Mostrando entradas con la etiqueta Corao. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Corao. Mostrar todas las entradas

viernes, 9 de noviembre de 2018

POR LOS VERICUETOS CANGUESES.

IMG_7239
Foto de Jose Ramón Natal·
  • Punto de Salida y Llegada: Cangas de Onís
  • · Puntos de Paso:Aballe-Tornín-Següenco-Torio-Las Balsas-Soto Cangas-Isongo-Corao. Coarain -Sobrecueva-Celango- Onao y Cardes
  • · Longitud de la Ruta: 42,3 km
  • · Horario de la Ruta. 6 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 1.268 mts
  • · Participantes: Javier Riestra, Javier Dolado, Luis Roza- Jose Ramón Natal- Albano Capezzali- Javier Paredes-Luz Fernandez-Victor Guerra.
La zona de Cangas de Onís ofrece zonas interesantes para la bicicleta de montaña (btt). No es que haya una cantidad ingente de rutas, pero sí las necesarias para rodar unos kilómetros de forma intensa, teniendo casi siempre como fondo unas espectaculares vistas sobre los promontorios montañosos, como el Sueve, Ibeo, Cuera, Ponga y Amieva, o los inevitables Picos de Europa.

P1190588P1190593

En esta ocasión, vertebramos una ruta que nos parece interesante para dar a conocer parte de esas balconadas sobre sierras, picos y crestones de los que hablo, y para ello que mejor que hacerlo partiendo de Cangas de Onís, desde el Puente Romano de Cangas, tras haber desayunado en la Confitería La Golosa como señores.

Confortada la barriga, nos vamos a las inmediaciones del famoso puente , y tras el restaurante del mismo nombre, cogemos un camino-senda que se pega a la orilla del río Sella, yendo  camino de la Vega de Dego hasta cruzar el pueblo de Aballe, dejando ahora los firmes de tierra para rodar por asfalto un ciento de metros hasta concluir ante el edificio de la Central Eléctrica, lugar donde se deja la carretera que sube a Collado Andrín, para entrar en otro tramo de sendero  tras el edificio.

image

Dicha senda es algo más estrecha, y es la que da servicio a los cotos salmoneros del Sella, y por ella circulamos en plano hasta entroncar de nuevo con la carretera que viene de Tornín a Santianes.

Nuestro destino más inmediato  es Santianes, por tanto se rueda por el tramo de asfalto hasta el pueblo siempre yendo hacia el Sur hasta alcanza la aldea donde concluye la carretera y se cruza el poblamiento hasta desembocar en un amplio camino que se deja unos metros más adelante para cruzar la pasarela colgante sobre el río Sella, presidido el lugar  por un impresionante molino, todo ello ubicado en los entornos de la Mecedura del Dobra (6,7 km.52 mts de alt).

Cruzamos la carretera N-625 que va hacia el Puerto del Pontón, y metiéndonos por el ramal pistero que se pega ahora rumbo Sureste a las orillas del río Dobra, así durante algo menos de 2 km., que es el punto donde el camino deja paso al sendero que llega a la llamada Olla de San Vicente, o sea que nosotros damos vuelta sobre nuestro rodar, hasta llegar de nuevo a la altura del Puente Vieyu, por el cual pasaba el Camín Real de Amieva, cruzamos el apuntado puente para ir hacia la carretera N-625 por la otra orilla del Dobra. Es impresionante la altura que toman estos viejos pontones sobre riegas que en principio parecen inofensivos riachuelos, pero en invierno y en los desnieves la cosa crece hasta lo impensable.
P1190599IMG_7212P1190604

Ya al par de la N-625, se vira a la derecha para bajar por carretera hacia el pueblo de Tornín, el cual se deja atrás, para tomar un poco más adelante una pista que se abre a la derecha, tras haber rodado unos 11,7 km. y con apenas 43 mts., de altitud, pues eso  a la derecha rumbo Este, para ganar la collada de la Jorcada, ubicada en las cercanías del pueblo de Següenco y también  la picorota que lo preside. Serán casi que 6 km de subida intensa en la que hay que ganar unos 500 mts., de desnivel.

