Mostrando entradas con la etiqueta Javier Gómez. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Javier Gómez. Mostrar todas las entradas

viernes, 17 de octubre de 2014

POR TIERRAS SOMEDANAS. TRAS 23AÑOS

P1020794
· Punto de Partida: Puerto de Somiedo       Punto de Llegada: Pola de Somiedo
  • · Puntos de paso: La Cueta- Valle-Coto Buenamadre
  • · Kilómetros de la ruta: 26
  • · Horario de la ruta: 4 horas
  • · Desnivel de ascenso acumulado: 651 mts
  • · Desnivel de descenso acumulado: 1.422 mts
  • · Participantes: Travesía Integral de la Cordillera Cantábrica
Hace 23 años, un grupo de ciclobikers astures, nos liamos la manta a la cabeza y nos enfrentemos a una ruta como fue la travesía longitudinal de la Cordillera Cantábrica, cuyo punta de partida fue la Campa de Tormaleo, allá en la profunda Asturias Suroccidental, y el punto de llegada los pusimos como punto de llegada en Dobres en pleno valle de Liébana.
foto prini_thumb[7]
De izquierda a derecha: Víctor, Manuel, Vida, Valetín, Javier Gómez, José y Héctor, hace 23 años

Fue una apuesta importante, y para que ello fuese adelante, lo hicimos en pleno mes de agosto de 1991, como ya he contado varias veces y que he dejado explicado en este mismo blog, etapa por etapa.
Tras un largo período sin vernos, y habiéndonos encontrados algunos en la celebración de la Travesía de la Cordillera Cantábrica de Asturcón en su 25 aniversario, nos pareció interesante volver a juntarnos para hacer una etapa, o parte de alguna, aquellos viejos pioneros de la Travesía Integral de la Cordillera Cantábrica, y así fue como hace unas semanas nos encontramos en Pola de Somiedo para afrontar la ruta del Puerto de Somiedo- La Cueta- Valle de Lago-Pola de Somiedo.

P1020773
De izquierda a derecha. Valentín, Javier Gómez, Hector, Vidal, Mauel, José y Víctor Guerra

Y sin más aparecimos los 7 integrantes en Oviedo, en el mismo lugar donde 23 años antes salimos rumbo a Tormaleo, ahora sería un poco más cerca , y con menos ambición ciclobiker hacia el Puerto de Somiedo.

En el Puerto de Somiedo sacamos las trotonas, entre las cuales había tres que aún guardan las viejas esencias de aquellos años, era la Trek 970 de Manuel, la bici de Vidal, con cuernos y pata de cabra, y la Giant –Bronco de un servidor, los demás ya iban pertrechados con nuevas máquinas.

P1020780P1020782
P1020785P1020784
P1020786P1020783

El día era inmejorable y tras las primeras cuestas para salir del altozano pueblo de Puerto de Somiedo pronto nos emboscamos en rememorar algunas escenas míticas que han quedado en nuestras retinas por la zona del Alto del Buenmártir y la Riega de La Pradiella, aunque ha habido recuerdos que se han volatizado, pues no en vano la mayoría estamos camino de ser unos sesentones ciclobikers y esta situación me recordaba mucho a esas películas referidas a las reuniones de viejos amigos..

P1020788P1020790P1020791

Tras rodar sin problemas pronto nos vimos en uno de esos pueblos profundos de la Babia: La Cueta, desconocido para algunos del grupeto por lo remozado que ha quedado el pueblo, tras una escueta visita y fotografía del pueblo arrancamos por la pista que lleva hacia el chozo de pastores de La Llerá, bajo Peña Chana y Peña Sobre el Agua, acompañando en este trayecto al llamado barranco de Borrás, que solo presenta unos repechines a la altura de la Praderas del Sub, que nos dan acceso al citado chozo de la trashumancia pastoril, también muy remozado.

P1020814
P1020793P1020796P1020797

En ese punto, y dada la bonaza del día nos recostamos para dar cuenta de nuestras viandas a la vez que rememorábamos cosas de aquella intensa travesía, y es ahí donde uno comprueba lo caprichoso de la memoria, unos teníamos vivos recuerdos de algunos detalles, como las puntillas de aquella memorable biker de Murias Chuengas que iba camino del Valle, era un detalle no menor que la memoria de algunos se encargó de borrar del disco duro mental.

