Mostrando entradas con la etiqueta Victor Guerra. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Victor Guerra. Mostrar todas las entradas

viernes, 14 de julio de 2017

TRAVESIA POR LOS PICOS DE EUROPA (Oseja–La Hermida)

P1150367
  • · Punto de Salida: Oseja de Sajambre
  • · Punto de Llegada: La Hermida
  • · Puntos de Paso: Puerto de Panderruedas-Posada de Valdeón- Puerto de Pandetrave-Fuente De-Aliva-Sotres- Beges
  • · Longitud de la Ruta: 83,4 km
  • · Horario de la Ruta. 10 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso: 3.090 mts con (800 mts salvados en Telefefico)
  • · Desnivel acumulado descenso: 3.752mts
  • · Participantes: Javier Riestra, Albano Capezzali, Luis Roza, Fernando Alonso, J-R. Ramón Natal y Victor Guerra

    · TRACKC RUTA WIKILOC
Tenía muchas ganas de volver a las andadas por Picos de Europa, pero desde que es Parque Nacional, muchas rutas de los años 90, han quedado vedadas, y otras me imagino que se las habrá comido la vegetación, o sea que aquellas rutas que publiqué en los años 92 y 94 en sendos libros no sé cuántas de ellas seguirán estando factibles de realización

.PicosIMG_0010_thumb[2]Picos Liebana

Una de esas, rutas que todavía es factible de realizar es la travesía de los Picos de Europa, circunvalando los distintos macizos, que pocas veces se hace, pues se trata de la travesía de Oseja a la Hermida, o sea cruzar de Oeste a Este los Picos.

No es que sea una ruta durísima, aunque tiene su desnivel, y también tiene sus dificultades, como que hay que dosificar el esfuerzo, ya que las bajadas que son largas, y un tanto traicioneras, al menos para los usuarios de las bicis rígidas, y desde luego enfrentarse a tres o cuatro subidas también largas

La dificultad mayor a la hora de hacer esta ruta, no es otra que la logística, pues encontrar quien te lleve a Oseja de Sajambre y te recoja 12 horas más tarde en La Hermida, no es fácil, teniendo en cuenta el tiempo, la distancia y las carreteras por las que hay que circular como el desfiladero de los Beyos o el de la Hermida.

image

Fuera como fuere, el empeño de la ruta estaba presente año tras año como calendario estrella de BTT ASTURIAS, y este era el año culmen para hacerlo; y así fue.

Engatusamos a Carol y a Lorena, como conductoras y nos plantamos en Oseja de Sajambre a las 8, 30 de la mañana para dar comienzo en medio de una densa neblina y algo de desazón por parte de mis compañeros, muy pendientes de las controvertidas informaciones climatológicas al uso, ignorando que esto es Picos y aquí reina otras coordenadas climatológicas.

Salimos pues de Oseja (773 mts altt) como bikers en la niebla, para rodar un primer tramo hasta el Puerto del Pontón, por la Senda del Arcediano, por el GR 201, pues el acceso directo para BTT por el Camino Viejo de Valdeón parece que está vedado para las bicicletas de montaña.

P1150322

O sea que nos fuimos Arcediano arriba, con cierto asombro de algunos miembros de la expedición al ver las peculiaridades de rodar por la zona, tramos de mullido firme, en el cual se hundían nuestras ruedas, pasos por encima de muy lavadas y resbalosas piedras, repechos cortos que se nos resistían , pues la ruta pide dosificación, y técnica y paciencia.

En la zona de Verrunde dejamos el Camino Viejo, para entrar a la derecha en descenso hacia el GR 201 cuyas marcas nos conducirán sin mayores problemas a cruzar por El Puente de Vao la carretera N-625, y volver a conectar un poco más allá con ella, y eso será una constante, pasar a una margen u otra de la carretera que sube hacia el Puerto del Pontón. Haciendo tramos de camino entre cruce y cruce.

El personal casi todos nuevos en las lides de rodar por Picos, le fue cogiendo el tranquillo al tema, y se iban salvando el desnivel, con más potencia que técnica, pero no se puede pedir más…, pues no todos los días uno rueda por estos lares.

