Mostrando entradas con la etiqueta Teverga. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Teverga. Mostrar todas las entradas

viernes, 28 de octubre de 2016

RODANDO POR LOS ALTOS DE ORAL

IMG_1380
RUTA BTT  por TEVERGA, TAMEZA Y PROAZA
  • · Punto de Salida: Puerto de San Lorenzo
  • · Punto de Llegada: La Plaza (Teverga)
  • · Puntos de Paso: Marabio- Caldoveiro- Bandujo-Entrago
  • · Longitud de la Ruta: 40 km
  • · Horario de la Ruta. 5 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso: 916 mts
  • · Desnivel acumulado de descenso: 1.806 mts
  • · Participantes: Javier Dolado, Jose Ramón Natal, Jose Ramón Orviz, y Victor Guerra
Hacía ya tiempo que queríamos rodar por el Camín Real de la Mesa, empezando por el Puerto de San Lorenzo y yendo hacia los Puertos de Marabio



P1120613P1120620
La espinita era rodar los Altos de Oral para realizar la famosa bajada de Bandujo, que ya hacía muchos años, al poco de fundar Asturcón BTT, con cuyo grupo la había bajado hará 23 años; y con estas dos o tres cosas en la cabeza, y comentando con el grupo BTT ASTURIAS que había una ruta con mucha bajada, pronto nos pusimos en marcha, aunque en esta ocasión solo fuimos al evento un reducido grupo de 4 bikers.


Los cuales nos plantamos en el Puerto de San Lorenzo, tras una visita a los locales típicos de La Plaza; Casa Aladino y Casa Laureano, o sea que nos tomamos con calma la cosa pues la boina de nieblas tomaba buena parte de las sierras teverganas, y aunque había quien planteaba hacer los 10 km de carretera que había desde La Plaza hasta el Puerto de San Lorenzo (Natal), no le hicimos caso y subimos como es pertinente, tras un buen desayuno con un par de coches con los bártulos, aunque ello conllevara complicar la logistica



image

Ya en San Lorenzo, con el clásico manto niebla que poco a poco se iba disipando para dejar pasar unos tímidos rayos del sol, nos pusimos en marcha, tomando el ramal de la derecha que va rumbo Noroeste en leve ascenso por la senda que se abre a través de las praderías, y que paulatinamente deja paso a un sendero que se desarrolla entre escobales y brezos. Seguir la ruta no presenta mucho problema, pues la senda no solo está muy marcada por el uso (compactación de los firmes) sino que las marcas del GR 101, (bandas blancas y rojas) nos acompañaran durante un buen trecho.


Eso sí, nuestro rodar fue con inminentes nieblas que nos perseguían y algunas zonas, sobre todo las grandes praderías, puede haber problemas de orientación.



IMG_1378IMG_1362IMG_1367

Como a los 2 km de arrancar la ruta esta toma un claro rumbo Norte para entrar en la Espina de la Fogaza, prosiguiendo hacia la Naliega rodando por debajo de la Cresta de la Verde hasta alcanzar el Llano Fosgueiro.


A excepción de los ganaderos, apenas si nos tropezamos con otro tipo de usuarios, digamos que en general casi todo el mundo va hacia el otro ramal mucho más famoso y atractivo con sus pallozas y teitos, tramo de San Lorenzo a Torrestío.



P1120629P1120632   

En todo caso, nosotros seguimos con nuestra marcheta por la Cuendia la Celada, por cierto llena de equinos, y donde viramos hacia el Noreste, paralelos a la Sierra la Espina, entrando en las amplias praderías de Cueiro, en fue pertinente una parada para contemplar las amplísimas praderías desde el Alto de la Casa, con cierto nerviosismo por parte de Javier Dolado, pues veía avanzar tras nosotros la niebla, pues el día también iba virando a peor, y aunque la niebla es un factor preocupante, digamos que con track fiable instalado en dos GPS, una ruta señalizada, y pintada por mí no hace muchos años, esto me daba una seguridad como para afrontar el resto de la ruta con cierta tranquilidad, aunque no es lo mismo hacerla con buen tiempo, que con amagos de este tipo.

