Mostrando entradas con la etiqueta Ribadesella. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Ribadesella. Mostrar todas las entradas

viernes, 6 de abril de 2018

POR TIERRAS RIOSELLANAS

  • WhatsApp Image 2018-03-30 at 17.49.02
  • · Punto de Salida y Llegada: Ribadesella
  • · Puntos de Paso: Tereñes- Vega- Ordiera-Campo Golf Berbes- La Gavia-La Torre-Pando. Sardeu-Nocedo-La Cuevona-La Piconera
  • · Longitud de la Ruta: 35 km
  • · Horario de la Ruta. 4 h.
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 1.346 mts
  • · Participantes: Luis Roza- Javier Riestra- Marcos F. Cernuda- José Ramón Natal- Javier Paredes- Toño Cuervo- Luz López- Juan Piñera.
Foto 29-3-18 10 03 14Foto 29-3-18 10 03 22Foto 29-3-18 10 28 49

Tras los líos habidos entorno a la famosa ruta de Montes del Sella, la cual se ha partido en dos: por un lado Ribadesella se han montado su propia ruta más el añadido de su Feria de la bicicleta: Iª marcha BTT Villa de Ribadesella, y los organizadores del Monte del Sella, se han ido a Parres, en ambos casos, aunque a unos les ha quedado más o menos digna la ruta a otros digamos que le falta sabor.

Con estas premisas estos días, de aguas y nieves, hemos estado la gente de BTT ASTURIAS rodando por las dos rutas la de Parres, como esta aún no se ha celebrado nos reservamos la opinión, y la correspondiente a Ribadesella ya se celebró en medio de un diluvio universal, pues traemos a colación nuestra impresión ahora que se ha celebrado, y lo que digamos condiciona más bien poco, y hasta puede ayudar.

clip_image002

De esta ruta riosellana teníamos varios tracks, señal que dadas las condiciones climatológicas adversas en las que se celebró la ruta, algunos de los bikers optaron por realizar sus propios recortes, y como además la salida desde Ribadesella es la misma de todos los años, por nuestra parte y conociendo el terreno, y por aquello de darle un ingrediente distinto al trazado nos planteamos hacerla en sentido anti horario, que es a la inversa de como lo ha planteado la organización.

Por lo cual, ubicados ante el Centro de Interpretación de la Cueva Tito Bustillo, enfilamos hacia el paseo costero que bordea la playa de Santa Marina, pudiendo admirar al paso los casoplones de la zona, donde se conjuntan impresionantes villas indianas, con mordeneces arquitectónicas, ante las cuales más vale mirar para la playa, desierta estos días de bañistas.

El rumbo Oeste que nos marca la ruta nos lleva hacia la carretera de Tereñes, que pronto se deja, para entrar en fuerte ascenso por un sendero que nace al par de la carretera tras dejar la playa atrás, y cuyo trazado cruza todo el Monte Somos, hasta salir al carretil que va al faro de Ribadesella. Un tramo pindio, que dado la inundación acuífera de estos días los tacos de las ruedas apenas si llegan a entrar en la zona más dura del terreno, por lo cual se pedalea en vacío, lo cual hace que inevitablemente pongamos el pie a tierra.

.Foto 29-3-18 11 27 05Foto 29-3-18 11 27 28Foto 29-3-18 11 27 35

Una vez se entronca con el camino asfaltado, se entra por en medio del pueblo de Tereñes hasta desembocar ante la gran Ermita de la Virgen de las Nieves, para seguir desde ella al Oeste hacia los caseríos de Priesca y La Dehesa, pasando por encima del pueblo de Abeu.
Tras dejar atrás el caserío de la Dehesa, parte del grupo seguimos a nuestro aire, pero fuera del track, y ya de perdidos nos fuimos directamente hacia el pueblo de Vega, la otra parte, del grupo se fueron hacia La Tejera y La Braña, dando vistas al mar pero medio enfadados por los procelosos caminos lleno de olorosos charcos de cucho.