Al final salimos al Puerto del Pontón (1.296 Mts altt) tras una buena brega, y con la niebla pisando nuestros sillines. En Pontón no queda otra que ir por carretera, ideal para estirar las piernas e irnos hacia la cumbre del Puerto de Panderruedas (1.460 mts altitud) por la CV-80.

. P1150324P1150325

De esta manera estábamos cerrando el bucle sobre el Macizo del Occidental o Cornión, que es lo más cerca que se puede rodar de las altas cumbre del Macizo.

Hace años cuando no estaba en vigor el PN, subimos alguna vez a Soto de Sajambre tomando el Camino de Vegabaño y subir empujando bici por el Frade para luego bajar por la Vega de Llos y el PR-PN 12 a Caldevilla. Mucha dureza y eran otros tiempos…

Ya en el Puerto de Panderruedas, con la primera tachuela se subida unos 13 km, rodados, el tema de la climatología se iba esclareciendo, y aunque Lorenzo no estaba en el horizonte, la niebla y sus vaivenes nos dejaba entrever las grades cumbres de Cornión, como el Friero y las cumbres de Peña Santa de Castilla. Los Urrieles, se mostraban tímidos y no se dejaban ver.

P1150330P1150338

Ahora desde altozano puerto, sin apenas voyeurs y montañeros, nos preparamos para la gran bajada hacia Posada de Valdeón (945 mts altt) unos 12 km de bajada, no totales, porque para que ello fuese así, deberíamos salir hacia Caldevilla y bajar por carretera. Pero preferí que los compañeros probasen la bajada primera, muy rápida hasta después del arroyo Cable, pues luego viene una hay una sucesión se toboganes, que hacen difícil que las patucas hagan al esfuerzo de tirar del desarrollo, aun así tiramos con decoro del desarrollo y nos fuimos en frenética bajada final que nos permitió llegar sin problemas a Posada de Valdeón

.Aquí se impone, una cerveza y para los comilones, un bocado de tortilla, que no se lo saltaba un torero, yo preferí reservarme, pues la subida al Pandetrave, que se las trae. Además, para regocijo de Roza y Natal sale el sol, y este puede decir que picaba de madre, y mucho me temía que volver a pedalear para subirnos al Alto de Valcavo, unos 12 km., y teniendo que arribar desde los 945 mts de Posada hasta los 1.784 metros en que está el collado que da acceso a las tierras de Liébana, podía ser duro y la zona era una encrucijada y la única opción de escapatoria sería por Cain y el Cares.

P1150335P_20170708_130036

Salimos, por tanto en plan tranqui por la carretera hacia Santa Marina de Valdeón y cuál fue mi sorpresa que ví que había una carretera nueva que baja desde un determinado punto del puerto hasta Posada, lo que en parte nos venía genial, pues ellos nos permitía subir por el viejo carretil medio asfaltado, por el que apenas coge apenas un coche, y por el que podíamos subir de forma tranquila hasta más allá de Santa Marina, que es todo un desahogo.

Fuimos subiendo de forma tranquila por la vieja carretera hasta pasar Santa Marina, tomando perspectiva sobre los Picos del Macizo del Cornión , ya con mejores vistas. Pasamos Santa Marina , hasta entroncar con el kilómetro 16,5 de la LE-243 y rodar por ella, sin más opción , tomando el viejo camino que va o iba por detrás del Camping El Cares, hasta la Prida, este tramo me parece que está abandonado. En la Prida se deja la carretera y se entra en el viejo camino hacia Pandetrave.

P1150349P1150350P1150351P1150348

Uno de los guardas de Parque Regional de Picos de Europa que por allí andaba, aquí se superponen tres figuras ambientales: Reserva nacional de Caza, Parque Regional de Picos de Europa, y el Parque Nacional de Picos de Europa…, con sus respectivos guardas, leyes, y demás, nos habló de que no había riesgo de tormenta y que el camino que nos quedaba estaba arreglado.

Hace años sin tanta figura proteccionista nos permitía subir por el PR-PN 15 Senda del Mercadillo, que va por la Cabaña de Torones, por debajo de las Peñas Cifuentes hacia el Alto de Valcavao, o poder bajar por esa senda que en su tiempo era nuestra diversión trialera o endurera.

