Mostrando entradas con la etiqueta Rutas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Rutas. Mostrar todas las entradas

miércoles, 26 de octubre de 2016

DE NUEVO EN ZONA ZERO. Zona de Guara

P1120849

En la anterior ocasión ya había estado en Zona Zero en el 2013, y ya había hecho las rutas tal vez más clásicas, teniendo en cuenta las posibilidades de cada uno a la  hora de moverse y aquí dejo las descripciones y las fotos con apreciaciones más técnicas
Y tal y como se estaban plateando las cosas, en esta otra estancia (2106), primero de Octubre preferimos movernos hacia otra zona nueva como es la entrada a la Sierra de Guara, que nos ofrecía hacer dos rutas, la 16  Dolmen de Balanzas y la 17 Guara Milenaria, al final fueron unos 35 km  y unos 928 metros de desnivel acumulado, que se dejaron rodar muy bien.

image

Empezamos por el Dolmen de Balanzas, Ruta 16  que teniendo como punto de partida el pueblo de  nos llevo por terrenos abiertos, pudiendo visitar una tejera, de las pocas que ya se ven , y pudiendo recorrer trazados que aunque no son las grande bajadas no están exentos de cierta dificultad que hace que cualquier tramo por plano que sea exige de cada uno de nosotros pues cierta pericia técnica.
P1120738P1120747P1120739

La ruta fue haci el Sur hacia Lecina, cuyo conjunto nos sorprendió por lo bien cuidadas que están las casas, que por cierto en estas rutas hay un cambio significativo además de su traza y es  la señalización , está más cuidada, con sus plazcas de PVC sobre placa de madera que tienen otra presencia.
P1120751P1120770P1120769
Del pueblo de Lecina salimos por caminos entre muros de piedra hacia dos enclaves muy bonitos como son Fuente Espuña y desde cuyo punto alcanzamos el pueblo de Bertorz sin mucho que enseñarnos como tal poblamiento,
DSC02667DSC02671DSC02692

Lo más interesante fueron sus fuentes y el camino  por encima del rio Vero, pero muy alejado de este, camino por zona boscosa pero transitable y con puntos de Flow interesantes que nos llevaron hasta la aldea de Santa Maria de la Nuez  con su Santuario a cuyo pie dimos un tiento a las vituallas  para seguir hacia Paules de Sarsa y por carretera desviarnos  hacia Los Vallones y su famoso barranco que una vez cruzado nos dío unas bonitas vistas sobre el río Vero y sus encañonamientos.

P1120783P1120779P1120813

De nuevo en Almazorre , en su barrio alto, le dimos la espalda y engarzamos la ruta 17  que ya presentaba otro aspecto más abierto y menos técnico y que desde Hospitalez regresamos a Almazorre por su amplia vega.
P1120832P1120824P1120830
Unas rutas muy interesantes

P1120846P1120848P1120854

Victor Guerra

viernes, 18 de marzo de 2016

Camino de Santiago en BTT por Asturias. Villapedre-Ribadeo

IMG_3767
Foto. Juan Piñera
  • · Punto de Salida: Villapedre
  • · Punto de Llegada: Ribadeo
  • · Puntos de Paso: Villaoril-La Colorada- Navia-Jarrio -Valdepares- Salave-Figueras
  • · Longitud de la Ruta: 42 km
  • · Horario de la Ruta: 3, 30 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso: 539 mts
  • · Desnivel acumulado de descenso: 420 mts
  • · Participantes: Jose Ramón Natal, Juan Piñera, Albano Capezzali, Pablo Riopedre, Rubén Vega, Luz, Javier Paredes, Poldo Figueiras, Victor Guerra
· IBP INDEX: 34
image

Ya en la recta final de nuestra travesía por el Camino de Santiago. Camino Costero, nos enfrentamos con una importante mejoría del tiempo y el personal se anima a concluir esta interesante ruta que hoy nos lleva desde Villapedre a la frontera asturgalaica, atravesando el Puente de los Santos y concluyendo en Ribadeo, tras haber arrancado semanas atrás en el otro extremo en Unquera (Cantabria)

Lo primero, nada más llegar a Villapedre punto de partida, nos dedicamos a llevar los coches hasta el punto de destino en Ribadeo, para retornar de nuevo a Villapedre donde el conjunto de bikers apuntados a esta interesante actividad nos estaban esperando tras unos suculentos cafés y bocadillos en la singularidad regional, dos bares, pegados uno al otro.

