Mostrando entradas con la etiqueta León. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta León. Mostrar todas las entradas

jueves, 16 de agosto de 2018

RODANDO POR ENTRE OMAÑA Y ORDAS

IMG_8287
Foto de Juan Piñera
  • · Punto de Salida y Llegada: LA MAGDALENA (León)
  • · Puntos de Paso: Bobia- Riocastrillo de Ordás-Santovenia-Camposalinas- Santa María de Ordás-Villapodambre-Formigones
  • · Longitud de la Ruta: 44 km
  • · Horario de la Ruta. 6 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 1.163 mts.
  • · Participantes: Juan Piñera, Noelia Rojo, Javier Paredes, Victor Guerra
De nuevo volvemos a las tierras mesetarias para rodar por unas cuantas horas al calor y por tierras y caminos amplios, y en esta ocasión lo hacemos rodando a caballo de dos territorios al sur de la Cordillera Cantábrica como son la Omaña y la tierra de Ordás.

Lugares fáciles para llegar en coche tanto desde León como desde Asturias, ya que el punto de arranque de la ruta  lo hemos situado en un punto tan significativo como La Magdalena, al pie y acceso desde la AP-66, que por cierto aunque sea agosto la temperatura por la matinada es baja pues en el punto de partida no llegábamos a los 13 grados este sábado pasado..

Con esa temperatura ambiente preparamos las trotonas para rodar durante unas  cuantas horas por territorios que no presentan mucha dificultad, aunque se nos pueden hacer largos a los que venimos de otras orografías  más retorcidas.

image

Una vez preparados y puestos en marcha, salimos del pueblo de La Magdalena, para tomar un cruce del centro del pueblo, tomando la dirección hacia Omaña, o sea la carretera LE-493 que penetra todo el valle bien hacia Fasgar o bien hacia Murias de Paredes, nada más pasar el río Luna, se gira por un calle lateral  que hay a la derecha, y que nos lleva en primer término a situarnos debajo de la AP-66 y del citado río, poniendo rumbo Noroeste por tramos de camino y pista.

  P1190086  P1190088

A medida que avanzamos nos vamos separando del río para pasar de nuevo bajo la AP-66 ( 3,8 km) y empezar a subir a la vera de otro riachuelo el Turcio o del Reventón, que se abandona para tomar un camino amplio que ya presenta otro perfil, pues empezamos la subida hacia La Reguera de las Fuentes por el Camino de Vega de los Caballeros, bordeando las cumbres del Cuerno y Alto del Campo, hasta llegar al cruce de caminos de la Mata Corral, donde nuestro actual rumbo Oeste se torna al Sur para entrar de este modo en el cordel de Las Merinas, que bordea el Cuerno de Bobia hasta  desembocar en el primer pueblo del recorrido: Bobia, dando vista en ese trayecto a las explotaciones de graveras de Soto y Amío.

IMG_8307

Cruzamos Bobia para bajar por su acceso rodado y rodar unos metros por la LE-493 en corto ascenso hasta casi coronar el alto en cuyo punto nos echamos a la izquierda para entrar por un camino en plano que va tomando altura a medida que cruza el lugar de Coronas, donde por unos instantes el recorrido vira al Este para ir hacia el cumbral de Carcabones, punto de viraje importante pues nos vamos de nuevo al Sur, y pese a la altura 1.214 metros apenas si vemos algo , amén de los cientos de robles que nos rodean. Toda la zona es un denso bosque de robledal, eso si bastante joven.

Estamos en zonas que en su dia fueron grandes pastizales decomisados a los antiguos bosques y ahora estos se apoderan metro a metro de lo que fue suyo. Ya en el otero nos vamos por caminos carcomidos por la hierba alta que nos dificulta rodar, al menos hasta llegar ar las cumbrales.

El segundo pueblo de la jornada cuya distancia se nos hace larga. Estamos en transición pues vamos dejando atrás los predios de la Omaña, para entrar por la Peña del Gato hacia la tierra de Ordás cuyo primer pueblo es Riocastrillo de Ordás, estamos pues en las tierras de los Quiñones que recibirían de  manos de los Trastámara ciertas propiedades que se fueron ampliando y uniendo hasta constituirse en un fuerte condado que aspiró a hacerse con el gobierno astur, y cuyo clan estará en permanente guerra con los Condes de Luna, y el potente clan de los Osorio.

