Mostrando entradas con la etiqueta Cangas de Onís. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Cangas de Onís. Mostrar todas las entradas

viernes, 20 de abril de 2018

Por los Montes de Cangas de Onís

· P1180352

Punto de Salida y Llegada: Cangas de Onís
  • · Puntos de paso: Villanueva-Llueves-La Jabariega-Labra-Corao- La Cruz de Priena- La Riera Soto Cangas- Celorio- Susierra.
  • · Longitud de la Ruta: 38 km.
  • · Horario de la Ruta.4 horas.
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 1500mts.
· Participantes: Luz Fernández- Javier Paredes- Javier Riestra- Rubén Malgor- José Ramon Natal-Victor Guerra




La zona del Oriente astur y sobre todo hacia el interior tiene unas buenas posibilidades de recorridos, aunque en parte nos estén vedados los que quedan dentro del Parque Nacional de Picos de Europa, en todo caso nos apetecía subir a la Cruz de Priena para ver el Real Sitio de Covadonga a vista de pájaro.


image


A Covadonga se puede ir por varios lugares, aunque el que desfila por los predios de Següenco, para la bici digamos que está impracticable, sobre todo desde la Majada de Soperi hacia Covadonga a su paso por el Monte Estellero, hasta llegar a las praderías de Peñalba, podemos dejar media vida en los barrizales y la lucha por entre escobales y cotoyales.

Por tanto, una ruta interesante es la que coge la cuerda de montes que circundan al Concejo de Cangas de Onís, teniendo como referencias el Pico El Arbolín, la Cruz de Priena y Uñañes.

Y así planteada la cuestión nos congregamos en Cangas de Onís alrededor de las milhojas de la Confitería Covadonga, para luego ponernos en dirección al monasterio de Villanueva, que en su momento fue un buen proveedor del famoso almagre que se llevaba para la Meseta por la ruta del Arcediano y la Saliámica.
20180414_11174820180414_12370020180414_123557

Rodar en plano por la vera del Sella, siempre es una gozada, y en esta ocasión lo hacemos así por aquello de no subir hacia Llueves por la carretera, por lo cual seguimos rumbo Oeste hasta los mismos pies del Monasterio de Villanueva para ya en el pueblo virar al Este subiendo por el pueblo arriba, tomando se supone que el trazado del GR-109, de cuyas trazas apenas vemos marcas.

LO cierto que tras dejar el pueblo de Villanueva atrás la ruta se fue empinando, y tras unos primeros momentos de buen firme, y ganado un pequeño altozano la cosa se puso peor pues la saca de madera de la zona dejó el camino hecho unos zorros. Es increíble la destroza tan impune que se puede hacer a un camino, de cuya gravedad se puede ver en las fotos adjuntas.

P1180363P1180364P1180367

Esto hizo que la ruta tuviese otro perfil, al tener que tirar de forma continuada de las trotonas por dichos barrizales, hasta las puertas mismas del pueblo de Llueves, quedándome la duda de si la traza de nuestro track era coincidente con el camino señalizado del GR 109, pues en todo el trazado apenas si hemos visto una marca o una señal.

Ganado el pueblo de Llueves donde los republicanos celebran al oso regicida que mató a Favila, seguimos en rumbo Este, por caminos muy compactados que nos permiten subir en grupeta hacia las laderas del Pico Arbolín, con vistas sobre el valle cangués, cuya capital apenas si vemos pues la niebla tiene tomado todo el valle.

P1180376P1180392

La ruta va tomando altura, y nos va demostrando que los años no pasan en balde, aun recuerdo cuando hace ya más de veinte años rodaba por estos predios con Calo y Ton de la Escuela Asturiana de Piragüismo, e íbamos como una exhalación y ahora, hay que meter las grandes piñonadas si uno quiere avanzar.

Como los recuerdos no mueven los pedales, me aplico en no quedar muy descolgado del pequeño pelotón que se ha conformado para esta ruta, y poco a poco vamos ganando el Collado de Olicio, donde se me espera y donde nos hacemos unas fotos, pues nuestras rutas son eso, contemplar los grandiosos paisajes por los que circulamos y dejar constancia de nuestro paso con la narración de las rutas y la fotos tanto para el Suplemento Campeones de la Nueva España que se publica todos los Viernes, como para este blog con un relato más pormenorizado y reportaje gráfico, y así llevamos desde el 2007.

