Mostrando entradas con la etiqueta Camino de Santiago. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Camino de Santiago. Mostrar todas las entradas

viernes, 20 de marzo de 2020

Por las Veredas de San Salvador del Occidente Astur


  • ·   Punto de Salida y Llegada: La Caridad
  • ·         Puntos de Paso:  Valdepares-Porcía-Hospital-Brul-Tol-Becharro- Castropol- Figueras- Ribadeo-Tapia de Casariego-Salave
  • ·         Longitud de la Ruta: 57 km.
  • ·         Horario de la Ruta: 4 horas
  • ·          Desnivel acumulado de ascenso y descenso:  653 mts.
  • ·     Participantes:  Javier Dolado, Javier Paredes, Javier Riestra; Luis Roza y Victor Guerra

Aunque ya habíamos rodado por estas sendas y caminos peregrinos, volver de nuevo a ellos pero con el sentido de estar siguiendo las Veredas de San Salvador, eso supone un aliciente, y un motivo ideal para volver a transitar por los Caminos Peregrinos del Occidente de Asturias.


El punto de partida, como casi siempre es la villa de La Caridad, desde la cual nos iremos dirección Oeste, siguiendo las marcas jacobitas que van hacia Santiago, por tanto, se sale por la carretera general que cruza el pueblo, para irnos tras dejar atrás la oficina de turismo hacia el molino de Mingollín, cruzando la riega Salgueiros, ojo al perro de la finca colindante a la riega, puede daros un buen susto pues a veces sale de la finca.


El sendero una vez cruzada la riega y tras unas revueltas y repechos, estos nos devuelven al entronque con la carretera a la que salimos a la altura de los Morcegos, o sea que, sino queréis hacer estas maniobras de arranque con repechos y perros, pues desde el mismo pueblo se sigue por la carretera apenas 1,4 km. estaremos en Morcegos, y esa variante la haremos a la vuelta.


Ya en Morcegos se sigue un poco al Oeste para cruzar a la izquierda con cuidado la Na. 634, para rodar por carretera local hacia Valdepares, se toca unos metros la Nª de nuevo, para entrar por Molle hacia El Viso.  Aquí la ruta hace unos extraños quiebros para entrar al puente de Porcía por la vera del rio, tramo este de camino y senda en descenso hasta concluir ante el citado puente, pasando ante la Erta. de los Remedios.


El puente de Porcía  con su potente porte  nos da paso o bien a los repechos que sube directamente al pueblo de Porcía  y el Outeiro, o bien entrando al pie del puente a la derecha para acercarnos a la playa de y seguir las huellas del GR-E9  que nos lleva a la zona de bifurcación a Hospital, donde los caminos   se bifurcan, el nuestro se va al Suroeste cruzando la Nª 634 y entrando en el ramal que por Bardascon y el Campón  va camino del Kartódromo de Tapia, en cuyo entorno se cruza la Autovía del Cantábrico, para entrar seguir por caminos por el Banzado, cruzando la riega de Orjales en medio de un denso pinar, y en cuyo punto encontramos un buen puente romano que nos da idea de lo pasos camineros de esta zona.


Vamos paralelos a la carretera de Tol, que llevamos a la izda., y a la derecha A-8, que nos vemos, pues están un poco alejadas. Nuestro destino hacia el Oeste, camino de la aldea de  Brul, ya por tramos asfaltados hasta llegar  a Tol y a su moderna iglesia dedicada a San Salvador, de sus viejos orígenes apenas nos queda nada, y lo mismo ha pasado con su huella en la caminería salvadoreña, se ha perdido casi toda memoria.

Hoy San Salvador de Tol, es un lugar en ninguna parte, y  a pesar del camino directo hacia Castropol y Vegadeo, y al estar su albergue cerrado, pues ha quedado como eso como un lugar aislado y sin vida peregrina. No sé cuantos peregrinos harán el camino de Tol.

En Tol hubo en los tiempos de Ramiro II un monasterio consta desde el 926, que debió ser de corte familiar, a juzgar por su donación  en el año 1057a la iglesia de Oviedo por Doña Gontrodo Gundemariz que lo había recibido de su madre Doña Mumadona el viejo monasterio de San Salvador de Tol o de Taule junto con otros que estaba cerca de la iglesia de San Tirso.


Durante un pleito entre el Obispo ovetense y el Conde Vela Oviéquez, sale a relucir San Salvador de Tol, que tuvo por mediador a Alfonso VI, presente en Oviedo para presidir la apertura del Arca Santa. El rey nombró cuatro jueces, entre ellos un caballero tan emblemático como Rodrigo Díaz de Vivar, “El Cid”. La Mitra ganó el litigio.