P1190091

Fuera como fuere, estamos ante pequeños poblados de repoblación tanto humana como ganadera dedicados fundamentalmente al ganado ovino que tanto marcó a todos estos territorios y sobre todo el establecimiento de la Cañada Real Leonesa, por cuyos predios circulamos hacia otro pueblo ya ubicados en los parajes de Ordás como es Riocastrillo de Ordás, prácticamente dormido a estas alturas de la mañana, admiramos sus coqueta iglesia y torre campanario para seguir ahora la ruta hacia el Oeste siguiendo el curso del desecado arroyo de Santovenia que nos lleva directamente al pueblo del mismo nombre, y a cuyo promontorio subimos para poder dar un vistazo al pueblo que apenas si nos muestra  más allá de una modesta ermita en mitad del poblamiento.

Descendemos hasta la entrada al pueblo y seguimos en dirección al arroyo que hemos dejado por unos minutos, para cruzarlo a eso de los 19 km ya rodados, para virar casi en redondo  hacia la izquierda por un camino muy tomado de maleza y que nos permite subir por el Picaño y poder desembocar en otro pequeño pueblo de las Tierras de león: Camposalinas, en cuyos parajes hubo unas importantes salinas a modo de almacenes de la sal traída por las montañas de Luna y Babia desde las tierras astures

.P1190102P1190105

Se sale de este pueblecito hacia el Sur siguiendo el seco cauce del arroyo Ruan para llegar a las inmediaciones de una planta de áridos, cruzando de esta manera la carretera LE-460, y prosiguiendo de frente por Pasaje Cimero hasta la convergencia con los arroyos de Trabaza y Valdeviera, donde se dobla (25 km) hacia la izquierda para tomar al lado de los restos de un cierre ganadero el casi imperceptible camino de Santa María de Ordás que va hacia el Este, dejando de lado el poder bajar hacia San Martín de Falamosa.

IMG_8333

Ahora estamos en un camino perlado de hierba  que abre paso entre suaves lomas laterales que nos permiten una rodadera bonita aunque nuestras ruedas gordas se peguen como velcro al terreno, del cual vamos saliendo a medida que cogemos altura que marca la cumbral de Fonsa, seguimos por el Camino de Ordás siguiendo al Este, ya dejando de estar entre los densos robledales para alcanzar los Tres Cerros, entrando en un descenso no muy pendiente pero lo suficiente para tomar impulso y bajar viendo al fondo la meseta bañada por el río Luna, cuya buena atalaya de observación será la propia torre circular de Ordás (30,6 km)

Se llega a la famosa torre tras atravesar la carretera CU-129-5 que nos da acceso a la Mata del Castillo donde se haya la famosa torre circular construida en el siglo XIV por quien fuera el Adelantado Mayor del reino de León, (Pedro Suárez de Quiñones) sobre otra vieja construcción sobre la cual se cuenta una cruenta leyenda de la cabeza que este Adelantado cortó a su sobrino D. Ares de Omaña por unos dimes y diretes. Al pie de este altozano cueto teniendo por sombra la que nos aporta la torre damos cuenta de nuestras viandas.

IMG_8314IMG_8317

Desde este emplazamiento nos bajamos por carretera hacia la capital de Ordás: Santa María, en cuyo centro del pueblo nos encontramos con la fiesta patronal que reunía bajo un pequeño entoldado un pequeño grupo de vecinos@s acompañados de una dinámica charanga de jovenzuelos que amenizaba el vermut con sones de los años 80.

En ese ambientillo nos tomamos una cervecilla para seguir ruta saliendo por el acceso rodado de Santa María dejando atrás su iglesia y la fiesta, ya en la carretera general se toma el carril hacía Villapodambre que no se toma sino que nos vamos por el camino lateral que nos permite ir ganando de forma paulatina el otero a la vera del secano arroyo de Formigones; el trazado se separa por unos momentos de la vera del río, para ganar el pueblo que se sitúa en un otero al que se sube de forma cómoda aunque la traza del camino se vea medio perdida por la alta hierba que amenaza todos los trazados leoneses.