P1020802P1020804P1020805
P1020806P1020807P1020803

Tras el descanso de nuevo nos pusimos en marcha virando al Este por un sendero que busca dar la vuelta a la Peña sobre el Agua y la Paredina y quedar encima de la braña de Murias Chuengas. Un tramo este algo técnico que nos exige reflejos para tomar el buen camino hasta situarnos en la campera sobre la citada braña, al pie de la cual hay una naciente pista por la cual bajamos hasta llegar a los distintos corros ganaderos, donde rememoramos que hasta aquí no habíamos traído esta bella ruta sino que habíamos desde La Cueta por la vera del río, hasta Bocanegra y las altas praderías de Cebolledo para entrar por entre los Picos de la Mortera y la Paredina a Murias Chuengas.

Desde aquí también contemplamos lo que en su día fue nuestra ruta para subir a las altas praderas de Canmayor y alcanzar así los otros lagos de Somiedo, y ya por La Farrapona abajo y por Torrestío y a dormir a la zona de Babia. Bella ruta y con cuya rememoración fue creciendo la idea de repetir dentro de dos años la Travesía Integral de la Cordillera.

P1020819P1020820P1020823P1020845

De Murias Chuengas se baja por Sobre el Agua hasta el cruce de Veneiro, dando la espalda al lago de Valle, y tomar dirección Oeste para entroncar por unos momentos en El Gumio, con el camino principal que viene del Lago de Valle, y el cual dejamos al rato para entrar en el viejo camino que va hacia la iglesia de Valle y sigue hacia el Coto de Buenamadre, dando la vuelta a la Peña Furada, es increíble lo que repite este topónimo en la montaña asturiana.

La bajada hacia Buenamadre, se hace divertida y muy rápida, desaceleramos nuestra vertiginosa velocidad en cuanto divisamos a los ciclistas y nos echamos de nuevo al descenso dando tumbos hasta entrar en el Coto de Buenamadre.

P1020860P1020863P1020865

Atravesamos el pueblo y tras llegar a Coto, unos metros más abajo no volvemos a internar en los angostos caminos somedanos que bajan por encima de la riega de Cueva, y que nos permiten alguna que otra pirueta técnica para entroncar con la carretera que viene de Urria, y por la cual sin más problemas entramos en Pola de Somiedo.

o.P1020873P1020872

Tras esta bella excursión tuvimos una buena sesión para ver antiguas diapositivas y rememorar viejos tiempos y rutas y soñar con la idea de volver a poner de nuevo en pie una nueva edición de la Travesía Integral de la Cordillera Cantábrica. Esperemos llegar todos cuerdos, sanos y fuertes al 2016 para hacer efectiva esa utopía.
Víctor Guerra

viernes, 4 de abril de 2014

1ª Ruta de ASTURCON BTT. 25 ANIVERSARIO

13363526785_d366b7ca43_o
Foto de Rubén Marcos (Asturcon BTT) Participantes en la marcha
  • · Punto de partida y llegada: Caces (Oviedo)
  • · Punto de paso: Las Caldas- Oviedo- El Cristo-  Ayones- Las Caldas- Siones-Pintoria
  • · Kilómetros de la ruta: 32
  • · Horario de la ruta: 2 horas y 15 minutos
  • · Desnivel de ascenso cumulado: 627 mts
  • · Desnivel de Descenso acumulado: 674 mts
Cuando apenas si había bicicletas de montaña, allá por los años de 1988, ¡¡¡ya llovió¡¡¡, una serie de tramontanos astures nos encontramos en Madrid en el Open BTT de Majadahonda, cada uno por su cuenta, y a vuelta de los recuerdos hoy me pregunto: ¿Cómo bajamos hasta allí?.  Recuerdo vagamente saliendo de Cabrales en bici hasta Oviedo, facturando en la RENFE, cuando se podía hacer sin caja y sin bolsa, y sacando un  billete  en litera para mí y mis alforjas. Lo que ya no recuerdo es como pude llegar luego a Majadahonda;  y lo que ya se perdió en el vacío insondable de la memoria es lo referente a cómo salí de la prueba,  y como volví a casa, aunque es de imaginar que de la misma forma en que llegué, rodando y tomando transportes públicos , aquellos que dejaban montar bici, porque no todos lo permitían.