IMG_3752DSC02357

La solana que ya lucía a las 10 de la mañana, y que horneaba nuestros bodys hizo que el personal se lo tomara con calma, tanto en la salida como en durante el resto de la ruta, pues las dificultades en general son insistentes, me refiero a repechos o tramos técnicos.

Salimos pues de Villapedre, siguiendo las marcas jacobitas tan peculiares como diversas, que nos indican seguir por Llamiella y La Peña hasta conducirnos a un camino de tierra para entrar en la parroquia de Piñera, cruzando la Nª 634, para entrar en el núcleo de San Martín de Piñera y su simpático cartel de “parqui”, en cuyos entornos nos volvemos a encontrar con la vía del FEVE, comprobando a su vez las vueltas que este tren realiza por el territorio occidental astur.
P1080708DSC02348

Tras un pequeño descanso ante la iglesia de San Salvador, entroncamos de nuevo con la inevitable carretera Nª 634, aunque las marcas pronto no echan fuera de ella, para entrar en una vaguada que riega el arroyo Roumin o Frejulfe, que somos incapaces de cruzar pues en lo fondero se abre en varios brazos, y viene muy caudaloso, y como no es cuestión de quitarnos las botas para pasar remontamos la traza, y hacemos como el jacobita que en solitario va caminando por el arcén de la carretera Nacional, y seguimos por ella unos metros para entrar en Villaoril, donde le damos por un tiempo la espalda a la al eje 634, para entrar por de la primera casa hacia la derecha hacia el barrio de Campo de Arriba.

P1080694P1080696P1080699

quí, aunque nada digo a mis compañeros de viaje, me viene a la memoria el recuerdo de mi amigo, hoy en el Oriente Eterno: Adolfo Gustavo Pérez, aquel berroqueño y fornido poeta de Villaoril, que habitaba en el barrio de la Calzada, y con el cual hice algunos bolos poéticos con aquellas parajes gijoneses y ovetenses y con apuestas como las revistas Oliver y Cálamo.

Seguimos nuestra ruta por un surtido trazado de carreteritas que por La Venta (antiguo hospital con cuadra y panera) desde se alcanza el significado lugar de La Colarada y su ermita de la Virgen de los Dolores, para entrar en Navia bordeando el Monte Grande y pasar por la ermita de San Roque hacia el centro de Navia, donde el cabreo de nuestro compañero Natal sube de tono, pues al ir a sellar su credencial peregrina, se encuentra con la Oficina de Turismo, en un soleado sábado cerrada los fines de semana, y se pregunta: «Así es como queremos promocionar el Camino».

2016-03-12 14.20.20DSC02331

En Navia, lo cierto es que casi que apenas si paramos dado el ajetreo de la villa, lo justo para ver la casa de los Calzada y la placa dedicada a su memoria, aquellos vetustos masones del siglo XIX, uno de los cuales dio nombre a la ciudad argentina de Rafael Calzada, y padre del cual, un activo notario fue que promovió la desecación de la zona de la playa de Navia, y un fulgurante precursor de varias logias masónicas en su villa natal.

P1080704DSC02324

Como era de esperar una villa de estas dimensiones contó en su tiempo con un hospital destinado a enfermos, pasajeros y peregrinos, recogiéndose en los Libros Sacramentales de Difuntos, la muerte de algunos de ellos, como la de un bohemio de nación: Matías Sporce fallecido en 1755, dos años después se enterró a Jacobo Keller, y en 1762 Jorge Pistón, y así hasta llegar al matrimonio que murió a la vez e ignoramos porqué: Daniel y Rosalía, también de Bohemia, cuyos pasaportes recogió su hijo que continuó viaje a Santiago.

En Navia sí que no había posibilidad de rodeos para evitar el cruce fluvial, se hacía en barca como recogen todos los viajeros como Antonio Llain en 1502, y como así lo hicieron Antonio Jouvin, Guillermo Manier, Jean Pierre Racq, o Luigi Salandra que elogia lo corteses que son los naviegos pero lo sucia que es la villa, cosa que hoy no es tal por suerte, aunque a veces huela un poco mal por la industria papelera; por este mismo lugar cruzaron las biblias protestantes de George Borrow, aunque hay que anotar que el lugar de embarque de autóctonos y peregrinos se hacía en Barqueriro, con un precio de cuatro maravedís por persona y cada caballería pagaba el doble: ocho.