Por nuestra parte, para entretener el tiempo de espera mientras los compis llegaban en Vega nos entretuvimos en contemplar las preciosas pinturas en puertas y paredes que se muestran en un rincón del pueblo de Vega, y que bien merecen ser reseñadas, pues hay gente que ni se entera de su existencia, por lo que nos comentó algún compañero que cuando llegó aquí tras recorrer la legendaria Montes del Sella, ni se enteró de la existencia de tales muestras pictóricas.

Foto 29-3-18 11 36 53IMG_5600P1180326

Reunido de nuevo todo el grupo, nos vamos por la playa de Vega adelante para virar en el comienzo de la zona dunar hacia Laspre hacia el Sur, para entroncar más arriba con el cruce de Ordiera, lo cual logramos sin apenas poner el pie el suelo, dado lo patinoso de los firmes, y en cuyo tramo nos encontramos con dos bellas jacobitas teutonas en pos del Sr. Santiago, señal de que ya empieza la primavera peregrina.

En Ordiera no queda otra que cruzar la carretera N-632, y subir por el carril hormigonado de Ordiera hacia lo alto del Campo de Golf de Berbes, un entronque con la carretera de acceso se gira a la derecha en ascenso hasta coronar la planicie donde se ha instalado el Campo del Golf, ante de llegar al centro de la instalación se gira a la derecha por un camino que va al Oeste, hacia el Collado La Forquita, camino de la carretera de El Fito o bajar a Caravia.

Se toma este camino que pasa por encima del túnel de la A-8 de Ordovicio, siguiendo la traza que se ciñe a la ladera, por medio de unos firmes de arenisca que pulen la trasmisión que es un primor.

.Foto 29-3-18 12 35 20Foto 29-3-18 13 10 03

En el recorrido se pasa la riega de Cerracín , todo en plano, eso sí un poco más adelante se acaba lo bueno, pues nos queda una buena trepada, pues se abandona la pista que va hacia Forquita, para entrar por un camino a la izquierda en fuerte ascenso que nos presenta un primer y fuerte repecho de más de 150 mts, de longitud con un desnivel que supera ampliamente el 12% de pendiente, tras una cerrada curva otra remontada de unos 350 mts., de la misma naturaleza, seguida de un tramo más plano que sirve de descanso, tras el cual, vienen otros 150 mts., de empuje de trotona, al final es casi que 1 kilómetro en el cual se rueda más bien poco, y que se hace largo y penoso, lo que hace decir al amigo Riestra, que « si lo sabe no hubiese traído la bici», le invitamos a tirar la doble, pero ni por el forro.

IMG_5589

Se llega a una zona plana , por donde llegaba de la bajada brutal desde el Fito, y donde se viraba la ruta Montes del Sella, un buen punto para pararse unos instantes y degustar las delicatesen de cada uno, casadielles, tartar de chocolate fondant, buen vino rosado leonés en bota, y un sorbín de aguardiente de Liébana, y tras contemplar los contrafuertes de la sierra de Moro, y otros que nos sabemos cómo se llaman, de nuevo nos ponemos encima de la trotona, ahora seguimos rumbo Sur, por debajo de la ladera hacia la pista-camino que viene de La Muñeca, al pie de la carretera del Fito, una vez se entronca se vira a la izquierda poniendo cara al Norte, bajando de nuevo hasta la instalación de golf.

Este bucle, haciendo la ruta como la venimos haciendo para aligerarlo de ese acarreo de trotonas se puede hacer en sentido inverso, o sea que la llegar a las cercanías del núcleo recreativo golfista se sigue de frente, se sobrepasa el centro y se continua por la pista que va por debajo del Fito hacia La Muñeca, al poco de dejar el golf, como a los dos kilómetros largos, se abandona la pista por la derecha, por un trazado a modo de enlace menos pendiente, desde el cual llegados a la cota más alta, donde antes hemos hecho un tentempié, se continuaría hacia el Norte para bajar por los duros repechos de porteo, hasta llegar a la pista de Caravia, donde se seguiría por la derecha hasta llegar de nuevo al Campo de Golf, se volvería a rodar hacia el centro de la instalación y se estaría en condiciones de continuar el track.

b1d29b68-23a5-45e7-a3c4-d59277d14b30

Fuera como fuere, a lo hecho pecho, llegados a la pista que baja de La Muñeca hasta la instalación golfista se toma un camino hormigonado, que hay a la derecha que baja enfilado por la Gagijosa, La Gavia y Lavayos, en franco descenso ojo que la pista hormigonada es estrecha y suben coches por ella, nosotros nos encontramos unos caballos con jinetes.

