Mostrando entradas con la etiqueta Villaviciosa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Villaviciosa. Mostrar todas las entradas

viernes, 12 de mayo de 2017

Por Montes y Vericuetos de Villaviciosa y Cabranes

Vuelta al valle de  Viacaba
Foto de José Ramón Natal
  • Punto de Salida y Llegada: Villaviciosa
  • · Puntos de Paso: La Parra- Camoca de Abajo-Peruyeru- Mogovio- Pico Torres- Naveda. Alto la Encrucijada- Torazo- La Molinera-Llares-Sietes-Breceña- Solares-Miravalles-Sebrayu
  • · Longitud de la Ruta: 58 km
  • · Horario de la Ruta. 6 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 1731 mts.
  • · Participantes: Javier Dolado, Luis Roza, Jose Ramón Natal, Victor Guerr
TRACK DE LA RUTA WIKILOC

Villaviciosa y Cabranes, como ya indiqué más de una vez, ofrecen en su retorcida geomorfología una serie de itinerarios de gran belleza y dureza, y uno de ellos, es este que he enhebrado uniendo varios recorridos como son los tramos del Camino de Santiago, tramos del Maratón de Villaviciosa, algunos otros recorridos que he ido  publicando en este mismo blog., bajo el sello de  Villaviciosa

clip_image002

He de indicar que estamos ante un trazado mixto, compuesto de carretiles hormigonados y asfaltados, aunque se pueden hacer variantes, metiendo más camino y por ende más dureza, pero creo que ahora el recorrido tiene la gradiente perfecta, entre longitud y dificultad. 

Además, es una ruta que nos puede aportar, no solo diversas variantes de recorridos, sino también variadas escapatorias  en caso de fatiga u otras necesidades, además de unas más que excelentes panorámicas.

Articulado el posible track de la ruta recorrer a modo de propuesta, nos pusimos en marcha, tras un tranquilo café y pastel en Cafetería Viena, punto de reunión de los bikers y ciclistas que suelen rodar por estos predios maliayeses. 

P1140830P1140832

La ruta busca pronto desde el centro de la Villa la senda fluvial de Amandi, que se toma al par del barrio de las «Corominas» en la zona de la fabrica  Nestlé, y cuyo tránsito está marcado como Camino de Santiago, y por el cual vamos a seguir con las marcas jacobeas  que nos llevan al cruce de la Parra, carretera AS-113, para luego desviarnos por el ramal jacobeo de Oviedo, el cual nos lleva hasta Camoca de Abajo, donde dejamos por un momento el asfalto para entrar hacia  una imponente casonas y por un camino en continua ascensión se llega a la Bustariega, de nuevo el asfalto que no perderemos durante un buen rato. 

Se entronca con la carretera AS-113 por la que se rueda en sentido ascendente para entrar al poco, hacia el desvío de Peruyeru, siempre por tramos urbanizados, salvo el cruce de un camino por un prado.

El valle de Celada deja poca opción a recorridos fuera de los carretiles hormigonados, ya que los viejos caminos o están muy perdidos o en malas condiciones, lo cual nos obliga a rodar por tramos hormigonados, que no por ello dejan de presentar sus importantes repechos, sobre manera en la zona del Condarco para subir al Cueto.

Vuelta al valle de  ViacabaVuelta al valle de  ViacabaVuelta al valle de  Viacaba

Se puede tomar otra variante más caminera como la de Obaya- Peruyeru, y una vez en Condarco pasar el Cueto, donde se prosigue con el track propuesto, tomando en este punto el ramal de Mogovio, punto este ultimo en el cual se cruza el pueblo para subir a la Rasa de Arbazal, para lo cual debemos salvar un importante desnivel, siempre rumbo Sur.

Se gana la pendiente para entrar  en un viejo camino empedrado que por La Albariña y la Casa del Monte, nos permite ver desde lo alto todo el valle de Valdebárcena y Celeda, y luego ya en la cumbral, se puede observar el valle de Valdediós, y el enclave poblacional de Lluaria con la cordal de Peón de fondo, a la cual prácticamente no le perderemos cara en gran parte del recorrido.