IMG_3803IMG_3805

Nosotros cruzamos la ría por su amplio puente con una ría de Navia que venía a tope de agua, supongo que de lluvias reciente y deshielo, aunque más bien de lo primero, dado sucias que vienen las aguas, doblamos en el Espín, (donde antaño había una Venta) a la izquierda para subir hacia Barquero, donde dejamos los tramos de asfalto para retomar los trazados de tierra, eso sí tras un pequeño incidente, con la pérdida de algunos compañeros, tras el reencuentro, seguimos trotando disfrutando de la confraternidad de reencontrar dentro de las actividades que todos los sábado desarrollamos a Pablo Riopedre y su nueva trotona Lapierre de carbono, y cuyo manillar hace parecer al amigo Riopedre en una extraña figura de un «crucificado», y como no, agradecer la presencia de la nueva pareja Javier-Luz , sin olvidar al más veterano y fiel amigo, muy querido para mí, el amigo Poldo Figueiras, Polchi.

P1080738IMG_3776

Recuperadas todas las unidades ciclo-bikers, incluso la del amigo Rubén Vega, que pronto nos indica «que no va flojo, sino que se ha perdido», y ya todos juntos ciclamos hacia Jarrio, paralelos a la Nª 634 y a la Autovía del Cantábrico, rumbo al Oeste, hacia Louteiro, en estos predios recogen las crónicas que había habido un hospital de peregrinos que fundara Álvaro Pérez de Coaña, bajo la advocación de Santa Ana que funcionaba en 1753 y que regentaba un vecino de Serandinas y que aún en el siglo XIX funcionaba como tal de nuevo.

DSC02327

Nosotros a lo nuestro, seguimos dando pedal por un tramito de camino para desembocar en Esteler, trufando el recorrido que nos queda por delante con varios cruces de la Nacional 634, en un punto determinado nos encontramos con un integrante del viejo grupo BTT de la zona, Xena, nos indica que lo mejor que haríamos era ir por el Sendero Costero, E-9, pero le insistimos que ahora toca el Camino de Santiago señalizado como tal, y nos guste más o menos ese es el objetivo, tras un rato de debate no lo entiende, y allí le dejamos, seguimos ruta hacia la Ermita de San Pelayo, tras bordear La Caridad, cuyo topónimo se apunta como relacionado con la peregrinación santiaguera.

En Valdepares, el solitario Camino jacobita, -en toda la etapa no hemos visto nada más que un peregrino medio desesperado que iba todo el rato por el arcén de la Nacional 634, - y es una pena por el día y por los parajes que nos entrega esta soleada mañana la naturaleza como la riega de Porcía ante la cual visitamos la ermita de los Remedios, siguiendo rumbo a Porcía desde donde alcanzamos Carozas y Los Campos y Salave, donde visitamos su cementerio, y vemos las clásicas pintadas de «Vacas sí, Oro no».

P1080727

Los bikers de la ruta:Natal, Capezaali, Piñera,Polchi, Vega, paredes, Riopedre, Luz
La ruta nos lleva lejos del mar, y de forma paralela a esta, y a la Nª 634 vamos ganando kilómetros a la ruta hasta ganar el poblamiento de Mantarás, y donde al calor del mediodía y a la vera de la Ermita de San Antonio, paramos para un merecido reposo y dar un tiento a nuestras vituallas, mientras Albano se va al bar a darle un tiento al zumo de cebada, y tras ello entramos en Tapia de Casariego, donde de nuevo se repite el tema de la Oficina de Turismo, cerrada los fines de semana… ¡¡ Increíble¡¡

Indicar que había un camino secundario que desde La Caleya unía esta con Tapia pasando por el norte de la parroquia, hacia el Salabbe (Salave) de Guillermo Manier donde había otro hospital que en 1752 disponía de dos planta y capilla y su renta anual era de doce fanegas y tres medidas de trigo, y ciento cincuenta reales y treinta maravedís en dinero, teniendo la obligación de asistir a los peregrinos proveyéndoles de sal y agua, así mismo debía de disponer de veinticuatro reales para luz y paja y ropa rapa dos camas y lo necesario para enfermos peregrinos, y en cuyo establecimiento murió Domingo de Ourán (1780) y el alemán Juan Raltommel, y un paisano que también debían de peregrinar, un mierense Alfonso Collado (1793).