P1180388P1180387

En Olicio el personal pese al track se enfunda valle abajo hacia Celango, teniendo que regresar para continuar por las laderas del Cuetu el Abedul, hasta la cabaña del Artedoxu, donde la actual bandera española con sus flores de lis campea en el cercado de la finca. Seguimos la ruta hacia la Collada Cardés, para ya en descenso ganar otra significada collada, la de Laín, que cruza el carretil que viene de Tresanu y el Molino de Mingo.

Aquí bajamos por la vertiente Sur, por el carretil que va Onao, pero al que damos la espalda en la primera bifurcación para ganar el altozano caserío de La Jabariega, todo ello siguiendo las señalizaciones del GR-109 Asturias Interior, desde aquí se baja por asfalto hasta el impresionante palacio de Labra en cuyo punto nos recreamos viendo las estupendas estatuas con que se adorna el palacio.

5fbc6de2-04ad-4bea-acf8-9844402cf342Foto 14-4-18 11 34 51

Desde el palacio buscamos el centro del pueblo de Labra, para bajar por un viejo camino empedrado por el cual salí por orejas, nada más que una arrastrada, se cruza la carretera AS-340, y se sigue por el viejo camino pasando por delante de la bonita fuente de Piperes, hasta llegar al punto neurálgico de flujos camineros de gran importancia como es Corao, que recibe la Calzada de Riocaliente, la del Almagre que viene por la collada Lain; la que parte por la Senda de Frasinelli que sube hacia los Lagos de Covadonga enlazando así con el GR-202 de la Reconquista, pero también desde Corao se puede ir por Següenco hacia la Senda del Arcediano y proseguir por la famosa Calzada Saliámica, sin olvidar la Calzada de Jana.

En Corao, nos confortamos con una cerveza y un bocata antes de salir ladera arriba hacia la iglesia más importante de la zona como es la de Santa Eulalia de Abamia, que fue sepultura del rey de D. Pelayo y su esposa Gaudiosa.

P1180396P1180383

Tras un descanso se reemprende el ascenso hacia el Cueto Abamia, donde se deja el asfalto para seguir por camino en largo ascenso hacia la majada de La Cañal, que nos aporta impresionantes vistas sobre el valle de Teleña y los Picos de Europa que estar perlados de nieve hasta n o va más.

Nuestra ruta sigue en ascenso hasta ganar la majada de Uporquera, donde su habitante nos recibe de forma cariñosa ya que le pedimos algo de agua, antes de seguir pista adelante hacia la Cuesta la Mujosa, pero antes encontramos un pilón de agua a la derecha , ahí se deja la pista y se toma el camino que va en ascenso hacia la Cruz de Priena, eso sí empujando la trotona hasta la misma cumbre, pues no hay manera de subirse a ella por los firmes y por el matorral, finalmente ganamos la Cruz de Priena, donde la vista es impresionante sobre el Real Sitio de Covadonga, el Monte Auseva, sobre los Picos de Europa. Impresionante

Foto 14-4-18 12 06 50Foto 14-4-18 14 35 31

Como impresionante es el trazado que ahora nos queda para bajar hasta el Repelao, un retorcido sendero estrecho que se echa abajo en vertiginoso descenso, con tramos complicados dada la cantidad de piedra suelta, y como las cerradas curvas, poco a poco cada uno va afrontando la bajada como bien sabe y puede, llegando todos abajo, sin apenas algún pequeño susto que otro, pero sin muchas complicaciones.
Foto 14-4-18 16 19 54Foto 14-4-18 16 11 05Foto 14-4-18 16 11 17

La bajada se aprovecha para gozar de las vistas, dado además del primaveral dia, y también para la colección de fotos que yo precisaré cuando en Mayo, lance la web de Mis Caminos a Covadonga con numerosos caminos de peregrinación hasta el Santuario de Covadonga.