Nos levantamos de nuestra plácida contemplación y seguimos ruta rodando un tramo al Este para virar luego al Norte para ganar otras características praderías como las de Vicenturo, ya con 10,5 km rodados
.P1120636P1120637P1120626

A partir de este momento ya entramos en los predios de Los Altos de Oral, en cuyo punto encontramos un perro de los que siguen el rastro de los jabalíes, y que ya no se despegó de nosotros en todo el camino, o sea que lo llevamos a nuestra cola por El Caldoveiro adelante hasta cruzar la carretera de Marabio, la cual une las tierras teverganas con Tameza.


Con cierta tristeza lo dejamos allí pues para llevarlo hasta Bandujo era mucho terreno, ya que el pobre animal estaba agotado de tanto andar perdido por los montes de Marabio, y al menos lo dejamos en una zona de fácil recogida y tránsito de vehículos



IMG_1385IMG_1340IMG_1348

Seguimos por la carretera un trocito para desviarnos por la derecha hacia Palmeán y la Casa Don Paco en dirección Este, que pronto cambiamos por el rumbo Norte, emprendiendo una serie de pequeñas subidas por Teixera para ganar los enclaves marcado por sendas lagunas: Tambaisma y Barrera, muy mermadas por la sequía, y de este modo fuimos pasando de los predios del Caldoveiro para entrar en los puertos de Bandujo, empezando a bajar a partir del Alto de Santiago y comenzando a cerrar, de este modo, el bucle sobre los Altos de Oral. 


A los 22,5 km., Alto de Santiago, ya en los Puertos de Bandujo se entra en un largo descenso, que primeramente desfila por firmes de tierra, para desembocar en una empinada pista que por Pandu entra en la aldea de Bandujo tras haber rodado un total de casi 30 km. Hay un camino paralelo a la pista hormigonada, pero el tiempo no paraba de empeorar y mejor ganar terreno a la luz.



P1120639P1120654P1120641

A partir de la aldea de Bandujo enclavada en un entrecruzamiento de laderas que la protegen de vientos dominantes, teniendo su torre fortaleza símbolo del poder local de los Alvarez de Bandujo como permanente vigía, lo cual le da al pueblo un aspecto imponente, como así lo muestra además el aprovechamiento del espacio, como vimos con el empotramiento en las empinadas riegas de sendos molinos, a cuyos conjuntos les echamos unas fotos, aunque el cambio climatológico que nos pilló en los Puertos de Marabio, lo estamos pagando aquí por la falta de luz.



P1120649P1120647P1120656

Aun así, con todo y sabiendo que la mitad del equipo no está muy versado en los descensos trialeros (Dolado y Natal) buscamos el viejo camino que se abre a la vera de la riega de Badujo, yendo ambos riega y senda vertiginosamente ladera abajo a buscar lo fondero del valle al pie del rio Teverga y de la Senda del Oso.



P1120660P1120661

La bajada trialera de Bandujo, es factible para aquellos que estén duchos en este tipo de bajadas, aunque tiene tramos en los que se unen la dificultad técnica y una gran pendiente, lo cual digamos que en conjunto acojona, y lo que para alguno de nosotros fue digamos que “pan comido”, sin dudarlo más fácil para los de las bicis «dobles» que pueden arriesgarse un poco más, para los de las semi-rígidas debemos afinar un poco más, aunque si el tramo está mojado el descenso se pone muy peligroso para todos , amén de que hay revueltas donde la trotona, aunque sea una 26” tiene sus dificultades dar los revirados giros que hace la senda por encima la riega, sin olvidar los tramos de lienzo de piedras lisas y pulidas que se las traen. Mojado el tramo he visto poca gente afrontar la bajada, sin dejar de mencionar que no es el primero que se accidenta en la zona.


Video de unois compañero bajando por Bandujo, ya que apenas tenemos fotos ponemos este video:
<iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/2iwHtzLnasc" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>


La bajada no está exenta de peligro, y hay que ir asegurando los tramos, tanto fue así que cada uno fue haciendo su bajada y quedaron pocos testimonios gráficos de la bajada de cada uno. Jose Ramón y yo, bajamos el 95% del sendero en la trotona y Dolado y Natal pues prefirieron hacer los tramos a pie y no tener ningún percance.