P1190110P1190125

Una vez en Villapodambre se cruza todo el pueblo para coger el carretil LE-CV-128-16 que nos lleva a la aldea de Formigones, saliendo de este por el carril asfaltado que se deja a eso de los 36,6 km dejando el rumbo Norte tomado en Santa María de Ordás, para girar a la derecha a la altura del Trichero y rodar por el cumbral del Alto de Turbaniello al que sucede en la rodadura el Alto de Castrillón hasta concluir en el cruce de La Collada, desde cuyos puntos ya vemos abajo los predios de La Magdalena hacia donde bajamos por medio de una descenso rápido y sin problemas, pasando por delante del cementerio de la villa, hasta desembocar en ella tras unos intensos kilómetros de rodadura

.P1190136P1190137

Fotos Víctor Guerra y Juan Piñera

© Victor Guerra

lunes, 6 de agosto de 2018

Por los entornos de la “Catedral de la Montaña”: Lois

P1190041
  • · Punto de Salida y Llegada: Acebedo (León)
  • · Puntos de Paso: La Uña- Puerto Tarna-Riosol-Maraña-Acebedo- Lois-Liegos- Lario
  • · Longitud de la Ruta: 49 km
  • · Horario de la Ruta. 4 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 1.160 mts
  • · Participantes: Jose Bimenes- Javier Dolado-Javier Riestra-Victor Guerra
Seguimos rodando por la Cordillera Cantábrica, que está inmejorablemente bonita y llena de agua, y con buena temperatura, y para seguir con esta buena racha, pese a las oleadas de calor nos fuimos hacia la tierra de Burón con la idea de visitar un emplazamiento curioso, como es el pueblo de Lois.
Ya habíamos planteado varias rutas al respecto de la zona, pero en esta ocasión y dados los calores, dejamos la zona Sur de la zona, por un recorrido más norteño.

Así es como nos situamos en Acebedo, un pueblo situado entre La Uña y Lario, y buen punto de partida de nuestra ruta que se dividió en dos bucles distintos, uno más rodador y otro algo más cañero, pero tampoco es que fuera la madre del cordero.

image

Tras un té y unos cafés en Lario, nos desplazamos a Acebedo para preparar las trotonas que en un santiamén ya estaban listas, para tomar el acceso interior del pueblo que en rumbo sur nos deja ante carretera CL-635 en su ramal ascendente que va el Puerto Tarna en una sabida calma, durante la cual cruzamos el pueblo ganadero de La Uña, y punto de cruce de tantas otras caminerías procedentes muchas de ellas de los territorios astures.

La subida se hace más patente después de dejar atrás el pueblo de la Uña, sobre todo después de dejar el Área Recreativa frente al Camino de Ventaniella, poco a poco cogemos altura hasta llegar a las primeras casas de las pequeñas urbanizaciones que pueblan esta zona, como la de Montes Lluengos, son unos casi 11km de carretera que nos vienen bien para estirar.

P1190042

Al cabo de estos, se gira a la izquierda para entrar al llamado Caserío de Riosol, que fue desde el siglo XI y cuya importancia se recoge en documentaciones de los siglos XIV y XV, no sólo como un importante punto alberguero, sino también de caza. Por estos lares no solo trasegaban las ovejas merinas, sino los mulos y burros con mercaderías entre las tierras astures y la meseta, teniendo mucha prestancia entre los moradores y arrieros, la virgen de Riosol y su milagro, que es un clásico en tierras pastoriles.

P1190061

Sobre cuya ermita y arroyo doblamos dejando el rumbo Norte, para ponernos mirando al Sur, dejando los firmes asfaltados entrando en predios de tierra, cuyo trazado nos lleva por encima del arroyo de Riosol en franca bajada, hasta alcanzar el Collado Cagüezo, al cual también se podría llegar desde la urbanización de Montes Altos.

Enfrente y casi que al alcance de la mano el complejo calcáreo del Mampodre, tan mítico y singular
.P1190044

El camino cruza los Campos de San Roque, unas amplias praderías por las cuales va también el GR-1, nuestro camino se hace franco y amplio mucho antes de llegar al pueblo ovejero de Maraña, el cual cruzamos en dirección Este, pudiendo ver la afluencia de gentes y visitantes que tiene la zona.