De Tapia salimos hacia el puente de Aguileira, y una vez cruzado en vez de irnos hacia el GR-E 9 nos vamos por un tramo tras ganar la Xunqueira y por un tramo de camino ganar Calambre rodando hacia Las Nogueiras y Villamil y acércanos un poco más a la costa en Santa Gadea, para desembocar en la bonita playa de Penarronda, donde se impone una tranquila contemplación de tan bello paraje.

P1080750P1080715P1080751

En uno de esos cruces de carreteras locales encontramos con uno perdidos moteros en el galimatías de caminos y carreteras y tras orientarlos, pues iban para Rinlo al buen arroz con bugre, nosotros seguimos rodando hasta Figueras, donde había también de hospital de peregrinos que era propiedad del Gremio de Mareante, que existió hasta el siglo XVIII, serán de nuevo los libros de Difuntos los que nos den noticias de estos, al pasar al Oriente Eterno.

Aquí nacía. O en Tol, el bifurcación de caminos; una para los más ricos que cruzarían la ría del Eo en barca, como así lo relatan Antonio LLaling en 1502 y Antonio Jouvin y Guillermo Manier, cada uno en su tiempo y manera, y cuya travesía duraba entre 30 y 50 minutos, con la posibilidad decía algún viajero, de poder tener «vistas» de los muslos de algunas paisanas al tener que ayudar estas alas barcas de lado subiéndose en el carel de la lancha, pues al no haber embarcadero, había que entornar la a barca para que pudieran bajar los pasajeros, dando el espectáculo visual adecuado que algún avispado viajero entrevió, para que luego digan mis compañeros de mis «particulares visiones» de la madura a la ventana de su casa.

DSC02307

El resto de los viajeros y peregrinos, al no poder subirse a la barca afrontarían todo un rodeo que les llevaría primeramente desde Figueras hacia Castropol y luego hacia Vegadeo, y supongo que unos tirarían por Pontenova y otro por Ribadeo, en fin muchos kilómetros.

En todo caso, nuestra ruta sigue por el actual Puente de Los Santos, que cruza a buena altura el salmonero río Eo, y en un pis pas en Ribadeo.

P1080759

Recogidos las trotonas y cambiados los uniformes biker por cómodas ropas se impone un homenaje pues hemos concluido el Camino de Santiago del Norte, y que mejor que mejor que hacerlo con unas buenas raciones de pulpo como así sucedió, y he aquí la constancia

IMG_38172016-03-12 16.04.232016-03-12 16.00.09
  • · Fotos de la Ruta. Albano Capezzali, Jose Ramón Natal, Juan Piñera, Victor Guerra
Victor Guerra

viernes, 19 de febrero de 2016

Ruta Jacobea DEL NORTE . Villaviciosa a Oviedo

IMG_3324
Catedral de Oviedo. Foto de Juan Piñera
  • · Punto de Salida: Villaviciosa
  • · Punto de Llegada: Oviedo
  • · Puntos de Paso: Ambas- Sariego- Pola de Siero- El Berrón-Colloto
  • · Longitud de la Ruta: 44 km
  • · Horario de la Ruta. 4 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso: 718 mts.
  • · Desnivel acumulado de descenso: 564 mts.
  • · Participantes. Rubén Vega, Juan Piñera, Javier Paredes, Javier Dolado, Victor Guerra
  • · IBP index: 50
Seguimos con la idea de ir ciclando los diferentes Caminos de Santiago que se dan en nuestra pequeña región asturiana, y mientras el tiempo lo permita pues ahí estaremos
.IMG_3277

En esta ocasión tocaba continuar la ruta costera que iniciamos hace unas semanas en el extremo oriental de la región en Unquera, y que tuvo como final de ruta Villaviciosa, enclave donde el Camino de Santiago se divide en dos, uno que va hacia a la costa, hacia Gijón, y otro que parte hacia enclaves más santiagueros como Valdediós Pola Siero hacia San Salvador de Oviedo, punto central de las peregrinaciones camineras del Norte desde hace unos cuantos lustros.