Se sigue la gran bajada hasta llegar a la vera de la riega de Lloreo a cuyo seno se desciende hasta concluir en el pueblo de la Torre, el cual se deja un poco más allá de la Ermita de La Paz, dejando la AS-342, por una carreterita que va hacia las aldeas de La Vega y Pando. (parroquia de Linares)

En este carretil, el sendero trazado cruza la riega Acebo, que estos días va muy caudalosa por lo que es bueno seguir por la carretera y cruzar el pueblo de Pando, para poder enlazar con el track, cruzando la carretera AS-341, y de este modo entrar en un camino embarrado y cercado de cierres y alambres que obligan de nuevo a empujar la trotona en algunos puntos hasta ganar el caserío de Soto.

IMG_5616Foto 29-3-18 11 45 01IMG_5620

Aquí el trazado se embosca en tramos de carretiles asfaltados y caminos embarrados que pasan por encima de la aldea Sardeu, para cruzar de este modo cruzar diversas riegas como la de Sardeu y Villar, y desfilar por la parroquia de Moro hasta el enclave de Noceo, hasta estas alturas del día ya perdimos dos unidades bikers, pues el día se nos echa encima, y hay compromisos familiares ineludibles.

Hasta aquí llegamos en tropel por distinto camino, y sopeso que el personal está cansado de batallar con el barro, y los cierres dados sus comentarios, y para colmo empieza a llover, lo que ahora nos quedaría que es subir al Collado Moru, para bajar por la vertiente de la aldea de Tresmonte o bien por pista o por el sendero.

P1180311

Un tanto aburridos de trotar por un trazado un tanto insulso, sobre todo desde el campo de golf de Berbes hasta este punto, al menos para nuestro peculiar gusto de ciclomontañeros.

Por lo cual dado lo visto, y que el tiempo se mete en agua, lo mejor es seguir valle abajo por Gelgueres y La Boquera hasta ganar el emboque de La Cuevona, donde hacemos unas fotos y nos vamos, por el carril en ascenso que pasa al otro lado de la Peña de las Torres, hacia el pueblo de El Alisal, siguiendo la carretera que cruza la parroquia de Junco, hasta el bonito palacio de La Piconera, y virando a la derecha por la carretera RS-2 entrar por la Güertona en Ribadesella, donde nos esperan unas refrescantes cervezas en Casa José, donde debatimos ampliamente si hacer la ruta en uno u en otro sentido, y realmente da casi que lo mismo.

P1180346

Aunque no hay consenso general, sí que le sacamos un a conclusión ruta un tanto monótona, y pestosa, que para próximas ediciones necesita un buen repaso si se quiere que superviva como Concentración Ciclomontañera, más a allá de ser barata o comer bien, que es un puntazo. Ánimo, promotores os queda por delante un importante reto.

Fotos de Victor Guerra- Juan Piñera- J.Ramón Natal y Toño Cuervo.

© Victor Guerra

viernes, 9 de diciembre de 2016

POR LOS CONFINES RIBADESELLA Y PARRES

IMG_8441
Foto de Juan Luis Piñera.
  • · Punto de Salida y Llegada: Ribadesella
  • · Puntos de Paso: San Salvador de Moro-Collado Genosa-Bustazán y Carrizal-La Llosona- Sa Pedro de Bode. Sinariega-Tresmonte- Cuevas
  • · Longitud de la Ruta: 45 km.
  • · Horario de la Ruta. 6 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso: y descenso: 1466 mts
  • · Participantes: Javier Dolado, Javier Paredes, Luis Roza, Marcos Cernuda, Noelia Rojo, Juan Luis Piñera, Javier Riestra y Victor Guerra
Grandes zonas de pinares y balcones sobre los Picos de Europa con valles como los de Carrizal y Tresmonte marcan el encanto de esta ruta.