P1120664

La verdad es que nos supo a poco, pues cuando nos dimos cuenta ya estábamos en la Senda del Oso, en cuyo punto doblamos a la derecha con 32 km rodados, y nos fuimos hacia La Plaza por la mítica Senda cubriendo los 6 km de separación entre ambos puntos, y cerrando este bucle sobre los Altos de Oral.
Victor Guerra

viernes, 27 de noviembre de 2015

POR LA SENDA DEL OSO EN INVIERNO

 P1070785
  • · Punto de Partida y Llegada: TRUBIA
  • · Puntos de paso: San Andrés- Santo Adriano- Villanueva-Proaza-Caranga-Entrago
  • · Kilómetros de la ruta: 27, 3 (solo ida)
  • · Horario de la ruta: 2 horas y 17 minutos (solo ida)
  • · Desnivel de ascenso acumulado: 342
  • · Desnivel de descenso acumulado: 340
  • · Participantes: Polchi, Javier Ronda y Víctor Guerra
  • · IBP Index: 100
Uno propone y la climatología dispone.
P1070768
Rodando por Trubia

Este fin de semana estaba planteado el poder recorrer la parte alta del Valle de Trubia con destino a Sograndio, rodando por encima de la Sierra de Buanga y venir de nuevo a Trubia dando vista al valle de Santo Adriano del Monte y la Condesa, por las Brañas de Cabezón, la Mortera de la Vega de Santiago, entrando en Sama de Grao y por Sulacárcaba y los Montes de Las Cuestas y las Cruces,  para ir virando de nuevo hacia Trubia.

Esto supone rodar mucho tiempo sobre los 500 a 800 metros de altitud, que fue la frontera en la que se ha estado moviendo este fin de semana la nieve, amén del aguacero que ha estado cayendo todo el fin de semana.

Por lo cual nos acercamos a Trubia con la idea de rodar, pero ya las condiciones climatológicas hacían impensable meterse monte adentro, por lo cual la alternativa más liviana y factible, fue realizar algo que hace tiempo no traigo hasta estas páginas, como es la Senda del Oso, y de la cual hago esta amplia descripción para el conocimiento general de como se generó esta singular senda.

image

Una senda del Oso, que nace de una querencia personal que uve allá por 1987, donde recogiendo una idea de Carlos María de Luis, que venía publicando varios trabajos sobre la historia de los ferrocarriles y su posible reconversión en el diario La Nueva España, (junio de 1983) , y tomando a su vez como idea lo expuesto en los Encuentros Estatales de Cicloturismo y Turismo Urbanos de Las Laguna de Ruidera (Ciudad Real) , lanzo como portavoz y padre del grupo Alborá Bici-Ecologista, la idea de reconvertir la vía ferroviaria que cruzaba todo el valle del Quirós y el Trubia para usos ciclosenderistas,

En 1988 por mi parte entrego un pequeño anteproyecto que luego se materializará como Recuperación de la Plataforma de FC Minero del Valle del Trubia, y que se presentó ante la Consejería de Presidencia del Principado de Asturias, y también ante la Agencia de Medio Ambiente y Dirección Regional de la Juventud; y en septiembre de 1989 la Dirección Regional de Juventud y la Mancomunidad de Municipios de Qurirós, Teverga, Proaza y Santo Adriano, me encargan un proyecto - a que por intermedio de la empresa ADAL y con Ignacio Baylón, redactamos el primer proyecto PLAN DE ANIMACIÓN TURÍSTICA y OCUPACIÓN JUVENIL .RECUPERACIÓN DE LA PLATAFORMA DEL FERROCARRIL MINERO TRUBIA-PROAZA-QUIROS-TEVERGA, que entregamos el 20 de enero de 1990, empezando los trabajos en abril en 1991 en función de dicho proyecto Senda Verde de Los Valles del Trubia que luego con la llegada de las osas (Paca y Tola) se convertiría en la hoy famosa Senda del Oso en base a la recuperación de una vieja plataforma minera-ferroviaria.