Lo que es la memoria¡¡¡, Apenas si tengo recuerdos del viaje, y si tengo en la “ en el disco duro2  retazos de aquella carrera- concentración Open de Majadahonda que se desarrollaba por la Pedriza (Sierra de Madrid), con zonas de «non stop» en cuyos tramos aquel monstruo de la época de la incipiente competición de BTT,  Paco Sala, se lo comía todo, era poco técnico, pero andaba tan rápido que aunque las zonas de «non stop» las hiciese a pie y le penalizasen eran tales las minutadas que nos sacaba que le sobraba tiempo, aunque detrás de el andaban los Comesaña, Aberasturi,…

Cierto es que éramos toda una tropa (118 corredores, 39 con licencia, y el resto NO COMPETITIVOS) que cubrimos dos pruebas, una crono-escalada de 5 km con 2 tramos de “Non Stop”; y un rallye por la Pedriza de 29,8 mts y 823 mts de desnivel acumulado. Recuerdo aquellos que por diversas razones hicimos una piña, estábamos Juan Carlos Nájera, y Martin Krekov, Juanma Montero y Pablo Bueno, el primero ligado a los «grandes desafíos» y al grupo Orbea, y del segundo perdí su pista hace años... Juanma Montero sigue ligado a la bici y a la Revista Bike, y supongo que a BICIMANIA y el polifacético Pablo Bueno está hoy en la Revista Ciclismo a Fondo.

En aquellas carreras las vituallas de aprovisionamiento, eran por ejemplo una riestra de chorizos que llevaba Nájera en su mochila, de los cuales dábamos cuenta en los múltiples pinchazos de Martin y también alguien llevaba una bota de vino. En qué lugar de la clasificación quedamos al final de la ruta ni idea, aunque mancos nos debíamos ser pues pese a todo, fotos incluidas, llegamos antes de que cerrasen los controles de paso a La Pedriza,  y en meta cuando cuando pasamos y aseamos nuestros bodys y trotonas todavía  tras todo ese ajetreo  llegaba un rosario de corredores.

Ah…. y esto venía porque allí en Majadahonda nos juntamos varios asturianos  entre ellos Rafa Cuervo y Nacho Collada,  y hablamos en aquellos campamentos nocturnos, porque llevábamos tienda de campaña para dormir, de la posibilidad de montar un club bicimontañero en Asturias, y me quedé con la copla.

Al llegar a Oviedo por mi parte lo comenté en Oxigeno, tienda de montaña y bicis que llevaban de aquella Pedro, Jame y Eloy, que en aquellos momentos  tambien echaba andar, estos me animan en la cuestión de  fundar el  Club, para lo cual facilitan todo lo que pueden en cuanto a logistica., local ... y gente que nos arropara, y ahí me veo tirando de un grupo de incipientes participantes, muchos de ellos ajenos al ciclismo.. pero cuyo grupo de entusiastas compusimos la primera marcha de Asturcón BTT,  como Presidente y coordinador de las rutas fui llevando desde Cabrales el club y las rutas  yendo en bici desde Cabrales  hasta Oviedo, para llevar las rutas  y  toda una vorágine de actividades..

La primera ruta inaugural ºque se montó, fue esta concentración que se quiso rememorar estos días atrás, aunque de aquella se montó  a modo de algo “universal” y familiar que partiendo de Oviedo su destino fuese Caces, donde al final se realizaba un ágape en el restaurante.

En este 25 aniversario que desarrolló  en lo organizativo Asturcón BTT,  y que impulso  Rafa Cuervo, se decidió por cuestiones logísticas de la ruta saliera de Caces, y que los participantes hiciéramos un bucle entero entre dicha localidad y Oviedo; mientras otra sección de Asturcón BTT, realizaba de forma paralela, otra ruta por Caces, que nada tenía con la nuestra salvo la coincidencia del final y la comida fraternal al cabo de la cual se proyectaron unas diapositivas.

