Mostrando entradas con la etiqueta trashumancia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta trashumancia. Mostrar todas las entradas

viernes, 3 de marzo de 2017

Rodando por los Caminos Trashumantes de Omaña

P1140200
  • · Punto de Salida y Llegada: Riello
  • · Puntos de Paso: Oterico-Villaceid-Soto y Amio- Campar de la Ermita- Curueña-Urz
  • · Longitud de la Ruta: 42 km
  • · Horario de la Ruta. 5 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 1.131 mts/
  • · Participantes: Luis Roza-Javier Riestra-Víctor Guerra
Cruzar la Cordillera Cantábrica, para rodar por los territorios sureños, siempre es una grata alegría, pues son tierras y firmes distintos, caminos históricos que trepan por las cordales infinitas, horizontes que nunca se terminan, e fin, un cambio radical que siempre se agradece y más ahora que la primavera parece querer entrar a raudales por nuestras rutas.
Por esa razón nos fuimos a Omaña, un valle que históricamente nos han sido siempre muy cercano, pues fue lugar de paso y trasiegos múltiples, administrativos, religiosos, comerciales, en fin por estos caminos, por los cuales transitaron las preciadas merinas del Real Consejo de la Mesta, y que en su día, ya muy lejano, fue territorio del Obispado de Oviedo, son buenos escenarios para la BTT.

image

Por las razones históricas, y por las ambientales, y por aquello de sacar nuestros bodys de los trabajosos caminos astures, nos vinimos este fin de semana pasado al valle de Omaña, para abordar un bello bucle alrededor del enclave cuasi capitalino, entre el Valle Gordo, y la Magdalena:Riello.

Ruta ideal para gente que no quiera sorpresas..., o que esté iniciada y quiera coger velocidad, pues está en los territorios ideales, además que la zona nos permite diversas variantes, y poder ajustar a las necesidades técnicas y físico-deportiva del grupo el recorrido, haciendo más larga, o más dura y técnica, el trazado, es lo que aporta la zona, una amplia gama de posibilidades.

DSCN0012

Por nuestra parte, tras un amplio desayuno de té con torrijas, en el pueblo de Canales, en el Bar 7x7, emprendimos ruta en coche hasta llegar a Riello, lugar dotado también de un par de bares, con muy buena atención y calidad en sus productos.

Una vez descargada la furgo, y colocados nuestros pertrechos en su lugar, salimos con una baja temperatura ambiente: - 3º, aunque ya con los rayos de sol pegando en las zonas altas.

De esta guisa nos fuimos por la carretera de La Garandilla, dirección Sur, para desviarnos ya en las afueras de Riello, en Los Prinderos a la izquierda y entrar en un carretil asfaltado, hasta llegar al pie del Cementerio, en cuyo punto se toma un camino a la derecha sube por el lateral sureño de promontorio de Viñuela, y cuyo trazado presenta nada más arrancar sus buenos repechos.

Repechos que hubo que subir a pie, pues nos faltaba el calentamiento, y nuestros pulmones no daban abasto, entre el frío y la altura, unido a la dificultad de la pendiente y lo húmedo del terreno, pues pie a tierra.

P1140192P1140195

Tal vez bordear el otero de Viñuela por la ladera Norte hacia el Oterico, sea más interesante. Unos 3 kilómetros, y pronto nos pusimos en el pueblo del Oterico, que, a estas tempraneras horas tan solo las chimeneas empezaban humear, pero nadie por la calle.

Por aquello de no pisar carretera, nos pusimos en paralelo a la LE-493, y por el camino lateral que va por el Alto de la Cerca, seguimos la ruta, teniendo que pasar un par de cierres ganaderos, para más adelante cruzar la CV-128 y seguir por camino hacia el pueblo de Villaceid, (5,5km) todo ello desde que dimos vuelta al otero de Viñuela, ha sido rumbo Este.

Nos pegamos al río para seguir ciclando en plano hacia el pueblo de Soto y Amío, hasta cuya altozana iglesia-cementerio subimos para poder otear desde tal emplazamiento, buena parte de lo que hasta ese momento había sido nuestro recorrido y lo que nos espetaba, tras haber rodado unos 7,8 km., y quedando aún una buena tacada.

P1140205P1140201P1140202

En Soto y Amio, se sigue al Este, rodando un tramo por la LE-493, para dejar atrás la cantera se dobla a la izquierda por el Camino de la Vega de los Caballeros, que levemente va virando al Norte. Será a eso, de los 10,6 km, cuando abandonemos esta vereda, y ya de forma definitiva pongamos rumbo Norte, que no dejaremos en un buen trecho, rodando así por la conformación de la Cañada de la Vizana. Ahora vamos por el llamado Cordel de las Merinas, que conforma parte del Cordel Babiano, que por estos lares se abre en varios ramales, camino de los puertos de la Cordillera Cantábrica.

