Mostrando entradas con la etiqueta Peñamellera. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Peñamellera. Mostrar todas las entradas

viernes, 9 de febrero de 2018

Vuelta a Sierra Perumoru y Robriguero

P1170896
· Punto de Salida y Llegada: Panes
  • · Puntos de paso: Abándames. Cavandi-Cerébanes-Bores-Cuñaba-Venta Rumenes-Puente Lles.
  • · Longitud de la Ruta: 35, 2 km
  • · Horario de la Ruta. 4 h.
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 1.436 mts
  • · Participantes: Luis Roza, Javier Riestra. Albano Capezzali, Victor Guerra
  • Track de la ruta en Wikilock:https://es.wikiloc.com/rutas-mountain-bike/vuelta-argayon-cunaba-22531984 
image

Uno de los territorios que tal vez menos se recorran en btt, más allá de los clásicos GRs, sea el extremo oriental asturiano, al que esta ocasión queremos dedicarle unas horas con una ruta que nos lleve por rincones desconocidos, pero emblemáticos como los que nos ofrece esta ruta que da vuelta a las sierras de Perumoru y Robriguero.

Se parte de Panes, para tomar la carretera que va a Cabrales, la cual se abandona ante el desvío que nos permite subir por el fuerte repecho hacia la noble villa de Abándames, que nos lleva en primer término a pasar por delante de la Quintana de los Muertos, hasta desembocar en el eje urbano que atraviesa toda la villa.

P1170828P1170834

En dicho tránsito iremos viendo casonas y portaladas que nos muestran la hidalguía que tuvo en su tiempo la villa, su articulación urbanística nos viene también a indicar que este lugar fue paso de trashumantes mercaderías, provenientes de la Calzada de Jana, a la que llegaban a su vez las calzadas procedentes de Llanes o Ribadesella y se iban hacia el Sur por la calzada de Salámica o por las calzadas de Caoro o del Duje hacia las sureñas calzadas del Esla y el Cea.

P1170838P1170839
P1170837

De Abándames, se sale hacia el Oeste por el camino que se abre en la bifurcación a la derecha en leve ascenso hacia los depósitos de agua de El Suyu, el camino va tomando altura por tramos muy empinandos y hormigonados que viran al Norte para encararnos contra la ladera que baja del Cuera, para luego ir variando sobre las riegas que bajan de Las Minas y Peña del Prisano, hasta conforma la riega del Monejo.

El camino parece que desaparecer, pero da vueltas sobre las riegas para llegar en plano a la majada de Camprecie, y desde ese sorprendente conjunto de cuadras, que en su tiempo debió el núcleo de un pueblo nos dirigimos sin problemas hacia Cavandi, dando vista al valle que viene de Llonín, tomando de esta manera contacto con el acceso rodado por el que nos vamos unos metros para desviranos a la izquierda dejando la carretera, para tomar por la cumbral de Perumoru que nos enfila directamente por una bonita bajada hacia el pueblo de extraño nombre, como es Cerébanes.

P1170853P1170847

En pis-pas estamos ante las ruinas del palacio barroco de Cerébanes, curioso y paradigmático levantado en 1734, aunque hoy presenta un estado bastante ruinoso, que en su día fue una construcción de planta rectangular, con dos pisos de altura en la fachada principal, que es la meridional, y sólo uno en la trasera, ya que el bajo queda enterrado debido al desnivel del terreno. Tiene dos cuerpos unidos, el principal al este, definido por cortafuegos, que acumula los elementos nobles, y otro más modesto al oeste; el primero es de piedra vista, y el segundo está, en parte, enfoscado y encalado. 

Aparte de su magnífico enclave, dominando un amplio panorama, y su excelente construcción, destacan en el palacio las numerosas inscripciones que conserva, labradas en los dinteles de puertas y ventanas, tanto en el exterior como interiormente. Además de jaculatorias e inscripciones piadosas y conmemorativas, aparecen varias fechas, señalando las etapas constructivas y el nombre del propietario.