Vuelta al valle de  Viacaba

Una vez en lo alto del promontorio, pasamos por encima el acceso rodado de Arbazal, para dejar el rumbo Sur e ir virando al Este, por un fuerte repecho que nos deja ante el cierre de una granja que se bordea para de este modo subir por la cordal de La Parea del Fario y de Taruco, dejando a un lado el Pico Torres.

Se sigue rumbo Este hacia el Collado Degollada para concluir en la Cruz de la Collada, entronque y cruce de carreteras. Todo este tramo desde Mogovio es una suerte de camino-pistas de buen firme.

En la Cruz de la Collada, se toma la carretera VV-11, la cual se deja a la altura de Arceyonu, para virar por la derecha hacia Cabranes por un carril hormigonado que va primeramente a Naveda, y que nos da acceso al Alto de La Encrucijada, por cuyo enclave pasamos como un rayo para desembocar por medio de la AS-334 en la villa de Torazo, donde se impone un merecido descanso y una reconfortante cerveza, pues son unos 27 km., con unos casi 800 mts., de desnivel acumulado, aunque con trazados muy rodadores y factibles de realizar.

P1140840P1140839P1140841

De Torazo poca opción hay de poder ciclar por caminos hasta La Molinera, punto de entronque con la carretera AS-332. Por este  motivo  se rueda por la BC-10 que va por la Sinariega y el Peralín hasta dicho cruce ( La Molinera) donde se toma el ramal izquierdo de la AS-332, hasta la aldea de Llares. Aquí concluye el recorrido asfaltado de unos 10km., que ya traíamos desde la Cruz de la Collada.

Ahora toca otro tipo de recorridos, digamos que iremos por territorios más asilvestrados  y por los cuales desfilaron las distintas ediciones de la Maratón de Villaviciosa, hoy ya fenecida.

Vuelta al valle de  Viacaba

En Llares, la ruta abandona la AS-332, para entrar hacia la aldea y rodar unos cientos de metros,  hasta un camino que entra a la izquierda hacia el valle de Perviyao, cuya vaguada presenta un aspecto imponente. 

El recorrido desfila por una pista/camino maderero que se adentra mediante varias revueltas hacia el centro del valle, hasta cruzar la riega central del valle, para de este modo empezar empujando la bici por un camino que se va convirtiendo en senda y que cogiendo altura poco a poco a medida de que la traza mejora,  y presenta un mejor estado para ciclar, lo que nos facilita poder subir montados dando pedales hasta ganar el caserío de Comeñes, por cuyo acceso se llega rumbo Norte a la mítica aldea de Sietes, en la cual Microsoft dejó su huella en una placa conmemorativa cuando sacó al mercado el Windows 7, y donde se impone un foto de grupo. 

 Cruzamos la aldea de Sietes, con un integrante menos, pues Dolado se nos fue por la AS-332 con destino a Maliayo, pues al día siguiente quería subir en bicicleta e carretera al Puerto de la Cubilla.

Tras una parada ante el extraño pórtico de la Iglesia de Sietes, con su simbólico sol y luna a cada lado de las columnas que franquean la puerta del templo, nos vamos, pero eso quedamos  impresionados por toda esta extraña simbología religiosa, en la cual vemos un barbudo pantocrátor y sus angelotes.

P1140855P1140853P1140856

Tras la contemplación, ahora nos queda ganar el repecho asfaltado del Campón, el cual nos da paso a la zona alta de la aldea, donde se toma  el camino que nos lleva directamente hacia la aldea de Buslad. Un camino con sus pasajes técnicos con zonas empedradas y algún que otro salto, que se nos antoja corto una vez concluido el tramo y habiendo llegado a la cabecera del río Profundu: Buslad. Por esta zona veremos en sentido inverso a nuestra marcha la marcas del Camin de Covadonga.