P1140222

La ruta prosigue su ascensión, sin apenas descanso hacia el Alto de los Abisedos, dejando un ramal a la derecha que va hacia Irede, nosotros seguimos rodando por lo alto de la cordal subiendo hacia el Alto de Camparín con 1.355 mts. Como digo, subida tendida que desfila por un trazado amplio de buen piso, aunque la humedad del camino y la cercanía de la nieve lastra nuestras gordas ruedas, cual pegamento, lo que nos obliga a meter pequeños desarrollos.

Esta ruta comprobamos que ha sido actuación del programa 4 Valles, pero a estos también les debió llegar la crisis pues los paneles informativos, están en el suelo, y se ven pocas señales y algunas en no muy buen estado. También en el trayecto podremos ver alguna señalización en base a postes que llevan un triángulo y dos círculos (Rutas turísticas por las Cuencas Mineras de Castilla y León) correspondiente la etapa 9 Vega de Caballeros -Riello . Un desastre de información y de diseño de rutas.

clip_image002clip_image004

La ruta persiste en su rumbo Norte, sin soslayar ni un minuto el ascenso, pues va ganando altura a través de una sucesión de promontorios que coronan la cordal como el Alto del Camparón, la Braña La Urz, o La Matona con sus 1.513 mts de cota, teniendo que sobrepasar la Cinta del Cueto, pasando por el Nido del Águila.

Interesante subida que nos va dando vistas tanto al Este, sobre las sierras que cierran la comarca de Luna, como al Suroeste, cordales nevadas y fronterizas con El Bierzo, y que se ponen en casi los 2000 mts de cota; y al Norte nuestra Cordillera Cantábrica, todo un paisaje a contemplar mientras vamos concluyendo los casi 12 km de subida que hay hasta llegar al enclave del Campar de la Ermita.

Antes de llegar a dicho lugar, encontramos nieve, pero esta apenas nos entorpeció mucho, pues eran manchas aisladas, tras una bajada esta nos deja en este enclave emblemático: Campar de la Ermita a unos 1500 mts., de altitud, lugar donde el Cordel Babiano se va a la derecha siguiendo dirección Noreste por el Monte los Frailes adelante hacia la Fuente de los Carboneros, para luego virar hacia Abelgas, ya en territorio babiano.

 20170225_130309DSCN0017

El lugar de Campar de la Emita, lo reconoceremos a simple vista, pues la cabaña y cercado ganadero, son toda una referencia importante y única.

En dicho punto nacen varias alternativas al recorrido, la dos que nos interesan son: primero la que vira al Sur, hacia el pueblo ovejero de la Urz; y la segunda va hacia el pueblo de Curueña.

Variante de la Urz. (mapa Google azul)

Es un recorte al bucle establecido, e ideal para aquellos que no quieran más complicaciones. Al pie del collado de Campar sale una pista que gira sobre la mesetaria cima de Cinta del Cueto para ir Sur, casi de forma paralela a la traza que se traía, pero en esta ocasión, se va por otra vertiente, y por un camino más bajo y que va en descenso hacia la aldea de La Urz, perdiendo unos 300 mts., de desnivel, desde la cabaña del Campar hasta el pueblo.

16996188_10212178708885929_8326139576874860854_n

Un camino amplio de buen firme, que va directo a la aldea de La Urz, donde ya no queda otra que bajar por carretera hasta el mismo Riello, cubriendo así los 32 km de ruta, con la posibilidad de acortar un tanto el tramo de asfalto de bajada, Tras haber dejado la Urz, y llegando a la altura del desvío de Bonella, hay un camino a la derecha que baja a la riega de Ceide, se puede tomar este y subir luego al pueblo de Socil, y ya desde aquí se vira de nuevo al Sur hacia Riello por el llamado Camino de Curueña. Mirar si merece la pena, pues el desvío está muy cerca de Riello.

P1140214P1140213

Nuestra ruta, prosigue hacia Curueña

Se sale de Campar de la Ermita (20km), tomando un camino amplio al par de la cabaña y del cercado ganadero, y que va por debajo de esta hacia el Oeste, aunque un poco más adelante, nace otro ramal que sale a la izquierda, y que busca las laderas de la riega del arroyo de Riomayor, para luego ir subiendo hacia Curueña, y que se puede vislumbrar en a nuestra izquierda en lo fondero del valle.
Nosotros, preferimos no perder altura por ir por el valle, por lo cual seguimos el camino que va bordeando las cabeceras del circo que rodeamos, desfilando por el Campar de la Braña, de esta forma vamos cerrando el bucle para llegar al pueblo de Curueña.

Un camino interesante, que como digo va a media ladera cruzando las riegas del valle en una continua sucesión de subes y bajas, muy facilonas, que pronto nos permiten llegar en descenso al solano pueblo de Curueña, (26,6 km), pues este ya lo veíamos en nuestra ascensión por el Cordel de Las Merinas.

P1140224P1140231P1140233

Curueña, nos recibe plena  soledad, con su formidable casona nobiliaria, a cuyo pie reposamos unos minutos para contemplar tanto la casona de los Flórez de Quiñones, como el campanario de su formidable iglesia, con sus dos campanas enormes, dedicadas a Santa Bárbara y San Juan, y en el jardín un gran gallo, colorista, a modo de escultura , que se gana algunas de nuestras más llamativas fotos de la ruta, con Javier Riestra e fondo.

