Mostrando entradas con la etiqueta Rutas BTT. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Rutas BTT. Mostrar todas las entradas

viernes, 20 de abril de 2018

Por los Montes de Cangas de Onís

· P1180352

Punto de Salida y Llegada: Cangas de Onís
  • · Puntos de paso: Villanueva-Llueves-La Jabariega-Labra-Corao- La Cruz de Priena- La Riera Soto Cangas- Celorio- Susierra.
  • · Longitud de la Ruta: 38 km.
  • · Horario de la Ruta.4 horas.
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 1500mts.
· Participantes: Luz Fernández- Javier Paredes- Javier Riestra- Rubén Malgor- José Ramon Natal-Victor Guerra




La zona del Oriente astur y sobre todo hacia el interior tiene unas buenas posibilidades de recorridos, aunque en parte nos estén vedados los que quedan dentro del Parque Nacional de Picos de Europa, en todo caso nos apetecía subir a la Cruz de Priena para ver el Real Sitio de Covadonga a vista de pájaro.


image


A Covadonga se puede ir por varios lugares, aunque el que desfila por los predios de Següenco, para la bici digamos que está impracticable, sobre todo desde la Majada de Soperi hacia Covadonga a su paso por el Monte Estellero, hasta llegar a las praderías de Peñalba, podemos dejar media vida en los barrizales y la lucha por entre escobales y cotoyales.

Por tanto, una ruta interesante es la que coge la cuerda de montes que circundan al Concejo de Cangas de Onís, teniendo como referencias el Pico El Arbolín, la Cruz de Priena y Uñañes.

Y así planteada la cuestión nos congregamos en Cangas de Onís alrededor de las milhojas de la Confitería Covadonga, para luego ponernos en dirección al monasterio de Villanueva, que en su momento fue un buen proveedor del famoso almagre que se llevaba para la Meseta por la ruta del Arcediano y la Saliámica.
20180414_11174820180414_12370020180414_123557

Rodar en plano por la vera del Sella, siempre es una gozada, y en esta ocasión lo hacemos así por aquello de no subir hacia Llueves por la carretera, por lo cual seguimos rumbo Oeste hasta los mismos pies del Monasterio de Villanueva para ya en el pueblo virar al Este subiendo por el pueblo arriba, tomando se supone que el trazado del GR-109, de cuyas trazas apenas vemos marcas.

LO cierto que tras dejar el pueblo de Villanueva atrás la ruta se fue empinando, y tras unos primeros momentos de buen firme, y ganado un pequeño altozano la cosa se puso peor pues la saca de madera de la zona dejó el camino hecho unos zorros. Es increíble la destroza tan impune que se puede hacer a un camino, de cuya gravedad se puede ver en las fotos adjuntas.

P1180363P1180364P1180367

Esto hizo que la ruta tuviese otro perfil, al tener que tirar de forma continuada de las trotonas por dichos barrizales, hasta las puertas mismas del pueblo de Llueves, quedándome la duda de si la traza de nuestro track era coincidente con el camino señalizado del GR 109, pues en todo el trazado apenas si hemos visto una marca o una señal.

Ganado el pueblo de Llueves donde los republicanos celebran al oso regicida que mató a Favila, seguimos en rumbo Este, por caminos muy compactados que nos permiten subir en grupeta hacia las laderas del Pico Arbolín, con vistas sobre el valle cangués, cuya capital apenas si vemos pues la niebla tiene tomado todo el valle.

P1180376P1180392

La ruta va tomando altura, y nos va demostrando que los años no pasan en balde, aun recuerdo cuando hace ya más de veinte años rodaba por estos predios con Calo y Ton de la Escuela Asturiana de Piragüismo, e íbamos como una exhalación y ahora, hay que meter las grandes piñonadas si uno quiere avanzar.

Como los recuerdos no mueven los pedales, me aplico en no quedar muy descolgado del pequeño pelotón que se ha conformado para esta ruta, y poco a poco vamos ganando el Collado de Olicio, donde se me espera y donde nos hacemos unas fotos, pues nuestras rutas son eso, contemplar los grandiosos paisajes por los que circulamos y dejar constancia de nuestro paso con la narración de las rutas y la fotos tanto para el Suplemento Campeones de la Nueva España que se publica todos los Viernes, como para este blog con un relato más pormenorizado y reportaje gráfico, y así llevamos desde el 2007.