Desde Buslad se sale por el único acceso rodado, el cual busca entroncar de nuevo con la AS-332, casi que a las misma puerta de Breceña se abandona la carretera para entrar hacia la aldea de Pandu, ya en franco rumbo Norte; y antes de la primera del pueblo a mano izquierda se abre un camino hacia atrás, que esta escombrado con restos de placas de hormigón de mal ciclar, luego la ruta mejora y van en plano hasta hollar con nuestras trotonas en la minúscula aldea de Ceyanes, desde cuyo entorno ya vemos el minarete de la iglesia de Miravalles, toda una referencia visual a la que debemos llegar.

P1140839

Seguimos rodando,  para enlazar por el itinerario el caserío de la Sienra, y concluir ante la bifurcación de la iglesia de Coro, donde se gira hacia el conjunto de casas que vemos enfrente: Solares, 

Cuando apenas si tocamos el poblamiento se entra para tomar por la derecha el camino que nos baja al arroyo de La Vega, subiendo por la otra vertiente hasta el núcleo de Paniceres, con sus ladradores perros.

Desde este punto, se coge un camino en leve ascenso que pasa por la granja de Paniceres, después de sobrepasarla, se sigue por la derecha en plano, por una senda que va bordeando el promontorio de Solares hasta llegar a la aldea del Llugarón, desde donde se baja hasta la iglesia y cementerio de Miravalles, puerta de entrada al sendero que desfila por la riega de La Vega y Ñabla , que comúnmente llamamos de Sebrayu 

P1140860P1140845P1140846

En Miravalles, se toma el camino del palacio, que se deja para bajar por el camino lateral que va hacia la Capilla de San Blas, un poco más allá se termina el acceso rodado el cual deja paso al camino que baja hasta el mismo cauce de la riega, o sea que rodaremos por una traza que cada vez se va estrechando más, hasta quedar en algunos puntos reducida a un sendero, quien hoy ve esta zona después de tanto desaguisado maderil queda impresionado lo que capaz la  naturaleza astur

 Recorrer el sendero que se abre a la par de la riega es toda una delicia, aunque lo cierto es que la fronda se está comiendo casi toda la caja del camino, y hasta va cubriendo cosas tan interesantes como el pontón o el molino de Mestres, que están al par de la riega.

El sendero  nos deja ante la encrucijada de caminos de La Cotariza, donde tenemos  uno viene de Cueli y el otro el de Gancedo, este último parece que fue en su tiempo el original Camino de Santiago, y que subía por Bayones hasta Calamúa y por Paniceres pasaba por la aldea de Coro hacia Fuentes. 

Trayecto que curiosamente no se recoge  en el estudio histórico del Camino Histórico  que se hizo   en 1994  y que coordinó María Josefa Sanz Fuentes. ¡Cosa curiosa¡.

Nuestra ruta sigue dirección a La Prida, pero cuando arranca la subida nos vamos por la izquierda para ciclar un camino que pronto se echa abajo buscando el cauce del río La Vega-Nabla el cual se cruza unas tres veces hasta concluir ante la hornacina  sin imágenes, y que se conocen como Petos de Animas, enclavada al par del llamado lPozu de las Procesiones.

P1140864P1140867P1140872

Estamos pues, en el Camino de Santiago, el que ahora se ha marcado, y que recoge como tal el estudio histórico,  el cual viene Pernús hacia Priesca.

Aquí en el Pozu de las Procesiones, ahora sí que estamos a la vera del río Sebrayu se coge rumbo Oeste, para ganar, tras rodar unos cientos de metros, y cruzar el puente de Carboneu la aldea de Sebrayu, con su escuela albergue jacobita. 

El trayecto hasta Maliayo está marcado por las inefables marcas amarillas del Camino Jacobeo, las cuales no abandonaran el asfalto hasta ganar el repecho de Tornón, donde de nuevo nos desviamos a la derecha para tomar el recién arreglado camino que va hacia La Cuesta, y ya por asfalto entrar de nuevo en Villaviciosa. En el trayecto podemos ver la ría de Villaviciosa y el molino de mareas de la Ensenada, y la fábrica de sidra El Gaitero.