El guarda del Parque Regional, nos indica que no nos preocupemos que el camino desde la Prida el camino a mejorado, pues está en arreglos de piso y ancho, y la verdad es que una vez entramos en él lo comprobamos pero ya nuestros cuerpos empezaban a sufrir, al menos mío, los temibles calambres por tanto doping al canto, un relajante muscular y un analgésico y un gel estimulante, fueron haciendo su efecto mental y de fondo, y tras una leve caída de Luis Roza, queriendo bajarse de la bici, lo cual hace que haya que practicar una cura, que el buen Albano se presta a realizar, mientras yo voy lidiando en soledad con la subida y haciendo que los calambres pasen a mejor vida.

Atravesando Picos de Europa  - 1 de 97 (32)

Así es que cuando estoy llegando al Km 11 del entronque con la carretera, veo a Javier Riestra tirando del grupo, y haciendo la goma con cada uno de ellos, y le advierto de que debemos llegar todos sanos salvos y juntos, y con esos ritmos lo dudo que ello pudiera ser, y más si en Fuente Dé los de CANTUR, no nos dan cuartelillo y nos permiten subir con las bicis en teleférico, si eso no fuera así tendríamos que hace una subida por Espinama hacia Aliva de unos 6 km cuantos kilómetros y un desnivel a ganar de nos menos de 700 mts .

Con la caída de Luis Roza, y ya en la carretera a punto de alcanzar la cima de Puerto de Pandetrave, nos detenemos para mejorar la cura de Roza, un calcetín tobillero que hemos encontrado en el suelo, impoluto y fresco sirve de vendaje, para su sorpresa una vez le cortamos el extremo para colocárselo a modo de codera. La verdad que fue una caída tonta, pero sangra, y él que es un tanto hipocondríaco ..

P_20170708_152339P_20170708_152403

En apenas unos 500 metros ganamos el Puerto de Pandetrave, a eso de las 15,30 horas , habiendo salido a las 9 de la mañana con 33 km rodados, y aún restan unos 50 km.

La pista hacia el Caven de Remoña no se hace tan dura como me temía, y como el bol de pastillas y gel , hacen su efecto subo de forma tranquila , al tran -tran, disfrutando como un enano, puesto que estos han sido durante casi 18 años mi territorios habituales de rodar, rememoro viejas rutas y andanzas como cuando subiendo desde la otra vertiente, la lebaniega, haciendo las rutas para el libro de BTT en Picos de Europa, había ciclado Cabrales-Sotres- Aliva-Espinama. Collado Valcavao, y dado la pájara que tenía, quería echarme a dormir debajo de una piedra con un ventisquero que estaba cayendo, y sin saco, allí me quería quedar,  pese a mi resistencia me bajaron los amigos del Seprona que por allí andaban en su 4x4 con el remolque de las motos hasta Caín para que fuese para Poo de Cabrales por el Cares, que era como el pasillo de mi casa.

Les iba entreviendo a los compañeros en la subida hasta Valcavao, con estas cosas y de cómo hice el libro de Picos de Europa en BTT, y como no sabía conducir y no tenía ni coche ni presupuesto, lo hacía todo en bici, los acercamientos y las rutas, salía a las 7 de la mañana y volvía a casa en Poo de Cabrales a la noche, harto de kilómetros.
Un poco antes de llegar al collado, cuando estábamos repostando nuestros camelback en un pilón, alucinamos porque llegó un paisano de mi quinta, en bici con alforjas, procedente de la vertiente lebaniega. Estaba haciendo el Camino Vadiniense hacia León, para luego hacer el Camino de San Salvador y empalmar en Oviedo con el Camino Primitivo. Cuando los compis en Valcavao, vieron por donde subió el paisano, y les ilustré de los recorridos que iba a realizar el paisano con su trotona, alucinaron en colores.

P1150354

El Collado de Valcavao es la puerta entre los valles leoneses de Valdeón y los amplios valles lebaniegos, y ante nosotros se abría ahora la gran bajada hacia Fuente Dé. Una bajada de unos 8 km con un desnivel de descenso de más de 500 metros de desnivel, con zona de pendientes importantes, y tramos que empiezan a presentar la cara habitual, y exige esa técnica del rodar por Picos de Europa, además por la pista procesionan 4x 4 , senderistas y ciclistas, y una caída aquí , que no hay helicóptero es ir para Valdecilla en Santander. Aviso para navegantes.