P1170860P1170858P1170861
Los materiales usados, son la mampostería y el sillarejo, con sillar en torno a los vanos, cornisa y esquinales de dos. Perteneció a un indiano que regreso de México como rico hacendado y casado con una natural de aquellos parajes, parece que ésta real hembra era de alta creencia religiosa, lo que en parte explica tanta inscripción «Hízose a costa de Don Francisco Sánchez de Caso. Año de 1734» otras corresponden a las Bienaventuranzas, «Bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios», lo cual ha hecho pensar a algunos que este edificio fue un antiguo monasterio, dicho edificio fue incendiado durante la guerra carlista. Actualmente es de titularidad privada.
De Cerebánes se sale en dirección Oeste hacia el pueblo de Para, en el que la inteligencia y buen hacer de los paisanos nos obsequian con unas interesantes tallas en madera al aire libre que deleitan nuestros objetivos fotográficos.
P_20180127_112535_HDRP1170865

Tras ello, nos vamos por el acceso rodado hasta lo fondero el valle que cruza el río Cares, o sea hasta La Molinuca, donde cruzamos el puente colgante sobre el río Cares, para virar por la orilla de la izquierda, y seguir por el sendero que sube hacia la Ermita de Nuestra Señora del Pilar, desde cuyo enclave se puede ver la otra vertiente por la que hemos venido y que explico con calma al compañero Roza, extasiado por estos parajes.

Al pie del acceso rodado, a la altura de Bores, se gira a la derecha para irnos hacia el barrio donde se encuentra el enorme palacio de Bores, en fase de reconstrucción y donde aprovechamos la portiacada para del autobús para reponer fuerzas y dar unos tragos a los espirituosos alimentos líquidos que llevan Albano y Roza, y que complemento con unas pastas de coco y naranja.

P1170881P1170880

Reconfortadas las fuerzas, la ruta prosigue pasando por el lateral del palacio por el camino marcado como PR-AS 175 Jargú-Cuñaba-Minas de Argallón-Bores. Se sigue por la pista de concentración parcelaria en ascenso hacia Vallejo de los Prados, dejando el ramal que sube hacia la collada de La Serna por donde se va el GR-109 de Asturias Interior, el ascenso es duro, pero poco a poco vamos ganando altura hasta entroncar con el viejo camino que viene de Robriguero hacia Argallón, a cuyos predios llegamos en medio de bastante mal tiempo, eso sí cada uno a su ritmo, dado que nos hemos venido pocos, cada uno sigue su ascensión de forma paulatina.

Contemplamos las rebuscas del preciado mineral aurifero, que se dió por estos lares, que puso toda la zona patas arriba, escombreras a las cuales nos les ha llegado la reconversión ambienta.

Desde esta atalaya también podemos ver la otra capital de Peñamellera: Alles.

Ya en el collado Las Siellas, damos vista aguas vertientes al valle de Cuñaba y los crestones de la Sierra Nedrina, dejando atrás el valle que riega el río Cares. Una vez pasada la collada nos vamos pista abajo ya hormigonada en un descenso desenfrenado hacia el subvalle en el cual se asienta el pequeño pueblo de Cuñaba.

P_20180127_134909P_20180127_134945

El tiempo que nos ha respetado hasta ahora se vuelve duro y nos empapa, por tanto decidimos renunciar el subir hasta San Esteban de Cuñaba, e incluso irnos luego hacia el diseñado bucle por los predios de Merodio.

