Mostrando entradas con la etiqueta Monte Areo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Monte Areo. Mostrar todas las entradas

viernes, 24 de abril de 2015

POR GUIMARAN Y MONTE AREO

 
P1040701
  • · Punto de Partida y Llegada: El Empalme (Aboño)
  • · Puntos de paso: Pervera- Ambás-Montico-Piñera-La Granxa-Monte Areo-Poago-Veriña-Les Cabañes
  • · Kilómetros de la ruta: 32 km
  • · Horario de la ruta: 3 horas
  • · Desnivel de ascenso acumulado: 698 mts
  • · Desnivel de descenso acumulado: 658 mts
  • · Participantes: Pablo Riopedre, Albano Capezzali, Marco A. Majada, Jose Enrique Garcia, Rubén Burón, Angel Truebano, Luis Fernandez, y algún otro…

  • · IBP Index: 48
Tras la paliza del fin de semana anterior por tierras de Peñamellera, tocaba un poco de relajo tanto de viajes como  de batallas betetistas, y para ello que mejor que  diseñar una ruta por las tierras fronterizas de Gijón y Carreño, las cuales nos ofrecen recorridos duros pero también relajantes paseos.

Y eso fue lo que buscamos para este fin de semana, un paseo por el valle de Guimarán, para luego, solazarnos con un largo ciclado a lo largo del cordal del Monte Areo, a la cual se trepa sin mucho problema.

image

El punto de quedada, como ya viene siendo habitual fue en El Empalme (Aboño), y aunque ya sabíamos que Adrián del Bar El Empalme, no es que madrugue mucho, pero aún así nos concentramos en dicha zona como punto de partida, pues está nos queda muy a mano para realizar  esta ruta y dejar en tal punto, pues cuenta con un pequeño parking  donde dejar los coches y los respectivos  pertrechos .

A esta propuesta rutera se apuntaron unos cuantos compañeros nuevos, algunos oriundos de Gijón y de la zona, los cuales  nos fueron aportando detalles y descripciones a medida que hacíamos la ruta.
Salimos pues de la isleta de El Empalme, para rodar  por unos cientos de metros hacia Gijón por la AS-19, y tomar al poco, el desvío hacia Guimarán (CE-6), nada más entrar en él se dobla ante el bar Genaro, pasando por delante y subir hacia las casas de La Cuesta, primer repechillo camino de la iglesia de Pervera, todo este tramo se hace por carretera, se cruza la vía del ferrocarril, tras haber rodado un tramo de esta guisa  y dejar atrás  la iglesia de Pervera atrás ( 1,4 km) y se desfila por caminos entre prados con determinados puntos de barro y algún que otro charcal y nos vamos dejado caer hacia La Baragaña (1,9 km) ; hasta este lugar se puede venir por la CE-6, desde el Bar Genaro.

P1040703P1040707

En La Baragaña si apenas tocar la carretera general del valle, se voltea sobre las casas  para emprender de nuevo la subida por el carretil y poder cruzar de nuevo la vía del ferrocarril de Arcelor por medio de un puente, colocándonos de nuevo rumbo Oeste, y en la margen derecha de la vía, teniendo a la izquierda lo fondero del valle de Pervera y Guimarán y al fondo el eje vertebral del Monte Areo.

A la altura del kilómetro, 3 de la ruta entroncamos con la vieja plataforma del ferrocarril abandonado, denominado el «Estratégico» por el cual vamos a circular unos cuantos kilómetros, teniendo un  más abajo y a la izquierda el trazado ferroviario por el cual circulan los «torpedos» de la colada de hierro fundente que se pasan de una a otra factoría

Seguimos por zonas  planas  de buen firme que siguen el antiguo trazado ferroviario sin más problema que encontrarnos de sopetón con una placa homenaje dedicada a lo que fue en su día un campo de aviación republicano, desde donde se sigue hasta cruzar la C-5 (5,7 km) por encima de la zona industrial de Lacin , dejando un poco atrás,  y en lo fondero del valle la iglesia parroquial de Guimarán.

P1040704P1040705

Se sigue por la vieja plataforma ferroviaria y como a los 7,2 km del recorrido manteniéndonos en casi todo momento en la cota delos 90 mts de altitud, abandonamos la vieja plataforma del «estratégico»  por unos momentos por los repechos entre La Golpina y La Barrera, para de este modo ganar el alto que nos da vista a la Iglesia cementerio de Ambás, hacia la cual se emprende un corto y rápido descenso hasta llegar a ella donde paramos unos instantes para hacer alguna foto, y porque también,  algún compañero ya desde aquí tiraba hacia el cumbral del Monte Areo, y realizando un recorte de la ruta.