P1180388P1180387

En Olicio el personal pese al track se enfunda valle abajo hacia Celango, teniendo que regresar para continuar por las laderas del Cuetu el Abedul, hasta la cabaña del Artedoxu, donde la actual bandera española con sus flores de lis campea en el cercado de la finca. Seguimos la ruta hacia la Collada Cardés, para ya en descenso ganar otra significada collada, la de Laín, que cruza el carretil que viene de Tresanu y el Molino de Mingo.

Aquí bajamos por la vertiente Sur, por el carretil que va Onao, pero al que damos la espalda en la primera bifurcación para ganar el altozano caserío de La Jabariega, todo ello siguiendo las señalizaciones del GR-109 Asturias Interior, desde aquí se baja por asfalto hasta el impresionante palacio de Labra en cuyo punto nos recreamos viendo las estupendas estatuas con que se adorna el palacio.

5fbc6de2-04ad-4bea-acf8-9844402cf342Foto 14-4-18 11 34 51

Desde el palacio buscamos el centro del pueblo de Labra, para bajar por un viejo camino empedrado por el cual salí por orejas, nada más que una arrastrada, se cruza la carretera AS-340, y se sigue por el viejo camino pasando por delante de la bonita fuente de Piperes, hasta llegar al punto neurálgico de flujos camineros de gran importancia como es Corao, que recibe la Calzada de Riocaliente, la del Almagre que viene por la collada Lain; la que parte por la Senda de Frasinelli que sube hacia los Lagos de Covadonga enlazando así con el GR-202 de la Reconquista, pero también desde Corao se puede ir por Següenco hacia la Senda del Arcediano y proseguir por la famosa Calzada Saliámica, sin olvidar la Calzada de Jana.

En Corao, nos confortamos con una cerveza y un bocata antes de salir ladera arriba hacia la iglesia más importante de la zona como es la de Santa Eulalia de Abamia, que fue sepultura del rey de D. Pelayo y su esposa Gaudiosa.

P1180396P1180383

Tras un descanso se reemprende el ascenso hacia el Cueto Abamia, donde se deja el asfalto para seguir por camino en largo ascenso hacia la majada de La Cañal, que nos aporta impresionantes vistas sobre el valle de Teleña y los Picos de Europa que estar perlados de nieve hasta n o va más.

Nuestra ruta sigue en ascenso hasta ganar la majada de Uporquera, donde su habitante nos recibe de forma cariñosa ya que le pedimos algo de agua, antes de seguir pista adelante hacia la Cuesta la Mujosa, pero antes encontramos un pilón de agua a la derecha , ahí se deja la pista y se toma el camino que va en ascenso hacia la Cruz de Priena, eso sí empujando la trotona hasta la misma cumbre, pues no hay manera de subirse a ella por los firmes y por el matorral, finalmente ganamos la Cruz de Priena, donde la vista es impresionante sobre el Real Sitio de Covadonga, el Monte Auseva, sobre los Picos de Europa. Impresionante

Foto 14-4-18 12 06 50Foto 14-4-18 14 35 31

Como impresionante es el trazado que ahora nos queda para bajar hasta el Repelao, un retorcido sendero estrecho que se echa abajo en vertiginoso descenso, con tramos complicados dada la cantidad de piedra suelta, y como las cerradas curvas, poco a poco cada uno va afrontando la bajada como bien sabe y puede, llegando todos abajo, sin apenas algún pequeño susto que otro, pero sin muchas complicaciones.
Foto 14-4-18 16 19 54Foto 14-4-18 16 11 05Foto 14-4-18 16 11 17

La bajada se aprovecha para gozar de las vistas, dado además del primaveral dia, y también para la colección de fotos que yo precisaré cuando en Mayo, lance la web de Mis Caminos a Covadonga con numerosos caminos de peregrinación hasta el Santuario de Covadonga.

Foto 14-4-18 16 30 50 (1)20180414_135733Foto 14-4-18 12 41 41 (1)Foto 14-4-18 12 42 48Foto 14-4-18 12 41 51Foto 14-4-18 12 42 37

Reunidos todos al pie de la carretera del Repelao, nos echamos sin mucha más dilación hacia el cruce de Soto de Cangas, donde la idea inicial era irnos hacia Següenco, y subir al pico de la zona y bajar por el llamado Martirolo hacia el Llano del Cura, pero dada la hora, decidimos pasar al otro lado del río Gúeña y seguir por su orilla hasta concluir en el mismo lugar del que partimos.

