Mostrando entradas con la etiqueta Somiedo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Somiedo. Mostrar todas las entradas

lunes, 5 de octubre de 2020

Por tierras somedanas y de arriería a lomos de la BTT

 


 Punto de Salida y Llegada: Pola de Somiedo

  • ·         Puntos de Paso: Veigas-La Falguera -La Mesa- Braña de Cuérragos-Morteras-Saliencia-Endriga- Veigas- La Malva.
  • ·         Longitud de la Ruta: 39 km.
  • ·         Horario de la Ruta:  5 horas (en movimiento)
  • Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 1720 metros.

·         Participantes:   Iván Menéndez; José Ramón Natal; Victor Guerra



En un momento dado el amigo y compañero de andanzas beteteras Iván Menéndez, plantea la posibilidad de una ruta por las tierras somedanas de la cual es originaria su familia, y como a mi me interesaba sobre todo otear algunas cuestiones relacionada con la arriería y sus flujos por estos cerrados valles, pues allá nos fuimos a la «engatada» de Iván, pues cuando ví el track , me pareció que la dirección de realización de la ruta debía de ser otra, según las pendientes. Pero bueno uno sugiere, y en este caso el director de ruta decide.

Puestos en Pola Somiedo, y tras comprobar la operatividad de algunas innovaciones de restauración y bebercio, con la sensación de estar en la calle Uría e Oviedo, nos pusimos en marcha hacia la ruta, la cual parte del mismo centro de la villa somedana, con el camino que fue arteria de comunicación con el valle de Saliencia.


Salimos pues por un camino-senda de esos niquelados que nos llevan hasta la casa-palacio, y hoy hotel de Álvaro Flórez Estrada, la cual apenas si se ve entre tanto follaje, ahora el camino que va por debajo de las laderas de la Cuesta del Gurugú nos deja ante  otro gran espectáculo pues tras recorrer unos metros, y entramos en la vieja traza caminera con vocación de carretera, pero se quedó en eso, dice Iván.


Mientras estrujamos los desarrollos para subir los primeros repechos, que se van sucediendo unos a otros, hasta alcanzar el collado por encima de Sueuevanegra, la bode de la rompiente ladera de Peñas Redonda, que nos deja ante  la Central de la Malva, metros por debajo de nosotros.


Es esta cota divisamos con nitidez la hoz que cierra el circo de Pola, y como los somedanos no cuelgan sus caminos de las paredes en base a armaduras y andamiaje, sino que suben sus caminos a lo alto de la peña para después bajar al valle fluvial. Un ejemplo es el Camino de Castro  y cuya secuencia por mi parte estiré hasta  casi las puertas de La Riera. Es la diferencia del trato ganadero, unos andan tras las cabras y otros tras las vacas.

El Valle de Saliencia.

En el volteo del alto collado a 828 metros de cota, se puede ver  sobre el recodo de la Malva como el valle se estrecha hacia La Riera y poco más, pero a la derecha se abre el gran valle de Saliencia, al cual la Calzada de la Mesa le ha comido protagonismo, pues el valle ha sido la gran arteria caminera y arriera con Belmonte y Salas, camino del centro neurálgico de Sam Salvador de Cornellana, sobre todo cuando la Mesa se ponía «dura»;  además se comercia en los pueblos no en las praderías, que también.


Para ser Somiedo, toda la caminería esta temporada  está más bien dejada de la mano de Dios, que debe de andar por Quirós, y por la senda, que es casi lo que queda del amplio camino, por la que se echa trazado abajo el bueno de Iván Menéndez, o sea  por los recovecos de La Espundia, acercándonos al valle fluvial del rio Saliencia por el entorno del Llanu de Xugos.

Se entronca con la carretera de La Malva-La Farrapona, a eso de los 3 km de andadura, no sin antes cruzar un apuntado puente medieval. Es una pena, pero Asturias debería hacer un gran esfuerzo en limpiar de broza sus viejos puentes, que son parte de una cultura caminera y arriera de fuerte calado, y que explican mucho de los flujos y tránsitos de los pueblos. En los mapas ni viene reseñada su existencia.