Los de las bicis dobles, como Albano y Natal, se echaron ladera abajo como si les fuera la vida en ellas, me imagino que Albano quiere coger al 4x4 que hacia un rato que había pasado, y darles la gran pasada… Natal con el peso y la nueva bici doble y de 29” ni se mueve en la bajada por tanto poco miedo, los demás… detrás de mi. Roza y Ferchi con una rígida como yo, y Riestra haciendo sus pinitos.

Por mi parte debo reconocer que hubo momentos que solté el freno, y cogí su buena velocidad punta, pero como a mí me gusta de solanas y en los tramos más técnicos, aunque aquí son muy livianos, lo peor estaría por llegar

.

Fui esperando al personal, pues cada uno iba disfrutando de la bajada, del gran entorno, como le decía a Roza, esto es rodar en la Alta Liga del BTT. Todavía recuerdo cuando traje a estos lares a Juanma Montero y Pablo Bueno..

La pista de bajada a Fuente Dé, tiene algunas curvas un tanto peligrosas y mal peraltadas y con canales de escorrentías que como te dejes llevar… vuelas, y como le oía decir a un senderista que por ellas transitaba… íbamos muy juntos…, y puedo jurar de que estábamos de acuerdo.

Llegamos en un santiamén a Fuente Dé, y echamos a D. Luis Roza a dialogar con los de CANTUR para ver si nos podían subir, pues eran las 17 horas, y ya que para arriba había poco tránsito en el telecabina, además había como amenaza de tormenta, pues era una cosa factible y así fue.

P_20170708_173126P1150356
P1150358

Ya una subido en el Cable, y sin la presión de tener que subir las rampas hacia Iguedri, dimos orden a nuestras choferesas que estaban haciendo la ruta del Cares, que dejaran el emplazamiento de Cabrales, pues renunciábamos a la escapatoria de Sotres-Arenas de Cabrales y seguíamos hacia La Hermida.

Una cerveza en El Cable, con casi 800 metros salvados en cabina colgante, y allí nos deleitamos con el impresionante paisaje que ofrece este enclave, aunque hubo quien se puso nervioso porque sonaban tambores de tormenta por encima del Puerto de San Glorio. El pobre de Ferchi, no pudo ni tomar su cerveza.

Desde el Cable subimos hasta la Horcadina de Covarrobles, para entrar en los predios de Aliva, y dejar de circunvalar las estribaciones del Macizo Central o Urrieles, para circular entre este y el Oriental o Andara, camino de Sotres. Unos 11 km de bajada hasta los Invernales de Cabao con (935 mts altt., desde los 1.938 mts altt de la Horcadina.

Avisé al personal de cómo eran los tramos de bajada, y sus peculiaridades.

Primer tramo hasta el Chalet Real y Hotel de Aliva, bajada con un tramo de piedra suelta por el lapiaz, y luego tierra, y con tramos muy rápidos, como siempre las bicis dobles marcando estilo, y nosotros los de las semi- rígidas a nuestros sen y miedos.

P1150369

Roza , iba temiendo lo peor, y Riestra soltando freno. Ferchi controlando, y Albano y Natal a su bola. Bajada sin problemas y sin incidentes, con paradas para ventilar frenos y explicar para los nuevos el entorno espectacular.

Desde el Hotel, la bajada más bonita pero también la más técnica por la morrena central del doble glaciar de Aliva, impresionante, las vista, lo fotogénico y lo tremendo de la bajada, pero no hay tiempo para fotos, por mi parte desfogué, creo que mis ruedas fueron más en el aire que por el suelo, es verdad que con la YETI ARC, creo que no había hecho estas bajadas, y pese a ser un bici semirigida, con su Fox delantera, se comportó genial en los tramos de velocidad y en los tramos técnicos.