Salimos de Maraña por su acceso rodado, dirección Este, para desviarnos al poco como a 1,5km del pueblo y con una rodadura total de 17,2 km., se entra por camino lateral a la izquierda que acompañará al río Maraña a través de un camino rural, que pronto se irá desdibujando, sobre manera cuando penetra en las amplias praderías de Matasalera, entre la hierba crecida vamos descubriendo el trazado hasta desembocar en el pueblo de Acebedo.

P1190048

Aquí se cambia de rumbo, ahora nos ponemos a rodar hacia el Sur, para subir hacia el polígono ganadera, siguiendo las marcas del GR-1 acompañando en primer lugar el arroyo de la Vega Cea, cuya vera de deja ante una pequeña piscina natural, para tomar un camino en ascenso que va hacia la Matona, siguiendo la riega Erendia. Subida que se hace bastante bien, aunque ya el sol calienta de madre.

La subida a la Collada de Lois, se hace en algunos tramos dura, ya que los firmes están muy despedregados y nos obligan a echar pie a tierra; se cruza la citada riega para doblar al Este hacia el promontorio de La Cerra siguiendo la pista que sube al Pico Mediodía, la cual dejamos por el camino lateral, tras una dura subida, que en travesía busca el significado collado de Lois, que también está señalizado mediante las marcas de PR.32 de Liegos

.P1190050P1190051

Cruzada la gran portilla del Collado de Lois, entramos en el Valle de la Llorada, que presenta algunos tramos algo técnicos, más que nada por lo suelta que están los firmes y las zanjas que presenta diversas escorrentías en algunos tramos de la bajada, cuestión bastante peligrosilla, más que nada para las bicis semirrígidas, las “dobles” y de 29 bajan a muerte.

En la parte media de la bajada, cuando ya vamos en plano, vemos antiguos vestigios mineros de cinabrio con algunas chimeneas de ladrillo, explotación que duró hasta casi el siglo XX, y en cuyos predios se encontró el llamado el “caldero de Lois” que recoge en su estudio sobre este tipo de utensilio minero, el arqueólogo Miguel Angel de Blas Cortina. Seguimos ya en plano, bajando hacia la bifurcación de Demedios.

P1190054P1190055

Aquí en dicha trifurcación al pie de la riega Llorada, nos vamos a la derecha casi en plano para poder visitar la llamada Catedral de la Montaña, o sea la desproporcionada iglesia que mandara construir sobre los restos de la vieja iglesia, el clérigo e hidalgo D. Francisco Rodríguez Castañón, obispo de Orense y Calahorra. Dicho edificio se edificó con los planos de Fabián Cabezas, y fue el Obispo de Tuy, un natural de Lois quien puso los dineros en 1755, para que bajo la mano canteril del Maestro de obras , Fernando Compostizo, levantara a imagen del poder hidalgo y clerical esta “catedral” que levantó mediante la caliza griote de los entornos, construyendo de esta manera un desproporcionado edifico con respecto al poblamiento y lugar en que se ubica. Para que luego digan que el clero no tenía dineros.

P1190066P1190063P1190065

Lois fue propiedad de abades, y lo fue también de la Orden de Santiago como donación de los Reyes de León; como pueblo pequeño empotrado en la montaña leonesa fue cuna a su vez de priores, abades y obispos con hijosdalgo como los Álvarez Reyero, o los Rodríguez Castañón que fundaron en 1701 escuela de niños pobres, y en 1740 una preceptoría de Lois, denominada la “universidad de la montaña”, y de cuyas bancadas salieron diversos ilustres.

P1190057P1190059

Lois además reúne la peculiaridad de que en sus predios se han encontrado la mayor parte de las estelas vadinienses, o sea aquellos que tuvieron como capital Vadinia, una importante ciudad celta que no sabemos a dia de hoy su ubicación.

Contemplamos el edificio y la singular casa de humo, singular y añejo ejemplo de arquitectura tradicional montañesa con techumbre vegetal que hace de contraste con lo que tiene enfrente, la “iglesiona”

Visto parte del pueblo nos fuimos a la taberna del pueblo donde nos refrescamos de la calorina que nos venía zumbando, cuando pasamos el puerto de Tarna hacía unos 16º , pero en Lois y a eso de las 2 de la tarde fácil que estuviéramos a eso de lo 26º.