Una buena ruta y de buen sabor, y como no, en buena compañía.

Fotos de Victor Guerra- Javier Riestra- Rubén Malgor- José Ramón Natal.

© Victor Guerra

viernes, 8 de diciembre de 2017

Vuelta a la Pica Peñamellera

P1170423
  • · Punto de Salida y Llegada: Panes
  • · Puntos de Paso: Puente Lles-Bores-Robriguero-Mier-Trescares- Alles-Besnes- Llonín-La Molinuca-Abándames
  • · Longitud de la Ruta: 35 km
  • · Horario de la Ruta. 4, 30 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 1.196 mts de ascenso
  • · Participantes: Albano Capezzali, Luis Roza, Victor Guerra

  • Track de la Ruta en Wikiloc:https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=21421908
No es que la climatología fuese la más adecuada para rodar dadas las previsiones: lluvia y nieve en cotas muy bajas, y aún con todo, la gente de BTT ASTURIAS, eso sí muy poca, apenas tres unidades bikers nos desplazamos hasta el extremo oriental asturiano para un día de ruta con el objetivo de unir las dos Peñamelleras: Baja y Alta, y sus respectivas capitales: Panes y Alles en un recorrido circular.

image

Así fue como en medio de la tormenta y las malas previsiones nos dispusimos a cumplir con nuestro objetivo, ya instalados y puesto en posición en los aledaños de la senda fluvial de la Brañona de Panes, tomamos esta, rodando por los predios de la desembocadura de los ríos Cares-Deva, el primero proveniente de Cabrales, y él otro baja raudo y veloz de los valles lebaniegos.

P1170402P1170406P1170403

Una tranquila rodadura por la senda fluvial llena de soledad a estas horas y con un día de perros, cuya traza nos dejó en las afueras de Panes, encarados con la carretera N-621 a la altura de Colosía, rodamos pues por el citado eje de comunicación que une las poblaciones de Unquera y Potes, y tras unos cientos de metros por dicho eje nos desviamos a la altura de Puente Lles a la derecha tomado el acceso rodado hacia Robriguero

.P_20171202_095530P_20171202_112451

Un tramo en ascenso que se va calmando en cuanto a la pendiente y que nos sirve para ir calentando pues hasta el mismo pueblo de Bores, se rueda por asfalto, y cuyo itinerario nos ofrece interesantes vistas sobre el camino de vuelta, lo cual queda a nuestra derecha, y que tiene como telón de fondo la Sierra del Cuera, y el Pico el Paisano cerrando la cumbral antes de morir en las riberas fluviales del Cares-Deva.

Se sigue rodando con la vista puesta en el Matterhorn asturiano, o sea la Pica de Peñamellera que durante todo este tramo llevamos delante y que presenta una estampa impresionante, y será una referencia durante casi toda la ruta, tanto en la ida como en la vuelta.

P1170414P1170419

En Bores bajo la sombra de la Pica de Peñamellera y del monumental palacio de Orejuz, el popularmente llamado como el Palación, aprovechamos el descanso que la tormenta nos dió por unos momentos, para poder quitar algo de ropa y echarnos a rodar por las pistas de concentración parcelaria que arrancan desde el mismo pueblo de Bores, y que trepan a través de las praderías de Texiorias, ganando altura sobre el pueblo, por tramos de tierra y hormigón para poder remontar algunas fuertes pendientes.

De esta manera se gana el Vallejo de los Prados, que es el punto que nos permite un último asalto encarar dirección Norte, la subida hacia el Collado de Serna que nos permite a su vez pasar de Peñamellera Baja a la Alta, y poder contemplar la bella estampa, como es ver el serpenteante río Cares y el pueblo de Mier casi que a vuelo de pájaro. Eso sí tras cobijarnos unos minutos en una cuadra de ganado a esperar que la tormenta amainara y mientras tanto probamos el orujo de petaca de Albano y el brownie de chocolate con semillas de chia y quinoa que hice para la ruta.

P1170437P1170439

Tras ello, unas fotos y video, y subir las cremalleras, pues ante nosotros un vertiginoso descenso hacia el pueblo de Mier, al que llegamos tras una rodadura de unos 13,6 km. La bajada siempre por amplios trazados de tierra y hormigón que nos dejan ante la AS-114, donde tomamos el ramal ascendente, acompañando durante unos tres kilómetros al rio Cares, aguas arriba, hasta llegar al pueblo de Trescares. Dejando de lado la señalización del GR 109 Asturias Interior que hemos ido siguiendo en Mier, ya que se dirige a Niserias.