Realmente fue una emotiva  ruta a la  vez que  fue un extraño aniversario, donde nos reunimos una serie de gentes relacionadas con la BTT en sus inicios como Nacho Collada o Rafa Cuervo, Juanjo, Javier Gómez, Jame y otros que fueron llegando más tarde como Raquel, César Lafuente, Ricardo Mojardin, y eché de menos a compañeros como Joaquín  y Jorge Alperi, Alfonso el (fotógrafo). etc…; y mientras.... otros compañeros de Asturcón BTT  hacían de forma paralela otra ruta…

La ruta partió de Caces, como digo por cuestiones logísticas y pronto se buscó la forma más rápida de llegar a Oviedo, tramo que primeramente se hizo tomando la Senda “nueva” del Oso” para conectar por Las Caldas con la Senda fluvial de Fuso La Reina-Oviedo, cruzando a primera hora de la mañana la transitada ruta peatonal y ciclista que pasa por encima del río Gafo camino de Oviedo, en cuya ciudad entramos por el llamado Parque de Invierno para llegar a través de la trama urbana hasta el punto de partida oficial de la ruta en el Escorialin en el Paseo de la  calle Uría,  conmemorando asi la foto que nos habíamos hecho hace 25 años atrás.

13362883393_04c5cac00b_o
Foto de  1 de Octubre de 1989 Participantes en la 1º Ruta de Asturcon BTT

Una vez en el Campo San Francisco, y hechas las fotos de rigor y de recuerdo histórico, el grupo de participantes emprendimos lo que fue la marcha de aquel tiempo

Del Parque San Francisco, salimos con es obligatorio pisando trama urbana hasta llegar a la arteria de la Avenida del Cristo, que nos subió al Cristo, sin problemas pues un domingo y por la mañana no suelen ser fechas horas muy concurridas,  y así subimos hasta  Aspra, sin apenas problemas, para ahí desviarnos hacia El Campón, camino de la Ermita de Santo Medero y ganar de este modo la parroquia de Ayones, ya por un tramo de camino que nos permitió colocarnos a la vera del Reguero de La Cueva a cuyo lateral se baja hasta La Piñeera. El espectáculo de la nevada sobre el Aramo y el Montsacro, espectacular¡¡¡

La bajada nos permitió ganar de nuevo La Caldas, a la altura del Balneario, otra foto de rigor y enfilar de nuevo hacia Caces, no para concluir la ruta sino para realizar el segundo bucle que partiendo de Caces sube por la carretera  OV-1 hasta Siones, subida por asfalto larga y que subimos a buen tren hasta coronar el Alto de Siones.

Tras el reagrupamiento se vira a la derecha para tomar un nuevo tramo, esta vez con firmes de tierras y barro, que por La Muezca cruza a la altura del Picayo la riega de Las Regueras para desembocar en plano en los Hurrones y llegar bordeando el Pico Curito hasta Pintoria.

Un tramo con algún que otro punto técnico y embarrado que le dió el “punto” a la ruta, la cual pronto recobró su perfil “bajo" de paseo de abueletes  y así desde La Llera(Pintoria), donde doblamos a la derecha para cerrar el bucle rodando al par del Río Nalón, cerrando de este modo una pequeña ruta,  bastante asequible, y en general bastante “urbana” pero que nos permitió a una serie de gente reunirnos para conmemorar algo que hace 25 años se hizo, y que a quedó como germen de lo que fue el club Asturcón BTT , que yo creo que es en esto momentos el  club decano de de BTT de Asturias, eso  por supuesto, y posiblemente de España.