P1170891P1170900

Una vez se entronca con el acceso rodado del pueblo, subimos un pequeño collado por encima de las praderías de La Cuera, para dar vista al otro valle en el que se halla el pueblo de San Esteban de Cuñaba, cuyo valle riega el arroyo de Rumenes, y por el cual bajamos como tiros, por el acceso rodado a los pueblos de Cuñaba, hasta desembocar en lo fondero del valle del río Deva, la otra gran arteria fluvial de Picos de Europa y sus valles, que va acompañada aguas abajo por la carretera N-621 que cruza de Sur a Norte el Desfiladero de La Hermida
.
P1170886

Por el desfiladero, ya por la carretera N-621 nos vamos hasta la bifurcación de Puente Lles, que dejamos atrás, hasta llegar a la altura del pueblo de Colosía, donde una vez cruzada la carretera, nos desviamos hacia la senda fluvial que se pega a la a la gran arteria que ya configuran las dos grandes arterias el Cares y el Deva, que desembocan en Panes, al igual que nosotros mismos a cuyo destino llegamos tras una intensa ruta por los extremos occidentales asturianos., y de cuya dureza por la climatologia nos reconfortamos con una comida en el Restaurante Covadonga de Panes, el cual merece la pena visitar.

Fotos de Víctor Guerra. Albano Capezzali

© Victor Guerra

viernes, 17 de abril de 2015

VUELTA A SIERRA NEDRINA. (Peñamellera)

IMG_20150412_141235
  • · Punto de Partida y Llegada: Arenas de Cabrales
  • · Puntos de paso: Mildón-Oceño-Tamandón-Galabín –Sombejo- Cuñaba-Argallón-Mier-Trescares
  • · Kilómetros de la ruta: 50
  • · Horario de la ruta: 6 horas
  • · Desnivel de ascenso acumulado: 2170 mts
  • · Desnivel de descenso acumulado 2189 mts
  • · Participantes: Noelia Rojo, Albano Capezzali, Fernando López, José Ramón Natal, Pablo Riopedre, Victor Guerra
  • · IBP Index: 206
  P1040644
Entrando en la década de los años 90,  realicé por última vez parte de esta ruta por los alrededores de la Sierra Nedrina, y viendo que estos días entraba ya el sol a raudales por los valles cabraliegos y peñamellanos, pues articulé una visita a estos parajes de antaño.
El punto de partida lo establecí en Arenas de Cabrales, por aquello de poder desayunar en el Café Cares y saludar a los amigos cabraliegos. Aunque también se puede salir de Mildón, al pie del desvío hacia Oceño, aunque no da tiempo a calentar con tanto rampa
P1040582

En todo caso Arenas fue el punto de encuentro que confluyó con una popular carrera trail, con no sé cuántos competidores.

Tras el desayuno, nos pusimos en marcha hacia el primer objetivo que era llegar a Mildón lo cual lo hacemos por la carretera AS-114 que en leve descenso acompaña al embravecido río Cares, durante el descenso iban pensando en ¿Cómo afrontarían la ruta mis queridos compañeros, ignorantes como eran de las peculiaridades de la ruta?

image

Al llegar al viejo caserío de Mildón (5,3 km y 15 mts alt) se abandona la AS-114 para tomar el desvío (PA-3) hacia Oceño, se trata de un ascenso por una estrecha carretera de buen firme que en apenas unos 4,5 trepa hasta los 500 mts., altitud en los que sitúa el pueblo de Oceño. La subida nos muestra las bellas imágenes sobre el río Cares, y los Monte de Tajadura y justo enfrente se pueden ver los prados colgados de Sierra Jana y Juan Robre, por donde Siegmund Schulze y Ralf Schanze, y yo mismo trepamos para alcanzar el Puerto de Nava y dejarnos caer hacia Arenas de Cabrales.

P1040585P1040589P1040604DSC01247

Al llegar a Oceño, (10,8 km) se impone descanso para contemplar el impresionante entorno, que lo será aún más arriba. Antes salir de Oceño era todo un calvario pues el viejo camino era todo un sendero técnico con fuertes rampas, ahora en cambio la amplia pista de concentración parcelaria nos permite ganar en primer lugar la majada de Jaces, (11,9km y 722 mts alt) donde de nuevo le echamos una mirada al valle de Oceño ahora a nuestros pies y más al fondo el de Cabrales y las sierras que circundan todo este enclave.