P1190612IMG_7204P1190610

La subida comienza suave, pero una vez cruzada la riega Llavayos, esta se torna algo más dura, sobre todo a partir de la Robellada, donde el trazado nos presenta un duro repecho hormigonado que supera el 28% de pendiente, lo cual  que nuestros “pros” se pongan en fila de a uno, y otros pongamos a mitad del rampón muy dignamente pie a tierra. Son repechos cortos pero muy intensos, salvo este primero, luego la cosa sigue con salteados repechos unos hormigonados y otros de tierra algo más suaves y cortos, a través de los cuales se van subiendo poco a poco, hasta ganar altura y entroncar pasada la Collada Cerezal, con la pista que viene de Cangas de Onís, por el llamado Llano del Cura  situado encima del cementerio municipal.

IMG_7223IMG_7235P1190620

Por este trazado que acabamos de entroncar circula también el GR105 de Las Peregrinaciones, (Oviedo-Covadonga) con el cual se conecta a los 14,8 km, y a 430 mts., de cota. Toda esta zona ha sido bautizada por los bikers de la zona  como el Martirolo cangués, por el cual rodaremos aún unos cuantos metros, no muchos, por tramos que ya nos parecen hasta suaves, los cual nos lleva en primer lugar a la Jorcada, en cuyo collado al dar la vuelta al collado nos encontramos con impresionantes vistas sobre los valles y sierras adyacentes a los Picos de Europa, los cuales presiden el escenario a modo de un increíble telón níveo de fondo.

Desde aquí se baja al pueblo de Següenco, que se cruza rumbo Sur, tomando en la fuente lavadero las aguas medicinales del Carril, para seguir subiendo hacia la bifurcación de la Cueñe. En este punto se toma el ramal derecho que nos presenta un poco más adelante otro ramal (La Teyera) donde se gira también  a la derecha para subir al Mirador de Següenco. Una ascensión continuada hasta concluir en el peñasco que preside un abigarrado conjunto de antenas y parabólica. La cumbre aporta una gran panorámica de 360º sobre la Asturias Oriental.

P1190627IMG_20181103_130150IMG_7254

Desde esta impresionante atalaya nos entretenemos en  la contemplación de las distintas referencias geográficas mientras damos un tiento a los bocadillos. Se retoma la ruta, pero esta vez iremos por la Cuesta, o sea que seguimos la cresta de la sierra dirección Sur, para bajar por las empinadas laderas que han sido desbrozadas y permiten ganar   La Teyera, y desde ese punto al desvío de La Cueñe, casi pisar la pista por la que subimos.

En este punto, la Cueñe, se dobla a la derecha, dejando el ramal pueblo y también él que va hacia la Viga el Carro, por cuyo trazado va la ruta de Las Peregrinaciones hacia las praderías de Peñalba. Nuestro trazado va por el camino que pasa pegado a una hermosa cabaña-casa, tomando  como referencia la pista de concentración parcelaria que cruza toda la zona y por la cual antiguamente iba la calzada de Omedina hacia La Riera.

IMG_7257
Pero la ruta que hemos trazado obvia tan complicada bajada hacia la Riera, para descender hacia el valle  de Torio por las citadas pistas de concentración parcelaria que presentan una bajada total desde la Cueñe de unos 8 kilómetros de descenso, o sea que se pierden de nuevo los 500 metros de desnivel ganados hace un momento. Se pasa en la bajada por la majada de Carbayín, y el pueblo de Torio, aunque este se puede atravesar sin problema alguno, en vez de bordearlo como hicimos nosotros,  y se prosigue la bajada  y cuando queramos darnos cuenta estaremos en el pueblo de Las Balsas, o sea en la carretera de Soto Cangas a Covadonga (AS-262).

Por nuestra parte nos acercamos a la rotonda de Cangas para tomar un repositorio líquido en La Palmera , en el caso de Albano Capezzali y del que suscribe más bien una buena botella de sidra, y el resto del grupo le da a al caldo de trigo y cebada, y otros al gua cristalina con sales …

La imagen puede contener: bebida

Desde la rotonda  retrocedemos hasta el núcleo de Soto Cangas, a cuyo pueblo entramos para coger el camino que por la Priva nos sube hacia Isongo, aunque los antes citados, en un momento dado nos vamos por un sugerente camino que nos deja ante la AS-114, mientras el resto del grupo sube al pueblo de Isongo para desde él bajar a la citada carretera, y todos juntos entrar en el enclave caminero de Corao,con 31 kilómetros rodados.

