Mostrando entradas con la etiqueta vaquieros. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta vaquieros. Mostrar todas las entradas

viernes, 26 de mayo de 2017

VUELTA A LA SIERRA DE PEÑA MANTECA

IMG_1048
Foto Juan Piñera
  • Punto de Salida y Llegada: Collado Muro (Belmonte)
  • · Longitud de la Ruta: 29 km
  • · Horario de la Ruta. 4, 30 h
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 1.124 mts.
  • · Participantes: Noelia Rojo- Natalia Montes- Juan Piñera-Javier Dolado-José Ramón Natal

Lo cierto es que teníamos ganas de hacer esta ruta, de la cual ya tuvimos que descabalgarnos este invierno al intentar hacerla desde Belmonte por Arcello, y nos llevó lo que no está escrito, pues hay partes del camino muy perdidas y eso nos hizo girar hacia la Sierra de Begega con sus eólicos como alternativa al abandono.

Peña Manteca, siempre fue dentro del imaginario vaqueiro una referencia, pues no deja de ser ese paredón calizo, que se ve desde muchos tránsitos ganaderos que se daba y se dan en la zona. Es un fario radiante para las gentes ganaderas, de la Mesa, de Tineo, de Belmonte, de Cangas de Narcea. etc…

En campo de atracción es importante en ese querer hacer las cosas, y Peña Manteca, es de esas espinas que uno debe sacarse, me acuerdo que la primera vez que oí hablar de este promontorio fue a uno de los zapateros de la Calzada, que eran naturales de Navelgas.

image

Con todo eso en la cabeza, la idea era volver a realizar la ruta , peo en esta ocasión nos propusimos  hacerlo partiendo del Collado del Muro,pero en esa ocasión tampoco pudo ser, los copos de nieve caían bajo nuestros cascos, y los cazadores allí anclados tras un batida fallida, nos hablaron de una ruta dura y larguísima, y sabemos que por aquí anduvieron gentes duras del Mounatin Bike, por lo cual en nuestra imaginación esta ruta se conformó como una ruta lobera, o sea de porteo, senderos técnicos, etc-, o sea de brega total, por lo cual para no arriesgar nos dimos cita en el Collado del Muro (742 mts altt.)

Aunque para se correctos, decir que nos dimos cita antes en Belmonte, en el Hotel Cela, para el desayuno, donde nos encontramos con toda una marabunta montañera camino de Somiedo, pues el Cela se porta bien y ya se sabe, donde a uno le tratan bien , el personal repite.

Tras contarle al personal asistente  la ruta, los pormenores  en marcha aunque éramos más bien  pocos,  fuimos preparados para todo, y con esos escaso bagaje nos echamos de nuevo a los coches para subir por la carretera que desde Alvariza, que en 7 km salva sus buenos 500 mts., de desnivel, lo cual nos dejó en el venteado collado del Muro, con amplias vistas a las sierras del entorno.

P1140891

Por estas tierras también anda el GR -109 Asturias Interior, pero sabe dios por donde va, pues se ven pocas señales, y además por mucho que digan los carteles de Inicio de etapa, que sus recorridos son ciclables, la verdad es que depende, pero a estas altura hay que decir que papel todo lo aguanta.

La mañana estaba fresca a eso de las 10 h. pero prometía un día bueno, por tanto preparadas las trotonas y los equipamientos, nos echamos en busca del camino idóneo, que en esta ocasión va dirección Este,hacia el Putril, con un arranque de trazado hormigonado pero con un desnivel importante, y cuya ascensión  nos va dando preciosas vistas sobre el valle de Carricedo, una vez llegado a lo alto del repechón, la ruta vira al Sur tomando una pista cómoda que por Braña Extremera enfila hacia Pico Montoro y Pico Espineda, ya encima de los predios de Sierra de Arcello.


Son espacios abiertos, grandes praderías y brañas aisladas que configuran una determinada identidad ganadera que quiero identificar como vaqueira. Por el camino nos encontramos con un espécimen  a modo de paisano entrado en años, sentado en lo alto del caballo del través, y al asaltamos a preguntas sobre nuestra ruta, de la cual desconocíamos casi todo, aunque sus contestaciones no nos dejaron muy satisfechos, «camino difícil y duro y tenéis todo el día que es largo», nos dijo a bocajarro, aunque con una desdentadas sonrisa con sorna asturiana, ante la cual  le pregunto sí había estado muchas veces en el famoso Collado del Abedul, me mira, se sonríe y rememora…y nos enseña una vez más su singular sonrisa…,  supongo que pensará que  para qué contestarle a un xaldo que va en bici

.P1140908    25bcb605f7c651f44958cc094ef73385

Sigo con la mosca detrás de la oreja, pues no tengo claro como es el camino , y no veo que nos vayan llegando los tramos trialeros y de porteo. En nuestro trasegar  seguimos llevando el crestón de Sierra Manteca a nuestra derecha, y debajo la riega de Valbona, mientras nuestra ruta  va variando al suroeste hacia Brañavieja.