2015-04-13 12.11.362015-04-13 12.33.49-12015-04-13 12.33.51-1
La subida tiene repechos importantes que se superan gracias al hormigonado, de lo contrario pie a tierra. Llegados al collado de Trespandiu, dejamos el ramal de la izquierda que iría a la bajada endurera de carácter extremo del Puente la Vidre, y nuestra ruta a la derecha , dejando el rumbo Este para virar al Sur hacia la zona de Cabaña Verde, Las Pandiellas para ganar el Collado de Llamea, perdiendo de vista los valles citados y pudiendo ver a nuestra espalda el cresterío de la Sierra del Cuera, y como no, el naciente cauce del río Rubó que baja a modo de guadiana hacia Trescares.
P1040624P1040620P1040640
DSC01273

En Llamea 15,9 km y 984 mts altitud, la ruta cambia radicalmente, pues la pista desaparece dejando paso a las praderías de Carraspión , y ganado el collado empujando la trotona nos enfrentamos a un estrecho sendero marcado por la traída del agua, que dejamos un poco más adelante para tomar el camino tradicional.

El paraje es excepcional aparece el Pico Vigueras, punto de arranque de la Sierra Nedrina, detrás la mole del Pico Carraspión de donde horas más tarde se caería una senderista del Club Ensidesa, los mismos con los que habíamos desayunado en Café Cares.

P1040643P1040650P1040655
DSC01280

El sendero es muy estrecho apenas 50 centímetros que desde la Cuesta La Llechi, nos presenta a la derecha la pindia ladera hacia Rubó, un pequeño desliz y uno se va abajo en un santiamén. Abro el grupo para marcar el tránsito y los pasos y para que los compañeros vean también las dificultades. Cada uno extrema las precauciones y va bajando como entiende, unos empujando bici y otros rodando el estrecho sendero y siendo muy cautos en los pasos más comprometidos.

P1040664P1040663P1040679


Llegados a las Curriceras, dejamos el sendero de la traída del agua, y ascendemos trotona al hombro para ganar la vertiente del río Coyantes y el fondo de valle de la riega Mildón, enfrente el Puerto de
Portudera, y entre los peñascos , los Macizos de Picos de Europa, emergiendo el Picu Urrielli, majestuoso en medio de la inmensa nevada que preside aún los Picos de Europa,

Ganamos otro collado, tapizado de pradería y que nos da la vista sobre la majada de Tamandón colgada sobre el seco cauce del Rubó, nos echamos ladera abajo buscando la mejor trazada para ganar el Collado La Galabín (16,9 km y 138 mts alt) emergiendo ante nuestros ojos a compleja orografía y la pendientes tan impresionantes de Sierra de Cocon, y el gran circo, con sus cascadas de nieve y tierra que bajan de los cresteríos de Canal Negra y el Cueto Los Vitorones y la Sierra de Concón.
 DSC01303DSC01310IMG_6678IMG_6672IMG_6663

Coincidí hace años realizando una ruta por estos lares, en pleno deshielo, y el ruido en el circo de Sombejo es espectacular y la zona muy dantesca. En Galabín nos entretenemos contemplando la zona a la vez que recuperamos fuerzas, pues ahora nos quedan unos 4 km por el valle de Cocón hasta llegar a San Esteban de Cuñaba.

Concluida la pitanza con pan élfico, lomo, y gominolas, y algo de chocolate y té verde como bebida , empujo a los compañeros para que se preparen pues hay que bajar a las cabañas de Sombejo, lo que hago marcando la bajada, a falta de camino menos ciclable; y ya casi a bajo se vira hacia la marcada cabaña de El Coteru, que bien se puede bordear por uno u otro lado para coger el camino que desde este enclave se perfila valle abajo, y colgado de la laderas de la Sierra Nedrina.

