más bajo y que va en descenso hacia la aldea de La Urz, perdiendo unos 300 mts., de desnivel, desde la cabaña del Campar hasta el pueblo.

16996188_10212178708885929_8326139576874860854_n

Un camino amplio de buen firme, que va directo a la aldea de La Urz, donde ya no queda otra que bajar por carretera hasta el mismo Riello, cubriendo así los 32 km de ruta, con la posibilidad de acortar un tanto el tramo de asfalto de bajada, Tras haber dejado la Urz, y llegando a la altura del desvío de Bonella, hay un camino a la derecha que baja a la riega de Ceide, se puede tomar este y subir luego al pueblo de Socil, y ya desde aquí se vira de nuevo al Sur hacia Riello por el llamado Camino de Curueña. Mirar si merece la pena, pues el desvío está muy cerca de Riello.

P1140214P1140213

Nuestra ruta, prosigue hacia Curueña

Se sale de Campar de la Ermita (20km), tomando un camino amplio al par de la cabaña y del cercado ganadero, y que va por debajo de esta hacia el Oeste, aunque un poco más adelante, nace otro ramal que sale a la izquierda, y que busca las laderas de la riega del arroyo de Riomayor, para luego ir subiendo hacia Curueña, y que se puede vislumbrar en a nuestra izquierda en lo fondero del valle.
Nosotros, preferimos no perder altura por ir por el valle, por lo cual seguimos el camino que va bordeando las cabeceras del circo que rodeamos, desfilando por el Campar de la Braña, de esta forma vamos cerrando el bucle para llegar al pueblo de Curueña.

Un camino interesante, que como digo va a media ladera cruzando las riegas del valle en una continua sucesión de subes y bajas, muy facilonas, que pronto nos permiten llegar en descenso al solano pueblo de Curueña, (26,6 km), pues este ya lo veíamos en nuestra ascensión por el Cordel de Las Merinas.

P1140224P1140231P1140233

Curueña, nos recibe plena  soledad, con su formidable casona nobiliaria, a cuyo pie reposamos unos minutos para contemplar tanto la casona de los Flórez de Quiñones, como el campanario de su formidable iglesia, con sus dos campanas enormes, dedicadas a Santa Bárbara y San Juan, y en el jardín un gran gallo, colorista, a modo de escultura , que se gana algunas de nuestras más llamativas fotos de la ruta, con Javier Riestra e fondo.

P1140236

Aquí en el pueblo de Curueña, nacen nuevas alternativas o variante para ir hacia Riello, 1ª / ir a la Urz, y se puede bajar por un camino que va hacia El Valle, a buscar la riega de Curueña, por donde se fue un corricolari de última generación, sin GPS, y demás y más perdido que un pulpo en un garaje, Es un camino alternativo, pero no sé yo, como estará la parte baja, o sea la conexión con el río, aunque viendo la que tuvimos que salvar nosotros, igual es la mejor opción para ir hacia los molinos de la Urz, por Falifa. (Parece muy factible)

La 2ª opción, la nuestra, sale por el acceso rodado de Curueña (L-CV128/25, hasta la curva de La Sangonera, a unos 3 km de Curueña, y ahí se gira a la izquierda para entrar en ascenso hacia el Cordal del Serrón, cuando al final se entra en este se vira al Sureste, y ya cortafuegos abajo, hasta queda prácticamente encima de la riega de Curueña. Bajada trepidante con inclinación, y zonas técnicas, pero cuyo trazado, nos deja un tanto colgados encima de unos peñones de conglomerado de regodón y con los molinos de la Urz casi que debajo.

P1140243P1140244P1140248

Aquí hay dos posibles soluciones: 1ª / Meterse entre la maleza por la derecha del cortafuego a buscar una pista que sale a unos prados al par de la riega de los Moros, y así ganar la riega de Curueña y pasar hacia la Urz, (el monte está muy cerrado). 2ª Opción; bajar directamente por unos estrechos pasos, por entre los peñones y llegar al pie del puente que nos permite pasar por encima del arroyo de Curueña. En los dos casos hay que bajar con la trotona de la mano, y con sumo cuidado, zona de matorral, terreno muy inclinado, y por supuesto pegándose con el denso matorral, unos 150 mts.

Nosotros, como digo cogimos la 2ª opción, bajada directa, como mejor opción, nos llevó un tiempo, pero es que los caminos que marca el mapa al pie de los Molinos de la Urz, se medio pierden por la presencia de la vegetación, en general están muy cerrados y aunque en los mapas parecen muy claros, luego eso no dice la verdad, por tanto una vez cruzado, en nuestro caso subimos hacia la Urz, visitando lo que fue mi zona de dormida cuando hicimos andando la Vereda de los Heterodoxos, un camino de Santiago desde Oviedo, y nos trajo por estos lares.

P1140256P1140250P1140255

Desde aquí bajamos, sin más dilación cogiendo el acceso rodado que culmina en la aldea de la Urz y que nos llevó a Riello, de nuevo, eso sí tras siete horas de brega.

Alternativa a este embrollo de la Riega de Curueña, por Curueña-Socil.

Tal vez la mejor opción, para evitar todo este embollo tras el cortafuego, una tomada la Variante desde el Campar de la Ermita hacia Curueña, sea continuar desde aquí hacia el otro pueblo: Villarín de Riello, que pueden ser unos 5 km., de asfalto, y ya en el Villarín entrar hacia Las Raposeras e ir directamente al pueblo de Socil, cogiendo el camino de Curueña un poco más abajo.

P1140254

En el track que aporto, marco las variantes, tanto la de la Urz, como la que desde la curva de La Sangonera va hacia Socil y Riello. En definitiva, esta última es un tramo de unos 9,5 km, con unos 103 metros de desnivel de ascenso, y unos casi 400 metros de descenso acumulado.
Victor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...