P1190062P1190067

Salimos a  la bufarada que nos depara  D. Lorenzo que mandaba abrasar a quien se pusiera a su alcance, y buscamos la fresca dando pedales por el camino traído desde la bifurcación de Demedios.

En cuyo punto seguimos de frente para buscar el collado, mediante una pequeña remontada que nos permite llegar a la cabecera del río Valvergar, y bajar por el Camino de San Pelayo que ciñe al valle Belluco, buscando el rumbo Este, el río finalmente desemboca en el embalse de Riaño como tal arroyo Belluco, ante cuya derivación, nuestra ruta cambia de orientación, virando al Norte de forma suave pasando entre El Cutiello y la Peña de los Canales, para desembocar en el pueblo ovejero de Liegos, a estas alturas del día desertizado dada la calor del día.

P1190073P1190075

En Liegos buscamos su manantial para resarcirnos de agua y salir cruzando el río Esla para tomar la CL-635, por nuestra izquierda lo cual nos llevará en primer término al pueblo de Lario, donde la malta y la cebada nos ayudará a hidratar, para de este modo acabar consumiendo los dos escasos kilómetros que nos separan de nuestro punto de salida: Acebedo.

P1190064
© Victor Guerra

viernes, 3 de agosto de 2018

Ruteando con las “trotonas” por La Vecilla

· 37939388_10156995710449305_7048781913946849280_n
  • · Punto de Salida y Llegada: La Vecilla
  • · Puntos de paso. Otero de Curueño-Llamera
  • · Longitud de la Ruta:35,5 km
  • · Horario de la Ruta.4 h.
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 1004mts
  • · Participantes: Javier Dolado, Albano Capezzali, Javier Riestra, Luz Alvarez, Javier Paredes, Victor Guerra
  • Fotos de Victo Guerra y Javier Riestra
image

Si Mahoma no va a la montaña, tendrá que ir la montaña a Mahoma, eso es lo que dice el dicho, y haciendo caso de este, y viendo que este año el sol se resiste, es lo que nos ha llevado a que todas nuestras rutas estivales huyeran de la neblinosa Asturias, para ir a buscar lares con mejor luz y algo de sol, y este sábado tocó La Vecilla.

Hacía años que no rodaba por estos predios, en los que trabajé hace años componiendo uno de los primeros inventarios integrales de esta comarca del Curueño, y tras el cual hice unos de los primeros folletos turísticos y acometí el diseño de algunos recorridos de senderismo y bicicleta todo terreno.

image

Alguna vez más volví, pero no muchas, y dada su cercanía con Asturias, su fácil acceso desde esta región, pues me atreví a buscar entre mis viejos archivos algún recorrido, pero dado que venían un par de amigos algo fondones, lo mejor era que fuese un recorrido facilón y rodador, y el amigo Calleja vino en mi auxilio con un track algo más actualizado que el mio, y así configuramos una salida sabatina por los predios de La Vecilla.

Nos pusimos en marcha y el sábado pasado nos citamos en el Bar el Cruce de La Vecilla para rodar unas horas por la zona suroriental de La Vecilla, dando como punto de arranque tal capitalidad ubicada en la frontera entre la meseta y la montaña que compone el predio de Los Argüellos.

P1190026

Enfilamos pues desde La Vecilla, por la carretera CL-626, que nos llevó en primer término hacia Otero de Curueño, subida alegre por el arcén de la carretera en cuyo trayecto Javier Dolado iba como unas castañuelas con su nueva Canyon.

Rodamos unos 2,2 km., por el arcén hasta la altura del PK.119, a cuyo punto giramos a la derecha para tomar un camino por entre la pradera que por Las Parras, circula dirección Sur, para a la altura de Valdevellia, virar al Oeste y colocarse por encima de la Urbanización Campa Redonda, a cuya altura se recobra el rumbo Sur, por medio de fuertes repechos que pronto nos suben a la cumbral de la Forcada con una ganancia de cota de unos 300 mts., en apenas unos 5 km.