P1140236

Aquí en el pueblo de Curueña, nacen nuevas alternativas o variante para ir hacia Riello, 1ª / ir a la Urz, y se puede bajar por un camino que va hacia El Valle, a buscar la riega de Curueña, por donde se fue un corricolari de última generación, sin GPS, y demás y más perdido que un pulpo en un garaje, Es un camino alternativo, pero no sé yo, como estará la parte baja, o sea la conexión con el río, aunque viendo la que tuvimos que salvar nosotros, igual es la mejor opción para ir hacia los molinos de la Urz, por Falifa. (Parece muy factible)

La 2ª opción, la nuestra, sale por el acceso rodado de Curueña (L-CV128/25, hasta la curva de La Sangonera, a unos 3 km de Curueña, y ahí se gira a la izquierda para entrar en ascenso hacia el Cordal del Serrón, cuando al final se entra en este se vira al Sureste, y ya cortafuegos abajo, hasta queda prácticamente encima de la riega de Curueña. Bajada trepidante con inclinación, y zonas técnicas, pero cuyo trazado, nos deja un tanto colgados encima de unos peñones de conglomerado de regodón y con los molinos de la Urz casi que debajo.

P1140243P1140244P1140248

Aquí hay dos posibles soluciones: 1ª / Meterse entre la maleza por la derecha del cortafuego a buscar una pista que sale a unos prados al par de la riega de los Moros, y así ganar la riega de Curueña y pasar hacia la Urz, (el monte está muy cerrado). 2ª Opción; bajar directamente por unos estrechos pasos, por entre los peñones y llegar al pie del puente que nos permite pasar por encima del arroyo de Curueña. En los dos casos hay que bajar con la trotona de la mano, y con sumo cuidado, zona de matorral, terreno muy inclinado, y por supuesto pegándose con el denso matorral, unos 150 mts.

Nosotros, como digo cogimos la 2ª opción, bajada directa, como mejor opción, nos llevó un tiempo, pero es que los caminos que marca el mapa al pie de los Molinos de la Urz, se medio pierden por la presencia de la vegetación, en general están muy cerrados y aunque en los mapas parecen muy claros, luego eso no dice la verdad, por tanto una vez cruzado, en nuestro caso subimos hacia la Urz, visitando lo que fue mi zona de dormida cuando hicimos andando la Vereda de los Heterodoxos, un camino de Santiago desde Oviedo, y nos trajo por estos lares.

P1140256P1140250P1140255

Desde aquí bajamos, sin más dilación cogiendo el acceso rodado que culmina en la aldea de la Urz y que nos llevó a Riello, de nuevo, eso sí tras siete horas de brega.

Alternativa a este embrollo de la Riega de Curueña, por Curueña-Socil.

Tal vez la mejor opción, para evitar todo este embollo tras el cortafuego, una tomada la Variante desde el Campar de la Ermita hacia Curueña, sea continuar desde aquí hacia el otro pueblo: Villarín de Riello, que pueden ser unos 5 km., de asfalto, y ya en el Villarín entrar hacia Las Raposeras e ir directamente al pueblo de Socil, cogiendo el camino de Curueña un poco más abajo.

P1140254

En el track que aporto, marco las variantes, tanto la de la Urz, como la que desde la curva de La Sangonera va hacia Socil y Riello. En definitiva, esta última es un tramo de unos 9,5 km, con unos 103 metros de desnivel de ascenso, y unos casi 400 metros de descenso acumulado.
Victor Guerra

viernes, 18 de noviembre de 2016

BELMONTE DE MIRANDA: CAMIN REAL DE LA MESA

P1130257_thumb5
  • · Punto de Salida y llegada: Belmonte de Miranda
  • · Puntos de Paso: LLamoso-Montovo-Puerto de la Casa- Porcabezas- Fonfria - Faedo- Corias·-
  • Longitud de la Ruta: 43 km
  • · Horario de la Ruta. 6 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso: 1.491 mts
  • · Desnivel acumulado de descenso: 1.422 mts
  • · Participantes. Marcelo (Fritz) Javier Riestra, Félix, Javier Paredes; Leopoldo Figueiras y Víctor Guerra
Normalmente tenemos asociado el Camín Real de la Mesa, con lugares como el Puerto de San Lorenzo, Torrestío, los Puertos de Marabio, etc, pero hay un tramo, que de alguna manera ha funcionado a modo de cabecera, como son las tierras de Grao y Belmonte, que no deja de ser cierto que pasan desapercibidos dentro del gran conjunto etnográfico y patrimonial que significa el Camín Real de La Mesa.