P_20171202_131557P_20171202_143725P1170435

De nuevo un descanso impuesto por la lluvia y la granizada, eso sí ahora los pasamos en el seno del confortable restaurante Monte Río, tomando caldo de gallina y vino, hasta que escampó y pudimos tomar el camino viejo de Trescares que va a Alles por la Corona del Cueto, o sea unos escasos 15 minutos de porteo de las trotonas (1,5 km) cuyo andar nos coloca en lo alto del paso hacia la capital del concejo, tras ello un camino de piedra pulida tapizado de la clásica alfombra de hojas otoñales, por cuya traza rodamos con cierta prudencia dado lo patinoso de los firmes y poder llegar en un pis-pas ante la monumental iglesia de Alles, pueblo que nos recibe en plena soledad

P1170452.
Sin pararnos un minuto más, no vamos por el camino que baja hacia el núcleo de Turismo Rural de la Tahona de Besnes, que es por donde además sube el ya citado GR 109, procedente de Niserias, nosotros lo habíamos dejado en Mier.

Ya en Besnes, en las últimas casas, subimos entre ellas para coger la carretera AS-345, y un poco más abajo, justo enfrente una casa se abre una amplia pista que sigue el arroyo Padrino hacia el Collau Peleas. Una subida tranquila por amplios trazados de firmes de tierra que pasan a ser hormigonados una vez que la pista coge pendiente para subir al collado y cambiar de vertiente, pese a la impresionante vista que ofrece el trazado, luego resulta que se sube bastante bien hasta el mismo collado.

P1170456P_20171202_143742

Poco pudimos disfrutar de las vistas, pues ya la lluvia era permanente alternando con granizo, por tanto, ganada la collada se deja el rumbo Norte para ir al Este, valle abajo hacia el caserío de Santo Tomás de Arriba, en cuya bifurcación se coge el ramal de la izquierda que nos lleva hacia el pueblo de Llonín, cuyo poblamiento se cruza a todo lo largo, para ir virando al Sur, pudiendo ver los pueblos de Robriguero y Bores entre los peñascos, casi que alcance de la mano.

Se deja el camino incierto hacia Cavandi, para bajar por la pista hormigonada que va en descenso permanente hasta llegar al establecimiento hostelero de La Molinuca, aquí la idea primera era subir por carretera a Cavandi, pero viendo que el aguacero no escampaba, nos fuimos por carretera, para salvar los seis kilómetros que distan de Panes.

P1170442P1170445

Estos los hacemos a través de la AS-114. El agua circula por todos los lados, y brota de cualquier agujero de las paredes calizas. Seguimos rodando por la AS-14 hasta desviarnos en la zona del Molino de Monejo, hacia la izquierda por el carretil asfaltado que sigue la riega y que dobla para subir al bonito pueblo de Abándames, con sus casonas y dinteles de cierta nobleza e hidalguía, y ya rumbo Este, se cruza el pueblo para buscar su Quintana de los Muertos, por cuyo seno bajamos al camino lateral de la AS-114 y entrar de nuevo en Panes con una chupa de agua de aquí te espero.

P1170468
Fotos: Albano Capezzali, Victor Guerra

Victor Guerra

viernes, 17 de noviembre de 2017

VUELTA POR TIERRAS LLANISCAS

P1170323
·
Punto de Salida y Llegada: Posada de Llanes
  • · Puntos de Paso: Turanzas- Lledías- Las Mañangas -Porrúa-Pancar-Llanes-Celorio-Barro-Niembro-Bedón
  • · Longitud de la Ruta: 42 km
  • · Horario de la Ruta. 4 horas
  • · Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 820 mts
  • · Participantes: Juan Piñera, Nando del Pozo, Sandra Alvarez, Toño Cuervo, Leopoldo Figueiras, Tania, Javier Paredes, Luz Fernández, Luis Roza, Ivan Menéndez, Shephen Quirós, Miguel Vallina Victor Guerra.