P1150373P1150375P115037620170708_184752

Cuando llegamos al piedrón de la Lomba del Toro, el personal iba flipado, y el tema hasta la portilla de separación entre las dos comunidades Cantabria y Asturias, tiene también su dificultad, aunque después de la portilla, los firmes estaban muy bien conformados, sin saltos, ni escorrentías de piedras y demás…, o sea que velocidad pura hasta las Vegas de Sotres, donde ya enfrentamos la bajada por la Vega Fresnidiello hacia las cabañas invernales, desde aquí subir al entronque de la carretera de Sotres se hizo duro, y subir a Sotres ya ni lo cuento, son kilómetros de bajada y los músculos que han trabajado bastante en el descenso como para ponerse ahora tirar para arriba, al final llegamos a Sotres donde se impuso vituallarnos, antes de subir al Jito de Escarandi.


Así lo hacemos, y tras el descanso merecido, empezamos a dar pedalines repecho arriba, que hasta llegar a las Invernales de la Caballar se hacen interminables, pero no hay mal que cien días dure, por lo cual llegados a los altos invernales, nos encaminamos hacia EL Jito, cuyo transito también se hace largo y cuestudo… pese a que hace algunas semanas fue un auténtico paseo, aunque arrancábamos en Sotres, ahora ya el en Jito de Escarandi, con unos 64 km rodados, y metidos entre pecho y espalda unos 2000 metros de desnivel, pero lo bueno es ya estamos en tierra conocida por casi todos y eso aligera mucho.

En Escarandi se dobla a la derecha para enfilar la bajada hacia el monte La Llama por la Vega del Tronco , y luego un recorrido en plano, viendo Tresviso al fondo a la izquierda hasta llegar al pilón del Vau de los Lobos, que pide otro descansillo y un remojada, antes de echarnos por la fea pista de Beges, cuyo descenso comienza en el Doblillo. A mí la bajadas hormigonadas o el asfalto no me gustan, por tanto me quedo de último disfrutando del paisaje, y pensando como en diseñaré el camino Lebaniego desde Sotres.. y dando aire a los discos de freno. Ferchi en Fuente Dé y en Sotres me preguntaba como hacíamos para rodar en los años 90 por estos lares sin frenos de disco, ni suspensiones, etc.., Así rodábamos

P1150379P1150380P1150381P1150377

Cuando nos damos cuenta ya estamos en Beges, que ya cruzamos sin detención pues el atardecer se echa encima, por tanto tomamos el acceso rodado del pueblo y nos vamos carretera abajo hasta el Balneario de la Hermida, donde nos esperan nuestras pacientes conductoras, las invitamos a otra merecida cerveza para todos, y dejamos la cena para otro día, y así concluye esta  ruta que algunos esperaban ansiadamente desde hace tiempo realizarla.


P1150386
Víctor Guerra

viernes, 27 de noviembre de 2015

POR LA SENDA DEL OSO EN INVIERNO

 P1070785
  • · Punto de Partida y Llegada: TRUBIA
  • · Puntos de paso: San Andrés- Santo Adriano- Villanueva-Proaza-Caranga-Entrago
  • · Kilómetros de la ruta: 27, 3 (solo ida)
  • · Horario de la ruta: 2 horas y 17 minutos (solo ida)
  • · Desnivel de ascenso acumulado: 342
  • · Desnivel de descenso acumulado: 340
  • · Participantes: Polchi, Javier Ronda y Víctor Guerra
  • · IBP Index: 100
Uno propone y la climatología dispone.
P1070768
Rodando por Trubia

Este fin de semana estaba planteado el poder recorrer la parte alta del Valle de Trubia con destino a Sograndio, rodando por encima de la Sierra de Buanga y venir de nuevo a Trubia dando vista al valle de Santo Adriano del Monte y la Condesa, por las Brañas de Cabezón, la Mortera de la Vega de Santiago, entrando en Sama de Grao y por Sulacárcaba y los Montes de Las Cuestas y las Cruces,  para ir virando de nuevo hacia Trubia.

Esto supone rodar mucho tiempo sobre los 500 a 800 metros de altitud, que fue la frontera en la que se ha estado moviendo este fin de semana la nieve, amén del aguacero que ha estado cayendo todo el fin de semana.