Tren minero  de Trubia
Tren minero  de los valles de Trubia-Teverga

Nosotros trabajamos en aquellos momentos sobre la plataforma minera en desuso que se había venido utilizando desde 1874, con el motivo de llevar el mineral de hierra y carbón del Valle de Quirós hasta Trubia, luego se añadiría el ramal de Teverga, formando una característica Y por la cual circulaban unas locomotoras y vagonetas que llegaron a estar presentes en estos valles hasta 1964, años en que cerró definitivamente el transporte y las minas, quedando una plataforma muy abandonada, siendo carcomida, por tramos, por la vegetación, hasta que se desembocó en dicha actuación LA SENDA DEL OSO actual.

Con este preludio, que también le dimos al fraternal amigo visitante de los valles vascos, un viejo ciclista como Javier Ronda, nos apeamos de los coches tras debatir si no íbamos para casa o no, pues buena parte del grupo había decidido quedarse en casa, y solo tres unidades nos echamos a la ruta en mitad del aguacero, que sería lo que nos tocaría durante todo el trayecto, agua y más agua.

Salimos pues de Trubia, por el Puente de Fierro, buscamos el trazado de la Senda, no muy bien marcado, por cierto, y ya cuando cogimos su traza, tampoco una cosa imposible, fuimos rodando con destino a San Andrés, pasando por el barrio de La Riera y por delante de Santa María de Trubia, un poco más allá la vieja Casona de Trubia (XVIII) que fue mandada construir por los Ponce de León –Miranda. Cuya construcción cada día se viene abajo, pues cada año que la veo el deterioro que sufre en tejado o la fachada posterior son impresionantes.

P1070769   P1070770P1070772
Casona de los Ponce de León-Miranda

Seguimos rodando entre el aguacero y cierta neblina que nos deja entrever al fondo el pico La Bobia, ubicado en la Sierra de Buanga, como el frio y la lluvia atenaza por momentos con más intensidad pues el ritmo, no es intenso pero si fuertecillo, y eso hace que mantengamos el calor en piernas y brazos que son nuestros puntos más débiles, pero poco más.

Poco a poco vamos dejando el valle abierto atrás, para entrar por entre las Casa de Pedregal a la aldea de San Andrés, que lo hacemos por su parte trasera, para desviarnos a la izquierda dejando la iglesia parroquial a la izquierda, y al fondo la extraña silueta de la Peña El Castiellu; ya colocados de forma paralela a la carretera AS-228, cruzamos ésta por una alta pasarela, para situarnos a la otra orilla del río Trubia que será durante unos kilómetros nuestro omnipresente compañero

Subimos pues por la orilla derecha aguas arriba, por debajo de la Peña Molar y las laderas de La Recusa, eso sí un tanto guarecidos tras la altas paredes que van dejando paso a un valle más abierto que se nota cuando llegamos a la altura del Área Recreativa de Tuñón, que era el punto donde antiguamente empezaba nuestra inicial Senda de Los Valles del Trubia, luego vinieron las tardías incorporaciones como fue el caso de Oviedo, que pasó de incorporarse al proyecto inicial, y tras muchas peleas, tensiones y apuestas, pues años más se sumó a él, anexionando su particular trazado que llevó hasta la misma capital a través de la Senda Fluvial de Fuso. Cosas de la política y la planificación turística asturiana.

P1070799P1070803
Momentos de la senda

Hoy Tuñón sigue siendo un referente, aunque lo que iba a ser un Centro de Recepción de la Senda, al final se ha convertido en la sede de una empresa de bicis y un bareto sin más, cosas de la planificación turística de esta región.

Para entrar en Tuñón se hace a través de la Senda pasando por las cabañas de Vega del Rey y por el túnel de La Escalera, pues entrar en Tuñón, pata ver su iglesia de estilo prerrománico, supone salir de la Senda, por el Puente la Esgarrada, para cruzar la carretera, y con la que está cayendo como que no apetece, por lo cual seguimos rumbo Sur, pasando por delante de la instalaciones de la Asociación Terapéutica El Valle, camino de Villanueva,

Se cruza un acceso asfaltado y un pequeño túnel y al llegar a finca de Sabadía, debajo de Rozafrian, el valle se abre de nuevo en toda la dimensión que le dejan las laderas adyacentes, en un extremo el puente El Salto nos ayuda a cruzar el rio Trubia que ahora llevaremos a nuestra derecha., pudiendo ver los restos del molino de Vaga Baxio. Eso sí las aguas bajan revueltas, y henchidas de los aguaceros y la nieve.