Ahora queda el regreso a Cangas de Onís, tras salir de Corao, cruzando la AS-114, se toma el viejo camino del Palacio de Labra, aunque el trayecto lo dejamos un poco antes de la fuente de las Piperes, para cruzar la riega por un pequeño puente que nos coloca en la carretera AS-340, que cruzamos para entrar hacia el lugar de Corain tramo asfaltado que presenta también algún que otro importante repecho hasta alcanzar una gran casona con su ermita al lado, dedicada a Santa Eugenia construida entre los siglos XVII y XVIII, en cuyo lugar dicen que ya había un templo, ya citado en tiempos medievales.

P1190638P1190644P1190642

Se sigue subiendo hacia Srobrecueva, donde se gira por un camino a la derecha que nos lleva al poblamiento de Paroro, donde ya solo queda en pie un viejo palacio.

Por lo que he podido averiguar esta primera casona que nos hayamos con capilla anexa, era la casa solariega de los García Labra, que trajo al mundo a Damián Cornejo, que nació en Palencia. El edificio fue construido a fines del S. XVIII. La parte más interesante es la fachada lateral en la que se colocan dos escudos junto a las ventanas arquitrabadas del piso alto.. parecen aludir dichos escudos, según dice a las armas del Obispo Damián Cornejo, pues de esta casona parece haber sido su padre.

IMG_7282IMG_7289IMG_7283

He aquí una décima picantona de fray Damián Cornejo (1629-1707), en, Décimas a una dama, II:
Lo que en esta vejación
mi discurso más atolla,
es que me lleva la polla,
jugando al hombre, un capón.
De ti ningún galardón
ya, Lisis, mi fe no espera;
con tu Fabio en caponera
puedes holgarte del todo,
y no hay que dudar del modo,
que él buscará manera
;

Aquí nos dice el autor que trabaja sobre los textos del obispo, que el tal Damián juega con los equívocos polla (moza, pija, determinado juego de naipes) y juego del hombre (cópula con la mujer y el juego de naipes que dicen pilla); obsérvese que lo que el hablante entiende como ‘vejación que atolla su discurso’ es que sea precisamente un capón quien le gane la polla (juego y moza y, en este caso, pija)».

El resto del poblamiento de Paroro está totalmente destrozado y aunque parece haber  visos de haber querido arreglar alguna de las viejas casonas el empeño ha quedado en ese, pues supongo que la crisis,  la vegetación y el olvido se lo va comiendo todo a bocados
.P1190648P1190655P1190651

De Paroro, se sale por el camino que se entrevera entre las viejas construcciones, para lo cual hay que empujar un rato la bici, hasta que al poco uno ya puede ciclar dejándose caer hacia la aldea de Perlleces,  conectando con el acceso rodado que recorre estos montes, en cuyas laderas se enclavan pueblos como Onao o Cardes, en este último pueblo parte del grupo, los pro, se van carretera abajo, pasando del track establecido, yéndose directamente hacia Cangas de Onís.

Por nuestra parte, el resto de la grupeta coge el camino de la Cueva de Buxu, cuyos paredones calizos, nos indican su proximidad, ante ellos viramos a la izquierda dejando el amplio camino hacia el Buxu, para empujar por unos minutos la trotona tras dejar atrás la riega Entrepeñas, y subir empujando la bici  por en medio de una antigua calzada  que nos muestra partes de su entramado constructivo, hasta  ganar el alto de Las Roces. Indicar que todo la subida esta presidida por la línea eléctrica Soto-Penagos.

Una vez coronado el alto, ahora vemos con total nitidez la zona de Següenco, y gran parte del recorrido traído hasta aquí.

IMG_7301IMG_7306IMG_7311

Volvemos a montar en las trotonas bajando por caminos per guapos hasta llegar a las puertas del pueblo de Celango, donde se conecta con el acceso rodado que baja por la aldea de Helgueras hacia el barrio hacia Cangas de Onís a través de la carretera de Llueves y el barrio de Contraquil , dando por terminada nuestra ruta tras una merienda en la pastelería Covadonga.

IMG_7247

Fotos de Javier Dolado, Victor Guerra y José Ramón Natal.