La logística como sucede con estos casos es complicada, aunque un tanto más sencilla que en las etapas anteriores pues había dejado un coche el día anterior en Oviedo, y como además el número de asistentes a la propuesta de esta semana es menor, por tanto, la complejidad logística disminuyó.

Por otro lado, la ventana climatológica de este pasado sábado nos permitió realizar la ruta de forma confortable, hasta casi concluirla secos, salvo en los últimos momentos al entrar en Oviedo que nos pilló el agua haciendo eso sí juegos malabares con los rayos de sol.

image

Para llevar adelante la ruta nos juntamos los ya citados en la Cafetería Viena de Villaviciosa, para dar cuenta de alguna de sus delicatesen, y tras llenar la panza ponernos en ruta rumbo Oviedo. Ante nosotros un trazado más bien facilón, sin apenas complejidades técnicas ya que la ruta jacobita se desarrolla en base a un itinerario mixto entre biker y cicloturista.

Salimos pues de Maliayo para tomar el paseo fluvial que se coge a las afueras de Villaviciosa en el barrio de Las Corominas, el cual nos permite colocarnos en un santiamén en el cruce de la Parra, parroquia de Amandi, tras cruzar la carretera AS-113 y yendo un tramo por ello se toma un desvío a la derecha hacia Casquita, en cuyo punto se presenta la disyuntiva de todo peregrino, ¿Sí ir hacia Gijón, o hacia Oviedo?

P1080427

En nuestro caso resolvemos pronto la duda optando por hacer caso al refrán e visitar al criado o al señor, por tanto, ponemos rumbo a San Salvador que para eso es el señor. O sea que carretera adelante por la carretera que va tomando altura por Camoca hacia Castiello, tramo todo asfaltado sin opción alguna de tomar variante.

En Castiello al pie del cimero repechón que se sube como casi siempre con el desarrollo trancado, y lugar coronado por una bella quintana con palmera, se nos presenta de nuevo otra variante, o bien bajar hacia Valdediós, para luego subir por Vallina Oscura camino de Sariego, o por el contrario coger la variante, algo más desconocida, que es la de Arbazal.

P1080448IMG_3292

Optamos por esta última, para lo cual se enfila hacia el Sur, al faro radiante que viene a significar la iglesiona de San Pedro de Ambas, ubicada al pie de la AS-113, hasta la cual subimos por un «atajo, no sin trabajo», que circula por duros repechos hormigonados que trepan por La Venta, hasta desembocar ante el Cementerio de Ambás, y un poco más allá el cruce con la carretera AS-113.

Cruzamos con precaución la carretera con precaución para entrar en el pequeño poblamiento de Ambas, siguiendo las marcas jacobitas, que pronto nos ponen por encima de la carretera citada, por un trazado de caminos y sendas, que poco a poco nos van permitiendo alcanzar la aldea de Arbazal
.IMG_3288

El primer tramo se deja ciclar, pese al viento y lo mojado del suelo, hay una pequeña capa de barro sobre la cual vamos rabilando como podemos, hasta que el camino se convierte en senda y entre lo estrecho del camino y sus obstáculos pues nos obligan a echar pie a tierra para ir ganando la parte alta del recorrido que nos da unas bellas vistas sobre el Monasterio de Valdedios, y los valle que se van abriendo hacia el Noroeste hasta concluir al pie del Mar Cantábrico, las vistas son impresionantes, pues el día acompaña y se puede ver en toda su dimensión la cordal de Peón, y sus diferentes enclaves, así como los pequeños núcleos de población que salpican todo este territorio villaviciosino.

IMG_3273P1080454

Cuando se corona la pequeña ascensión, entramos en un tramo de media ladera, desde el cual a nuestra derecha se ve en lo fondero el monacato benedictino de Valdediós. ¡Impresionante!

Seguimos nuestra ruta, hasta entrar en la altozana aldea de Arbazal, a cuya placita se asoma la iglesia parroquial, la casona abacial con su escudo, y una vieja casa con su reloj de sol. Nos damos un respiro para tomar unas imágenes de tan bucólico lugar lleno de encanto y patrimonio cultural y artístico, y de paso dar un bocado, buscando los golosos rayos de sol que nos ofrece la ventana climatológica de este fin de semana, que se está portando.