Vuelta al valle de  Viacaba
Víctor Guerra

viernes, 5 de mayo de 2017

Vuelta al Pico Torres y valle de Valdediós

P1140774
  • · Punto de Salida y Llegada: Villaviciosa
  • · Puntos de Paso: Obaya-Miyeres- Poreñu-Arbazal-S. Pedro Ambás- Casquita
  • · Longitud de la Ruta: 37 km
  • · Horario de la Ruta. 4 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 800 mts
  • · Participantes: Rubén Bardera- Javier Paredes- Javier Dolado- Marcos Cernuda- José Ramón Natal- Victor Guerra
  • · Track WIKILOC ruta.
Por circunstancias varias, hubo que buscar una ruta en la zona de Villaviciosa, capaz de satisfacer diversas demandas, como ha sido el regreso de dos viejos amigos como Rubén Bardera y Javi Paredes, que después de un tiempo de «vacaciones» volvían a las lides bikeras, por tanto, sabiendo lo desagradecida que es la BTT, que en cuanto se la deja una semana, sufres lo indecible; y teniendo en cuenta algún que otro inconveniente personal, busqué una ruta no muy larga, entretenida y con buenas vistas, a lo cual el territorio villaviciosino siempre se presta.

image

Así fue como diseñé esta ruta por itinerarios no muy usuales, pero que son una verdadera maravilla, por tanto, una vez diseñado el trazado, y llegado el día indicado y habiéndonos reencontrado todos alrededor de un café en la Confitería-Panadería Viena, nos fuimos camino de Sendero fluvial que une Maliayo con Amandi, y ya desde aquí a La Ferrería (San Juan de Amandi).

Se rueda un trocito por la carretera AS-255, dirección a Cabranes, para tomar el desvío de Valbucar que se dirige hacia Poreño.

Una serie de carretiles que juegan con toda esta zona, y entrando en La Roza y Lavares, donde vimos de nuevo las cruces «patadas» de la iglesia de la Oliva, representadas en el dintel de una puerta. Tras ello seguimos enhebrando la ruta alrededor de la carretera VV-11, a la que se vuelve para rodar por ella un tramo en ascenso hasta encontrar a la derecha el desvío que va a la aldea de Obaya, que son otros 1,5 km., de recorrido asfaltado en leve descenso.

P1140775P1140777P1140779

Al llegar al núcleo de casa de Obaya, nos llamó la atención la cantidad de gente que había en la zona, lo que nos valió un potosí, pues aclaramos parte del trazado en el GPS, el cual no era muy ciclable, pues tratábamos de pasar por un lado del Monte Rodiella, y los buenos vecinos de Obaya, pronto nos dieron la alternativa, o sea bordear el citado monte por la vertiente Norte hacia la aldea de Peruyeru.

Y la verdad es que el recorrido fue muy bonito e interesante, ya que tras un primer repecho luego realizamos por un trazado semiplano, que nos fue llevando hasta un camino que concluyó en un prado que se cruza con precaución, para tomar el camino-sebe medio perdido que nos saca de la finca, y ya por un definido camino nos mete en la traza urbana de Peruyeru, seguimos hasta el desvío de La Viesca, y en entronque con la AS-333, se gira la izquierda pasando por Condarco.

Se sigue mediante un ascenso hacia el desvío hacia Miyeres, donde se dobla a la izquierda para subir un fuerte pero corto repecho que pronto nos pone en el centro de la aldea, donde nos salió un buen vecino a dar charla y a ofrecernos viandas y refrescos, que agradecimos, y tras unas fotos emprendimos camino, esta vez por trazados de tierra, cuyo camino tomamos antes de llegar a la última a casa del pueblo, donde se gira a la derecha casi en redondo y cuya senda va rumbo Este hacia Nucea, presentando en su recorrido algún que otro repecho.