La zona oriental de Asturias siempre es un referente en nuestras actividades y como queríamos hacer la primera parte del Camino de Covadonga desde Llanes, tras haber realizado la segunda parte desde Corao por la Calzada de Riocaliente, con un bucle sobre Igena, pues ahora era el momento de realizar esta segunda parte del recorrido inicial

Ruta que cerramos con un bucle sobre la rasa costera tomando como referencia el Camino de Santiago, por tanto, el lugar de concentración no pudo que ser otro que, Posada de Llanes, también por aquello de diversificar los puntos de concentración.

image

Desde Posada de Llanes, buena villa para empezar la ruta que celebramos y con  la buena acogida en el Bar La Plaza,  donde tomamos el café para echarnos a la ruta en un día que se planteaba de buenas maneras, sobre todo después de haber estado lloviendo toda la semana, lo que nos hacía presagiar que Las Mañangas de Porrúa,  podían estar hasta arriba de barro.

Salimos de Posada dirección Sur, a través de la carretera AS-115 hasta Turanzas, donde un poco más allá del desvío de la entrada a  los Apartamento o Casa Rurales, nos desviamos a la izquierda, rumbo Este, para por medio de un amplio camino enlazar con el trazado del GR-105.2  Camino de Covadonga, y que desfila por encima de la Roza,  ya pegados a la ladera del Sierro de Llabres.

Un camino amplio que nos mete en Lledías,  y tras dar una vuelta a una finca,  nos metemos de nuevo  en los laberintos senderiles de las Mañangas de Porrúa, tomando la senda que persiste en seguir al Este desde el Carrozu hacia la Laguna de la Marea, tramo entre camino y senda, cuyo trazado y nos adelantó lo que tendríamos por delante, no tanto barro como pensábamos, pues el sustrato del firme, es de sílice, por tanto, todo el camino es más bien arenoso, eso sí con bastantes charcos

.P1170241P1170242

Este es un itinerario  de sendas estrechas que tiene unos 5 km de longitud, y que hace las delicias del amplio grupo hoy reunido, pues a los habituales se han unido algunos amigos bikers  que querían rodar por estos tramos estrechos, salpicados de charcos y diferentes vados que tendremos que cruzar, que hoy rezuman agua por doquier, sobre todo el Arroyo de la Bola, el cual vamos entrelazando en nuestro rodar por estos singulares predios de Las Mañangas.

En ellas nos topamos con una cuadrilla a la  caza del Jabalí, cuyos perros vadean como pueden el arroyo y algunos no saben si seguir el rastro de los suidos o nuestras ruedas. ¿Porqué a los perros  les entusiasmará tanto nuestras ruedas?
P1170244P1170245P1170246P1170247
P1170248P1170249P1170250P1170251

Seguimos rodando por las Mañangas y cada uno va cogiendo los senderos que le parecen más idóneos, aunque los charcales no hay dios quien lo evite, o sea que nuestras trotonas salen de ellos chirriando por la arenilla sílice que se cuela por entre los rodamientos y la trasmisión. Lo cierto es que estos senderos son una auténtica lijadora para nuestras btt.

Al final del divertimento concluimos ante el cruce que nos llevaría por la izquierda directamente hasta Porrúa, pero nosotros seguimos por el ramal que queda a la derecha que sigue a la riega de la Bola hasta la fuente Garandiella para concluir ante la carretera LL-7 que baja del Alto de la Tornería.

P1170252
P1170255P1170253

  

Seguimos por el ramal descendente, y  como al kilometro se continua por un carretil que pasa por entre Sal de la Mesa y Pontigas, para colocarse en Collado del Acebo , y de este modo entrar en el centro de Porrúa, donde tomaos otro singular camino, el llamado  Cólera de las Cruces, y por las Atazadas volvemos a la LL-7, para entrar en Llanes por el Sur, o sea  por la aldea de Pancar siguiendo la reguera Carrocera, a cuyo sen se abre una senda fluvial que nos permite llegar hasta la Ermita de los Altares, que es parte de la hacienda de D. Pedro de Inguanzo y Porres, que fue diputado a Cortes y Senador del Reino, y cuyo palacio fue levanto a partir de 1860, el cual se dice se gastó el paisano unos 90.000 duros de la época. Un fortunón.

A los restos de esta mansión se llega por la ya citada LL-7, la cual dejamos para continuar por la senda fluvial de nuevo, y  entramos de esta manera en el centro de la villa de Llanes y capital del Concejo.

P1170272

Es increíble com cambian los pueblos, en cuanto viene el invierno, Llanes se nos presenta a la hora más allá de la comida, semi desierta, cuando no hace apenas unas semanas estaba rebosante de gentes y de actividad. Que por cierto algo que si  que vemos que abunda cuando cruzamos estos pueblos llaniscos, es el cartel de se «vende o se alquilan» casas y casonas.