 El recuerdo del monasterio, donde muy probablemente eran atendidos y hospedados los peregrinos, quedó en el lugar denominado El Convento y en imágenes muy antiguas que hubo en la sacristía de la parroquia, se ve a este con torre rematada por bulbo y pináculo.


Pero todo ello, no es otra cosa que recuerdos, pues nada hoy es perceptible.

En Tol el camino jacobeo se vuelve muy urbano yendo por la AS-32 hacia Serantes y conectando en Villamil con el Camino jacobeo que viene por Tapia de Casariego, pero nuestra ruta deja esta opción para irse hacia Castropol, por tanto viramos al Sur hacia Villasivil y Bouza donde se vira al Oeste yendo por Las Campas  para de este modo acercarnos al pueblo de Becharro,  teniendo que cruzar el arroyo de Fornelo con la intención  entrar a Castropol, por el sendero marítimo que se coge en El Esquilo,  el cual se desarrolla al par de las rompientes aguas cantábricas hasta llegar a Castropol, en cuyas cercanías tenemos que pasar por una sucesión de escaleras. Cuidado con ellas.


Se llega por esa vía pareja a la carretera Nª 634, a Castropol, donde en su día hubo otro hospital de peregrinos que funcionó hasta los primeros años del siglo XIX, cuya puerta lateral es conocida aún hoy como Puerta de los Franceses y que fue fundado en el siglo XVI, y cuyo solar es ocupado hoy por la iglesia parroquial.


Damos una vuelta rápida a la villa, y nos topamos con la extraña capilla de Nuestra Señora del Campo, la cual «se salvó del incendio que arrasó la villa en el año 1587.  Fue reconstruida a lo largo del s. XVIII. Capilla dedicada a Santa María y construida según su lápida fundacional en 1461. Presenta planta rectangular con nave única, en su fachada cabe destacar la puerta de medio punto con tres mascarones y una lápida fundacional, y sobre esta, un único óculo de tamaño muy reducido al igual que la pequeña espadaña que corona la edificación».


Tras la visita, salimos del pueblo hacia la carretera Nº 640 en dirección a  Barres, pero nuestra ruta se desvía en Linera, para entrar en el sendero marítimo que nos lleva a Figueras, pero pasando antes por delante de la ensenada de Linea, para de este modo poder ver los restos romanos del molino de mareas, dejando de lado el Palacio de Dolebún. Una pena.



En Figueras dejamos también de lado el puerto, para irnos ya directamente al largo puente de Los Santos que presenta un fácil acceso a la villa ribadense.


Antes los peregrinos, lo más ricos cruzaban en lanchones la ría del Eo, nosotros ahora la cruzamos a buena altura y con bonitas perspectivas marítimas y hacia la montaña. Es bonito el contraste de los pueblos como Figueras, Castropol y Ribadeo, si esto en vez de estar donde está, estuviera en Francia o Alemania, sería un triángulo para admirar y visitar andando en bici, en barco, etc.


Ya en tierras gallegas, , nos vamos a probar el pulpo, eso en Asturias parece casi que imposible, es otra de las paradojas… y lo de probar el pulpo lo hacemos en un lugar nuevo donde las bicis están genial y nosotros también, desde luego no es el Villaronta, o sea que nos fuimos a Mar de Rinlo.

Ahora toca levantar anclas y regresar y si bien para venir a Ribadeo lo hicimos por el Camino de Tol, ahora el regreso lo haremos por el camino de Tapia de Casariego, por lo cual regresamos sobre nuestros pasos por el Puente de Los Santos para tomando desde el propio Ribadeo rumbo al Este, dejando el sendero costero del E9 un poco de lado y yendo directamente hacia Villadún y la playa de Penarronda. Es curioso cómo cambian las distancias de hacerlo andando o en bici.


Desde la impresionante playa de Penarronda (monumento Natural) el camino se hace quebrado, presentando el trazado algún que otro repecho como el que nos permite ganar la aldea de Santa Gadea, para girar sobre las cercanías la casona de los Villamil, hoy convertida en Residencia de Tercera Edad, más abajo el Palacio Lindoy del siglo,  que como dice Xurde Morán, ya vió tiempos mejores. Vemos al paso el conjunto molinero y lavadero y seguimos las marcas del GR-E9 que por asfalto nos llevan a su vez siguiendo las marcas jacobeas hacia Calambre para desembocar por La Xunqueira en Tapia de Casariego.