P1140785

Es otro tramo, un viejo camino, que los jabalíes se encargaron de poner patas arriba poniéndonos la cosa más difícil para ciclar, tras ello culminamos la subida ya en plena aldea de Poreñu, que nos dío vistas no solo al Sur sobre la cordal por la cual rodaremos en breve, sino también sobre la Cordal de Peón y su prolongación hacia Pelapotros.

Una vez cruzados los diversos barrios de Poreñu, se sale a la VV-11 para tomar el ramal derecho dirección Sur, cuyo trazado apenas si presenta desniveles significados.

Se rueda por dicha carretera dando vuelta al valle de Celada y Valdebarcena, pudiendo ver buena parte de nuestro recorrido. El día es precioso y nos permite tener espectaculares vistas sobre los valles y cumbres de las cordales villaviciosinas.

P1140784P1140789P1140799

Tras un par de kilómetros se gana el desvío denominada Cruz de la Collada, punto que da aguas vertientes a Villaviciosa y Nava, en este mismo cruce sale de frente rumbo Oeste, una pista hormigonada en fuerte ascenso que se va enhebrando el limite concejil, a la vez que va enlazando todos los picos de la zona como Robleu, Piedrafita y Pico Torres. Para nosotros tras un primer tramo fuerte luego viene un recorrido bonito con trazado semiplano por lo cumbrero de la cordal, lo que nos permite tener impresionantes vistas, como la que nos presenta de los arenales del Puntal y Rodiles.

Pasamos por un lateral del Pico Torres, para tomar en descenso la pista que nos encamina hacia un desvío, aún más inclinado y roto, entroncando con el acceso rodado que por la derecha nos lleva hasta Arbazal; dejando así los firmes de tierra para rodar un tramo asfaltado que en suave descenso nos lleva hasta la bucólica aldea de Arbazal, con su reloj pintado y su casa con escudo abacial.

P1140795P1140798

En este punto, se impuso un descanso con «vistas», y el buen olor que desprendía un limonero, que nos vino de perlas para darle un toque ácido al camelbak, como la ruta no era dura y estábamos en su ecuador, nos entretuvimos un buen rato en tan singular enclave, para remprender ruta ahora por la esta alta variante del Camino de Santiago. Un sendero estrecho que se desarrolla por debajo de la picorota de Lloses, y cuyo tránsito nos aporta buenas vistas, sobre la Cordal de Peón, como sobre el complejo monacal de Valdediós, fundido allá, abajo con el valle. Un tránsito por el sendero que resulta interesante y entretenido, el cual nos va llevando rumbo Norte hacia San Pedro de Ambás.

Como digo un trozo bonito un tanto técnico, tanto por la estrechez y algún que otro quiebro, por lo demás sin problemas, una vez se llega al poblamiento de Ambás, y sin más preámbulos nos vamos por el acceso rodado que va en franco descenso hasta el propio Monasterio benedictino y el famoso Conventín de Valdediós, que ahora pueblan unas monjas carmelitas samaritanas.

P1140811P1140807P1140802

Una vez cumplida la visita, nos vamos por el acceso rodado de Puelles, para ir virando hacia Conceyeru y colocarnos dirección Norte, para de este modo entrar en firmes de tierra pasando por La Sota, y entrar de nuevo en los predios jacobeos y cruzando la riega de Rozaes entramos en los predios del molino del Mayorazu, y el Molino de Pico, un tramo bonito por el cual transitan los jacobitas hacia Nievares.

Nosotros vamos en sentido inverso hacia Casquita, donde se empata con la carretera VV-10 hacia el enclave de La Parra, que nos da acceso a la carretera AS-113 con desvío posterior tras rodar por ella unos metros, y poder entrar de nuevo en la Senda fluvial de Amandi que nos lleva de nuevo al centro de Maliayo, punto final de nuestra ruta.