En ese intento de dar a conocer los enclaves de La Mesa abordamos hoy una serie de rutas por tierras de Belmonte, para dar a conocer estos desconocidos parajes. Tan solo cuando uno se sitúa en Belmonte, se da cuenta de porqué los paisajes belmontinos han pasado tan desapercibidos para la BTT, y es bien fácil de apreciar, cuando uno situado en lo fondero del valle no llegar a ver lo cimero de las cumbres como La Mesa o el área de Peña Manteca, es en ese momento cuando se explica la dureza que los recorridos para subir a lo alto de dichos enclaves

image_thumb1

Y así fue, como diseñamos una ruta que nos permitiera subir de forma más o menos cómoda hasta el famoso trazado de La Mesa, motivo por el cual cogimos la capital del concejo: Belmonte como punto de partida y de llegada para nuestra ruta por el Camín de la Mesa.

Se parte rodando durante unos kilómetros. rumbo Sur, por la carretera que cruza todo el valle, la AS-227, la cual acompaña al río Pigüeña, y por la cual nosotros rodamos con sumo cuidado dirección a Somiedo.

Un paseo agradable, para ir calentando piernas, en un día que los meteorólogos nos presagiaban aguaceros mil, y sin embargo la temperatura estaba sobre los 14º, eso sí muy nuboso, aunque la lluvia respetaba nuestro mañanero ciclar.

Fueron unos 6,8 km., de rodar por lo fondero del valle, hasta dejar la dirección de Somiedo para desviarnos a la izquierda, por el acceso que sube hacia los pueblos de LLamoso y Montovo, otros 6 km de subida con unos 300 mts de desnivel, que se dejaron ciclar bastante bien pues no en vano ibamos protegidos por la cumbral de la Sierra de Montovo y las laderas de Sierra Conto, por cuyos lares se desarrolla el Camín Real de la Mesa.

P1130223_thumb1P1130226_thumb1


Estos son pueblos pequeños pueblos semidesérticos. los cuales han vivido, y aún viven de la ganadería, aunque no hay que olvidar que han sido tierra de paso y trasiego de mercancías y ganaderías.

Era de esperar que la subida desde Montovo, donde el asfalto concluye fuera muy duro, pero hay que tener en cuenta que por estas tierras subían ganados y carretas, y el hecho de no querer fatigar a los animales y economizar fuerzas, hacía que los trazados fuesen muy sostenibles haciendo que los animales pudiesen afrontar con cierta comodidad y relativa los largos ascensos hasta los ejes camineros que transitaban por las altas cumbres.

Así pues, con la lluvia tras nuestra estela, el amigo Poldo nos cambió por un plato de callos en San Martín, y prefirió en Montovo dar la vuelta, el resto del grupeto nos echamos camino adelante, cruzando el pueblo que tras un primer repechón, digamos que la cosa ya por firmes de tierra se fue «suavizando», y menester era que fuese así porque sabíamos que hasta Alto de la Casa (1.341 mts de cota) teníamos por delante unos 5 km y casi 600 mts., de desnivel a ganar.

Es una subida larga, que va un poco escalonada, tramos pindios pero factibles, con otros más planos que dejan coger resuello, a la vez que permiten contemplar las preciosas vistas, una vez cogemos altura sobre el valle.

Cada uno en el grupo va tomando posiciones, cada uno a su ritmo, aunque la cabecera la marcan Javier Riestra y Felíx, y el amigo Frizt que es como «duracel», o sea a tirones, y hoy más contento que unas castañuelas, pues estrena una trotona doble, una «Mérida, de 27,5”» con la cual trepa medio perdido con el amplio desarrollo de marchas, dado que para él es nuevo tanto piñonaje. Por lo demás, tanto Paredes, como yo mismo cerramos el grupete, aunque aprovecho para no quitarle ojo al valle, dada su grandiosidad las posibilidades hoy mermadas, de una caminería hoy en desuso, que me es bastante desconocida.

P1130227_thumb2P1130231_thumb1


A la altura del Braña de Monegro, se abre un viejo camino que sube hacia el Alto de la Casa, por el otro lado del arroyo, a nuestra izquierda, pero la nueva traza de la pista ha tallado en la roca el trazado de una pista, que presenta tramos hormigonados, que nos permiten subir por los Fuexos hacia el collado cumbrero de Alto de la Casa. Aunque el tramo final con barro pegajoso, nos obliga a algunos a descabalgar, pudiendo ver al paso piedras mostrando un sin fin numero de  fósiles, restos de las alturas que alcanzaron  las aguas marinas hace millones de años.

Ya reagrupados en el altozano collado, el cual reparte flujos hacia La Mesa y los llamados puertos de Marabio, es el lugar donde se impone un pequeño refrigerio, pues ahora sí que está todo medio hecho, o sea que, según la gráfica del perfil ya hemos realizado toda el ascenso y la ruta «pica para abajo», y tenemos rodados unos 18 km de los 43 previstos.

Nos echamos, a la izquierda sin pasar el collado siguiendo la destartalada señalización llevada adelante por «Camino Naturales» y señalizada como Camín Real de la Mesa, GR 101 cuyo recorrido que hemos de tomar vira al Norte, bordeando el Pico La Berza, y ya por la línea cumbral se sigue por tramos muy bonitos que conservan las viejas trazas de los caminos empedrados, y otros que ya presentan malamente lo que fue la traza caminera y ganadera de La Mesa.