Foto 14-4-18 16 30 50 (1)20180414_135733Foto 14-4-18 12 41 41 (1)Foto 14-4-18 12 42 48Foto 14-4-18 12 41 51Foto 14-4-18 12 42 37

Reunidos todos al pie de la carretera del Repelao, nos echamos sin mucha más dilación hacia el cruce de Soto de Cangas, donde la idea inicial era irnos hacia Següenco, y subir al pico de la zona y bajar por el llamado Martirolo hacia el Llano del Cura, pero dada la hora, decidimos pasar al otro lado del río Gúeña y seguir por su orilla hasta concluir en el mismo lugar del que partimos.

Una buena ruta y de buen sabor, y como no, en buena compañía.

Fotos de Victor Guerra- Javier Riestra- Rubén Malgor- José Ramón Natal.

© Victor Guerra

domingo, 23 de julio de 2017

BALCONES DE PICOS DE EUROPA y RASA COSTERA

· . P_20170715_102712
  • · Punto de Salida y Llegada: Cangas de Onís
  • · Puntos de Paso: Llueves- Posadorio- Peruyes-Agüera-El Llano-Cuevas-Nocedo- Sinariega. Fuentes. Vibaño- Romillo. Vega de los Caeros- Villanueva
  • · Longitud de la Ruta: 55,3 km
  • · Horario de la Ruta. 5 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso. 1.366 mts
  • · Participantes: Luis Roza, Albano Capezzali, Marcos Fuentes Cernuda, Javier Paredes
image
  
Habíamos estado la semana anterior por el entramado de los macizos de los Picos de Europa, y ahora tocaba pues ver esos mismos escenarios desde los balcones que dan en este caso a la cara Norte de estos, y que mejor que los parajes de Cangas de Onís o de Parres y Ribadesella para poder admirarlos, pudiendo a la vez enlazar clásicas rutas de BTT que surcan estos parajes.

El punto de partida fue Cangas de Onís, pero antes de subirnos a la trotona nos dimos un capricho en la Confitería La Golosa, desde cuyo punto arrancamos por asfalto dirección Norte para subir hacia la altozana aldea de Llueves, pasando antes por delante del famoso restaurante El Mirador de los Canónigos, que está en la parte media de la escalada hacia la aldea republicana de Llueves, donde se hace todos los años la comedieta republicana de la matanza de Favila por el oso regicida .

P1150391

Llegamos a Llueves, pero no coincidimos en el día por tanto seguimos una vez en el pueblo subiendo al Collado Llueves, pero poco después de salir del pueblo nos desviamos por la derecha hacia el Este, siguiendo las marcas del GR- 109 de Asturias Interior, que se abre paso por las laderas de Peña Lonia y Picu el Arbolín, trazado que se deja ciclar muy bien y que aporta las primeras vistas a vuelo de pájaro de Cangas de Onís, y de parajes como las temibles rampas camino de Següenco, conocidas como y como no a fondo perdidos un poco entre la neblina las cumbres de Picos de Europa.

P_20170715_101251P_20170715_101915P_20170715_101950

Se rueda cómodamente por la ladera hasta el Collado de Olicio que nos da paso a Celango, aunque nuestro objetivo es seguir rodando por toda la ladera para así ganar la Collada de Cardes y a continuación el Collado Laín, donde se entronca con el carril asfaltado que sube de Onao hacia Tresano.

Una vez entroncada la carretera, nos vamos por la izquierda por un camino paralelo al carril asfaltado y que baja rumbo Norte ydirectamente al solitario caserío de El Posadorio, que rebasamos por la Pela Marta , entroncando en la bajada con la riega de Covaenes, hasta desembocar en el carril que viene del Molín de Mingo, y cuyo trazado seguimos por Las Canaliegas, hasta desviarnos en la aldea de Peruyes, en cuya plaza giramos a la derecha para cruzar ahora la riega de Zardón y por Agüera y siguiendo dicha cauce fluvial, desembocar ante la Ermita de San Roque en plena carretera N-634 , PK 334, con unos 17, 5 km. Habiendo perdido de vista los Picos de Europa una vez comenzamos la bajada desde la collada de Cardes.

P_20170715_124803P_20170715_140736

Ahora toca rodar por carretera general, por su arcén unos 4 km para desviarnos entre los núcleos de Fries y Omedina, donde encontramos un paso para cruzar el mítico Sella por un puente colgante, que nos permite llegar al pueblo de Cuevas. Aquí en vez de seguir hacia el Este, se puede tomar la pista que utiliza la clásica ruta Montes del Sella, pero en nuestro caso seguimos hasta el bello enclave calizo de tener que cruzar la cavidad calcárea de Cuevas, que siempre es un aliciente.