P1140813

Victor Guerra

viernes, 21 de abril de 2017

VUELTA EN BTT AL RIO ESPAÑA (Villaviciosa)

IMG_20170415_151054915_HDR
  • · Punto de Salida y Llegada: Venta les Ranes (Villaviciosa)
  • · Puntos de Paso: Alto la Cruz-Cordal de Peón-Fumarea-Peña 4 Jueces- Brañaverniz-El Curviellu-Venta la Esperanza- La Ferrería-Castiello la Marina.
  • · Longitud de la Ruta: 47 km
  • · Horario de la Ruta. 5 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 1.314 mts
  • · Participantes: Luis Roza, Marcelo Amtmann (Fritz), Victor Guerra
Ya veníamos rodando por esta zona desde hace unas semanas con la intención de ir descubriendo las distintas posibilidades que nos ofrece el territorio, y se me ocurrió la idea de dar la vuelta completa al río España.

Río que baña desde su nacimiento hasta su desembocadura todo el territorio de la parroquia de Candanal (Peón) y más abajo abre un tajo a modo de divisoria, entre Quintes y la Castiello la Marina.

Por lo cual, esta  podría ser una buena excusa, para salir a rodar unas horas por las tierras fronterizas entre Gijón y Villaviciosa, con una ruta «intensa». tanto por las vistas, como por la propia longitud y desnivel del trazado, aunque el día que lo realizamos no fuera el mejor.

image

El punto de partida, no podía ser otro que el famoso enclave de Venta les Ranes, lugar emblemático por ser antaño, un importante lugar de paso entre Gijón y Villaviciosa, y por cuyas carreteras, bien la Nacional 632, o la AS- 256, pasaba medio mundo. 

Hoy con la Autovía dekl Cantábrico  de por medio, los tráficos han quedado muy relajados, y se puede circular sin problemas por estas tranquilas carreteras maliayesas.

La verdad es que el día que escogimos para hacer la ruta no fue el mejor, pues este sábado amanecimos con tiempo lluvioso, y una persistente encainada que estaba metida en todos los rincones, con lo cual la ruta fue un rodar sin apenas ver nada de nada, y así durante sus unos buenos kilómetros y horas.

Tras el matutino café en el Gabitu, ya que el famoso Bar Cantábrico estaba cerrado, nos fuimos rumbo Sur por la Nª 632, hasta el desvío de Bárcena, a medio kilómetro escaso de Les Ranes, donde nos metimos a la derecha, y por los carretiles de Ll Bilba poder subir hacia Cañeu, aquí se deja el asfalto y ya por firmes de tierra  ganar el Alto de Forcos, que dada la pendiente, y  el barro, pues nos obligó a un pequeño pateo y arrastre de bici, hasta poder situarnos en lo cimero del Alto de Forcos.

P1140647P1140646P1140650

Tal vez, esta zona sea la más alejada del valle que baña el río España, pues de por medio está el subvalle de Arroes, con su propia riega: El Cañeu que desemboca como buen afluente en el río mencionado y objeto de nuestra ruta. Aunque esto de dar la vuelta a un sitio, es más una excusa que una realidad, al menos a la hora de las cercanías o los alejamientos.

Ganado lo cimero del cordal, tras tirar unos minutos de la trotona, nos colocamos en la parte alta del de la loma, tras lo cual nos encontramos con la situación típica en Villaviciosa, y es el destrozo de los caminos, bien  por la acción de vehículos 4x4 de particulares, o maderistas, y que hacen que haya tramos impracticables. Es increíble el poco cuidado y mimo que se tiene con la infraestructura vial, que es todo un patrimonio de todos.

Trasegamos por la zona como podemos, cruzando todo el Llano de Cañeu, sorteando rodaderas y charcales, e intentando no naufragar en los inmensos lodazales de barro, y así hasta llegar al Área Recreativa de la Cordal de Peón, o sea que al llegar hasta aquí ya hemos ciclado unos 5,6 km y escalado de unos 200 mts., de desnivel, y ejercitado potencia y  desgaste.