P1190003

Por delante todo una cumbral sembrada de pino que nos permite alcanzar toda la longitud de la sierra coronada por la Peña del Rollo, de ahí seguimos rodando hasta la otra picorota la de Carameta a la cual bajamos por medio de gran bajada muy pendiente y rota hacia el Valle de Llamargos. Las trotonas dobles genial en cuanto a comportamientos en suelos quebrados y muy sueltos, con la trotona semirrígida, ya es otro cantar.

Una vez abajo en lo fondero de la valleja que da lugar al cauce de varias riegas secas, y cubiertas de espesa vegetación, circulamos por esa zona forrada de vegetación por Abesedón y por el Valle de Carabelo, el cual dejamos a la altura del Alto de Valdepradines, para subir al Oeste a la cumbral del Comuñas, hacia Mata Alta, dirección Sur.

 P1190005 
P1190009

En esa bifurcación nos vamos por la derecha habiendo perdido altura pues estamos a 1.169 mts., y a la altura de Cabecera del Violarón nos echamos al Este en bajada por Las Solanas de la Mata, hasta coger el arroyo de Cuciellos, que va más que seco, y carcomido por la vegetación, aunque se rueda muy bien, podríamos seguir hacia Lugán, pero en el entronque con el arroyo o barranco de Carabedo, le damos vuelta a la trotona y nos ponemos cara Norte, para subir por lo fondero de Carabedo.

Cuando encaramos este fondero cauce, el cual exige técnica y fuerza para rodar por entre la densa vegetación herbácea que carcome todo el trazado, el amigo Albano recibe del mazazo de la pájara, y cuando se da cuenta no puede ni montar en bici. Subimos tanto la riega citada y luego la de Valdepradines a pie, pues era dejarlo solo y apetecerle echarse a la fresca bajo uno de los innumerables robles de la zona.

P1190013

Subimos al Este para ganar la cumbral que nos da acceso a la riega de Valdemayor, franqueada berruecos y paredes de conglomerados. A los 24, 5 kilómetros de rodadura, dejamos la fondigonada valleja pàra subir a la cumbral de Peña Atobal que nos aporta vistas sobre el valle del río Porma. Preciosas e impresionantes vistas.

De la Peña Atobal vamos arrastrando las trotonas, acompaño al del parajón hasta Los Cuetos, para un poco más allá. Muy cerca del pico La Muga (1.325 mts., alt) empezar a bajar hacia el Noreste por arroyo de la Portilla.

P1190015P1190017

Descenso técnico y bonito, pero no puedo dejar solo a Albano, que le veo hasta andar mal, o sea que despacito le voy llevando valle abajo , y se monta en las zonas más fáciles para entrar por el camino de Las Lleras en el pueblo de Llamera.

Recobramos un poco el cansancio, y la falta de agua en alguna “chepa”, o sea en el camelback para salir rumbo Noroeste, por el Melón hacia la Reguera Oscura, buscando a modo de salida rápida de la zona para que Albano pueda resucitar, hacia la carretera CL-626, con la cual conectamos a la altura del PK. 120, desde hay de nuevo por Otero de Curueño la bajada a La Vecilla se hace en un periquete.

P1190028P1190031

Una cerveza y parece que el cansancio y el “tío del mazo” parece remitir, pues no en vano Albano lleva unos cuantos meses sin dar pedales.

Para la próxima más y mejor

© Victor Guerra

domingo, 15 de julio de 2018

RUTEANDO CON LAS RUEDAS GORDAS POR LA BABIA

P1180864
  • · Punto de Salida y Llegada: San Emiliano
  • · Puntos de paso: La Majúa- Torre de Babia- San Felix de Arce-Cabrillanes-Mena de Babia-Huergas de Babia- Riolago-Villasecino
  • · Longitud de la Ruta: 49, 6 km.
  • · Horario de la Ruta. 4 horas.
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 776 mts.
  • · Participantes: Javier Paredes
Concluida la temporada de BTT ASTURIAS, y las publicaciones para la sección de Campeones de los viernes de La Nueva España, allá por primeros de junio, y tras otro mes y medio de pateo por los Caminos Jacobeos, de nuevo nos tiramos en pleno estío al monte en base a las trotonas de ruedas gordas, eso sí con el grupo un tanto disminuido, pues en esta ocasión tan solo nos vinimos a Babia dos unidades bikers.