P1130233_thumb8

Nos vamos dirigiendo hacia los enclaves marcado por los hitos, bien en forma de tótem cuadrangulares de hormigón, o por mojones rondinos de piedra, como los que marcan enclaves como Val María, Sierra de Conto, cuyo topónimo da nombre a la sierra por la cual ahora transitamos.

Pero una cosa son las gráficas de los perfiles que nos dicen que es para abajo, y otras bregar por estas zonas semi planas, en general muy machacadas por el paso de los ganados, lo que nos exige atención en la conducción y en el bregar con los barrizales y los charcales, lo que hace que hace que el tránsito por estos «andurriales» se termine haciendo duro, como así lo siente Fritz, cuando en la amplia praderías de la zona de Piedras Negras, por mi parte rehuyo subir al crestón, pues arrecia la lluvia y colocarme a los cuatro vientos no me entusiasma, por lo cual opto por el camino lateral que va hacia majada de La Estiella y continua hacia la Venta de Porcabezas.

Al fondo vemos unas sierras que yo identifico en primer término la sierra de Yernes y Tameza, y al fondo muy desdibujado por la nubosidad como El Gamoniteiro.

La intención era buena, y el camino empezó bien, pero luego este fu transformándose en una senda medio perdida entre el felechales, a pesar de haber sido uno de los buenos caminos trashumantes, pero la falta de uso y carga ganadera, ha traído como consecuencia estas situaciones.

P1130237_thumb7

A Fritz, que no le gusta arrastrar la trotona por los barrizales y brezales, y más sí la trotona es nueva, no le gusta el tránsito por estos lares, teniendo que desenredar la bici de los brezales, o sea que seguramente que la próxima vez la ruta irá por la línea cumbral. Parecen olvidar algunas veces los compañeros, que la comodidad de que a uno se lo hagan todo, pues trae parejo cosas a como esta, porque uno no conoce cada centímetro de las zonas.

Tras un tramo por el felechal, ganamos una pista que viene del valle, ante la cual cogemos el ramal ascendente que nos conduce directamente al collado que paso a las praderías de Porcabezas. Es una pena que la lluvia ya persistente no nos deje gozar de las impresionantes praderías sub-alpinas de la zona.

A lo largo de la ruta hemos ido viendo caminos que hacia la izquierda para bajar el valle del Pigüeña, o la derecha hacia el territorio de Yernes y Tameza, pero la falta de un conocimiento exacto de la zona, hace que me lo mejor en cada caso es ceñirnos al recorrido que por mi parte tengo recogido en el GPS, el sigue dirección Norte, pasando justo al lado de la Venta de Porcabezas, una gran cabaña al lado del camino, y de esta manera en medio de la lluvia llegamos al cruce de Fonfría, desde el cual se podía bajar a Ondes y posteriormente al Güeña, pero como no hace mucho frío, aunque vamos empapados, nos vamos hacia el pueblo belmontino  de Dolia, punto cabecero del Real Camín de la Mesa, y donde ya sin más dilación no vamos hacia el enclave de las Cruces

P1130244_thumb1P1130255_thumbP1130245_thumb1

Es una pena que estado climatológico no nos haya dejado gozar de estos parajes que tanto tuvieron que ver con la trashumancia y el trasiego de ganaderías, y ello siempre me lleva a pensar en el bregar de las gentes que transitaba por estos trazados y sus sufrimientos, querencias y esperanzas. Tengo ganas de ver la proyección de mi primo Ramón Lluis Bande, sobre la trashumancia asturiana., y me sigo impresionando ver por los altozanos enclaves pequeños nucleos de población

En dicho tránsito desechamos algún tramo original de la ruta ganadera, y preferimos circular por el acceso rodado hasta el enclave de Las Cruces, en este punto donde Fritz toma la opción de seguir la señalización directa a Belmonte, sin que sepamos muy bien por donde realmente piensa bajar, no discuto, cada uno ya es grande y sabe que es lo que le conviene, pero me asombra que gentes que no saben ni donde están tomen a la ligera, decisiones de este tipo.

P1130260_thumb5

El resto más juiciosos: Javier, Paredes y Felix y yo mismo,nos vamos por la izquierda para rodear el Monte Faedo, a los pies del pueblo de Faedo rodando la vertiente Noroeste para colocarnos en el canto de Peña Rionda, y contemplar allá abajo el valle y el pueblo de Belmonte, la vista es de los más impresionante, pues se ven los pueblos encastrados en lo estrecho del valle, y pensar que en Belmonte se dió una logia masónica en el siglo XIX es algo dificil de entender y comprender

Y ya sin más reflexiones, no queda otra que echarse por la pista de las columnas eléctricas, con un impresionante descenso, bajamos hasta el abandonado caserío de Villosa, donde empieza un viejo camino estrecho y pedregoso, eso sí muy abandonado y al que le queda poco tiempo de vida, y que presenta para los raiders trialeros  zonas muy resbaladizas que nos van echando ladera abajo, hacia el pueblo de Corias, de Arriba y poor el acceso roda a a Corias, dejando atrás algún que otro susto por la presencia de mojados canto rodados tan pulidos como resbalosos.