DSC01333DSC01334IMG_20150412_160306

Es una bajada con algo menos de peligro que la zona de Llamea, pero no se le debe perder el respeto, y hay puntos complicados, que tanto yo como Pablo Riopedre , pues respetamos y por precaución vamos pasando a pie, por aquello de nos arriesgar, y porque soy el único que conozco que conozco la zona y sabe dónde estoy, bueno amén de Fernando que se habrá estudiado algo la zona y sabe dónde queda Cuñaba.

El sendero cruza la Riega de Los Toralucos y se abre paso sobre la ladera de Sulapeña La Llabia , para ir perdiendo cada vez más altura sobre la Cuesta La Armadura, los cresteríos de enfrente y los neveros colgados dan miedo, y más cuando les cuento a los compañeros las andanzas de los cabreros de la zona por estos lares. Hay tramos más escabrosos que otros y tramos muy bonitos que lo único que tiene es que es estrecho pero que se bajan muy bien, pero no hay que quitarle un ojo al trazado.
Poco a poco bajamos hasta el cauce de río Concón, para llegar de este modo al puente de San Estaban de Cuñaba (22,02 km y 277 mts de altitud), o sea que en apenas 5 km hemos bajado unos 760 mts des desnivel.

IMG_20150412_161154IMG_20150412_160009IMG_20150412_155958
P1040679P1040677P1040678P1040676

Ahora nos queda la otra gran tachuela y es ganar toda la altura perdida para lo cual enfilamos hacia el escondido pueblo de Cuñaba, lo cual nos presenta una ascensión de unos 5 kilómetros y ganar unos 250 mts de desnivel hasta dar vista al valle de Cuñaba, pueblo muy recóndito y al abrigo de miradas y malos vientos.

La carretera se deja subir bastante bien, a base de zig-zag, pero ya el cansancio y forzar las bajadas y zonas trialeras cobra su peaje y tengo que tomar varios descansos. Antes de llegar a Cuñaba , se abre una pista a la izquierda 25,7 km y 470 mts altt) que se nos presenta como temible por la pendiente que podemos ver, otra tanda de repechones para ponerse en los 600 mts de altitud en apenas 2km, lo que conlleva que en los tramos más duros, pues los haga andando pese a estar hormigonados, pero aún queda bastante ruta.

P1040686P1040694IMG_6686
P1040693P1040691

Ganada la gran collada de Tremañó con vistas sobre las tierras cántabras y el fondo de valle por el cual discurre el río Deva y la carretera que entra en Liébana, ya encima de la trotona enfilamos hacia los restos mineros de Argayón, aquí despido a dos compañeros con algo más de prisa como Natal y Fernando, y yo me quedo con el resto para afrontar la bajada hacia Mier, yendo primero por caminos algo peores hacia las cabañas de Vallejo de los Prados y el Cantu Miravete, frente a la Pica Peñamellera que dejamos a la derecha para bajar hacia el pueblo de Mier, al pie del Río Cares, y a donde llegamos en tris-tras pues son unos 8 kilometros de bajada hasta llegar a la cota de los 70 metros de altti.

P1040695P1040698P10406962015-04-13 12.11.28

Si desde San Esteban de Cuñaba fuimos siempre hacia el Norte,hasta  entroncar en Mier con la carretera AS-114. donde  tenemos que ponernos cara al Oeste, y por tal eje regional  ella sin perderla un instante, no hay otra opción, cubrir los 13 kilómetros que dice el indicador hasta a Arenas de Cabrales, cubriendo así los 50 km de durísima ruta, solo para expertos y gente de aguante.

NOTA: Esta ruta dentro de muy poco tiempo quedará dentro de los límites de Picos de Europa y no se podrá realizar en btt.
  • Fotos de la Ruta (aportadas por Víctor, Natal, Noelia,Riopedre, Fernando)
Víctor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...