Por lo cual nos acercamos a Trubia con la idea de rodar, pero ya las condiciones climatológicas hacían impensable meterse monte adentro, por lo cual la alternativa más liviana y factible, fue realizar algo que hace tiempo no traigo hasta estas páginas, como es la Senda del Oso, y de la cual hago esta amplia descripción para el conocimiento general de como se generó esta singular senda.

image

Una senda del Oso, que nace de una querencia personal que uve allá por 1987, donde recogiendo una idea de Carlos María de Luis, que venía publicando varios trabajos sobre la historia de los ferrocarriles y su posible reconversión en el diario La Nueva España, (junio de 1983) , y tomando a su vez como idea lo expuesto en los Encuentros Estatales de Cicloturismo y Turismo Urbanos de Las Laguna de Ruidera (Ciudad Real) , lanzo como portavoz y padre del grupo Alborá Bici-Ecologista, la idea de reconvertir la vía ferroviaria que cruzaba todo el valle del Quirós y el Trubia para usos ciclosenderistas,

En 1988 por mi parte entrego un pequeño anteproyecto que luego se materializará como Recuperación de la Plataforma de FC Minero del Valle del Trubia, y que se presentó ante la Consejería de Presidencia del Principado de Asturias, y también ante la Agencia de Medio Ambiente y Dirección Regional de la Juventud; y en septiembre de 1989 la Dirección Regional de Juventud y la Mancomunidad de Municipios de Qurirós, Teverga, Proaza y Santo Adriano, me encargan un proyecto - a que por intermedio de la empresa ADAL y con Ignacio Baylón, redactamos el primer proyecto PLAN DE ANIMACIÓN TURÍSTICA y OCUPACIÓN JUVENIL .RECUPERACIÓN DE LA PLATAFORMA DEL FERROCARRIL MINERO TRUBIA-PROAZA-QUIROS-TEVERGA, que entregamos el 20 de enero de 1990, empezando los trabajos en abril en 1991 en función de dicho proyecto Senda Verde de Los Valles del Trubia que luego con la llegada de las osas (Paca y Tola) se convertiría en la hoy famosa Senda del Oso en base a la recuperación de una vieja plataforma minera-ferroviaria.

Tren minero  de Trubia
Tren minero  de los valles de Trubia-Teverga

Nosotros trabajamos en aquellos momentos sobre la plataforma minera en desuso que se había venido utilizando desde 1874, con el motivo de llevar el mineral de hierra y carbón del Valle de Quirós hasta Trubia, luego se añadiría el ramal de Teverga, formando una característica Y por la cual circulaban unas locomotoras y vagonetas que llegaron a estar presentes en estos valles hasta 1964, años en que cerró definitivamente el transporte y las minas, quedando una plataforma muy abandonada, siendo carcomida, por tramos, por la vegetación, hasta que se desembocó en dicha actuación LA SENDA DEL OSO actual.

Con este preludio, que también le dimos al fraternal amigo visitante de los valles vascos, un viejo ciclista como Javier Ronda, nos apeamos de los coches tras debatir si no íbamos para casa o no, pues buena parte del grupo había decidido quedarse en casa, y solo tres unidades nos echamos a la ruta en mitad del aguacero, que sería lo que nos tocaría durante todo el trayecto, agua y más agua.

Salimos pues de Trubia, por el Puente de Fierro, buscamos el trazado de la Senda, no muy bien marcado, por cierto, y ya cuando cogimos su traza, tampoco una cosa imposible, fuimos rodando con destino a San Andrés, pasando por el barrio de La Riera y por delante de Santa María de Trubia, un poco más allá la vieja Casona de Trubia (XVIII) que fue mandada construir por los Ponce de León –Miranda. Cuya construcción cada día se viene abajo, pues cada año que la veo el deterioro que sufre en tejado o la fachada posterior son impresionantes.

P1070769   P1070770P1070772
Casona de los Ponce de León-Miranda

Seguimos rodando entre el aguacero y cierta neblina que nos deja entrever al fondo el pico La Bobia, ubicado en la Sierra de Buanga, como el frio y la lluvia atenaza por momentos con más intensidad pues el ritmo, no es intenso pero si fuertecillo, y eso hace que mantengamos el calor en piernas y brazos que son nuestros puntos más débiles, pero poco más.