Se cruza todo Tapia para salir por la zona de las ensenadas, pasando por delante del albergue de peregrinos, desde donde se continúa por asfalto siguiendo las marcas jacobeas hacia Folgueras, en algunos puntos el GR 9 se desmarca y se va por la costa, pero por no alarga la ruta, eso está bien para cuando los días son más largos, seguimos las marcas jacobeas en sentido inverso que se  van al Calvario de Campos, que es por donde vendría el GR tras visitar las puntas marítimas de Furada, Arenal, Pescazón.


En este punto los caminos, tanto el Tol como el de Tapia convergen, pro por unos minutos no vamos por el GR   para pasar por encima de La Barrosas y poder visitar el pedregal-playa de Porcía antes de retomar el camino traído desde La Caridad hasta aquí.


En suma, estamos ante una etapa muy llana con predominio del asfalto sino uno deja el camino jacobeo de Tapia y opta por las vueltas y revueltas del GR 9 pues vera la costa y las embravecidas aguas de la mar cantábrica. Eso como dice el dicho: A gusto del consumidor.
© Victor Guerra

viernes, 21 de febrero de 2020

Balcones y vieiras en Sariego


·          
       Punto de Salida y Llegada:  La Vega (Sariego)

·         Puntos de Paso:

·         Longitud de la Ruta: 25 km.

·         Horario de la Ruta:  3 horas

·          Desnivel acumulado de ascenso y descenso:   680 mts.

·         Participantes:  Luis Roza-Javier Paredes-Javier Riestra. Luz Fernández- Juan Piñera. José Ramón Cernuda- Jose Ramón Natal y Victor Guerra.


Sariego, es uno de esos concejos de pequeño formato pero que conforma en su seno una interesante oferta de recorridos, con balcones sobre su gran vega y unas vistas impresionantes sobre los concejos aledaños.


Nos concertamos en el centro de Vega de Sariego, al pie del Albergue de Peregrinos, ubicado en lo que era la vivienda del médico, y donde nos preparamos para una bella y tranquila ruta por el concejo saregano, que es una delicia pues todos sus caminos están señalizados lo que facilita mucho la labor de identificación de las trazas de las rutas.

 


Salimos de la Vega hacia el camino de Moral, yendo dirección Este donde nos desviamos hacia el Sureste por la Piñera hasta el antiguo palacio de Moral , que data del siglo XVII que lo mandara construir uno de los vástagos de la rancia nobleza astur los Vigil Quiñones, en concreto fue Bernabé de Vigil, llamado «el viejo» y Catalina de Estrada (1599), sobre la vieja casona de los Moral, junto con una capilla dedicada a otro ilustre peregrino como es San Roque, y en su fachada sureña muestra la huella blasonada de los Vigil Quiñones, compuesto por diveros "veros y torres almenadas".

 


Seguimos nuestra ruta cruzando  la carretera AS-267, dejando de lado la nueva iglesia de Santiago, para irnos  hacia el viejo templo dedicado al Santiago el Mayor  que tiene sus cimientos de época prerrománica, aunque lo hoy podemos contemplar, y ante lo cual nos fotografiamos, es muy posterior , siglo XV o XVI.

 Dejamos al Señor Santiago que en pocos metros tiene dos templos, el nuevo de los años 70 del siglo XX, y que paradójicamente el actual Camino de Santiago el «oficial» no pasa por delante de ninguno de los edificios. Paradojas  de los Caminos.

 


Seguimos traza un poco más allá dobla a la derecha para entrar hacia El Rebollal dando un pequeño rodeo para salir de nuevo a la carretera SR-1 siguiendo por el ramal derecho, hacia otro desvío a esa mano, para visitar la iglesia del santo mudo que hablada, según el largo poema de Aurelio Prudencio. 


Hasta esta iglesia de  San Román,  venía el Camino de los Francos desde Nava, no entiendo mucho el porqué .. tal vez la importancia de los templos, y la riqueza de la vega sarageana , y tampoco tengo claro si ese camino venía por lo que hoy  ocupa la AS-357 como parece indicar la cartografía del IGN, o por el Camino de Verdera, aunque por Paraes y Viobes hay  varias ermitas que podían justificar esos pasos peregrinos.


Aunque no queda claro desde Nava ese giro al Norte, abandonando la dirección Oeste y por El Remediu y por la Secá ganar Pola Siero.