P1070775P1070777
Molino de Vega Baxio

Desde aquí emprendemos a lo largo de una larga recta hacia Villanueva, cruzando de nuevo, tras dejar atrás el desvío de La Xanas, y entrando por medio de entramado urbano de Villanueva, hasta las orillas del río Trubia, y que cruzamos por un puente que une los barrios de El Carmen, El Puente y la Villa Fondera al de la Arcellada y San Romano, esta bella construcción es un puente medieval apuntado de gran altura y de doble vertiente, pudiendo ver desde él en toda su dimensión la fuente lavadero del pueblo.

Se pasa el barrio de San Romano, para ir saliendo de la trama urbana hacia la iglesia de San Romano y cruzar otra vez el río Trubia y la AS-228, por la pasarela de El Sabil, tras cruzarla delante tenemos entre la cortina de agua que nos cae, la Sierra de Caranga, y las cumbres de Teordial y La Sierra, ya moteadas de nieve, que son más nítidas a la vez que nos acercamos al área recreativa de Buyera, cuyas instalaciones dan acceso al área osera de Paca y Tola y ahora también de Furaco, encerrados en su recinto, con el comportamiento de Tola un tanto repetitivos sobre sí misma.. Escena que no me gusta mucho.

Poldo y Javier Ronda en Villanueva
P1070783P1070785P1070792
Javier Ronda y Poldo Figueras

Seguimos rodando a buen ritmo dejando atrás la Foz de Picarós, donde concluye el viejo cercado osero, y ya tras alcanzar las praderías de El Panasco, vemos al paso, justo enfrente, el amplio caserío de Proaza hasta desembocar ante La Central Hidroeléctrica de Proaza que se construyó en los años 60, y que fue proyectada y realizada por Joaquín Vaquero Palacios, el cual completaría el trabajo en los 70 con la colaboración de su hijo también arquitecto: Joaquín Vaquero Turcios.

Dado el aguacero y que nuestro calzado sobre todo ya eran pasto de aguacero, no nos detenemos en Proaza, y seguimos camino de Peñas Juntas, ya paralelos al río Trubia. En este tramo vamos casi que encima de él, pues sus aguas las libramos gracias a entalles en la ladera calcárea para dejar paso a la plataforma ferroviaria, cuyo trabajo de muros y túneles se pueden ver perfectamente al llegar al desfiladero de Peñas Juntas, y ubicado como a los 16 km de nuestra rodadura.

Nos detenemos, pero poco para sacar algunas fotos, eso sí sin arrimarse mucho a la barandilla, que presenta deficiencias estructurales de campeonato, faltan tramos, hay baches por todo los lados, por lo cual hay que ir con un ojo avizor al recorrer esta maravilla. Menos mal que vamos solos en casi todo el camino, no me imagino esto en verano. 

  Pienso en la imagen turística que esto aporta a nuestros visitantes.

P1070803P1070808
Hacia Peñas Juntas

El desfiladero de Peñas Juntas nos da acceso al nacimiento de la famosa “Y” de la Senda, lo cual se materializa en la zona de la Perihuela, en cuyas inmediaciones se abre el ramal que va por la izquierda hacia el Valle de Quirós, y por él de la derecha este nos lleva hasta el borde la carretera AS-228 /(17,8 km). Una vez que se cruza se enlaza con la otra orilla del río a través del Puente de la Parihuela.

P1070795P1070796

Es un tramo abierto que desfila entre prados, hasta volver a pegarnos a las paredes de la montaña, dejando de lado el pueblo de Caranga de Abajo, entrando en los dominios del rio Teverga, que a lo largo de siglos ha ido horadando todo estos desfiladeros. Esta es una vertiente donde se deja notar la intensidad del frío, y la extraña sensación térmica, no debemos de estar a más de 2 o 3 º, pero el encañonamiento de la senda hace que la corriente de aire sea muy fría, lo cal a la vuelta nos las hizo pasar canutas. Todo este tramo presenta grandes deficiencias, tal vez el más cuidado sea Tuñón-Proza-Peñas Juntas, el más visitado, pero el resto está que se cae.