Una vez en el Área Recreativa, tan solo queda salir a la carretera local VV-8 y subir por ella unos metros, hasta el Alto de la Cruz, para  poder desviarnos a la derecha hacia el llamado Cordal de Peón, 

Sierra que tomamos rumbo Sur, rodando por toda la cumbre adelante, eso sí haciendo un símil como la famosa película  de ciclistas en la niebla. La niebla lo  inunda todo y además viene cargada de una lluvia fina que no llega a calar, pero es persistente, y hace que en momentos dados no sabremos ni donde estamos, además las jodidas pilas del GPS se gastan con solo mirralas, o sea que vamos con el GPS mental y del recuerdo. 

P1140656P1140657

Se rueda por la cumbre hasta el desvío de La Laguna, donde tomamos el ramal izquierdo, el cual da aguas vertientes al valle de Rozaes, ya que el otro ramal, el clásico que siempre se cicla, este da vista a Candanal, y  como ya lo habíamos rodado no hace muchas semanas, y por aquello de no repetir..., pues cogemos la variante menos transitadas que va hacia el vial que cruza desde LLuaria hacia Fumarea.

Pasamos Llano Toral, Pozo la Llomba, y la Parea Coxella, pasando por la vertical del pueblo de Fabares y la riega del Pinganón, hasta casi llegar al Llano de Cotorrasu, pero viendo que el camino bajaba y que las nieblas persistirán, dimos vuelta sobre la derecha, para volver durante un buen rato hacia atrás, a lo alto del Cordal (Campera del Caleyu) y retrocediendo hasta poder bajar por  cortafuego del Caleyu, en cuyo punto hubo sus más y sus menos, a la hora de bajarlo, dado lo impracticable  de sus firmes rotos por las escorrentías y la presencia de vehículos madereros. 

Tras la bajada, concluimos en el ramal clásico de la Cordal de Peón, sobre el cual se gira a la izquierda  para de este modo ganar el Collado de la Fumarea, con unos 20 km rodados.

En Fumarea, la niebla y el agua nos dejó un rato, el cual  aprovechamos para dar un bocado, pues desde Venta Les Ranes  no habíamos dejado de dar pedales hasta subir a este punto. 

Tras el descanso de nuevo a la trotona, dejamos el rumbo Sur para virar al Oeste y subir ya por asfalto que se hace pesado,  a la vez que comenzamos a cerrar el bucle sobre la cabecera del río España, el cual se forma en base a recoger a partir de este momento un buen montón de pipeos de manantiales, y regueros que descienden de una ladera u otra, hasta conformar un importante río que baña todo el valle de Candanal hasta morir unos kilómetros más abajo en la Playa España.

P1140660P1140662

Coronamos por asfalto Campa Cima, con sus 737 mts de cota, no pudiendo ver «ni para cantar» y sin más dilación nos vamos por la Cordal del Fario/ Deva hacia la Peña de 4 Jueces. Un descenso bonito e interesante.

En 4 Jueces  se impone otra foto representativa ante el panel indicador, para continuar hacia la bifurcación que hay unos kilometros más abajo, por la izquierda se baja al valle de Rioseco, y por la derecha a Collado. 

Nosotros nos vanos de frente, manteniendo rumbo Norte  para entrar por una portilla y tomar un camino que cruza en plano, una vez descendido de Campa Cima, toda la gran pradería, de la zona, la cual que rodamos dirección Norte, la cual que no perderemos hasta llegar a la misma desembocadura del río España.

En mitad de la pradería, después de otra portilla, antes de la cuadra del fondo, a la derecha hay un cierre de alambre que de seguirlo nos llevaría aguas vertientes al rio España, hacia el Campón,[1]lo cual puede ser una buena opción, más limpia y cómoda, además de estar y siempre dando cara al valle de Candanal.

 Pero como este sector ya lo habíamos rodado, esta vez nos fuimos por la pista adelante que cruza toda la zona de pastoreo, hasta pasar por delante de la cuadra con vacas, cuidado pues hay un mastín guardando el ganado, es tranquilo, pero está con su ganado...

