Mostrando entradas con la etiqueta Leitariegos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Leitariegos. Mostrar todas las entradas

viernes, 28 de noviembre de 2008

Por Leitariegos y Villablino

Punto de partida: Puerto de Leitariegos

Punto de Llegada: Villablino

Kilómetros del recorrido total: 34 km

Desnivel Ascenso acumulado: 1.540 mts

Desnivel de Descenso acumulado: 2.032 mts

Horario: 6 horas

Puntos de paso:

La vuelta a los picos del Chano los Bueyes y Chano Seco, es toda una experiencia ciclomontañera.


Track de la Ruta


La idea de esta ruta vino de la mano de Roberto.G. Riesgo, Delegado de la Asociación Internacional de Mountain Bike (IMBA- Asturias) que quería comprobar una serie de posible de impactos sobre viales y camperas que podían quedar tras pasar por la zona unos 230 ciclomontañeros en septiembre procedentes de la XIX Travesía Cantábrica de Asturcón BTT.


Y así enfilamos desde el pueblo de Leitariegos, el GR 203 Por dónde Camina el Oso, que se toma a la derecha de la carretera que atraviesa el pueblo en dirección a la Bacheira y Los Faros, una subida que así de bote pronto y a la altura que se rueda se hace un tanto durilla dados los repechos existentes, eso sí con buen firme.


Al poco ya queda allá abajo el pueblo de Leitariegos, y el espectáculo de las alta cordales que rodean este extremo asturiano son impresionantes, guardando además en su interior recorridos maravillosos como pudimos comprobar el año pasado en Campeones, que publicamos toda la serie de recorridos del GR 203.

La cumbre del Picarín pronto se hace patente, aunque no la veamos, pues nos colocamos encima de ella en un pis pas, para desde ella virar hacia el Este para buscar la linde primero regional que separa Asturias y León, y luego parroquial que deslinda Leitariegos de Llamera.


Tomamos como referencia las distintas señales del GR y la alambrada en Cechau de la Laguna, la cual se va a constituir en toda una referencia durante bastante buen rato, aunque el GR se va por la derecha de la alambrada, y eso hizo que no se publicase la ruta en Campeones dadas las bajadas de escobas y tan poco ciclables, en esta ocasión esa dureza va a desaparecer pues a la altura de la laguna Viveiro que nos marca la señal de situación del GR, vamos a plantear toda una alternativa que hará la ruta más llevadera, aumentando su ciclabilidad al 90%.

A la altura de la Chana de los Peñones hacia la Laguna Viveriro, pasamos al otro de la alambrada, para tomar una pista que se ve clara y hermosa al otro lado de la linde, solo hay que tener una precaución, y es no irse mucho hacia la izquierda, aunque tampoco importaría mucho en todo caso la altura de la laguna de Viveiro la pista iría a las brañas de Lindapeña, a cuya altura deberíamos doblar hacia la derecha, rumbo Este para retornar otra vez hacia la alambrad que hace de linde fronterizo.


El GR se echa ladera abajo siguiendo la linde de alambre por unos desbroces que se han hecho con tal intención de facilitar el paso peonil, pero además de haber tramos poco ciclables, los rastros dejados por el desbroce pueden causarnos heridas graves, de ahí que recomiende la pista que va casi paralela a buscar el collado bajero que queda en plena Braña de Prado Cerrado, cruzamos la alambre, y no hay que ir valle abajo sino bordear la mata de piornales y escobales girando sobre nuestra derecha sin ganar ni perder altura hasta desembocar en la braña Vallerona.


En este tramo tendremos alguna ayuda señalitica, pero tampoco excesiva, en la braña la cruzamos dirección Norte para meternos en la estrechura del collado de Recuelabre, con tramos poco ciclables, y un sendero bastante estropeado que tremendo descenso, nos deja ante la pista que viene de Cacabiecho y va hacia Genestoso, bordeando de este modo el Chao de los Bueyes

Nosotros apenas si entramos en el pueblo aunque merece la pena hacerlo y degustar en el bar del hostal sus viandas que son muy buenas, nosotros ya íbamos tarde y antes de entrar en el pueblo, sin llegar a tocar asfalto, tomamos otra pista que bordea dicho pico por la otra vertiente y que está marcado como PR, o sea que ahora seguimos una marcas blancas y amarillas, camino del Cabril.


La subida se hace bonita por pista ancha y sin pérdida siguiendo la riega los Corros, ahora queda a nuestra espalda todo el circo que cordales que rodean Genestoso como los Chanos de la Gobia y el Pico Fanarrionda, y la senda de la Gobia de Cibea que los asturcones desecharon para campear por la Collada Acebal, dejando una de las excursiones más placenteras de la zona y que lleva directamente al Acebo.


Seguimos subiendo lentamente, cuando dando pedal, cuando empujando la trotona, pues dos días seguidos de ruta y a principios de temporada, no da tiempo a recuperar, pero la subida se hace prácticamente entera montados.


Roberto iba con sus fotos a la vez que le iba comentando los diversos efectos de los impactos en los viales por escorrentías, por compactación de coches y ganados, por abrasión , etc, lo cual poco a poco mientras íbamos viendo la sucesión de túmulos devastados de la vega que da paso al collado de Tres Lagunas, al que llegamos tras charlar un buen rato con dos paisanos de Genestoso que bajaban con sus caballerías.


Tras pasar la estrechura que da paso a paso a la zona de Tres Lagunas, todas ellas secas en esta época del año, el PR del Cabril gira a la izquierda para buscar la collada de Carbazosa, pero nuestra ruta se echa dirección Sur, buscando la senda mejor por entre los brezales que marcan el camino por el ancho valle que baña la riega de Orallo.


La bajada es a través de un estrecho sendero muy pisado por el ganado que nos va llevando por la derecha de la riega, que se va haciendo más profunda a medida que vamos bajando, al otro lado de ésta se ve un camino como más claro pero bajando no merece la pena cambiarse de ladera, siguiendo de este modo bajo la sombra de los Altos de Sierra Sopeña y los Tambarones.

Poco a poco el sendero va virando hacia otro valle que hay a la derecha, en Chano Seco, para empatar un poco más adelante con una clara pista que va mejorando a medida que vamos devorando con mas desarrollo, del que hemos metido en todo la ruta, ahora si que los frenos se ventilan.


Algún que otro camino a derecha e izquierda pero seguimos por la pista principal que nos presenta a la altura del pueblo de Orallo, una alternativa más de tierra y viejos caminos, por lo cual se vira a la derecha, cruzando la riega de Orallo y siguiendo las marcas anaranjadas de algún otro evento, pasando por encima del pueblo y de la zona de Los Cuarteles.


Sí se vine un poco justos de fuerzas el sendero presenta una serie de repechos que van tomando altura hacia la zona de Fagueñas, que hacen maldecir a más de uno cuando propuso hacer esta variante, que yo creo que son planos de mina, pero en algún lado hemos dejado uno, y nos hemos subido al siguiente.


Dejamos atrás Fagüeñas y bajamos hacia una escombrera, donde casi nos atropella una lady Godiva al trote con su caballo; sobrepuestos del susto, en la escombrera encontramos un sendero que nos baja a la parte última de Coaballes de Abajo, ahora solo hace falta cubrir los kilómetros que hay hasta Villablino dando por terminada nuestra ruta, un taxi nos puede ayudar a recuperar los vehículos que hayamos dejado en Leitariegos. Fin de la ruta, montuna donde las haya.


Victor Guerra

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...