A los 23 km de ruta, de nuevo se cruza la carretera AS-228 para colocarnos debajo de las paredes de Peña Gradura, lo cual hacemos mediante el puente de La Horniella, para recorrer de este modo el desfiladero de Valdecerezales.

Los escasos caseríos que vemos como Las Ventas, están del otro lado de la Senda y del río, se sigue rodando en soledad por la plataforma camino de Entrago que aún para llegar a tal emplazamiento, restan algunos kilómetros, antes debemos pasar otra vez el río dos veces, por los puentes de Aguas Abajo y el de Aguas Arriba, los cuales nos facilitan llegar en pis-pas a la zona de Escalada del sector de Entrecampos.

P1070811P1070813P1070814
Estado de la Senda

Punto además donde se abre el valle de nuevo, desembocando en la zona de recepción fina que se realiza en Entrago ante lo que fueron las viejas instalaciones de Hullasa, dejamos para otra ocasión seguir por el Camino Viejo hasta concluir en La Plaza., pues el calor entra en nuestros muslos, pero las manos y los pies están casi que congelados, y que siguen siendo un punto débil en nuestras equipaciones deportivas, con esa perspectiva haríamos la vuelta muy rápida pero sin ir a toda pastilla, pues el frío y el agua, de ir a mucha velocidad sin poder coger calor con ello, pues será peor.

P1070819P1070820P1070817
Punto final en Entrago

Cuando de nuevo llegamos Trubia, las botas tenían más agua dentro, así es una ruta facilona, que no tiene apeas desnivel, es un paseo tranquilo y bonito, y con días como estos se puede convertir en una ruta muy dura. Hay que tener en cuenta que se cohabita en toda la plataforma con senderistas y a veces con vehículos.
Víctor Guerra

viernes, 14 de agosto de 2015

DESCENDIENDO POR TIERRAS QUIROSANAS

·IMG_7279
  • · Punto de Partida Torrebario (León)
  • · Punto de Llegada: La Plaza (Teverga)
  • · Puntos de paso: Puerto Ventana-Ricabo-Santa Marina-Bárzana-Valdemurio-Caranga-Entriago-
  • · Kilómetros de la ruta: 55
  • · Horario de la ruta: 5 horas
  • · Desnivel de ascenso acumulado: 1.313 mts
  • · Desnivel de descenso acumulado: 2.335 mts
  • · Participantes: Pablo Riopedre; Javier Dolado, Marcelo; Javier Paredes y Jose Ramón Natal
  • · IBP Index: 156
Teníamos ganas de hacer el famoso Camino de las Reliquias, y aunque la logística es algo complicada pues está de por medio todo el lio de los coches, ya que el punto de salida y el de llegada son distintos y están situados en valles diferentes, pero la  complicación  dada la ruta lo  merecía.

image

Dejamos pues un par de coches  en La Plaza,  en Teverga, y el resto de la tropa se arrellanó en el reto de vehículos que teníamos para subir, primero hacia el Puerto de Ventana, donde también se puede comenzar la ruta,  pero en esta ocasión nos apetecía rodar un poco antes de emprender la bajada, por lo cual nos trasladamos hacia la otra vertiente del puerto entrando en los predios leoneses de Torrebarrio.

Situados en la meseta y las puertas de Torrebarrio, adecuamos nuestros bártulos y dimos comienzo a la ruta, que se puso rumbo Norte, tomando al pie de la nave que está en la entrada del pueblo, una pista que se dirige hacia el paso de las Peñas Bustiello, y colocándose de forma paralela a la carretera LE-481 y al río Torrestío, y por la cual el grupeto participante desfila de forma placentera.

P1050774P1050775P1050781

Se pasa por el borde del montículo de El Vidral (1.38 mts altt), a cuya altura se cruza la carretera antes citada, para seguir en plano tras cruzar esta,  y colocarnos en paralelo ahora con el  Río de la Venta que se sigue hasta cruzarlo a la altura de Roguera , al pie de las Peñas Bustiello desde donde realmente se comienza a subir por las cabañas de El Redregal hacia los restos mineros que hemos ido viendo  desde muy atrás. La vista sobre los paredones que cierran todo este circo, la parte trasera de los Huertos del Diablo son impresionantes..