Gracias a todos por la asistencia,  y Asturcon BTT por hacer ese esfuerzo de juntarnos y gracias a la labor de Pedro Cuervo, Nacho Collada y Rubén Marcos por toda su labor¡¡¡
Un saludo
Víctor Guerra

miércoles, 11 de diciembre de 2013

TRAVESIA INTEGRAL DE LA CORDILLERA CANTABRICA (4ª Etapa)

SOMIEDO: EL CORAZON MAGICO DE LA MONTAÑA ASTURIANA

Pim0006

Somiedo es la tierra mágica por excelencia, ya el teósofo Mario Roso de Luna lo describió en “Los Tesoros del los Lagos de Somiedo”, y también su escudo heráldico nos habla de extrañas doncellas apenas cubiertas con “vieiras santiaguistas” con serpientes entrecruzadas. Esa es la tierra que debemos cruzar, en la cuarta epata de este arcano viaje por la Cordillera Cantábrica, que como extraños minotauros (ciclista y su bicicleta) vamos camino de San Emiliano.

4 Etapa de la Travesía.
  • Punto de Salida: Santa María del Puerto (Somiedo)
  • Punto de Llegada: San Emiliano (León)
  • Punto del recorrido: La Cueta- Murias Chuengas, Camayor-La Farrapona- Torrestío-
  • Longitud: 45 Km
  • Desnivel aproximado 1.200 mts.
  • Horario 5 a 6 horas
4 Etapa

Del mismo Puerto de Somiedo, (1.485 mts. altt) situado en la cabecera del Río Sil, parte la cuarta etapa.

Un limpiado y rápido engrase a la cadena y diversos puntos de rozamiento y ajuste de frenos fue todo lo que precisaron nuestras ágiles monturas. Un opíparo desayuno de campaña fue el combustible para que nos echáramos a la faena de cada día.

Cruzamos la carretera general en el mismo pueblo de Santa María, y tomamos un camino que se abre paso entre las murias de huertos y prados, y que en suave ascenso va hacia el Collado La Bobia. La ruta va poniendo todos nuestros músculos en su sitio de forma suave haciendo el efecto de un buen estiramiento, desarrollos grandes para ir ganando el Alto de Rañadoiro, y al menor repecho plato pequeño y vamos jugando con el amplio núcleo del piñonaje.

En la zona de Rañadoiro se dobla para descender en dirección a la Fuente de la Bruja y posteriormente pasar entre Cabrillanes y Valdefornos, tras cruzar el riachuelo de Pradiella, donde el grupo se entretiene por un buen rato cruzando el pequeño arroyo y sacando fotos una y otra vez. Hacer calor, y no importa demasiado mojarse.

Lo cierto es que el grupo cada día tiene pintas cada vez extrañas, pues del tibio moreno estamos pasando al moreno tizón lo cual contrasta vivamente con la crema blanca para proteger los labios, es como si una banda de negros zumbones de las películas de los años 40 se hubiera montado en bicicleta y le hubiera dado por cruzar en BTT estos parajes.

Seguimos por la amplia pista, fuera aún de los límites del Parque de Somiedo, camino del pueblo leonés de La Cueta, que cruzamos muy temprano, a estas alturas del día en Somiedo siempre aprieta el calor de madre. Del pueblo, salimos por el viejo camino real que va hacia Valle, atravesando las praderías de Espinas.

Tras rodar de forma apacible unos 3 km de pista el valle LLaguezos, éste se va cerrando delante tenemos las paredes de Peña Chana, llegamos a la altura de la cabaña, y el camino por una zona de genista y brezos, que nos obligan a echar de nuevo la BTT al hombro, más adelante una zona muy quebrada nos impedirá también rodar, y de esta guisa nos arrimamos al collado que da paso entre Llagüezos y La Paredina, el Collado Sobrelagua, que da paso a la braña de Murias Llongas. Este es uno de los puntos más alto de esta parte de la ruta

Baja hacia Murias Chuengas fue algo de brujería, tal vez producto del agua tomada anteriormente, de pronto vimos al fondo de la vega un grupo de personas, y luego ellos nos vieron bajar como alma que busca compañía. Eran miembros del grupo de montañeros Torrecerredo que tomaba su merecido descanso y tentempié a la sombra de la braña de Murias Chuengas o Llongas, y que estaba realizando su travesía de la Cordillera, aunque en sentido inverso y a pie, unos 15 días de marcha: Nosotros tan solo en nueve teníamos pensado cruzarla.