Tras lo cual vamos virando al Oeste por tramos asfaltados y en ascenso ganan en primer lugar La Boquera ganamos la aldea de Nocedo, donde viramos al Sur para trepar al Monte Moro, y a las inmediaciones de su área recreativa, desde cuyas altitudes ahora vemos la rasa costera y los distintos valles y sierras prelitorales como el Cuera, o la Sierra del Sueve.

Tras un bajar unos metros entramos en los caminos utilizados por la prueba Montes del Sella, que se reconoce por las diversas marcas que ha dejado por todos los arboles de la zona. Recorremos las laderas sureñas de la cordal que forma el Cerro de Las Lagunas y la Perullalina hasta el Alto de Liendre. Es una pista cómoda, que va a medio ladera por encima de Tresmonte, Ginestra y El Mazo, hasta el momento en que se cruza la riega de Tarmada, que es el punto donde el trazado se echa abajo para ganar por La Forcada el pueblo de la Sinariega, el cual reparte distintos flujos.

P1150392P_20170715_123910P1150397

En nuestro caso seguir por la el acceso rodado PR-1 q1ue por Cayarga va en descenso hacia el Sur hasta Fuentes, donde el río Sella nos corta el paso, aquí viramos a la izquierda para cruzar la parroquia de Bode, y tras rodar desde que nos tropezamos con el rio Sella y sus folclóricos descensos, son unos 5 kilómetros a cubrir para acabar en la Plaza del Cañón de Arriondas con casi unos 40 km rodados.

En Arriondas, se impone una parada que unos rellenan con Mahou y otros con buena y fresca sida, bien echada en la Sidrería El Forquetu. Se agradece.

En Arriondas, perdemos a una de nuestras unidades bikers, y el resto seguimos con el plan trazado, que tras algunas complicaciones para encontrar la entrada nos dirigimos al barrio de Moniello, cuyo camino a veces un tanto perdido en medio nos permite llegar al caserío de La Toya, no se sí por el por otro ramal pudiéramos subir al Cantu la Peruyal y por Martin Juan , llegar al nucleo de El Robledal, punto este donde dejamos el rumbo Oeste para virar al Sur de nuevo hasta entroncar con la carretera N-634 en Arobes y por la cual se rueda unos metros para cruzarla y coger el ramal que sube a Llames de Parres y Viabaño

Ante la iglesia de Viabaño, giramos a la izquierda para entroncar con un mítico camino como es el de GR -105 de Las Peregrinaciones, también marcado y conocido como Camino de la Reina; «A mediados del siglo XIX, con ocasión de una visita de  Isabel II a Asturias se acondicionó una antigua calzada romana para que la reina y su séquito pudieran visitar Covadonga. Desde entonces, a esta vía que fuera abierta hace unos dos mil años por la Legio VII, se la conoce como Camín de la Reina.
En la actualidad muchos son los que, emulando a la ilustre dignataria, por él transitan camino del afamado santuario».
 

P_20170715_134624P1150410

Es un camino no muy complicado, en general muy plano y fresco, pues va al lado del río Piloña camino de Romillo y enfrentando subidas por asfalto un tanto pestosas como esta de la Faya, que por cierto en esta zona tanto el GR 105, como el GR 109 y el Camín de Covadonga y el Camín de la Reina que también pasa por estas latitudes tienen distintos recorridos.

P_20170715_161701P1150412

Una vez en la Ermita de San José, pasamos por detrás de ella, para ir tomando en descenso hacia La Vega de los Caseros, el GR-105 de las Peregrinaciones va por encima de la carretera de acceso a Cangas de Onís N-625, pero en nuestro caso nos vamos a la buscar la fresca orilla del rio Sella, por lo cual cruzamos la carretera ya citada y el puente de Villanueva y ya viramos a Este en dirección a Cangas de Onís, que es toda una delicia de ruta
.P1150418