P1050799P1050789IMG_7309

Desde este punto la ruta venía, como digo en plano, pues Torrebarrio está como a unos 1.285 mts altt, y El Redregal tras haber rodado unos 5 km nos coloca en 1453 mts allt, pero será desde este punto cuando el trazado se ponga pindio, aunque las pistas por su anchura y buen firme se dejan ciclar lo cual permite coger altura sobre el gran plató del valle que se conforma alrededor de  Torrebarrio.

Al final coronamos la subida por encima de las viejas instalaciones mineras para dar con un significado collado a los 7,3 km y 1.694 mts altt, como que no quiere la cosa aunque el calor aprieta la suave brisa leonesa nos compensa en la ascensión donde Fritz hace de las suyas. En el collado vamos perdiendo  de vista el valle leonés para dar vista a la quebrada tierra astur, y de este modo  comenzar el descenso sobre las tierras de Teverga y Quirós.

La ruta nos baja hasta el cruce de pistas (9 km, y 1.573 mts alt), unas  van hacia atrás al Puerto de Vantana, y la nuestra que sigue rumbo Norte en plano a buscar la Ermita de Trobaniello. Las vistas y el día son inmejorables para una buena ruta.

IMG_7317IMG_7318IMG_7321

Seguimos pues pedaleando en plano hasta ganar los Sierros Negros, y al doblar sobre el Pico El Comal , la pista se echa abajo rápidamente, cruzando la Sierra Pandemiñeros, buscando de este modo la solitaria Ermita de Trobaniello, que se nos presenta desnuda en medio de la campera, ni un arrimo mal arrimo para el cobijo, menos mal que hace buen tiempo.

Esta parece ser la ruta que utilizaban los misticos monjes dl Temple que de Ponferrada buscaban la soledad iniciática del Montsacro, donde dejaron extraños vestigios como la ermita octogonal sita en dicho monte, pasaban a su vez por parte de sus encomiendas como Bueida y Ricabo, en su extraño trajinar por estos lares, donde Trobaniello, pese a la poca información habida, debía jugar un papel importante, y que comprobaré este septiembre cuando a pie haga este Camino de las Reliquias para salir a Astorga y de ahí hacia Santiago.

P1050802

Desde Trobaniello (13 km y  1.524 mts altt) empieza un descenso a la vera de las laderas del Garrafe , con algunos tramos asfaltados, entrando de este modo en unas permanentes vistas sobre el fértil valle quirosán de Ricabo, hasta concluir ante la cabaña de la Fonfría, con su pequeño manantial, punto en el cual nos obligamos a un cambio de trazado y de firmes.

En la cabaña de la Fonfría (16,5 km y 1.197 mts de altt) ya hemos perdido unos metros de desnivel, tras un descanso y dar cuenta del agua de la fuente que allí mana, dejamos la cómoda pista para entrar a mano izquierda por un viejo camino, que en sus primero metros presenta un fea factura de piedras, barro y agua, pero a medida que avanzamos por él mejora un montón, además salimos de la foresta, con lo cual las vistas sobre los Puertos de Agüeria, El Aramo y el valle de Ricabo en primer término son impresionantes y de una gran belleza.

Este desvío está señalizado como el GR 207,Camino de las Reliquias  y el tramo por el que ahora rodamos toma el rumbo hacia Ronderos.

IMG_7323P1050805P1050808

El sendero se va poniendo cada vez mejor, más limpio, es estrecho pero se deja ciclar muy bien, pues está colgado de la ladera, y con una plataforma de entre 50 cm y 1 metro se echa hacia Posadorio, con declinación Noreste, y colocándose a la altura de la aldea y parte de la encomienda templaria de Bueida, a partir de aquí la ruta se tranquiliza por momentos, dando vista al pueblo de Ricabo, y entroncando con la pista cuasi abandonada que en su días construyó Camino Naturales (Ministerio de Fomento)  como Senda del Oso y que permite bajar aún más rápido hacia Ronderos.