Cuando cruzamos esta parte de territorio somedano (Collado de Sobrelagua) aún no se había declarado el Parque de Somiedo, seguramente que ahora para hacer esa ruta hay que tomar en La Cueta, el PR.AS 16 hacia el collado de Peña Salgada y bajar luego hacia las brañas de Sousas, y llegar por pista al pueblo de Valle, luego tan solo tendríamos que seguir por la pista ahora medio hormigonada hacia el Lago de Valle, y entroncar así con la ruta original que llevamos el Alto de la Farrapona.

La bajada hacia Murias Chuengas, como dicen los autóctonos, fue de un kamizace que espanta, nos desquitábamos así del barullo de metros que perdíamos. Nueva sorpresa, esta vez relacionada en parte con el escudo heráldico de Somiedo, aunque vez sin vieira santiaguista, pero en culote y en bicicleta de montaña, que nos acompañó por unos kilómetros nos subió la moral, pues no en vano aún teníamos horas muy duras de pedaleo hasta el Alto de la Farrapona, nuestra compañía torció a la izquierda hacia Valle y de ahí hacia Pola de Somiedo.

Nosotros cruzamos la pista que va desde Valle, al hermoso y mágico Valle del Lago, con pena de no poder acerarnos hasta ese mítico lugar que tan bien describió Mario Roso de Luna, pero el tajo que teníamos era lo más inmediato. Habíamos perdido una buena cantidad de metros que debíamos ganar de nuevo. Cruzamos la pista de Valle y a la altura de la Fuente del Cután nos internamos por la pista que se abre paso entre el Auteiro y la braña de la Corba, hasta concluir como pudimos en la Braña de Sobrepena, en este punto se terminó nuestra alegría.

La falta de camino, la multitud de senderos inciclables, y la pendiente, nos obligaron a echar sobre el hombro o sobre nuestras espaldas la trotona (BTT) hasta concluir tras sus tres cuartos de hora en el punto más ciclabe de la amplia Vega de Camayor.

Mirar atrás era comprobar que habíamos cruzado el amplio valle glaciar de Valle, con un desnivel entre la subida y la bajada de aproximadamente unos 1.200 mts. ¡ Que pena que no hubiera una enorme tirolina que hubiera unido Peña Chana con el Tarambicu, o tener una bicicleta como la de ET, que pudiésemos sacar de la biblioteca alejandrina que según Roso de Luna se escondía por el Trambicu. y poder volar¡

Rodamos ya de forma relajada por los amplios praderíos de Camayor y Camenor, asomándonos a cada lago: Cerveríz, Calabazosa, que dio refresco a nuestros exhaustos cuerpos. No por ello dejamos de visitar el Lago de la Mina y hasta el de la Cueva, esperando ver salir un dragón alado que nos pudiera llevar sobre su prodigiosas alas y en un suspiro hasta San Emiliano.

La magia de lugares como éstos tienen un extraño magnetismo, del cual en ocasiones se nutren los escritores, y Somiedo es eso y algo más.

Es una tierra paradójica donde se juntan dos raros mundos el de los Vaqueiros de Alzada y el de los trashumantes. O donde uno se encuentra en las empinadas laderas de Peña Orníz, con infinidad de trocitos de tribolites y arrecifes.

Es legendaria esta tierra de los “Parrondo” los arrieros somedanos que iban camino de Castilla con sus salazones y sus extrañas costumbres, Por algo un buscador de mitologías y grandes misterios esotéricos como Mario Roso de Luna hizo de estos lugares el centro mágico de su novela, escondiendo en ella la mítica biblioteca del saber, la perdida biblioteca de Alejandría.

Las leyendas están bien, pero aún nos faltaba subir al alto de la Farrapona, que a pesar de ser buen terreno, o por ello el repecho se nos atragantaba en la encallecidas piernas.

Tras llegar al alto , y sin dudarlo un minuto, nos echamos pista abajo como alma que lleva el diablo hacia el punto de comienzo del Camín Real de la Mesa, que dejamos a un lado, cruzando el pequeño pueblo de Torrestío, donde ya tomamos contacto con el asfalto y seguir sin pausa hasta Torrebarrio, y luego en un santiamén a Santo Emiliano.

Víctor Guerra. Un viejo biker de los 80
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...