P1130388

Estos primaverales días de invierno invitan a los recorridos largos, y dada la buena visibilidad rodar por sierras y cordales es toda una apetencia, y rebuscando entre la oferta de rutas enhebré un trazado que recorre las partes más aparatadas de los Concejos de Parres y Ribadesella.

Determinado el recorrido. Indicar que este tenía como objetivo subir hacia las estribaciones del Pico Moro, realizando el retorno por lugares tan singulares como La Sinariega y Tresmonte, y con esa meta y tras el desayuno en el Café de Jose, nos pusimos en marcha el pequeño grupo desde el área de aparcamiento de la Cueva de Tito Bustillo hacia la Parroquia de Ucio.

clip_image002

Ni que decir que «la primera en la frente» que se dice, pues desde el Molín de la Bolera en San Miguel, hacia el Collado de Tezangos, que era nuestra meta más prominente, el recorrido fue un entrar y salir de carretiles varios, pues la nueva Autovía del Cantábrico ha alterado toda la infraestructura caminera, como el viejo camino de Nocedo, por cuyo motivo nos vimos brujuleando por los territorios de La Granda, hasta poder cruzar la E-70 por el paso que se permite comunicar El Carmen y Soto, tras lo cual dejando el carretil de Sardeú, tomamos a la izquierda el carril de Arduela que nos puso en camino hacia la iglesia parroquial de San Salvador de Moro.

La verdad es que fue un buen calentamiento, pues la sucesión de repechos, algunos muy duros pero hormigonados, pronto hicieron que nuestras chaquetas, paravientos y demás terminaran en la mochila, pues ya en la Iglesia de San Salvador, podíamos decir que estábamos a salvo de más pérdidas, ya que el track que había pergeñado nos dio más de un quebradero de cabeza hasta llegar a este punto, y desde aquí comenzaba lo serio de la ruta.

P1130391

De la iglesia por el acceso asfaltado se sigue hasta las puertas del pueblo de Nocedo, para de este modo coger el ramal asfaltado que trepa por la ladera del Monte Moro, hasta calar en el collado de Tezangos, al pie del Área Recreativa del Pico Moro, a 322 mts., de cota, y 10,7 km., rodados, aunque el desnivel acumulado empezaba a ser ya notable, aunque aún falta mucho para alcanzar la previsión que nos marcaba una ruta, de casi 2000 mts., de desnivel acumulado.

La vista desde el collado, tanto hacia la costa como hacia las sierras del interior, son increíbles dada la bonanza del día, con un sol radiante y una buenísima visibilidad, que hizo durante todo el día la delicia de los compañeros bikers, que sacaron sus máquinas para captar cada momento de la ruta.

Por otro lado los compañeros ya empezaban a estar un tanto moscas con tanto asfalto, por lo cual nada más echarnos a rodar por la vertiente del valle de Ginestral, dejamos el acceso a Tresmonte para entrar a la derecha por una amplia pista que circula a la sombra de la línea cumbral que marca el pico Pielabrada; un tramo facilón que se desarrolla medio en plano, y que nos llevó hacia el Collado de la Genosa, eso sí por en medio de un laberinto de solitarias pistas de reforestación con algunos tramos ya perdidos o cerrados al tránsito.

P1130394P1130395

Justo en frente de nuestro recorrido al otro lado del valle, el impresionante farallón cuya línea cumbral marcan los picos del Hombrón y Castiello.

A la altura de Collado de Genosa, dos de los miembros del grupo: Luis Roda y Marcos Cernuda, tenían que irse, y por aquello de no dejarlos solos en medio del monte, renunciamos a seguir por la línea cumbral para ganar la collada de la Blanona, y rodando por la cordal llegar hasta Buesternales, marcado tal lugar por la Ermita de San Agustín.

Bajamos con ellos un tramo hacia la casería de Bustazán para que desde allí pudieran alcanzar la aldea de La Sinariega, por aquello de no retroceder por el camino andado. 