Eso sí antes de Campoleo nos acercamos al collado para ver desde este otero las tierras de La Mesa con la Sierra de Montovo en primer plano. La vista es espectacular, aunque parte de los compañeros están más en el tema de dar pedales no nos vaya a ser que nos coja la noche, es que merece la pena quedarse un buen rato contemplando tanta extensión de valles y sierras…

Entre Brañavieja y la braña del Corralón, entramos por un momento en una traza de camino semiperdido, muy estrecho y lleno de barrizales, que nos obliga durante unos 200 mts., a tirar de la trotona. Pero pronto salimos a caminos más francos,  más claros y también con más horizonte, pues  vemos lo que tenemos enfrente, una vaguada impresionante marcada por el Regueru Abedul, tras el cual nos queda superar un fuerte repechón hasta quedar en medio de la collada que forman el Pico Catouto y Miru Chargu, de esta manera cerramos el bucle sobre Sierra de Qunitanal. Ignoro el nombre de este significado collado, pues el otro que queda detrás de un roquedo y que está encima de la majadas en el del famoso collado del Abedul. tal y como luego me enteré.


Desde este lado del collado, vemos una braña en lo medio de la ladera del valle a la cual bajamos por el viejo camino llamado del Morxal, dando vuelta al pico Catouto, y llegando de este modo a la braña de El Abedul, habitada por muy poca gente, aunque como buenos vaquieros siguen aferrados al terruño. En este punto repostamos agua, y cambiamos pastillas de frenos, y quedamos sorprendidos porque dentro de unos cuantos cientos de metros empezaremos a cerrar el bucle sobre Sierra Manteca, y las dificultades previstas parecen haberse volatizado.

Al final de la aldea, una vaqueira de bellos ojos, nos dice que tengamos cuidado al salir del pueblo  no nos vayamos valle abajo y terminemos en Tuña- es cierto que cuando me acerqué a la majada de Buscativu, a lo lejos puede ver la localidad de Tineo- eso me dio que pensar, pero no caí en la cuenta que delante de mí tenía el hondo valle de Tuña.

052017 Vuelta a Peña Manteca  - 1 de 101 (41)IMG_1034

A la salida del pueblo, cuando ya cogíamos el carretil asfaltado virando al Norte, al llegar a los entornos del Cerro de Valdeapila, tuve la visión de que todo aquello me sonaba ya a conocido, y de repente mi cabeza hizo como una especie de  re-orientación geográfica, como cuando uno mueve la brújula del google earth,  y digamos que ya me situé, había pasado por esos entornos viniendo de Merillés, y en Valdeapila cortamos hacia el otro lado del valle, hacia Las Campas y Tornos para coger la pista procedente de  de Los Cadavales , pero por el valle más al Oeste que el Genestaza-Tuña.

Ahora entendía algunos crestones que veía como los denominados Pico Cabra y Peña la Fana, los cuales dan origen a la famosa fana de Genestaza. Contento de poder resituar geográficamente una ubicación con tan solo ver un prado y una cabaña, me puso contento, y ya estando todo en su sitio la ruta se presentaba de buenas trazas.

Cruzamos la sierra de Chagunil, aunque seguía preguntándome donde estaban aquellos malos caminos que todo el mundo me decía que había, dándome a entender que la bajada al Abedul era poco menos que terrible, y la verdad que fue un paseo bajar hacia ella, y ya lo que pudiese venir ya era menos, pues estábamos en la vertiente occidental de Peña Manteca, y por malo que viniera, digamos que el trecho hasta el Collado del Muro era relativamente corto.