© Victor Guerra

viernes, 20 de abril de 2018

Por los Montes de Cangas de Onís

· P1180352

Punto de Salida y Llegada: Cangas de Onís
  • · Puntos de paso: Villanueva-Llueves-La Jabariega-Labra-Corao- La Cruz de Priena- La Riera Soto Cangas- Celorio- Susierra.
  • · Longitud de la Ruta: 38 km.
  • · Horario de la Ruta.4 horas.
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 1500mts.
· Participantes: Luz Fernández- Javier Paredes- Javier Riestra- Rubén Malgor- José Ramon Natal-Victor Guerra




La zona del Oriente astur y sobre todo hacia el interior tiene unas buenas posibilidades de recorridos, aunque en parte nos estén vedados los que quedan dentro del Parque Nacional de Picos de Europa, en todo caso nos apetecía subir a la Cruz de Priena para ver el Real Sitio de Covadonga a vista de pájaro.


image


A Covadonga se puede ir por varios lugares, aunque el que desfila por los predios de Següenco, para la bici digamos que está impracticable, sobre todo desde la Majada de Soperi hacia Covadonga a su paso por el Monte Estellero, hasta llegar a las praderías de Peñalba, podemos dejar media vida en los barrizales y la lucha por entre escobales y cotoyales.

Por tanto, una ruta interesante es la que coge la cuerda de montes que circundan al Concejo de Cangas de Onís, teniendo como referencias el Pico El Arbolín, la Cruz de Priena y Uñañes.

Y así planteada la cuestión nos congregamos en Cangas de Onís alrededor de las milhojas de la Confitería Covadonga, para luego ponernos en dirección al monasterio de Villanueva, que en su momento fue un buen proveedor del famoso almagre que se llevaba para la Meseta por la ruta del Arcediano y la Saliámica.
20180414_11174820180414_12370020180414_123557

Rodar en plano por la vera del Sella, siempre es una gozada, y en esta ocasión lo hacemos así por aquello de no subir hacia Llueves por la carretera, por lo cual seguimos rumbo Oeste hasta los mismos pies del Monasterio de Villanueva para ya en el pueblo virar al Este subiendo por el pueblo arriba, tomando se supone que el trazado del GR-109, de cuyas trazas apenas vemos marcas.

LO cierto que tras dejar el pueblo de Villanueva atrás la ruta se fue empinando, y tras unos primeros momentos de buen firme, y ganado un pequeño altozano la cosa se puso peor pues la saca de madera de la zona dejó el camino hecho unos zorros. Es increíble la destroza tan impune que se puede hacer a un camino, de cuya gravedad se puede ver en las fotos adjuntas.

P1180363P1180364P1180367

Esto hizo que la ruta tuviese otro perfil, al tener que tirar de forma continuada de las trotonas por dichos barrizales, hasta las puertas mismas del pueblo de Llueves, quedándome la duda de si la traza de nuestro track era coincidente con el camino señalizado del GR 109, pues en todo el trazado apenas si hemos visto una marca o una señal.

Ganado el pueblo de Llueves donde los republicanos celebran al oso regicida que mató a Favila, seguimos en rumbo Este, por caminos muy compactados que nos permiten subir en grupeta hacia las laderas del Pico Arbolín, con vistas sobre el valle cangués, cuya capital apenas si vemos pues la niebla tiene tomado todo el valle.

P1180376P1180392

La ruta va tomando altura, y nos va demostrando que los años no pasan en balde, aun recuerdo cuando hace ya más de veinte años rodaba por estos predios con Calo y Ton de la Escuela Asturiana de Piragüismo, e íbamos como una exhalación y ahora, hay que meter las grandes piñonadas si uno quiere avanzar.

Como los recuerdos no mueven los pedales, me aplico en no quedar muy descolgado del pequeño pelotón que se ha conformado para esta ruta, y poco a poco vamos ganando el Collado de Olicio, donde se me espera y donde nos hacemos unas fotos, pues nuestras rutas son eso, contemplar los grandiosos paisajes por los que circulamos y dejar constancia de nuestro paso con la narración de las rutas y la fotos tanto para el Suplemento Campeones de la Nueva España que se publica todos los Viernes, como para este blog con un relato más pormenorizado y reportaje gráfico, y así llevamos desde el 2007.

P1180388P1180387

En Olicio el personal pese al track se enfunda valle abajo hacia Celango, teniendo que regresar para continuar por las laderas del Cuetu el Abedul, hasta la cabaña del Artedoxu, donde la actual bandera española con sus flores de lis campea en el cercado de la finca. Seguimos la ruta hacia la Collada Cardés, para ya en descenso ganar otra significada collada, la de Laín, que cruza el carretil que viene de Tresanu y el Molino de Mingo.