Tras la despedida, nuestra ruta recobró el rumbo Oeste para subir ya por carretera hacia las Escuelas de Ambás en el Cascayu, a la vez que vamos virando al Sur, y cerrando el bucle sobre la sierra del Monte Areo por los lugares de El Rodil, El Montico.

Antes nos detendremos ante un renovado espacio público como es el lavadero y fuente de Huerno de 1872, y ya des aquí se baja por El Rodil  hasta la  carretera AS-326 la cual se rueda hasta un poco más allá de  la Cruciada (13,4 km) donde nos fuimos encarando hacia la ladera del Montea Areo  para virar al poco al Oeste  rodando unos metros por una carretera local que nos devolvió a la carretera AS-236.

P1040714P1040708P1040716

En el punto kilométrico 14,9 de la ruta, en La Piñera viramos dirección Este, tomando el Camino del Vallín, enfrentando una dura subida hasta ganar una altozana casa al llegar a ella se acaba la carretera, en este punto se prosigue  por un camino que va por prado y pegado a la alambrada  hasta  aproximarse a las naves  de La Granxa (15,9 km y 140 mts alt). A partir de aquí , la Granxa, se dobla ante un cierre para subir ya directos por El Gueyu, hacia el Castro, ganando el límite municipal entre Gijón y Carreño, y viendo al pasar a la izquierda la  cabecera del regato de Los Llorales.

Los repechos son de aúpa, y obligan a tomarlos en veces, aunque la mayoría de nosotros opta por tirar de la trotona cuesta arriba hasta culminar la subida  y concluir esta en el Monte del Abedul, pasando por los Pozos de Arcilla. De este modo  colocarnos en apenas 2 km de subida en la cota de los 260 mts, que no es mucha,  pero dicho desnivel haya  que  ganarlo  en muy poco espacio. Las pendientes son brutales.

P1040718P1040721

Una vez en lo alto de la cordal el rodar por ella es fácil, y los itinerarios a seguir son un poco a capricho, del ciclobiker. En nuestro caso dimos unas vueltas por la zona, hasta llegar a  los dólmenes en los cuales nos entretuvimos tomando un refrigerio antes de seguir ruta por el cordal.

El trazado prosigue por encima de la Cañada del Regueiru, dejándonos caer hacia el núcleo de Zarracina (Poago) y desde el ya todo por asfalto es un descenso  hasta Muniello, cruce sobre el ferrocarril, en cuyo punto (25, 8 km) un buen día, hace ya años,  un camión se llevó por delante la casina de los guardeses de este famoso paso a nivel de Poago.

Al llegar aquí nos parecía que habíamos hecho poca ruta, se puede cerrar aquí la ruta girando hacia El Empalme. Pero en nuestro caso tomamos el camino que sube tras haber conectado con las AS-19 hacia Veriña de Arriba, y por su fuerte repechón  se entronca con la carretera de la Campa de Torres por la cual subimos rumbo Norte, sin problema alguno,  hasta ganar el alto del Patín (Les Cabañes).

P1040723P1040722P1040724

Aquí con una más que excelente vista tanto sobre Gijón, como  Aboño y Xivares giramos a la izquierda para entrar en el sendero que se echa abajo sin problema alguno para buscar en lo fondero el Parque de Carbones de la playa de Aboño

Bajada un tanto técnica, pero sin mayores problemas, cuyo tránsito nos deja en pleno parque de mineral, se dobla sobre él  dirección Sur y se sigue por la carretera pasando por la casa cuartel de la Guardia Civil, que parece esta contiene elementos paranormales según los amigos de  GAIPO, se sigue pues  la ruta por el carreteron de Abono y en apenas medio  kilómetro estamos de nuevo el punto de partida que no es otro que El Empalme.

P1040728

Tras ello, y sin muchos problemas, aunque mermados de ciclobiker pues al destino tan solo llegamos: Marco Antonio, Luis Fernández, Albano Capezzali y yo mismo, los tres últimos tras colocar nuestras trotonas en los coches nos dimos el placer de tomar unas sidras de llagar Peñón en el Bar el Empalme, acompañando tan espirituosa bebida de una ración de callos, que el risueño Adrián, nos sirvió para deleite de los comensales tras tan dura batalla ciclobiker :-))

Víctor GUERRA

viernes, 21 de octubre de 2011

Entre el Románico y Dólmenes

  • · Punto de salida y llegada: San Juan de Tremañes
  • · Puntos de paso: Puente Seco- Poago-Monte Areo-La Granxa-San Andrés de los Tacones_Cenero- Somonte-LLoreda
  • · Kilómetros de la ruta:33
  • · Horario: 4 horas
  • · Desnivel Ascenso Acumulado 694
  • · Desnivel de Descenso Acumulado:580
 
IMG_0546IMG_0547

Por diversas razones estaba estos días en Tremañes, y por tanto planteé esta ruta que enlaza los escasos restos románicos de Tremañes y Cenero con los restos arqueológicos del Monte Areo.