IMG_1007IMG_1047

Le seguíamos dando vuelta a Sierra Manteca, por tramo asfaltado hasta cruzar la Sierra de las Palancas, en cuyo collado, de Las Bobias, dejamos el rumbo y camino asfaltado, para ir hacia Abango, virando al Este para después coger rumbo Norte por las amplias pradería de las Degollá y Bustieecha, rodando bajo la vertiente de Sierra Manteca, que por este lado presenta un buen farallón calizo  bastante inaccesible, y ya en su día me pareció en una ruta que hicimos el amigo Poldo y yo desde Tuña-Boinas-Belmonte.

Y aquí estamos rodando  por las amplias praderías, bajo Peña Manteca, las cuales van dejando paso a los caminos reales por los cuales nos echamos en descenso hacia el pueblo de Quintana. El descenso hacia la localidad es  un trazado interesante, aunque sin mucha dificultad pero la suficiente para que el personal se divirtiera camino abajo, lo cual concluye ante la enorme iglesia de San Julián de Quintana, dimos unas vueltas y cuando ya me estaba lejos  recordé que en ese cementerio había un nicho con la foto de un masón, y sobre el cual escribí hace tiempo el Masón de Boinás.

P1140928P1140933P1140930

La ruta tras pasar el puente de Los Pontones, digamos que continuaba por Boinás, dando vuelta al enclave minero que en su momento hizo todo un furacón para extraer oro, pero por un despiste del que suscribe, y oliendo ya cerca los coches, el personal se fue carretera arriba hacia el Collado del Muro, que ya estaba bien de disfrutar del paisaje y de paisanaje.
Lo cierto es que era atrayente no subir por la carretera sino por el fondo del valle, sobre el cual ahora ascendíamos hacia Collado del Muro, pero me da la sensación por lo que pude entrever que no había secuencia de caminos que cruzasen el valle


Por lo cual nos fuimos carretera arriba, contemplando los farallones de Peña Manteca, y estos cerrados valles y hasta donde el hombre ha tenido que conquistarlos para poder dar de comer a sus ganados.

Una ruta interesante, que tiene peor fama de lo que en realidad se merece.Pues es una ruta aconsejable para esta época pre-veraniega.


Dificultad de la Ruta IBP 104

Fotos de Juan Piñera- José Ramón Natal y Víctor Guerra

Víctor Guerra

viernes, 11 de octubre de 2013

EN BTT POR GENESTAZA Y LOS CADAVALES

 · Punto de Partida y llegada: Tuña (Tineo)
  • · Puntos de Paso: Genestaza-Azorera-Cadavales-Daguelo-Mieldes
  • · Kilómetros de la ruta: 44
  • · Horario de la ruta: 5 horas
  • · Desnivel Acumulado de Ascenso: 1472 mts
  • · Desnivel Acumulado de Descenso: 1480 mts
· INDICE IBP: 129 BYC
· Asistentes a la ruta: Javier Dolado- Javier Paredes- Rubén Bardera- Albano Capezzali- Roberto Álvarez-Rubén Malgor-Julián López – Ramón Natal y Pablo el benjamín del grupo.

1240023_675627135826347_1799366136_n
 Subiendo a los Cadavales

La temporada da comienzo y es bueno poder rodar sin que los repechos nos aprieten las piernas, y además como ya habíamos abortado esta ruta, volvimos a la zona con la idea de rodar de forma cómoda hacia uno de los destinos preferidos de los «vaqueiros de Alzada» los puertos de Los Cadavales.

Nos conjuntamos como ya es costumbre en la barra de Casa Pipo, para desayunar y prepararnos para la bonita ruta que teníamos por delante, en este caso llegar a los puertos veraniegos de los Cadavales.

image

Partimos pues de Tuña por la carretera local que sale del pueblo rumbo Sur, hacia Genestaza, por tramos planos y metidos en la fresca vegetación que envuelve la carreterita que poco a poco va cogiendo altura sobremanera a partir del desvío de Puentecastro, desde la cosa se empina de una manera increíble para subir al pueblo de Gesnetaza.

Repechones que van poniendo a tono nuestras monturas y piernas, a la vez que nos ofrecen muy agradables vistas sobre las brañas vaquieras como Las Campas, La Troncada o los Tornos, aldeas algunas de ellas alas que subimos la vez anterior cuando desde Merillés tuvimos que abortar la subida a los Cadavales, y atajamos camino de Mieldes atravesado la Cordal de Los Fontaniles.

DSCN1226
Participantes de la Ruta

Ahora la climatología es distinta, y el día se nos ofrece esplendoroso, y una vez ya en la llanada en la que se asienta el pueblo de Genestaza, ya divisamos a lo lejos la abertura del valle que corona el collado de los Cadavales.