Aquí bajamos por la vertiente Sur, por el carretil que va Onao, pero al que damos la espalda en la primera bifurcación para ganar el altozano caserío de La Jabariega, todo ello siguiendo las señalizaciones del GR-109 Asturias Interior, desde aquí se baja por asfalto hasta el impresionante palacio de Labra en cuyo punto nos recreamos viendo las estupendas estatuas con que se adorna el palacio.

5fbc6de2-04ad-4bea-acf8-9844402cf342Foto 14-4-18 11 34 51

Desde el palacio buscamos el centro del pueblo de Labra, para bajar por un viejo camino empedrado por el cual salí por orejas, nada más que una arrastrada, se cruza la carretera AS-340, y se sigue por el viejo camino pasando por delante de la bonita fuente de Piperes, hasta llegar al punto neurálgico de flujos camineros de gran importancia como es Corao, que recibe la Calzada de Riocaliente, la del Almagre que viene por la collada Lain; la que parte por la Senda de Frasinelli que sube hacia los Lagos de Covadonga enlazando así con el GR-202 de la Reconquista, pero también desde Corao se puede ir por Següenco hacia la Senda del Arcediano y proseguir por la famosa Calzada Saliámica, sin olvidar la Calzada de Jana.

En Corao, nos confortamos con una cerveza y un bocata antes de salir ladera arriba hacia la iglesia más importante de la zona como es la de Santa Eulalia de Abamia, que fue sepultura del rey de D. Pelayo y su esposa Gaudiosa.

P1180396P1180383

Tras un descanso se reemprende el ascenso hacia el Cueto Abamia, donde se deja el asfalto para seguir por camino en largo ascenso hacia la majada de La Cañal, que nos aporta impresionantes vistas sobre el valle de Teleña y los Picos de Europa que estar perlados de nieve hasta n o va más.

Nuestra ruta sigue en ascenso hasta ganar la majada de Uporquera, donde su habitante nos recibe de forma cariñosa ya que le pedimos algo de agua, antes de seguir pista adelante hacia la Cuesta la Mujosa, pero antes encontramos un pilón de agua a la derecha , ahí se deja la pista y se toma el camino que va en ascenso hacia la Cruz de Priena, eso sí empujando la trotona hasta la misma cumbre, pues no hay manera de subirse a ella por los firmes y por el matorral, finalmente ganamos la Cruz de Priena, donde la vista es impresionante sobre el Real Sitio de Covadonga, el Monte Auseva, sobre los Picos de Europa. Impresionante

Foto 14-4-18 12 06 50Foto 14-4-18 14 35 31

Como impresionante es el trazado que ahora nos queda para bajar hasta el Repelao, un retorcido sendero estrecho que se echa abajo en vertiginoso descenso, con tramos complicados dada la cantidad de piedra suelta, y como las cerradas curvas, poco a poco cada uno va afrontando la bajada como bien sabe y puede, llegando todos abajo, sin apenas algún pequeño susto que otro, pero sin muchas complicaciones.
Foto 14-4-18 16 19 54Foto 14-4-18 16 11 05Foto 14-4-18 16 11 17

La bajada se aprovecha para gozar de las vistas, dado además del primaveral dia, y también para la colección de fotos que yo precisaré cuando en Mayo, lance la web de Mis Caminos a Covadonga con numerosos caminos de peregrinación hasta el Santuario de Covadonga.

Foto 14-4-18 16 30 50 (1)20180414_135733Foto 14-4-18 12 41 41 (1)Foto 14-4-18 12 42 48Foto 14-4-18 12 41 51Foto 14-4-18 12 42 37

Reunidos todos al pie de la carretera del Repelao, nos echamos sin mucha más dilación hacia el cruce de Soto de Cangas, donde la idea inicial era irnos hacia Següenco, y subir al pico de la zona y bajar por el llamado Martirolo hacia el Llano del Cura, pero dada la hora, decidimos pasar al otro lado del río Gúeña y seguir por su orilla hasta concluir en el mismo lugar del que partimos.

Una buena ruta y de buen sabor, y como no, en buena compañía.

Fotos de Victor Guerra- Javier Riestra- Rubén Malgor- José Ramón Natal.

© Victor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...