Tras esto, y no queriendo recortar la ruta, o volver a subir hasta la zona cumbral, seguimos por una buena pista desde Bustazán en descenso hasta el caserío del Carrizal, y como la cosa seguía pintando bien, pista buena y por zonas muy solitarias y en descenso, fuimos bajando por el valle hasta la concluir en una zona de bosque cerrada y en medio de la encrucijada de las riegas del Carrizal, donde nuestro gozo casi que cae a un pozo, ya con 18 km.,rodados

P1130404P1130405P1130414

Tras unas pocas vueltas, encontramos la vieja pista y su senderos que suben por la riega un tramo hasta poder cruzarla y coger en la otra ladera una pista, que de seguirla por la izquierda nos llevaría a Mesariegos ya en la Parroquia de Cayarga. En este tránsito por la riega de Carrizal, dimos con una cuadrilla de cazadores de jabalí, que nos explicó un poco la zona, y aunque su idea era que nos fuéramos hacia Mesariegos, preferimos trepar ladera arriba ya por buena traza para coger la pista que viene de Busternales, y siguiendo en el entronque por la izquierda rumbo Suroeste por La Felguera fuimos rodando por debajo de la línea cumbral del Pico Moro, y su resplandeciente cruz.

La verdad es que las vistas y los paisajes excepcionales, como bien demuestran las fotos de Juan Luis Piñera que adornan este texto. 

IMG_8435IMG_8452IMG_8478

A mí la pista se me antojaba un tanto larga, pues llegar hasta el Campo de la Llana, por debajo de Alto Xibil , fueron 5 km que pese a la belleza y la soledad de la traza consistentes en una buena pista muy plana me parecía que habíamos hecho el doble de kilómetros. 

En la Llana, la pista deja el rumbo Oeste y se dirige en franco descenso hasta llegar al acceso del caserío de la Llosona, el entronque con la pista hormigonada nos permitió seguir bajando hasta llegar al núcleo de San Pedro de Bode. De esta manera concluimos al llegar al pueblo algo más de la primera mitad del recorrido con 27,4 km., ciclados. 

Ya a la vera del río Sella, a una cota de 40 mts., de altitud, viramos rumbo Este para tomar la carretera que circunda la orilla del Sella camino de La Sinariega, o sea que todavía en tierra de Parres circulamos por la carretera PR- 1 que a la altura de Fuentes se aleja del margen fluvial para virar al Norte y entrar por el valle de Carrizal adelante., y ya por las faldas de la sierra del Hombrón ir ganando altura hasta alcanzar los núcleos de Cayarga y un poco más arriba La Sinariega. El ascenso no concluyó hasta tomar el desvío que nos enfoca hacia la aldea de Tresmonte, ya con 33,2 km rodados.

2016-12-03 14.55.012016-12-03 14.55.24

Atrás quedaban las grandes vistas sobre Picos de Europa y las sierras adyacentes, ahora lo mejor era el entorno, pues no en vano entramos en el subvalle de Tresmonte, lo cual resulta toda una delicia por el paisaje y por la historia. En un santiamén se gana la pequeña aldea de Tresmonte gracias a su acceso rodado.

Una vez en Tresmonte, hacemos una parada, para comer algo y fotografiar la placa del que fuera Primer Ministro de Puerto Rico, y reconocido francmasón: MANUEL FERNANDEZ JUNCOS, unas fotos y la contemplación del pequeño valle para llevarnos el recuerdo, y tras ello nos encaminamos por el Sendero de los Molinos, por el cual bajamos raudos y veloces, pues ya la tarde se estaba yendo y el frío se dejaba notar, y más en este estrecho callejón por el cual discurre el camino y la riega de Ginestral.

P1130438P1130434

A los 38km., de rodadura, se empata en el Puente de Santiago y con la carretera que da acceso al pueblo de Cuevas, tras el cual viene el mágico enclave de La Cuevona, cuyo traspaso es toda una enigmática experiencia, y máxime tras una ruta por recónditos parajes de los Concejos de Parres y Ribadesella.