Se parte de la Iglesia de San Juan de Tremañes (la Quintana) , punto desde el enlazamos con la Vía Verde de la Camocha, pero siguiendo por el ramal que va dirección a Aboño, cuya referencia son esas impresionantes chimeneas que asoman por encima del cordal que va a la Campa de Torres, pronto la Vía Verde nos sitúa en los Campones, y ya no habrá otro remedio que irse hacia la carretera- circunvalación que nos lleva hasta el Puente Seco-Veriña. Cuidado en este tramo que se comparte con grandes tráficos

Pasamos por entre la Arcelor y la estación de RENFE de Veriña, para doblar dirección a Poago, justo en ese corte que sufre la cordal entre Monte Areo y Campa de Torres.

A partir de que doblemos hacia Poago, el trazado se empina de forma brutal y aunque es asfalto el desnivel es importante, y este no se rebaja cuando se gira por el primer camino a la derecha en dirección a la vieja perrera de Veriña, por el Camino del Monte , el cual concluye a los pies de la perrera, lugar donde se dobla a la izquierda para ya tomar de forma definitiva toda la planicie del Monte Areo.

Pronto dejaremos los caminos estrechos y más rurales por las amplias pistas y las indicaciones señaléticas de los yacimientos dolménicos como el de San Pablo que es de los que mejor se pueden ver.

En esta gran planicie uno se puede organizar el viaje como desee, seguir las indicaciones de la instalación dolménica, algunos de estos ejemplares están bajo tierra, pero otros se puede ver y comprobar su configuración y entender su existencia mediante la panelización existente.

Un poco más allá del Dolmen de San Pablo, se conecta con la Cañada del Reguerón, pero que pronto abandonamos por seguir por la cumbral enfilando hacia La Huelga y el Monte Areo con sus 265 mt de Altitud. Se puede estar horas por esta planicie disfrutando de la soledad de este inmenso ocalital y praderas.

Hay que tener cuidado en no irse por lo laterales pues pronto nos podemos ver en el Valle de Ambás o el San Andrés , finalmente sigo dirección Oeste ya en plena bajada hacia Rodil, me doy cuenta de que perderé muchos metros y viró hacia Montico para hacer un bucle y subir por el viejo camino que acompaña el arroyo de Llorales de nuevo hacia El Castro pero virando a la derecha hacia Pasquin o la “Granxa”.

Es toda una sensación de ir por camino solitarios sin más compañía que los ocalitos, las bellas perspectivas sobre el valle no llegaran hasta llegar a la Granxa que rodeamos para bajar hasta el mismo Serín.

Seguimos por La Vega, por entonos suaves pero urbanos, hasta llegar a los pies del Embalse de San Andrés que bordeamos por una destartalada pista en la orilla Sur, y que nos lleva hasta la cabecera del embalse.

En este punto subimos un fuerte repecho hasta llegar a Cenero, más representaciones románicas, y un antiguo balneario y los restos de su viejo torreón medieval…Visto todo ello buscamos los caminos que bajan hacia la carretera GI-4 dirección Somonte para proseguir por la AS-326 hacia Lloreda, bajando de nuevo hasta Los Campones, para meternos hacia la San Juan de Tremañes por la Vía Verde de la Camocha.


Víctor GUERRA

sábado, 24 de mayo de 2008

Las sopresas del Monte Areo, de la mano del IMBA y BTT Pelayo

Ahora que empieza la moda de los centros de BTT, a Cataluña y Euskadi se suman los proyectos de Galicia y Valencia, y estos días, rondando por Monte Areo, algunos miembros de BTT Pelayo comentaban las posibilidades de un entorno para una acción de este tipo que tanto se lleva pidiendo en Asturias.

Lo cierto es que cuando se articuló esta ruta entre el IMBA-España (Asociación Internacional de Mountain Bike, y el club BTT Pelayo) pues no se daba un duro por la ruta, puesto que siempre el Monte Areo había sido lugar de tránsito o bien para la Vuelta al Concejo de Gijón, que tal club organiza y mantiene viva, o porque se iba por el GR Camino de la Plata, o el Camino de Santiago.

Este grupo le ha sacado el jugo al Monte Areo, y con esta ruta ha dado a conocer las entrañas del Monte, a través de caminos ya conocidos pero intercalando toda una suerte de senderos, que han hecho de la ruta IMBA-BTT Pelayo toda una experiencia de búsqueda de sensaciones. La ruta se puede comenzar en el propio lugar de Veriña, pero se prefirió una instalación como el Parque de Moreda, en La Calzada, como un buen punto de reunión para rodar juntos hacia Veriña, adonde se puede llegar por varios sitios, por Jove o por Aboño.