Las temporadas estivales de BTT ASTURIAS, siempre las aprovechamos para hacer recorridos al otro lado de la Cordillera.

image

Hoy tocó Babia, una comarca leonesa al sur de nuestra Cordillera Cantábrica a la que se puede entrar por Barrios de Luna y el Puerto Ventana y también por el Puerto de Somiedo, la cual no solo tiene pueblos magníficos, sino unos recorridos excepcionales, tanto para caminar y para la BTT.

En este caso necesitábamos un recorrido no muy largo y tampoco con mucho desnivel, pues tanto tiempo alejado de la trotona, y el amigo Paredes tras su accidente en la bajada de la Carisa hacia Santibáñez de Murias, necesitábamos un contacto suave y reconfortante y la Babia nos ofrecía eso y mucho más.

El punto de partida para la ruta de BTT, fue la población de San Emiliano donde tomamos el carretil asfaltado LE-CV-101-12 que muere en el pueblo de La Majúa, hacia cuyo pueblo rodamos en plan calmo, disfrutando de unos 11º de temperatura y de unas vistas sobre las Ubiñas más que preciosas.

Cruzamos el pueblo de La Majúa, pero ocupados en nuestras cosas de las trotonas nos olvidamos de visitar la casa de los Bernaldo de Quirós y la pequeña iglesia del pueblo, proseguimos nuestras ruta hacia el Noroeste acompañando al río del mismo nombre, rodando a través de las explanadas herbosas de Devesa de la Villa, para empezar a remontar cuando rebasamos la Peña del Cantillo, pero nos enfrentamos a una subida larga pero muy suave en cuyo tramo intermedio nos encontramos el rebaño del pueblo de La Majúa, o sea unas doscientas ovejas marcadas con la “F”, a cargo de un pastor marroquí, asistido por el dueño de la ovejas, emplazados en el camino con sus mastines para sanear algunas heridas de las ovejas

.
P1180872José Antonio Velasco, pastor desde los 16 años, guarda las «hidalgas» de la ganadería Granda de Trujillo que pasan el verano en Babia. - jesús f. salvadoresP1180863

La verdad es que quedan pocos rebaños, y menos aún trashumantes, tan solo el rebaño de “ Las Verdes” que viene de Extremadura, el resto del ganado que vemos son vacas y ganado caballar, que parecen haber ganado el pulso a las merinas, de ahí que se vean los puertos altos llenos de brezos y escobales.

Seguimos nuestra ruta ascendiendo hacia el llamado Valle Congosto dejando el gran corral de Currapitas a un lado, y subiendo de forma descarada, pero sin apenas grandes repechos, más bien una subida calma y continua hacia la cabaña pastoril de La Solana, que se nota que hace tiempo que no recibe pastores.

Seguimos en progresiva ascensión hacia la estrechez del valle, que se abre ante nosotros presentando las grandes cascadas que se forman tras el desagüe de la Laguna Congosto y la Foz.

Dejamos a la derecha la gran mole del Morro Negro, inserto en la cordal de la Sierra de la Mareona, para doblar por debajo del Alto del Queixeiro, que da paso a las tierras de Torrestío, le damos la espalda para girar al Oeste pasando por encima del cauce cotero del río de la Majúa, que más abajo forma bonitas cascadas. Además, como ahora las tormentas y aguaceros son constantes, pese a que estamos a medidos de julio, los torrentes van llenos y las chorreras son cantarinas cascadas.

A la vez que viramos al Oeste vamos ganando los llamados Puertos Amarillos, para a su vez coronar el cumbral más alto de la ruta, con unos 13 kilómetros rodados. Estamos en Veiga Redonda a unos 1.776 metros, y hemos salido de San Emiliano con 1.220 metros.

P1180870

Cruzamos el limite municipal bajo la cresta del Peña Congosto, por el collado de Veiga Redonda, viendo al fondo más al Oeste, la fondigonada de la Laguna de las Verdes, y también vemos bajo ella la cabaña pastoril del ganado trashumante, así como el pisoteado piso donde dormita el ganado ovino,. ¿Me pregunto cuántas ovejas habrán subido este año a las Verde…?