Una vez cruzado lo que parece un frágil puente, sobre el que Natal da unos saltos para comprobar su resistencia, tras siglos de soportar flujos y reflujos,  tras la prueba de resistencia  se sale  a la carretera  por la que subimos  hasta Veigas, donde el programa de Iván nos conduce directamente por la pista hormigonada que va hacia La Falguera, y en cuyo transcurso vemos como el personal exprime los repechos que superan ampliamente el 26 % de pendiente, en ese interín mi cadena rompe, lo cual nos da un descanso, aunque el nublo de mal tiempo lo tenemos encima y nos hace andar con prisas

Poco a poco subimos los tres duros kilómetros hasta Falgueras, con un desnivel de cota de 430 metros. En pela braña un buen cachorro de mastín, nos saluda con unos inofensivos ladridos, y ha debido ver pocas bicis por estos lares, ya que no se tira a nuestras gordas ruedas.

A los pies de la misma braña concluye el trazado hormigonado, y nos da paso a un camino que se convierte en senda a la altura de las Brañas de Chanuetu, después viene el barrizal del hayedo, menos mal que no es arcilloso, sino ya me veo desarmando la bici y llevándola a trozos, pero pese a todo vamos arrastrando la trotona como se puede.

La paliza después de la subida a Falgueras y este tramo, lleva su tiempo, pues desde Veigas unos 6 km, unos 700 metros de desnivel y unas 2 horas y media, con parada para reparar cadena y dar un bocado, lo demás pues eso subir a la Falguera que con la E-bike, sin problemas, pero tirar por ella en el barrizal ya es otro cantar. Pues eso 2h, 30´de engatada, pero al final en Piedra Xueves.

La Mesa.

Esta gran Calzada Romana, testigo de pasos militares, comerciales y ganaderos es todo un mítico eje cuya promoción y difusión ha solapado otras grandes vías que cruzan de Sur a Norte  y de Este a Oeste  Asturias, pero no cabe duda de que sus espacios abiertos son de gran belleza, y las famosas brañas de teitos, da un punto bucólico a las majadas.


Cuando llegamos a Piedra Xueves, el tiempo empeora y es como si hubieran abierto la puerta del congelador, es lo que tiene estas abiertas cotas donde soplan casi todos los vientos, sobre todo en sus abiertos collados.

Nuestra ruta gira al Este, pero las aguas caídas, las sendas de las vacas y las zonas de llamarga, hacen pesado el tránsito, por lo cual nos subimos algo de cota para obviar tales incidencias, de hecho, hasta incluso vamos un poco por debajo de la caja de tránsito. Se alcanza el famoso enclave del Xuegu la Bola, que nos da una nueva perspectiva de La Mesa, pues ahora de haber estado el tiempo menos neblinoso, podríamos ver los collados de Muñón y la Sierra de Los Bígaros, pero hoy es imposible.

Pronto nos ponemos a la protección de la braña La Corra  para ganar la de Cuérrago, (19 Km) bajo la ladera de Peña Negra, nos vamos a la altura de La Retuerta hacia la Braña de Ordiales, por un mal sendero, que abandona el camino principal para irse ladera abajo , hasta la citada braña, a cuyo pie nace una incipiente pista que pronto nos deja en cotas más bajeras a 1377 mts., en la braña El Cocháu.


Ahora es una pista cuasi paralela a La Mesa, pero a 300 mts de cota más baja que su hermana mayor La Mesa. A los casi 23 km entroncamos con la pista que viene de La Mesa por la Magdalena. Estamos en las Morteras de Saliencia  y al llegar a la riega de  Treme, la bajada es tremenda y bastante quebrada pues el rizado hormigón, hace moverse hasta la muelas.

La Vuelta

Con 24 kilómetros de rodadura y siendo las 4 de la tarde, y habiendo salido a las 10 de la mañana, ya es hora de emprender la vuelta, y en el pueblo de Saliencia, que sorprende por lo amplio de su poblamiento, tomamos su camino viejo, por encima de la riega de Saliencia para ganar otro punto salvadoreño como es San Salvador de Endriga, que con San Salvador de Alesga (Teverga)  y San Salvador de Cabrillanes, (Babia) al otro lado del Puerto de Somiedo.  Y San Salvador de  Cornellana  y Berguño en Cangas del Narcea, hace una curiosa triangulación.