 


Cosas de los caminos y de los arrieros, tras los cuales venían los peregrinos. Aunque tal vez ese cruce no está tanto pensado para coger el Camino de las Estrellas, como seguir desde Nava rumbo a la costa, subiendo desde Nava a San Román y de ahi al Alto de la Campa  para bien por Valdediós o por Lluaria, sino se quería perder altura para ir a coger en Fumarea, la cordal de Baldornón y dejarse caer en la populosa Gigia. Puede ser una explicación.



Seguimos dando a los pedales para subir hasta la importante población de San Román en cuyo seno se toma el Camino de Verdera, carretil asfaltado que nos presenta los primeros repechos de la ruta hasta alcanzar un pequeño alto que a modo de balconada nos deja ver parte del concejo de Nava, pues entramos en sus predios para llegar en franca bajada en forma de tobogán hasta las casas de Salgues.


Aquí dejamos el rumbo Este tomado después de Moral, para subir directos al Norte por el Camino del Puerto, que nos atraganta a más de uno, pues no en vano sus rampas intermedias que rayan el 26% hacen bramar nuestros perniles.


Subida corta, de apenas 1,2 km, que nos sube hasta la Parea Taruco, con esas pendientes que nos ofrece bellas vistas sobre los Picos de Europa y la Cordillera Cantábrica, que pese al buen tiempo se halla engalana de blanco perenne.


Ya en la cordal del Puerto, la cual arranca en el Colla La Cruz, giramos al Oeste para seguir por el cumbral, ahora entrando en los predios villaviciosinos, y con buenos firmes, y con vistas a la aldea de Arbazal, y al valle de Valdediós, seguimos en bajada hacia el Alto La Campa, donde se continua al Oeste, habiendo tomado un tramito del Camino de Santiago.

Nos vamos por el camino  que deja los parajes jacobitas y se emplaza en subir por El Fiensón, siguiendo el PR.AS-197 . Cercanías del cielo. Estamos en la gran balconada sobre las tierras de ambos concejos


Se sigue hacia la bifurcación de Pico, siguiendo en subida por el ramal que nos lleva a la Campera de las Cruces, para perder altura y ganarla al poco, aunque se puede evitar siguiendo por el cumbral, hasta concluir en Llano de Cotorrasu desde donde sigue hacia los sugestivos nombres de Campo de la Morena y la Campa los Huesos ya en franco descenso hacia el Collado de Fumarea. 

El PR-AS – 197, que veníamos siguiendo en los Huesos se va por debajo del Cantu Naval hacia Barbechu.

 


La traza planteada llega a la altura de las canteras de la mítica Peña Careses  a través del poblamiento de la Rimá, para bajar al valle cruzando hacia el Sureste para visitar la Erta. de San Pedrín de la Cueva, o sea la conjunción de las costumbres paganas llevadas al huerto eclesial en sabia e interesada combinación. Visitamos ambos inputs, aunque la capilla esta muy modificada, y de data como muy antigua, la cueva tiene algunos belenes en su interior, y cuya caverna pasa de lado a lado una pequeña riega que viene de otras dos, como son las que bajan de Miares  y La Rimá para formar parte de un cauce más grande como el Río Seco.

 


De la citada cueva se sale al Este hacia el enclave de Aramanti, donde nos volvemos a encontrar con las marcas jacobeas, que van camino de San Salvador de Oviedo, cuna de las primera peregrinación, y cuyo transito nos mete hacia el curioso topónimo como es El Romeru, aquí nuestra ruta va hacia el núcleo de Les Escueles, donde los más atrevidos subimos hacia la iglesia de Narzana, 



Iglesia donde también dicen que estuvieron los famosos templarios, y que mi viejo amigo, hoy en el Oriente Eterno: Xavier Musquera nos explica el significado de los capiteles y canecillos , aunque Juan Uría Ríu, ya nos advirtió  acerca de todas estas adopciones templaristas que se e hacen sobre el patrimonio religioso asturianos  en su libro sobre Las Peregrinaciones  a Santiago.

 


Desde Narzana, donde tampoco sube el Camino Santiago, que por cierto parece ir obviando todo aquello que contenga una cierta tradición esotérica, desde aquí como digo, nuestra ruta baja al lugar de Barbechu para cruzar la A-64, por debajo, y también  de la SR-1, para irnos hacia el núcleo de La Vïa y por debajo del Monte Berruga doblar al Oeste por El Muriellu hacia La Espina, entrando así de nuevo en Sariego.

 


Una ruta fácil y sencilla sin complicación alguna, más allá de algún fuerte repecho.


© Victor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...