Fotos Victor Guerra y Albano Capezzali

Victor Guerra

viernes, 29 de marzo de 2013

VUELTA A LA SIERRA DEL ARBOLIN

  · Punto de Partida y Llegada: Cangas de Onís
  • · Puntos de Paso: Villanueva-Las Rozas- Triongo- Margolles- Cuenco- Peruyes- Villa-Las Canaliegas- Posadorio-Llueves
  • · Kilómetros de la ruta: 33 km
  • · Horario de la Ruta: 4 horas
  • · Desnivel de Ascenso Acumulado:1.295 mts
  • · Desnivel de Descenso Acumulado: 1.301mts
INDICE IBP: 135 MTB
DSCN1115

La idea de esta nueva propuesta es disfrutar una vez más de los bellos balcones que ofrece la sierra del Arbolín y los Montes de Olicio sobre Picos de Europa, y los valles prelitorales del Sella.

Y así fue como nos concitamos en Cangas de Onís, para en un principio degustar su buena pastelería y luego rodar.. y para ello nos citamos varios bikers, tanto de los grupos beteteros: Intensos; como Raposos y de BTT Asturias…con la intención de realizar esta pequeña ruta de no más de 35 km., pero de una belleza y dureza importante, pues a pesar de su corto trazado, el desnivel a superar está en este  caso en los 1.300 mts de desnivel acumulado.

 Un trazado, que por otro lado, fue parte de los escenarios bikers que diseñé hace años para la Travesía de la Cordillera Cantábrica que cada año organiza Asturcón BTT.

image


















Mapa y perfil de la Ruta

Salimos de Cangas de Onís por el barrio de Contraquil, lo que nos coloca ante el remozado trazado de la senda fluvial, que acompaña al río Sella, tomando rumbo hacia el pueblo de Villanueva, que se atraviesa para entra en los entornos del que fuera el monasterio benedictino, y hoy Parador Nacional, desde su aparcamiento nos dirigimos en dirección a la iglesia parroquial, donde se contemplan los bellos capiteles que decoran la iglesia.


DSCN1057DSCN1064DSCN1065

Al pie de estos capiteles nace el estrecho sendero que se pegará de nuevo a las orillas del río Sella camino del pueblo de Las Rozas. Es estrecho y lleno de trampas, pues su configuración a base de firmes de arena y los espinos que lo estrechan hacen que en algunos puntos podamos hallar alguna que otra sorpresa, como por ejemplo la primera caída del día, que dio con mis huesos en el suelo.

En Las Rozas, se pasa ante su antiguo lavadero para desde este punto adentrarnos en el seno del pueblo buscando el pequeño ramal que por Los Vallaos trepa hasta el entronque de la pista que viene del PK. 159,5 de la Nacional 625. Este tramo es complicado y muy técnico lo cual nos obliga a empujar la trotona durante unos cuantos minutos. Merece la pena ir a buscar el nacimiento de la citada pista y subir por ella por el llamado El Pinar, de forma más cómoda hacia la Collada de Ordial para lo cual en Las Rozas se sigue por la carretera principal en dirección a Arriondas y por entre las naves de la pequeño polígono nace la pista citada.

DSCN1070DSCN1061DSCN1072
DSCN1073DSCN1092DSCN1074

Nosotros tomamos, como siempre, la parte más difícil y trotamos como pudimos hasta el citado entronque perdiendo a una de nuestros mejores compañeros a Polchi, que por un problema ligamentos en una descabalgadura de esas tan extrañas que se producen durante nuestros recorridos.

Seguimos el resto del grupo hasta encontrar la citada pista, y de forma más calma subir hasta la citada Collada, dando vista al valle prelitoral de Triongo, el cual ha sido modelado durante años por el río Sella.

La bajada hasta Triongo se nos presentaba como un reto importante, pues dando la espalda a la picorota de Canto La Genca (409 mts altt.) nos dirigimos hacia Libia, ladera abajo, pero nuestro deseo se frustró de tal manera que esta ruta casi que debería llevar el título la Ruta del Arbolín Caído, ya que la procesionaria y las nieves hicieron que los largiruchos pinos de la ladera se quebraran cayendo sobre la pista de bajada haciendo de ésta una suerte de saltos de obstáculos por en medio de tanta retama.