La ruta, como digo se tranquiliza, y hace el paseo extraordinariamente bonito, pudiendo contemplar en toda su dimensión la Fana de Genestaza, a poco que nos demos vuelta sobre nuestras monturas. Al principio solo veremos una pequeña brecha de tierra que se vino de la montaña valle abajo. Pero cuando subimos a la braña de La Azorera, podemos ver en toda su dimensión el valle que hemos subido y la famosa fana de Genestaza que es increíble lo que por esa vertiente bajó en su día.

DSCN1233
Raposinos dando la espalda a la Fana de Genestaza, al fondo

Desde esta alta braña se puede ver a la derecha el Cuetu La Cabra, el Altu Gamonalín y Peñas Negra, y a la derecha la mole del Pico Buey y más cerca de nosotros el Pico El Malatu.

Contemplado tan espectacular paisaje se desciende desde la braña unos metros por la carretera que subimos hasta un camino hormigonado que se abre a nuestra derecha según bajamos, y por el cual nos adentramos ya pegados a la riega Genestaza, el camino se va volviendo cada vez más estrecho hasta desembocar en apenas un ancho sendero carcomido por la riega. Nosotros en este tramo nos fuimos por el prau arriba para encontrar al otro extremo del camino comido por la riega una pista que sin mucho problema y alzándose de nuevo sobre el valle da vista tras unas portillas a los Cadavales.

534047_10201981377166182_2141437707_n1234102_10201981379366237_365600335_n1234349_10201981379926251_75854269_n
Nuestros naturalistas Albano y su musaraña,  y Javier sus setas

A este paraje le dan sombra los picos Comenosu y El Palastru, por entre los que pasa la pista que busca el pueblo de La Rebollada. En la fuente pilón nos echamos a la bartola y recuperadas las fuerzas, y la galbana nos hizo no subirnos a las lomas circundantes para contemplar los valles somedanos del Pigueña, y los parajes donde el oso campa a sus anchas camino de Villa de Vildas.

Concluida la siesta, damos la espalda al depósito de agua y tomamos una pista amplia que nos lleva rumbo Oeste por debajo de Matancia y por entre el Monte Dagueño, para mostrarnos las primeras brañas de Ridera u Cuadriella de Ambrés, que nos muestran oras posibilidades ciclomontañeras.

DSCN12271256535_10202056634202234_1871699851_n994624_10201981380246259_469929331_n

La ruta ya vira en franco rumbo Norte dando vuelta a Las Folgueras, dejando a la izquierda la naciente Sierra dela Cadrijuela, mientras nos dirigimos hacia la braña de Dagueño, cruzando varias nacientes riegas que mueren en el fondo del río Dagueño. Cruzamos la braña por encima de la Ermita de San Fernando y vamos bordeando la línea cumbral a media ladera camino de Mieldes, que pasamos por arriba, sin apenas tocar tan importante población tinentese.

Tengo la convicción de que se podría ciclar la pelada cumbre, sorteada en algunos puntos de recuperados espacios para pasto ganadero, pero dado lo avanzado del día me alejo de aventuras extrañas y sigo la pista principal, que en la etapa anterior habíamos entroncado a esta misma altura, y que sin problema alguno nos lleva a Tuña.

1234076_675628045826256_1028984203_n946383_675628132492914_1167303493_n

La pista nos lleva por las Peñas de Guezea hacia el marcado collado que forma el Pico Brañosín y la Cuesta del Paredón., y sobre el que se dobla para perder de vista el valle de Mieldes y entrar valle abajo por medio de una larga bajada por pista, en algunos tramos con firmes algo pedregosos que nos van llevando hacia el fondo del valle.

Entramos en una pequeña foz llena de arboleda al par de la riega y por cuyo buen camino ya más plano y sencillo de rodar nos topamos a su salida con el pueblo de Tuña, en el cual nación un liberal de 1812 como el General Rafael del Riego.

1235341_10201981375806148_1657780214_n743_10202008254912782_1246892743_n29807_10201981378046204_1067658011_n

Como no podía ser menos celebramos nuestra ruta con unos bocatas de chorizo y unas cervezas a la vez que nos amenizada la opípara vianda un monologuista Cellero que por allí campaba porque eran las fiestas del pueblo, también estaban los compañeros de Enduro Astur, pero pasaron de nosotros. ¡¡Que le vamos hacer¡¡¡
Víctor Guerra. Un veterano biker de los años 80
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...