Poco a poco vamos dejando el valle abierto atrás, para entrar por entre las Casa de Pedregal a la aldea de San Andrés, que lo hacemos por su parte trasera, para desviarnos a la izquierda dejando la iglesia parroquial a la izquierda, y al fondo la extraña silueta de la Peña El Castiellu; ya colocados de forma paralela a la carretera AS-228, cruzamos ésta por una alta pasarela, para situarnos a la otra orilla del río Trubia que será durante unos kilómetros nuestro omnipresente compañero

Subimos pues por la orilla derecha aguas arriba, por debajo de la Peña Molar y las laderas de La Recusa, eso sí un tanto guarecidos tras la altas paredes que van dejando paso a un valle más abierto que se nota cuando llegamos a la altura del Área Recreativa de Tuñón, que era el punto donde antiguamente empezaba nuestra inicial Senda de Los Valles del Trubia, luego vinieron las tardías incorporaciones como fue el caso de Oviedo, que pasó de incorporarse al proyecto inicial, y tras muchas peleas, tensiones y apuestas, pues años más se sumó a él, anexionando su particular trazado que llevó hasta la misma capital a través de la Senda Fluvial de Fuso. Cosas de la política y la planificación turística asturiana.

P1070799P1070803
Momentos de la senda

Hoy Tuñón sigue siendo un referente, aunque lo que iba a ser un Centro de Recepción de la Senda, al final se ha convertido en la sede de una empresa de bicis y un bareto sin más, cosas de la planificación turística de esta región.

Para entrar en Tuñón se hace a través de la Senda pasando por las cabañas de Vega del Rey y por el túnel de La Escalera, pues entrar en Tuñón, pata ver su iglesia de estilo prerrománico, supone salir de la Senda, por el Puente la Esgarrada, para cruzar la carretera, y con la que está cayendo como que no apetece, por lo cual seguimos rumbo Sur, pasando por delante de la instalaciones de la Asociación Terapéutica El Valle, camino de Villanueva,

Se cruza un acceso asfaltado y un pequeño túnel y al llegar a finca de Sabadía, debajo de Rozafrian, el valle se abre de nuevo en toda la dimensión que le dejan las laderas adyacentes, en un extremo el puente El Salto nos ayuda a cruzar el rio Trubia que ahora llevaremos a nuestra derecha., pudiendo ver los restos del molino de Vaga Baxio. Eso sí las aguas bajan revueltas, y henchidas de los aguaceros y la nieve.

P1070775P1070777
Molino de Vega Baxio

Desde aquí emprendemos a lo largo de una larga recta hacia Villanueva, cruzando de nuevo, tras dejar atrás el desvío de La Xanas, y entrando por medio de entramado urbano de Villanueva, hasta las orillas del río Trubia, y que cruzamos por un puente que une los barrios de El Carmen, El Puente y la Villa Fondera al de la Arcellada y San Romano, esta bella construcción es un puente medieval apuntado de gran altura y de doble vertiente, pudiendo ver desde él en toda su dimensión la fuente lavadero del pueblo.

Se pasa el barrio de San Romano, para ir saliendo de la trama urbana hacia la iglesia de San Romano y cruzar otra vez el río Trubia y la AS-228, por la pasarela de El Sabil, tras cruzarla delante tenemos entre la cortina de agua que nos cae, la Sierra de Caranga, y las cumbres de Teordial y La Sierra, ya moteadas de nieve, que son más nítidas a la vez que nos acercamos al área recreativa de Buyera, cuyas instalaciones dan acceso al área osera de Paca y Tola y ahora también de Furaco, encerrados en su recinto, con el comportamiento de Tola un tanto repetitivos sobre sí misma.. Escena que no me gusta mucho.

Poldo y Javier Ronda en Villanueva
P1070783P1070785P1070792
Javier Ronda y Poldo Figueras

Seguimos rodando a buen ritmo dejando atrás la Foz de Picarós, donde concluye el viejo cercado osero, y ya tras alcanzar las praderías de El Panasco, vemos al paso, justo enfrente, el amplio caserío de Proaza hasta desembocar ante La Central Hidroeléctrica de Proaza que se construyó en los años 60, y que fue proyectada y realizada por Joaquín Vaquero Palacios, el cual completaría el trabajo en los 70 con la colaboración de su hijo también arquitecto: Joaquín Vaquero Turcios.