Desde el Collado, emprendemos la bajada hacia la cubeta que van formando varios riachuelos hasta conformae el arroyo Torre, que va tomando forma valle abajo. Bajada tranquila y con calma por La Bárcena, hacia estrechez del valle que conforma el Chargo, un poco más arriba nos detenemos a comer el bocata, al pie de una buena fuente que hay al par del camino.

En nuestro rodar rodeamos de esta manera el Pico La Tiesa de casi 2000 metros, para cruzar el pueblo de Torre de Babia, no hay duda de que estamos en pueblos ovejeros, en Torre está el Museo Etnográfico de la Trashumancia.

Desde aquí salimos por el carretil LE-Cv-102-6, que nos lleva sin más dilación rumbo Sur, dirección que hemos tomado ante la Majada Las Verdes.

De nuevo en el valle, conectamos con la carretera CL-626 por la cual rodamos al Oeste hasta el pueblo de Cabrillanes y su iglesia de San Salvador. Entramos en el pueblo para coger el carretil que va hacia el pueblo de Mena de Babia, dejando el ramal que entra hacia el valle de La Omaña. Nuestra meta es Mena de Babia, para lo cual se vira al Este, en dirección a San Emiliano.

Se bordea la Peña el Castillo por el camino real de Pregame, que nos lleva sin mucho problema hacía el pueblo de Huergas, en el cual no entramos, pues el Camino Real desemboca en el carril asfaltado LE-CV-102-7 que tras una subida leve nos plantamos en Riolago, que a esas horas del dia está desierto.

Cruzamos su cantarín arroyo y persistimos rumbo Este, salvando la riega de Retuertas y Villasecino en cuya población entramos tras una leve bajada dejando atrás la Ermita de la Virgen de Lazao, con respecto a ella hay una leyenda que dice que esta ermita que cuenta que hace mucho tiempo la Virgen María, subida en un burro y con el niño Jesús en brazos, se apareció a los pastores pidiéndoles que construyeran una capilla en la pradera. Como prueba del milagro quedaron marcados en la piedra una mano de la Virgen, la huella de las madreñas que calzaba y los cascos del jumento.

P1180875

En Villasecino, nos impresiona el tremendo palacio de los Garcia-Lorenzana del siglo XVII, flanqueado por dos torres y varios blasones, en medio de una diminuta población, y de cuyo casón nos habla Jovellanos en sus Diarios: «En Villasecino tiene su casa D. Ignacio Lorenzana, casado con la sobrina, Dña. María Manuela Cienfuegos. Hospedamos aquí. Buen edificio, renovado, con habitación de invierno y verano. Un retrato de cuerpo entero del prior D. Fernando García Lorenzana, tío del poseedor, de mano de Bustamante y firmado en 1743, siendo el personaje entonces de treinta y un años: es de lo mejor que he visto de esta mano. Es un voto a Nuestra Señora de la Portilla, pero la pintura de la Virgen no es buena».

Cruzamos el pueblo, virando al Norte para subir por un camino en trinchera hacia San Andrés y Las Canteras, el calor aprieta en esta pequeña subida dado lo cerrado del trazado, y lo asfixiante de la tarde con la tormenta que se avecina.

P1180877

Desde Las Canteras conectamos por el Campo, por medio de un camino hierba y bañado en agua, con el carretil, ante el cual se gira a la derecha para acometer una leve bajada tras la cual llegamos de nuevo a San Emiliano, punto final de nuestra ruta que se desarrolló entre una pendiente máxima del 17 %  y con un pendiente media en todo el recorrido que se sitúa  entre un 4 o 5 %.

Volvemos a la España más esperpéntica. Pues nos ponemos a rodar y vemos marcas de un posible Centro de BTT , del que no teníamos noticia, del que tampoco encontramos en San Emiliano el Panel de Inicio o de las rutas, ni la señalización parece corresponder más alla del deseo de emulación de otras señalizaciones. En fín preguntamos y alguien nos habló de la casona de Parada de Babia , pero no deja de ser un alquiler.. en fin lo de siempre.. cuando tengamos más noticias y saquemos algo en conclusión iremos dando información.

© Victor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...