Ya en lo fondero del valle, en Corias no queda otra que virar a la izquierda y ciclar los dos escasos kilómetros que nos separan de Belmonte,a donde llegamos, y encontramos a nuestro amigo Fritz malhumorado pues ha tenido que hacer un rodeo de 9 km. Ya se sabe, y lo dice el refrán «no hay atajo sin trabajo» 

La verdad es que la ruta fue interesante, y ya lo decía Jovellanos al hablar de la zona y nosotros hacemos extensible a nuestra ruta , ya que «se va un gran trecho con la peña sobre el sombrero, el río bajo los pies, la sorpresa bajo la imaginación y el susto en el pecho».

P1130219_thumb5
Victor GUERRA

viernes, 30 de mayo de 2014

CAMIN REAL DE LA MESA- LAS NAVARIEGAS

  IMG_4310
  • · Punto de Partida: PUERTO SAN LORENZO
  • Punto de llegada: La Plaza (Teverga)
  • · Puntos de paso: Braña La Corra- Braña La Mesa-Navariegas- La Focella-Alesga
  • · Kilómetros de la ruta:37 km
  • · Horario de la ruta: 5 horas
  • · Desnivel de ascenso acumulado: 1.056 mts
  • · Desnivel de descenso acumulado: 1.939 mts
  • · Participantes: 15
  • · IBP Index: 86
Hay muchas fotos de esta ruta, pero principalmente para complementar este blog, tomaré las del compañero y amigo: José Ramón Natal

El Camino Real de la Mesa, es digamos que una de las rutas más míticas del ciclomontañismo, puesto que fue uno de los primeros abordajes tras las primeras escaramuzas por caminos y caleyas del valle de Cabrales, allá por el 89.

Hoy hemos vuelto a estas tierras tras haber realizado la ruta de Marabio- Puerto de San Lorenzo, semanas atrás, ahora toca enlazar la otra parte del recorrido el  que va desde el Puerto de San Lorenzo hasta Torrestío, pero con una variante y es que en vez de bajar a Torrestío nos vamos un poco  antes por el famoso camino de Las Navariegas, para después continuar el descenso hacia  a La Plaza (Teverga) por la Focella.

image

Dicho hecho, convocatoria al canto y allá nos fuimos toda una peña de amigos que ruedan bajo la bandera de conveniencia como es BTT ASTURIAS. Tras el desayuno en el restaurante de Aladino (San Martín) y los ajustes logísticos pertinentes nos plantamos en el Puerto de San Lorenzo dispuestos a enfrentarnos con esta sugestiva ruta montañera, que por cierto San Martin  era un hervidero de gentes de la bici, representantes de diversas culturas bikeras, que preparaban sus trotonas y equipamientos para hacer diversas rutas por la zona, y entre ellos encontramos al personal de Defender Biker Asturias, que hacía la misma ruta pero entrando por Torrestío pues además llevaban gente, luego había varios remolques de empresas e alquileres de bici de la Senda del Oso que estaban cargando bicis de enduro para algún sitio, me recordó lo de la Zona Zero aunque en pequeño.

DSCN2665
IMG_4257  IMG_4256  

Salimos del Puerto de San Lorenzo en dirección Sur, enfrentando la subida hacia Piedra Jueves, por medio de una pista hormigonada, antes nada más salir había que pelearse con el camino pedregoso, y ahora es toda una comodidad poder progresar en una mañana tan preciosa como la que escogimos para rodar por estos enclaves ganaderos y trashumantes pues de forma placentera hasta ir cogiendo calorcillo.

IMG_4259

Desde el primer minuto las cámaras fotográficas ya se pudieron a funcionar pues la luminosidad era buena, y el largo pelotón de ciclobikers, que además delante llevábamos otro grupo de “endureros”, se prestaba mucho a realizar juegos fotográficos de todo tipo y naturaleza.

Al llegar a Piedras Jueves, el grupo pierde uno de sus componentes, pues su preparación técnica, que no física, además de retrasarnos haría que esta bella ruta fuera todo un calvario para ella misma y para sus piernas, pues si en las primeras rampas de piedra hacia Piedra Jueves ya tenía problemas, ya no podemos imaginar cuando llegáramos a Peñas Negras, o las Navariegas, por tanto con bastante dolor de corazón que se dice le planteamos, a nuestra amiga, la realidad  para que probase  a rodar con nosotros en otras rutas más “normalitas”.
IMG_4270IMG_4269IMG_4277

Supongo que también con dolor asumió la situación y dio la vuelta para afrontar una kilometrada pues luego nos enteramos que había hecho desde el Puerto de San Lorenzo hasta Oviedo. Todo un esfuerzo y sola. Bravo Sugeins Acosta¡¡.