IMG_8419

Una vez traspasada la cavidad de la Cuevona, no nos queda otra que in enfrentando las pequeñas subidas que rodean Peña de las Torres, y el trayecto que media hasta llegar al Palacio Granda en Sardalla, y por la carretera RS- 2 entrar de nuevo en el área de aparcamiento de la Cueva de Tito Bustillo, dando fin este modo a una intensa y bonita ruta por los confines del Sella, lo cual celebramos con un aperitivo en el Café de Jose.

IMG_8510
  • · Fotos de Victor Guerra, Juan Luis Piñera, Javier Riestra
Victor Guerra

viernes, 12 de febrero de 2016

POR LA RUTA JACOBEA: RIBADESELLA-VILLAVICIOSA

"alt P1080332 Participantes ruta"
  • · Punto de Salida: Ribadesella
  • · Punto de Llegada: Villaviciosa
  • · Puntos de Paso: Berbes- Caravia-La Isla-Colunga-Pernús-Sebrayu
  • · Longitud de la Ruta: 39
  • · Horario de la Ruta. 4 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso: 762 mts
  • · Desnivel acumulado de descenso: 640 mts
  • · Participantes: Javier Dolado; Tania, Noelia Rojo; Fernando; Juan Moreno, Aurora Alvarez, Frit, Poldo Figueiras, Victor Guerra
  • · INDICE IBP: 80
P1080422

Tras poner en marcha la idea del ciclado de los Caminos de Santiago, pese a la complicada logística que ello conlleva, de nuevo afrontamos una nueva jornada, en este caso la que corresponde con las 2 etapas que plantea el recorrido que media entre Ribadesella a Villaviciosa, en general un trazado sin mucha complicación.

Partimos, después de dejar alguno sin desayunar en el punto final de la ruta, en Villaviciosa, pues llegan como el «gaitero a la fiesta» ¡Venimos a rodar ¡

Generalmente no hay problema si las rutas son circulares, pero sí sucede como en este caso que los destinos de salida y llegada no son los mismos y existe entre ellos una serie de kilómetros, pues ya hay qué pensar en los desplazamientos de coches y demás, para optimizar los esfuerzos, ya que hay que dejar infraestructura en ambos costados.

image

Tras los clásico avatares de última hora de acoples y demás salimos de Ribadesella, en nuestro caso de una zona como es la Cueva de Tito Bustillo, y cruzando la carretera Nª 632 nos adentramos por su barrio noble en dirección al pueblo de Abeu, sencillo y plácido paseo por asfalto, que resulta muy agradable en este veraniego invierno que nos ha tocado en suerte. 

En el citado núcleo conectamos con los firmes de tierra, siguiendo siempre dirección Oeste como mandan los cánones santiagueros y las peculiares conchas astures, que nos van conduciendo hacia el pueblo de Vega, donde quedo admirado de la capacidad de algunas personas al poder contemplar cuadros pintados en los diferentes huecos de una vivienda; el personal biker apenas ni se detiene pues baja desenfrenado hacia la playa de Vega, ajenos a estas curiosidades que jalonan la ruta jacobita, y que son lo que le dan vida.

P1080351P1080353P1080355P1080354

Ya en las dunas de Vega, buscamos el viejo camino que sube hacia El Cueto, pero en vez de seguir el camino ancho, cuando este empieza empinarse, nos echamos a la derecha para coger la senda más estrecha que va subiendo hacia el Alto de Berbes, a cuyo punto llegamos quedando ante la Nª-632, que apenas tocamos, pues al punto nos vamos por la derecha para entrar de este modo en el pueblo de Berbes, que cruzamos para rodar por la citada Nª -632, un tramo hasta la altura del Cantu la Figar, donde las marcas del sendero peonil jacobita indican que debemos meternos, dejando la carretera para entrar de este nodo en los predios del Arenal de Morís.

P1080360P1080397

Desembocados tras unos tramos bonitos por encima de acantilados hasta concluir ante la riega de Caravia, ahora toca rodar por lo próximo a la rasa costera de La Tuerba, aunque el Camino Jacobeo va más recto y sale un poco más arriba, pero por nuestra cuenta y riesgo, preferimos salir de la zona yendo más pegados a la costa, por una sucesión de prados, que en algunos puntos nos obliga a descabalgar de la trotona, para poder realizar los estrechos pasos peoniles, hasta el otro lado de la linde.