IMG_7329IMG_20150718_123803IMG_20150718_123136IMG_7330

Es increíble lo rápido que se pierde altura, y lo que nos parecía un gran descenso, nos lo hemos comido en unos minutos. El tramo de Ricabo-Ronderos se hace en un pis-pas, para deleite de algunos, aunque lo cierto es que el poco mantenimiento hace que la visibilidad sea escasa, y haya puntos peligrosos si nos encontramos con más ciclistas o senderistas en sentido inversos a nuestra marcha.

En Ronderos (22,5 km y 620 mts de altt) tomamos su carretera local para cruzar la QU-3 y tomar el acceso rodado de Villagime, donde nos indicaron el viejo camino que nos devuelve a la QU-3 pero con una de esas bajadas técnicas con lajas resbalosas de las que a mi tanto me gustan, y por donde antes subían y bajaban los rapacinos de la escuela. Jugueteamos con la bajada, sin «mancarnos» hasta concluir en la citada QU-3, tomando un poco más allá el desvío en rampa, que nos deja clavados en plena subida, para subir al ramal de la Senda del Oso que va hacia Bárzana.

P1050817P1050823P1050824

El desvío se las trae, (25,6  kmy 575 mts de altt) no sé la pendiente que tiene y el  firme, todos nos quedamos atascados en su trepada, realmente son muy poco metros a ganar  no llegará a los 150 mts de longitud, tras su ascensión  la senda entra en plano , para tomar otro repecho, pero esta vez en descenso y llegar en poco tiempo al ya  famoso túnel minero de Santa Marina, y que denominamos de la bruja porque unas veces se encienden sus luces y otras no.

P1050827IMG_7371IMG_7373

Desde Santa Marina (27,9 km, y 487 mts alt) ya nos colocamos en el fondo del valle y hasta Bárzana es un paseo de margaritos en plan verano azul, que hacemos a buen ritmo, pero al llegar a la capital del Concejo, (Bárzana)  nuestro gozo en un pozo, casi todo cerrado, por lo cual ponemos proa al Embalse de Valdemurio que estaba a rebosar, y para llegar a é  utilizamos la plataforma de la Senda del Oso, que por cierto quien me iba a decir a mí que en el año 85 entregaba el anteproyecto de la Senda del Oso para la recuperación de los Valles del Trubia,  y que luego iba a tener esta repercusión en las zonas, y más que yo mismo rodaría como hoy lo hago , ya con 60 años, por ella . Simplemente no me lo creería.¡¡¡

En el Embalse de Valdemurio, se impone un largo y tranquilo descanso que complementamos con unas buenas costillas de «gochu» calientes y muy bien asadas, en el bar de la zona, y de cuyas viandas  el personal  ciclobiker dió cuenta rápidamente de ellas.

Tras el merecido descanso, nos pusimos en marcha para bajar el peldaño altitudinal entre  Valdemurio y Caranga de Arriba, al llegar este ultimo lugar es dodne se abandona la senda para  coger la otra pata del Y que forma la Senda del Soso, o sea el ramal que va hacia La Plaza (Teverga) mucho menos transitado, y que como se dice en el argot  ciclista se «pina para arriba», pero su soledad y algunos tramos de túnel, y estrechez hace que sea menos apetecible para alguno perfiles de usuarios senderistas y ciclistas , amén de la poca cobertura de telefonía en la zona, pero para nosotros es una bendición pues es un tramo más sombrío que nos aleja del sol.

IMG_7376IMG_7382P1050815

El tramo al final lo hicimos a toda pastilla, pues la llegada a La Plaza, suponía volver a Torrebarrio a subir a por los vehículos allí dejados, y volver a bajar o salir por Santo Emiliano y el Huerna para regresar al olivo de cada uno, y dada la tarea que aún nos restaba pues el personal siempre tiene un poco de prisa, lo cual no quitó para que nos tomáramos un botellina de sidra juntos.

En fin, una bonita ruta con mucho desnivel de descenso, que no se hace agobiante ni peligrosa, resultado muy divertida y entretenida por los paisajes y vistas. ¡¡¡Volveremos¡¡¡¡
Víctor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...