Sentimos la pérdida por el valor que tenía  por parte de nuestra amiga, pero era mejor para todos;  y tras llegar a Piedra Jueves ganamos el alto por el camino que cruza la pradería a media ladera, trazado que va virando al Suroeste. Desde el alto, no solo vemos los típicos paisajes que paso a paso nos va ir mostrando la ruta sino que ya desde ese mismo punto se divisan las primeras brañas con las singulares pallozas de techumbre herbosa y las cordales que nos separaban de los míticos lagos de Somiedo.

 IMG_4284IMG_4287DSCN268910368981_10201009872528959_4418122431777918470_o

Bajamos pues hasta la braña La Corra, y desde ella se puede ver más abajo lo que fue el escenario de una de nuestras rutas del año pasado por las Güergolas hacia el Alto La Farrapona, y que pasaba por las brañas de Ortigales y La Güergola. Nos reímos un poco con relación  a esta ruta y el caso de otro integrante que se nos juntó de la mano de Javier Dolado, se trataba de un trialeta mexicano, que ya después de la paliza de las Güergolas  y llegando Saliencia, frenando con el pie dijo que se daba la vuelta, y que esto no era lo él... según Javier, después de esto el tipo embarcó la bici para Méjico directamente.

Proseguimos tras esta rememoración  nuestra marcheta desde La Corra por un trazado en plano para pasar por debajo de Peña Negra, como el suelo estaba seco, el tránsito, salvo en algunos puntos, se hizo sin más problema que alguna descabalgadura en puntos muy determinados. Cuando se hace este mismo camino en tiempos duros, otoño o invierno, hay algunos puntos que se hacen jodidamente mal pues son auténticos lodazales y chamuergas .

DSCN2691IMG_4291DSCN2695

Ganado el Cuerragu pasamos a ganar a  La Sedernia, pudiendo contemplar todo este maravilloso paisaje de praderías, bosques y picachos, por donde campea el oso a su aire el cual convive con las ovejas merinas venidas de Extremadura en la primavera y las vacas somedanas que pueblan estas altas brañas.

Poco a poco van cayendo, entre ciclado y pose de fotos, los lugares míticos que jalonan el Camín Real de la Mesa como la Madalena, con su braña medio escondida de La Fonfría, por donde un día escapamos del inferno Raquel , Fran y yo pues casi que nos quedamos congelados tras un aciago temporal que entró deprisa por el valle arriba. Bajamos al collado donde nace  la pista que baja a las Morteras de Saliencia que va hacia el Este, pero nuestra ruta sigue rumbo Suroeste para ganar el Collado Muro,  tras cuya cumbral se encuentra la mítica braña de La Mesa. El camino ha mejorado mucho y lo que antes era toda una brega , ahora es un camino rápido y entretenido.

IMG_4297IMG_4300IMG_4304


Nuevas sesiones fotográficas y tras múltiples paradas desembarcamos en la braña La Mesa, a mí la verdad es que gusta más la braña de La Corra, pero  para gustos hay colores, dice el refrán, no sentamos a la par de unos senderistas y contemplamos como a lo lejos nuestros compañeros  “endureros” pelean lastrados por el peso de la bici y equipaciones, para subir por las vegas de Busllaz y Muñón. Es una larga pradería, sobre todo la de Muñón, donde el camino está tomado por el herbazal,  lo cual hace dura la ascensión y con una sensación de que te tiran de la cubierta. La verdad es que le vamos cogiendo por momentos, aunque preferimos dejar distancia para evitar posibles malos rollos.

1900344_730932810302624_1037287305345545519_o2014-05-17 14.17.2110253752_10202263584046166_3912156763265030738_n
IMG_4336IMG_4314IMG_4323

Ganada la cumbral, llegamos a la alambrada que separa Asturias y León, ahora la ruta nos presenta las dos vertientes, la asturiana a nuestra espalda y la leonesa delante y ante nosotros el gran descenso  que se se abre valle abajo hacia Torrestío.

Aviso al personal aficionado a abrir gas en las bajadas, que hay un momento, como un 1,5 y medio en que debemos dejar la pista principal para virar a la izquierda y tomar la pista que vemos que va ganando altura. Para algunos esto que dicho es como si soplara el aire, pues se echaron valle abajo y  atrás dejaron el desvío, menos mal que había un par de ellos pinchados , que sin no se va media cuadrilla hasta Torrestío. 

Cuando se dieron cuenta tuvieron que remontar para de este modo dirigirnos todos de nuevo en ascensión hacia la Vega del Cuerno, se gira unos 45 grados a nuestra izquierda  para tomar el sendero que entre los escobales y los brezales se abre dirección Este para  así ganar la Collada del Refuexu, donde encontramos a nuestros amigos “endureros” preparando sus protecciones, cascos y demás para proceder a bajar hacia la Focella.

IMG_4347IMG_4350IMG_4356

Algunos del nuestro grupo  flipaban al ver tanta preparación y preguntan ¿A dónde nos vais a meter viendo lo que vemos ?