Cruzamos la villa para acercarnos a la iglesia de Santa Maria,y poder enseñarles a los compañeros bikers.  la única huella templaria pétrea que tenemos en Asturias, un templario que abre su capa y nos enseña la famosa TAU. Impresionante este juego de andar buscando templarios por las arquivoltas del pórtico de la impresionante iglesia llanisca.

P1170286P1170291

Salimos de Llanes por el famoso Paseo de San Pedro, para buscar las marcas jacobitas al pie de la famosa urbanización fallida de La Talá, y poder  entrar de este modo en Póo de Llanes por La Collada y dirigirnos hacia su famosa playa, y estando la mar baja aprovechamos para rodar por el arenal cruzando el pequeño brazo fluvial del la riega Vallina y su entronque con el mar, para colocarnos en la otra orilla de la ría de Póo y enfilar por su rasa costera, camino adelante hacia los restos de la Ermita de San Martín, y siguiendo la marcas amarillas del Camino de Santiago, pasamos por delante del Monasterio de San Salvador para cruzar una vez más por el arenal, toda la playa de Celorio, saliendo por la playa de Palombina hacia Barro.

P1170293P1170295

Tramos semiurbanos que nos permiten a toda la grupeta biker  alcanzar Barro y el área desde el que todo el mundo admira la iglesia de Niembro, que no su cementerio, que está de espaldas a la ría de Barro,  lo bello del reflejo es un conjunto en el cual destaca la iglesia.

Sea como fuere, hoy no es el día adecuado para obtener la bella fotografía, pero la mar baja, deja al descubierto la gran capa de basa que se forma en este recodo de la ría. Nos deleitamos con unas viandas y un buen trago de la bota que porta Luis Roza, con un fresco vino rosado Pietro Picudo, y seguimos camino en esta ocasión, dejando de lado las marcas jacobeas, para dirigirnos a uno de los lugares con más a fama de la zoan, como es la playa  nudista de Torinbia, a la cual entramos rodeando el promontorio del Castillo hasta desembocar en el arenal.

En la playa solo un bañista en bolas con su perro, y metidos ambos en las frescas aguas, mientras los grandes tractores hacen lo mismo, meterse aguas adentro para sacar al arenal el ocle, un alga marina de color rojizo muy codiciado en la zona, y que muestra una escena que no es frecuente.

P1170301P1170302
P1170305P1170307P1170304

Cruzamos toda la playa para salir por el extremo occidental y coger la pista de la Riega del Carbón, para subir de nuevo por encima la playa rumbo Oeste, tanto Juan Piñera  como yo mismo rememoramos algunos recuerdos con Luis Rubio, sus vuelos de parapente sobre le paisaje y el paisanaje  de la playa nudista.


Una vez remontada la pista nos dejamos  caer en una rápida bajada hasta las inmediaciones del destartalado Monasterio de San Antolín de Bedón. No sé que le pasa a Llanes con muchos de sus restos patrimoniales los cuales algunos más importantes están en la ruina y en condiciones raras administrativamente hablando, como es el caso de Bedón.

P1170314P1170318P1170316


En  la playa de San Antolín podíamos cerrar el bucle siguiendo el río Las Cabras, yendo  hacia Frieras, pero nos apetece estirar la ruta un poco más, para lo cual seguimos hacia el Oeste hacia el núcleo de San Antolín de Naves, bordeando el promontorio del Llano de Santana, al cual finalmente nos subimos siguiendo la pista que se abre a la par dela riega de la Romeca, que dejamos a un lado cruzando esta,  para subir por Piquín hacia el Llano del Espino ya en rumbo Sur, y yendo por el cumbral hacia La Vallina.

015012

El personal ya no quería más aventuras y el marcado collado  viramos en franco descenso, un tanto técnico y peligroso, hasta desembocar en la aldea de San Martin, desde cuyo acceso rodado cruzando el río Las Cabras entramos de nuevo en Posada de Llanes por  los barrios de La Espina y Vega de Palacio, dando por terminada la ruta en pleno corazón de Posada de Llanes, en cuya plaza nos hacemos una foto al pie de la estatua de José Posada Herrera.

P1170310

Fotos de Leopoldo Figueiras, Víctor Guerra.

Víctor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...