Se decidió ir por La Calzada adelante hacia El Cerillero y el Puente Seco y entrar, de este modo, en Veriña de Abajo con un giro sobre la antigua carretera de Gijón-Avilés. Tanto este giro como el trayecto hasta este punto deben hacerse con precaución dada la alta densidad de tráfico de la zona. Una vez metidos en harina, en la carretera a Veriña-Poago, se toma la empinada cuesta que nos da las primeras vistas sobre la antigua siderúrgica de Uninsa-Ensidesa.



Casi cuando estamos para concluirla, se gira por un ramal aún más empinado que va directamente a la tubería de gas-cok que va a la siderúrgica y que se pega al territorio desde Aboño, como una gran oruga blanca. La tremenda subida nos deja ante la perrera municipal de Muniello, donde los perros no se saben si saltan de contento por la presencia de tanto ciclista o dan la voz de alarma por la invasión.

Desde este enclave, la ruta que no parece tener continuidad se abre paso por entre el lateral izquierdo de la instalación y tras cruzar un tramo de pradería se remonta un camino que nos lleva al Monte Poago, y en descenso llegar a Cimavilla, para cruzar la carretera y meternos por la llamada Cañada del Reguerón, acompañando al arroyo del mismo nombre un buen trecho. Éste, además, será un tramo común para el retorno, y el límite de Carreño y Gijón.

En una zona donde la vegetación autóctona da pie a la explotación maderera, especialmente al eucalipto, y que reconocemos por la corta de los maderistas que dejan la zona hecha unos zorros nos vamos de frente para desembocar al poco con una de las pistas que entra en Monte Areo, procedentes de Guimarán. Viramos hacia la izquierda para visitar uno de los dólmenes que se han preservado con una actuación interesante en la zona que en los mapas se marca como Canto del Medio.


Tras la visita reemprendemos la ruta desandando el camino tomando el rumbo del Alto de Areo, donde visitamos el otro dolmen y proseguimos la marca rumbo Oeste; cuando la pista a la que llegamos vira hacia el Valle (Santa Eulalia) nosotros giramos a la izquierda en escuadra para bajar a la otra pista y dar otro quiebro en pleno Monte del Abedul. Desde aquí bajamos por los Pozos de Arcilla, en dirección Suroeste, hacia el Castro y siguiendo por el límite de los municipios, bajando por un costado de la riega de los Llorales, en dirección Al Montico y La Cruciada, ante ello se dobla pasando por encima de la citada riega rumbo ya Sur.

La autopista se oye rugir al otro lado de la mata de árboles, es un fuerte runrún difícil de soportar durante horas, nos vamos pensando en las gentes que aquí llevan años con esa cantinela día y noche. Entroncamos la AS-326, para de nuevo dejarla un trecho más allá para subir por una rampa hormigonada hacia El Espín, y poco a poco ir cerrando el bucle para subir de nuevo al Monte Areo, del que bajamos durante un tiempo. Se enfila ruta hacia San Andrés de los Tacones, sin llegar al núcleo se enfila dirección Norte, hacia el Monte Areno, cuyas pistas y camino vecinales nos van permitiendo treparlo sin mucha dificultad aunque el personal más joven se resiente, echando pie a tierra, y los alevines buscando con sus progenitores una vía de escape por Monteana hacia La Calzada.

El grupeto comandado por los chicos de BTT Pelayo nos animan para volver a entrar con ganas en los senderos que nos ofrece esta ladera gijonesa del Monte Areo, subiendo hacia el Camín Llanu, pero antes le echamos un vistazo al embalse de San Andrés y toda la cordal de Cenero que encierra sus aguas, preciosa vista. Nos desviarnos hacia la derecha a tomar el cabezal de la Riega de la Vegona, virando rumbo Este, metiéndonos directamente en el denso de la mata arbórea, entre la cual se abren precisos senderos llenos de pasos de barro.

De nuevo entroncamos con la cañada del Reguerón en el punto de la tala de eucaliptos, subida bonita y técnica en la cual ya saben más los viejos por técnica que por fuerza, vamos ganando toda la ruta trazada, eso sí, a base de platillo y grandes piñonadas. De nuevo ya en Cimavilla, el grupeto debate si abordar otro tramo por el Monte Areo.

O tirar ya para la zona de partida. El personal cree que ya estuvo bien y se opta por bajar ya por carretera por Zarracina, El Pozón y llegar al punto de Muniello, donde la pista hormigonada nos llevó hacia la perrera municipal. Seguimos bajando hasta entroncar con la carretera general de Gijón-Avilés entrando de esta manera en Gijón, tras haber saboreado una ruta bonita y al lado de casa y en apenas cuatro horas.

Víctor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...