Una vez más les explico que nuestra ruta es La Mesa, y que las Navariegas es un trasunto para seguir hacia la Focella y La Plaza, y que hay que afrontarlo como hacemos con otras rutas con cuidado y extremando la seguridad, no me gustan los accidentes, y durante toda mi vida como profesional del guiado de BTT y Montaña nunca los he tenido y ahora menos me gustaría tenerlos.
IMG_4380IMG_4383IMG_4388IMG_4402DSCN2725IMG_4401

Tras irse los preparados y técnicos compañeros “endureros” con el espacio  abierto entre su grupo y el nuestro, vamos  bajando  sin complicaciones hacia la braña de la Navaliegas, un descenso tranquilo por camino y pradería cada uno a su estilo y sapiencia, Ya en en plena braña se  entrar por encima de la Barranca La Verde, donde comienza el tramo duro de trial, o trayecto endurero para otros, el cual ya ya había probado en el 93, y luego algún año más tarde repetí con varios amigos siempre con bici rígida total hasta el 2010 que los bajé otras 3 veces y siempre entrando desde el Puerto de San Lorenzo. Ahora se estila entre la gente del “enduro” para no pedalear tanto, entrar desde Torrestío, que es más corto.


Victor Guerra bajando en Las Navariegas

Poco a poco, y entre foto y algún que otro video, bajamos a la braña Foceicha, como ahora ya llevo suspensión delantera puedo arriesgar  un poco más, aunque a mi me gusta la dificultad técnica no la velocidad, Pasados los tramos más técnicos  estos nos dan acceso a camino mas tradicionales que por los entre los hayedos entran de forma más tranquila hasta el pueblo Focella, donde nos resarcimos del cansancio, reponiendo agua en su magnífica fuente, para a continuación  emprender la bajada hacia el fondo del valle tevergano.

Repuestos del cansancio, nos ponemos en marcha, girando por el camino de la izquierda que va por debajo de la Peña Vigueras para tomar el valle de Presories  y empatar de este modo con la riega de Sampedro.
DSCN2734DSCN2728DSCN2729


El personal se echa valle abajo como si le persiguiera el diablo, cuando lo veo en cada salida este tema me paro a pensar que si estos amigos descender son conscientes de los múltiples imprevistos que nos pueden deparar estos rápidos caminos en descenso: ganados, paisanos en tránsito, tractores, improvisados cierres.. etc.

En esta rápida bajada que compartimos con otros PRs hay una clásica bifurcación que el personal se salta, es un cambio brusco de dirección y aunque lo advierto el personal termina en de forma inefable ante la entrada de Cueva Huerta, y ya puestos pues todo dios tira carretera abajo, perdiéndose la buena zona que hay hasta San Salvador de Alesga.

10382555_730931866969385_6167371105196463506_o10309482_10202263566845736_6391688136385345667_n10397297_730933060302599_4152198641511563315_o

Los que venimos un poco de cierre de ruta, ayudando a los que sufren múltiples averías y pinchazos, vamos quedando muy rezagados y vemos que el personal ha perdido el track de la ruta y cada uno ha bajado por donde ha podido. En nuestro caso, los del grupo de cierre, tomamos el desvío  citado, casi siempre bastante mal señalizado, aún contando con la presencia de la señalética del GR 109 ASTURIAS INTERIOR, lo tomamos y espero al personal para irnos valle abajo hasta desembocar en Alesga.

Aquí el personal antiguamente se iba por la carretera, pues estaba un poco harto de lidiar con los caminos y el barro, pero la presencia del Parque de la Prehistoria, hizo que algunos de estos caminos en sus aledaños se convirtiesen en interesantes sendas fluviales o verdes  a modo de Senda del Oso, la cual en este caso  nos llevan desde el pueblo de Alesga hasta las Veigas, pasando antes por Riellu.

Es un camino ancho, muy rápido y de arenilla, el cual nos han dejado marcado nuestros amigos “endureros” a base de frenadas en los resaltes y cerradas curvas,  tal vez ignorantes de que por esta infraestructura vial pasean familias, con o sin bicicletas en ambas direcciones, puede haber todo tipo de animales: perros, vacas, caballos y por ella transitan también coches y tractores por tanto puede haber muchos obstáculos en el camino a tener en cuenta y la velocidad debe ser medida, aparte de que a mi no me gusta bajar con alguien que me va marcando los trazados de esta manera, ya en la escala pasaba con el sobreuso del famoso magnesio, que le quitaba encanto a las rutas verticales pues ibas viendo donde el personal ponía la zarpa. Supongo que con el tiempo estas conducciones y derrapancias a veces innecesarias irán desapareciendo.

En nuestra bajada, algo más moderada y cauta, al menos en algunos, aunque apenas si encontramos a nadie  y  los que encontramos estaban recuperándose del susto de los anteriores mountainbikers que por allí pasaron a toda pastilla. Bueno a allá cada uno.

10383853_750413098324316_928863372181688114_o

Al final desembocamos en Veigas y en la carretera general que sube al Puerto de  Ventana,   y ya por carretera entramos en San Martin de Teverga, con la consiguiente escaramuza entre el grupo sobre la pérdida de unos y otros y las  respectivas culpas,  aunque la sangre no llegó al río gozando de esta manera de  una auténtica ruta de carácter ciclomontañero.
Victor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...