DSCN1085DSCN1121DSCN1097

Al final de la bajada, tras tanto salto por entre los árboles caídos, dio como resultado nuestra tardía llegada a la zona de San Vicente de Triongo, dándonos de bruces con la Nacional 634, en ese punto nos ponemos rumbo Este y sin tocar la citada carretera se toma hacia Miyar por la carretera local que sube a las caserías de La Huelga, donde se deja la carretera para entrar en las inmediaciones del Pico Piedra, antes nos damos un reposado descanso al pie de uno de estas aisladas caserías, tras el descanso ganamos con fuertes repechos la collada que da vista al valle de Margolles, y de nuevo a las andadas de los árboles caídos que no dejamos de saltar hasta llegar a la altura del Matadero Comarcal.

DSCN1102DSCN1131DSCN1136

Ante la citada instalación se dobla por el camino que nace a su pie y que se dirige a la Ermita de la Soledad, para llegar de este modo a Cuenco y Peruyes, y poder subir hacia la altozana aldea de Villa, dura subida por asfalto con vistas sobre la Peña El Cantu y Peña Villa.

DSCN1114

A las puertas de dicha aldea, sin apenas tocarla, abandonamos el asfalto para entrar por la derecha por un camino que en descenso y por entre prados nos lleva hacia Las Canaliegas, donde se toma contacto con el carril asfaltado que va hacía Covaenes y el Molino de Mingo, cuyo ramal dejamos a la izquierda, siguiendo de frente para después abandonar el carretil y tomar el camino que sube hacia el caserío de Posadorio hacia la Collada Laín.

Subida en unos primeros tramos dura al menos hasta ganar el aislado caserío de Posadorio con increíbles vistas tanto sobre la Sierra del Arbolín a la cual estamos dando vuelta. Una vez ganado el citado caserío que ahora tiene "okupas", de nuevo nos damos un respiro mientras el amigo Paredes repara su pinchazo, a la vez que contemplamos toda la compleja orografía de la zona, y por supuesto el tramo que nos queda por subir, aunque la mejora de los firmes nos ayudan bastante

DSCN1138DSCN1144DSCN1152

Retomamos la subida y se deja un ramal a la derecha que va hacia La Majosa, nuestro trazado sube por la izquierda hasta concluir en el enclave de Laín, donde además converge la carretera que une Tresano con Onao y el GR 109 que viene de Labra.

En Laín se gira a la derecha rumbo Oeste para cerrar el bucle del Pico el Arbolín y los Montes de Onao y Olicio, rutas que hace ya muchos años (en los comienzo de los 90) me descubrieron Kalo y Ton, artífices de la Escuela Asturiana de Piragüismo.

Ganada la Collada Cardés en leve ascenso perdemos de vista el valle en el cual se asientan las aldeas de Posadorio, Tresano, y Parda, durante un tiempo nuestras vistas eran las comentadas pero traspasado el collado recobramos las impresionantes vistas sobre el valle de Cangas de Onís con el telón de fondo de los Picos de Europa, y la Cordillera Cantábrica por encima de las sierras ponguetas, todo ello aún recubierto de una buena capa de nieve.

DSCN1153

Ganamos fácilmente el resto de colladas u salientes rodando en plano y a cubierto de los vientos del norte merced a las laderas del Pico Arbolín; ganada la Collada de Olicio se rueda por Las Pardas , ya sobre la vertical de Cangas de Onís, para de este modo desembocar ante el carril que sube de las aldeas de Olicio hacia Llueves, ante este enlace cual se dobla a la izquierda para descender sobre la aldea de Llueves.

 DSCN1154DSCN1155DSCN1144

Aldea a la cual llegamos tres de nosotros (Javier Dolado, Miguel y yo) pues las liebres comandadas por Albano y Paredes, y tras ello el nuevo acople (julio) se fueron por su cuenta y riesgo siguiendo la señalización del GR 109, señalización con la cual tomamos contacto en Laín; pero ellos se fueron directamente por el roto camino que baja de nuevo a Villanueva, mientras que el resto ya fatigadas nuestras piernas, pues no en vano los repetidos repechos han castigado nuestros cuerpos, nos vamos por la carretera abajo en dirección al punto de partida que es la ciudad de Cangas de Onís, donde al final nos encontramos de nuevo todos.

@Víctor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...