Apenas si nos detenemos pues ya el tiempo empeora, y presenta nuevos chubascos, unas fotos a San Salvador de Endriga  y ya nos vamos por la carretera (SO-1) de acceso al valle de Saliencia, y ya en descenso camino del enclave de La Malva, pasando por Arbellales, Villarín y de nuevo Veigas,  ganamos el entronque con la carretera AS-227 a Pola de Somiedo.

Video de la ruta

Una subida  no muy penosa por la AS-227 que abandonamos para tomar el camino viejo que se pega al río de Somiedo  para pasar de nuevo por un lateral del palacio de Flórez Estrada, y así entrar en Pola de Somiedo a eso de las 5 de la tarde con casi 39 kilómetros recorridos.

  •  ·         TRACK DELA RUTA WIKILOC
  • ·         BOOK FOTOGRÁFICO de Víctor Guerra, Jose Ramón Natal, e Ivan Menéndez

© Victor Guerra

viernes, 17 de octubre de 2014

POR TIERRAS SOMEDANAS. TRAS 23AÑOS

P1020794
· Punto de Partida: Puerto de Somiedo       Punto de Llegada: Pola de Somiedo
  • · Puntos de paso: La Cueta- Valle-Coto Buenamadre
  • · Kilómetros de la ruta: 26
  • · Horario de la ruta: 4 horas
  • · Desnivel de ascenso acumulado: 651 mts
  • · Desnivel de descenso acumulado: 1.422 mts
  • · Participantes: Travesía Integral de la Cordillera Cantábrica
Hace 23 años, un grupo de ciclobikers astures, nos liamos la manta a la cabeza y nos enfrentemos a una ruta como fue la travesía longitudinal de la Cordillera Cantábrica, cuyo punta de partida fue la Campa de Tormaleo, allá en la profunda Asturias Suroccidental, y el punto de llegada los pusimos como punto de llegada en Dobres en pleno valle de Liébana.
foto prini_thumb[7]
De izquierda a derecha: Víctor, Manuel, Vida, Valetín, Javier Gómez, José y Héctor, hace 23 años

Fue una apuesta importante, y para que ello fuese adelante, lo hicimos en pleno mes de agosto de 1991, como ya he contado varias veces y que he dejado explicado en este mismo blog, etapa por etapa.
Tras un largo período sin vernos, y habiéndonos encontrados algunos en la celebración de la Travesía de la Cordillera Cantábrica de Asturcón en su 25 aniversario, nos pareció interesante volver a juntarnos para hacer una etapa, o parte de alguna, aquellos viejos pioneros de la Travesía Integral de la Cordillera Cantábrica, y así fue como hace unas semanas nos encontramos en Pola de Somiedo para afrontar la ruta del Puerto de Somiedo- La Cueta- Valle de Lago-Pola de Somiedo.

P1020773
De izquierda a derecha. Valentín, Javier Gómez, Hector, Vidal, Mauel, José y Víctor Guerra

Y sin más aparecimos los 7 integrantes en Oviedo, en el mismo lugar donde 23 años antes salimos rumbo a Tormaleo, ahora sería un poco más cerca , y con menos ambición ciclobiker hacia el Puerto de Somiedo.

En el Puerto de Somiedo sacamos las trotonas, entre las cuales había tres que aún guardan las viejas esencias de aquellos años, era la Trek 970 de Manuel, la bici de Vidal, con cuernos y pata de cabra, y la Giant –Bronco de un servidor, los demás ya iban pertrechados con nuevas máquinas.

P1020780P1020782
P1020785P1020784
P1020786P1020783

El día era inmejorable y tras las primeras cuestas para salir del altozano pueblo de Puerto de Somiedo pronto nos emboscamos en rememorar algunas escenas míticas que han quedado en nuestras retinas por la zona del Alto del Buenmártir y la Riega de La Pradiella, aunque ha habido recuerdos que se han volatizado, pues no en vano la mayoría estamos camino de ser unos sesentones ciclobikers y esta situación me recordaba mucho a esas películas referidas a las reuniones de viejos amigos..