P1080453IMG_3297

Tras el descanso retornamos a los firmes de asfalto, tomando el acceso sur del pueblo que nos va sacando por lo alto de la ladera, hacia La Campa, donde ya los vientos soplan de madre, pero sin llegar a ser un incordio y sin que la lluvia se haga patente.

Tras tocar la carretera AS-357, que viene de Nava, en pleno Alto de la Campa con 12, 9 km de ruta, nos metemos por un tramo, en plan atajo que nos devuelve a la AS-113, la cual se cruza yendo por encima de ella por un camino que se abre en su margen derecho hacia la aldea de Figares, ya en la vertiente saregana y dando vista al valle que riega el naciente arroyo del Nora.

Se vuelve a cruzar la carretera que ahora cambia de denominación AS-267, para entrar por la aldea citada, entrando en un descenso hacia Pedrosa por Fuente Gallegos hacia La Cárcaba, cruzando de esta manera la capital el Concejo de Sariego: La Vega, que cruzamos llevando el viento de cara, aunque la lluvia nos respeta de momento y el ritmo sigue siendo el de siempre, tranquilidad y buenas fotos.

P1080464P1080461P1080462

A este respecto estoy contento pues el IBPindex, tras consultar con unas 3000 rutas de parecida índole a las nuestras, no sigue situando en la cola del pelotón, no conseguimos salir de grupo de los 10 últimos, o sea que de 100 este prestigioso programa nos da el puesto 90. Y es que el programa no se ha enterado que de lo nuestro no es la velocidad sino la tranquilidad y las fotos, amén de disfrutar del paisaje. 

Una vez en la parte bajera del valle de Sariego, entramos en un entramado de pequeñas carreteras locales, o caminos asfaltados, los cuales vamos encadenando siguiendo tras las marcas jacobeas hasta llegar a El Castru con 20 km rodados, en cuyo punto entramos en otra sucesión de caminos hasta cerca de El Rebollar de Careses, donde cruzamos la AS-331 para encadenar una serie de bellos caminos al par del río Seco, del cual nos despegamos para subir hasta la bucólica ermita de Nuestra Sra. de la Bienvenida (23,7 km), con su saludo peregrino, y en cuyo lugar se impone otro descanso, en ese trascurso vemos aparecer otro grupo biker, en plan pelotón que también ponen el pie en el suelo a pesar de sus trazas «por» eso sí se gastan algo más de prisa pues no se detienen casi que ni saludan y siguen camino adelante.

IMG_3301IMG_3315

Recobramos el camino y seguimos por las sendas hasta desembocar en Curuxeo, donde ya el nuevo rumbo es Oeste, retomando los trazados asfaltados hasta atravesar en toda su dimensión Este-Oeste el núcleo de Pola de Siero, (27,2km) camino del Morralín, para de este modo alcanzar el enclave estratégico de El Berrón (31,4 km).

Desde el Berrón la senda jacobita va camino de Fonciello para llegar hasta el Palacio de Meres con su impresionante porte, pero cuyo interior apenas sí se puede contemplar, y un poco más allá un problema con la salida de estampida de un perro al que casi llevo por delante, pero dada su envergadura libramos ambos de acabar magullados, por lo cual proseguimos nuestra ruta dando gracias por no acabar en el suelo.

Parece que el tiempo empeora a la altura de Colloto, donde perdemos al amigo Paredes que acaba de encontrar su media naranja paseando por la zona, Rubén Vega va tirando como puede pues la fatiga le puede y el resto pues nos agrupamos para cruzar el puente romano de Colloto para atravesar toda la población para ir hacia la Tenderina.

IMG_3319IMG_3320

Es una ruta que en su parte final es poco atractiva pues además de que la ruta se vuelve tremendamente urbana hace aparición la lluvia envuelta en fieras ráfagas de viento en cuyo transcurso llegamos a perder las marcas jacobitas, subimos por Tenderina arriba , por cuya entrada queremos ganar el centro de la capital de la región, subimos y rematar la ruta en la Plaza de la catedral de San Salvador, punto final de esta ruta , lo cual conseguimos con unos rayos de sol, jugando a realizar a un arcoíris urbano en las calles peatonales de Oviedo, lo cual recoge muy bien nuestro amigo y compañero Juan Piñera.

P1080467
Victor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...