Dado el aguacero y que nuestro calzado sobre todo ya eran pasto de aguacero, no nos detenemos en Proaza, y seguimos camino de Peñas Juntas, ya paralelos al río Trubia. En este tramo vamos casi que encima de él, pues sus aguas las libramos gracias a entalles en la ladera calcárea para dejar paso a la plataforma ferroviaria, cuyo trabajo de muros y túneles se pueden ver perfectamente al llegar al desfiladero de Peñas Juntas, y ubicado como a los 16 km de nuestra rodadura.

Nos detenemos, pero poco para sacar algunas fotos, eso sí sin arrimarse mucho a la barandilla, que presenta deficiencias estructurales de campeonato, faltan tramos, hay baches por todo los lados, por lo cual hay que ir con un ojo avizor al recorrer esta maravilla. Menos mal que vamos solos en casi todo el camino, no me imagino esto en verano. 

  Pienso en la imagen turística que esto aporta a nuestros visitantes.

P1070803P1070808
Hacia Peñas Juntas

El desfiladero de Peñas Juntas nos da acceso al nacimiento de la famosa “Y” de la Senda, lo cual se materializa en la zona de la Perihuela, en cuyas inmediaciones se abre el ramal que va por la izquierda hacia el Valle de Quirós, y por él de la derecha este nos lleva hasta el borde la carretera AS-228 /(17,8 km). Una vez que se cruza se enlaza con la otra orilla del río a través del Puente de la Parihuela.

P1070795P1070796

Es un tramo abierto que desfila entre prados, hasta volver a pegarnos a las paredes de la montaña, dejando de lado el pueblo de Caranga de Abajo, entrando en los dominios del rio Teverga, que a lo largo de siglos ha ido horadando todo estos desfiladeros. Esta es una vertiente donde se deja notar la intensidad del frío, y la extraña sensación térmica, no debemos de estar a más de 2 o 3 º, pero el encañonamiento de la senda hace que la corriente de aire sea muy fría, lo cal a la vuelta nos las hizo pasar canutas. Todo este tramo presenta grandes deficiencias, tal vez el más cuidado sea Tuñón-Proza-Peñas Juntas, el más visitado, pero el resto está que se cae.

A los 23 km de ruta, de nuevo se cruza la carretera AS-228 para colocarnos debajo de las paredes de Peña Gradura, lo cual hacemos mediante el puente de La Horniella, para recorrer de este modo el desfiladero de Valdecerezales.

Los escasos caseríos que vemos como Las Ventas, están del otro lado de la Senda y del río, se sigue rodando en soledad por la plataforma camino de Entrago que aún para llegar a tal emplazamiento, restan algunos kilómetros, antes debemos pasar otra vez el río dos veces, por los puentes de Aguas Abajo y el de Aguas Arriba, los cuales nos facilitan llegar en pis-pas a la zona de Escalada del sector de Entrecampos.

P1070811P1070813P1070814
Estado de la Senda

Punto además donde se abre el valle de nuevo, desembocando en la zona de recepción fina que se realiza en Entrago ante lo que fueron las viejas instalaciones de Hullasa, dejamos para otra ocasión seguir por el Camino Viejo hasta concluir en La Plaza., pues el calor entra en nuestros muslos, pero las manos y los pies están casi que congelados, y que siguen siendo un punto débil en nuestras equipaciones deportivas, con esa perspectiva haríamos la vuelta muy rápida pero sin ir a toda pastilla, pues el frío y el agua, de ir a mucha velocidad sin poder coger calor con ello, pues será peor.

P1070819P1070820P1070817
Punto final en Entrago

Cuando de nuevo llegamos Trubia, las botas tenían más agua dentro, así es una ruta facilona, que no tiene apeas desnivel, es un paseo tranquilo y bonito, y con días como estos se puede convertir en una ruta muy dura. Hay que tener en cuenta que se cohabita en toda la plataforma con senderistas y a veces con vehículos.
Víctor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...