P1020788P1020790P1020791

Tras rodar sin problemas pronto nos vimos en uno de esos pueblos profundos de la Babia: La Cueta, desconocido para algunos del grupeto por lo remozado que ha quedado el pueblo, tras una escueta visita y fotografía del pueblo arrancamos por la pista que lleva hacia el chozo de pastores de La Llerá, bajo Peña Chana y Peña Sobre el Agua, acompañando en este trayecto al llamado barranco de Borrás, que solo presenta unos repechines a la altura de la Praderas del Sub, que nos dan acceso al citado chozo de la trashumancia pastoril, también muy remozado.

P1020814
P1020793P1020796P1020797

En ese punto, y dada la bonaza del día nos recostamos para dar cuenta de nuestras viandas a la vez que rememorábamos cosas de aquella intensa travesía, y es ahí donde uno comprueba lo caprichoso de la memoria, unos teníamos vivos recuerdos de algunos detalles, como las puntillas de aquella memorable biker de Murias Chuengas que iba camino del Valle, era un detalle no menor que la memoria de algunos se encargó de borrar del disco duro mental.

P1020802P1020804P1020805
P1020806P1020807P1020803

Tras el descanso de nuevo nos pusimos en marcha virando al Este por un sendero que busca dar la vuelta a la Peña sobre el Agua y la Paredina y quedar encima de la braña de Murias Chuengas. Un tramo este algo técnico que nos exige reflejos para tomar el buen camino hasta situarnos en la campera sobre la citada braña, al pie de la cual hay una naciente pista por la cual bajamos hasta llegar a los distintos corros ganaderos, donde rememoramos que hasta aquí no habíamos traído esta bella ruta sino que habíamos desde La Cueta por la vera del río, hasta Bocanegra y las altas praderías de Cebolledo para entrar por entre los Picos de la Mortera y la Paredina a Murias Chuengas.

Desde aquí también contemplamos lo que en su día fue nuestra ruta para subir a las altas praderas de Canmayor y alcanzar así los otros lagos de Somiedo, y ya por La Farrapona abajo y por Torrestío y a dormir a la zona de Babia. Bella ruta y con cuya rememoración fue creciendo la idea de repetir dentro de dos años la Travesía Integral de la Cordillera.

P1020819P1020820P1020823P1020845

De Murias Chuengas se baja por Sobre el Agua hasta el cruce de Veneiro, dando la espalda al lago de Valle, y tomar dirección Oeste para entroncar por unos momentos en El Gumio, con el camino principal que viene del Lago de Valle, y el cual dejamos al rato para entrar en el viejo camino que va hacia la iglesia de Valle y sigue hacia el Coto de Buenamadre, dando la vuelta a la Peña Furada, es increíble lo que repite este topónimo en la montaña asturiana.

La bajada hacia Buenamadre, se hace divertida y muy rápida, desaceleramos nuestra vertiginosa velocidad en cuanto divisamos a los ciclistas y nos echamos de nuevo al descenso dando tumbos hasta entrar en el Coto de Buenamadre.

P1020860P1020863P1020865

Atravesamos el pueblo y tras llegar a Coto, unos metros más abajo no volvemos a internar en los angostos caminos somedanos que bajan por encima de la riega de Cueva, y que nos permiten alguna que otra pirueta técnica para entroncar con la carretera que viene de Urria, y por la cual sin más problemas entramos en Pola de Somiedo.

o.P1020873P1020872

Tras esta bella excursión tuvimos una buena sesión para ver antiguas diapositivas y rememorar viejos tiempos y rutas y soñar con la idea de volver a poner de nuevo en pie una nueva edición de la Travesía Integral de la Cordillera Cantábrica. Esperemos llegar todos cuerdos, sanos y fuertes al 2016 para hacer efectiva esa utopía.
Víctor Guerra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...