Pasamos por delante de la cuadra hasta el final de la pradería, donde la cordal se echa hacia abajo una vez pasada la portilla que cierra el otro extremo de la finca. 

Ahora vamos por encima del valle de Moñanco, algo alejados de la vertiente del Río España, y a la izquierda quedaría el valle de Rioseco
.P1140666

Una vez se sale de la pradería, y se cruza una portillera de alambre, el camino empeora y se hace más estrecho, hasta quedar en ocasiones en poco más que un sendero. Se llega a una zona donde hubo matarrasa de ocalitos, y nos vamos por la izquierda, por el camino principal  que da vuelta a la Peña de Faba, para de este modo buscar el mejor camino que nos deje ql carretil de acceso al valle de Moñanco, una entroncado se viera para tomar  sentido descendente, tras bajar un par de kilometros  nos deja en la parte baja del valle de Vega.

De aquí salimos buscando en ascenso  el entronque con la carretera que sube al Alto del Curviellu, casi que entroncamos cerca del Camino de la Vocería.

Una vez en la carretera del Curviellu, ahora no queda otra opción que subir carretera arriba hasta el mismo Alto, donde se gira a la derecha para tomar el Camino de Covadonga y Camino de Santiago, pero dejando que estos se vayan valle abajo, pues nuestra ruta sigue de frente por los carretiles que van circunvalan lateralmente todo el Monte del Conde, para poder ganar el puente sobre la Autovía del Cantabrico, y colocarnos en el cruce de Venta la Esperanza con 37,2 km., rodados.

Se cruza la Nª 632 en Venta la Esperanza, para tomar el carretil de enfrente (VV-2) y una vez en él, volver a virar a la derecha tomando un carretil  que va cogiendo pinta de in intenso descenso, sobre todo a medida en que se torna en camino, y que busca  lo fondero del valle y el cauce del río España.

P1140669IMG_20170415_145654932P1140675

El río España, aquí ya no es un reguero, sino un río importante cauce.

En su momento, en este punto de  la Ferrería, debió ser un enclave importante, dados los restos de cimentaciones de lo que en su día debió ser un generosos puente, pero hoy solo quedan los basamentos, por lo cual toca cruzarlo a pie, el vado presenta importantes agujeros, por tanto nos descalzamos y pasamos el río para entrar en los predios del bucólico caserío de la Ferrería con sus bonitos cerezos japoneses, y por cuyas ajardinados sendas transitamos buscando el sendero fluvial que desfila todo a lo largo del río España

Tendremos que afrontar desde La Ferrería el recorrido de un tramo de 2 kilómetros, que puede hacer las delicias de casi todos, pues es un sendero estrecho, y además como en ese momento no llovía y hasta hace calor, y el tramo está liberado de árboles y ramas que obstaculizaban el paso se transita por la estrecha senda hacia las casas de  La Vega. 

El l recorrido se hace entretenido y las estampas que el río presenta  son inmejorables, postales de pura contemplación.

Se llegan a las primeras casas de La Vega, y por el carretil asfaltado se sale a la carretera que une Castiello la  Marina con Quintes, y por la cual llegamos a la misma playa de España, donde se impone otra foto de grupo.

P1140683P1140686P1140689

En este punto,  volvemos a cerrar el bucle, retrocediendo sobre nuestros pasos de nuevo marcadopor el rumbo Sur,  para de este modo cerrar el bucle, volviendo  y subir ya por asfalto por Torretejera hasta la misma Venta de les Ranes, que se hace un poco tedioso, y más pensando que en i caso todavía tengo que llegar al Alto del Pedroso y bajar  hasta Villaviciosa.

LLegamos a Venta de las Ranas y nos consolamos con una buena cerveza Maestra en la barra de El Cantábrico, bajo la atenta mirada y atención de su camarera-propietaria, que no nos quita ojo...aunque nos deleita con unas viandas invitación de la casa.

Fotos de Victor Guerra y Marcelo                   Track Dinámico de la ruta

Victor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...