De este modo pasamos por detrás del promontorio dela Garita, hasta ya dar vista en lontananza la bajada por praderías hacia la Playa Espasa, en cuyo punto hay que recorrer en toda su extensión el paseo playero que nos deja ante la Nª-632, que se rueda pasando por el puente la riega Espasa, entrando de nuevo a la traza santiaguera a la vera de una vieja casona-venta que nos da acceso por su parte trasera al camino que nos lleva directamente a la bonita población de La Isla.

IMG_8110IMG_8107

Donde se llega de forma cómoda y punto ideal para dar un descanso al cuerpo, y tomar el solecito a la par de uno de los ocalitones del paseo playero, tras lo cual nuestra ruta continúa enhebrando el poblamiento de La Isla, para de nuevo dejar de lado de nuevo la traza de peregrina, para rodar por unos instantes lo más pegado posible, a los acantilados. Aquellos que les miedo las alturas o rodar por senderos estrechos con el mar a un lado, pueden optar por el camino tradicional que va a Huerres de forma directa desde el mismo Colunga.

El sendero hasta llegar al camino de Huerres por la franja costera, es divertido con sus subes y bajas y sus cerradas curvas…, pero eso teniendo en cuenta que a nuestra derecha se encuentra el mar, y a veces a una cierta altura y permite pocos despistes.

IMG_8111

La senda marítima desemboca al final en un amplio camino, La Corvera, que por la derecha nos llevaría en fuerte subida hacia la Playa de la Griega, pero nuestra ruta vira a la izquierda hacia el pueblo de Huerres, el cual se atraviesa para coger ya directamente por San Juan de Duz, cuyo emplazamiento reconoceremos por su impresionante iglesiona, camino de Colunga por cuya trasera se entra hasta el centro mismo de la villa, y punto interesante para un tentempié que algunos extendieron a su modo y consideración.

Si hasta aquí la ruta fue una suerte de carreteritas, caminos y sendas, ahora hasta será un continuo rodar por asfalto cuya traza se toma a la salida del mismo Colunga cogiendo la dirección a Pernús. Tras unos kilómetros planos, luego la carretera se empina Pernús arriba, hasta llegar a San Antolín de la Llera, son unos siete kilómetros de buen rodar, aunque unos 3 km de ascensión continuada

DSC02221

En la Llera, aún queda un tramo del itinerario que siendo de asfalto, hasta llegar a la iglesia de San Salvador de Priesca, construcción con elementos prerrománicos y con un entorno y estructura urbana muy cuidada, y a cuyo pie el camino jacobita abandona el duro asfalto que tanto fatiga a los jacobitas y se adentra por una senda muy bonita en descenso hasta el lavadero sobre la riega de Sebrayu, donde se empata con la carretera local VV-15, por la cual se rueda unos cuantos cientos de metros hasta la aldea de La Vega con su enorme Palacio, y donde se deja el citado eje, para rodar de nuevo por un trasunto de caminos a la vera de la riega citada, pasando por delante de una capillita y de la autovía hasta desembocar de nuevo en los firmes de asfalto que nos permiten ganar la aldea de Sebrayu, donde se haya el albergue de peregrinos, instalado en las vieja escuela del lugar.

IMG_8120IMG_8117

Desde que se entra en los contornos del albergue de Sebrayu, uno ya no tiene más opción que recorrer por asfalto el tramo que va hasta la altura de Tornón, o sea unos 3 km largos, hasta ese momento tenemos un camino ascensión leve pero matadora, que nos permite primer un repecho hasta coronar en El Fresno y su garito de descanso del «Peregrinu cansau» y luego otro pequeño alto, que antes de coronar, la traza santiaguera entra en otra suerte de sendas y caminos en general bastante embarrados que por debajo de La Cuesta , nos devuelven de nuevo a las trazas asfaltadas de la parroquia de Carda, por cuyos predios entramos ya directamente a Villaviciosa, donde concluye nuestra particular ruta jacobea.

IMG_8863
  • Fotos de Juan Moreno, Javier Dolado, Victor Guerra, Jose Ramón Natal
Victor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...