Mostrando entradas con la etiqueta Villaviciosa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Villaviciosa. Mostrar todas las entradas

viernes, 29 de noviembre de 2019

Rodando en Villaviciosa por entre Iglesias y Templarios (Veredas de San Salvador)



·         Punto de Salida y Llegada: Villaviciosa
·  Puntos de Paso: Amandi-Casquita- Monasterio de Valdediós- Arbazal- Celada-Valdebarcena-La Viesca- Obaya- La Ferrería-Amandi.
·         Longitud de la Ruta:  37 Km
·         Horario de la Ruta: 3,30 horas
·        Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 1.200 mts
Participantes:  Javier Riestra, Juan Piñera-Javier Paredes, Victor Guerra, y Doña Noelia Rojo

Uno de los hitos más importantes en las Veredas del San Salvador, antes de culminar en la vetusta ciudad de Oviedo y ante la vieja catedral dedicada al cenital San Salvador, se encuentra en el camino el llamado Conventín de San Salvador de Valdediós, una recoleta construcción prerrománica de gran belleza levantada al término del valle de Boiges.



Sin olvidar que esparcidos por el territorio maliayés tenemos una serie de inputs relacionados con la supuesta presencia del Temple en la zona, lo que nos permite articular una ruta ciclomontañera perlada de leyendas y misterios, lo cual no está mal para entretener tanta pedalada.

Se parte de Villaviciosa, donde nos podemos embobar escrutando las cruces patadas de la centralista iglesia de Santa María de la Oliva, la cual tiene talladas un buen numero de estas significativas cruces, tipo Paté en casi todo su contorno, y hasta un escondido reloj de sol, aunque para la ruta que haremos de poco nos servirá, pues dan agua a mansalva, que se dice.

Cruces que hay quien la vinculan con los monjes blancos y que el caso se la Oliva el recuerdo personal de aquellos tiempos de búsquedas esotéricas me llevaron hasta el pueblo portugués de Tomar, para ver el bastión fortificado de los Templarios con forma octogonal, y encontrarme con la iglesia de Santa Maria do Olival, o aquella otra por la que pasa la famosa Senda Genaro, que señalicé en su dia al paso por Patones (Madrid)

 Desde la portada de la iglesia de la Oliva villaviciosina, se toma el camino jalonado por las «iniciáticas» marcas amarillas jacobeas, que en primer término nos llevan por la traza urbana de Villaviciosa y luego por la senda  fluvial del río Linares que se coge en Las Colominas, cerca de las Escuelas Públicas de Maliayo, y por ello se rueda  hacia otro enclave significativo como es Amandi, se rueda bordeando  las instalaciones del Serida, para desde ellas buscar el enclave de Casquita siguiendo las marcas jacobeas que por La Parra, y sin pérdida nos llevan hasta la ermita de San Blas.


Aquí en Casquita, sin el famoso “Faunino” que se ido de invernada, es donde los caminos jacobeos se bifurcan, nuestra ruta sigue por el ramal de Gijón, o sea ramal de la derecha, para tomar por las orillas del río Valdediós una traza caminera que, por el Mayorazu nos encamina hacia la Sota, dejando las marcas jacobeas que van por la derecha hacia Xiana y Niévares. 


Nuestra ruta sigue de frente por tramo medio inundados para entroncar con la carretera de Rozaes, ya en ella se sigue cuesta arriba, por asfalto hasta la casona de la Cruz de Conceyeru, que presenta una estampa de antigua venta y posta de arriería. 


Desde ella por la izquierda se toma un camino en franco descenso hormigonado que luego se vuelve camino real para de este modo alcanzar las casas de La Rivera, y su sucesión de molinos, son tramos camineros, bien de tierra o asfaltados, que tienen una gran belleza, no en vano estamos en el llamado «Valle de Dios».


Una vez en él nos damos de bruces con el complejo religioso de Valdediós, si tenemos suerte y ganas nos podremos incorporar a las visitas guiadas, de esta forma podemos ver in situ y por dentro parte del monacato, y camino del claustro observar la famosa espada y un virtual monje orando del que nos habla Xavier Musquera en su libro La Espada y la Cruz, que el citado autor cree ver medio neblinoso en sus viejas fotografías.

Fuera como fuere, es posible que la cosa, de la losa de la espada, y su virtual monje no fuera más una proyección mental del bueno de Musquera, aunque tal losa este la relaciona con el ritual funerario de los caballeros sin rango. «Eran enterrados cara al suelo con los hábitos clavados en un madero y en el más absoluto anonimato».


 No sé hasta que punto todo esto será verdad, pero no se puede negar que le da un toque al lugar, pues no en vano estamos ante uno de los grandes hitos religiosos dedicado a San Salvador, una preciosa iglesia prerrománica a cuya  consagración en el 892 de la era cristiana  acudieron  diversos obispos como el  Mondoñero o el de Coimbra…; a la vera de dicho iglesia se instaló el monasterio cisterciense que hoy habitan monjas carmelitas samaritanas. ¡Las vueltas que da el mundo¡


No solo no volvemos a la ruta de las Veredas…, sino que además digamos que se han acabado los tramos planos, unos 10km de cómoda rodadura hasta aquí, ahora toca salir del lugar dejando la traza la Vereda de San Salvador que se va por el Camino de Santiago hacia Sariego.

Sin olvidar que desde aquí se puede salir de varias maneras, una por el Camino de Santiago por Vallinaoscura hacia el Alto la Campa, y  en nuestro caso nos fuimos por el camino de Llaneces que sube bordeando los muros del monasterio pasando por delante del Monolito a los fusilados en la madrugada del 28 de octubre de 1937 por miembros delas tropas franquistas en concreto tropas de la VI Brigada Navarra.


Es la cara y la cruz de este bello lugar, que tiene ese aspecto tan dramático y que ha quedado recogido en el libro publicado por el Museo del Pueblo de Asturias.

Desde el monolito se sigue en ascenso pasando de las primera casa al renovado el núcleo de LLaneces, en el que tanto su propietario José Luis, como su familia han invertido labor y dineros.

Estamos ante un tramo muy empinado por el que se trepa bien puesto que está hormigonado, pero después de este enclave  habitado el que fuera el viejo camino comunicacional de la casería, todavía se empina más, además de estar en gran parte de la subida muy embarrado, lo que nos obliga a poner pie a tierra, a todos, pese a los intentos de Riestra, Paredes y Noelia, y  hasta llegar al costado de la AS-113, pues tirando de la trotona.

Una vez en la arteria que une Villaviciosa con Sariego se baja, girando a la izquierda,  hasta lo grueso de núcleo de San Pedro de Ambás, eso sí llegar a minarete eclesial de San Pedro.

La otra forma cómoda de realizar la ruta desde Valdediós, es quitándose la penalidad de subir por Llaneces, es decir subir por la carretera que enlaza Valdediós con San Pedro de Ambás.


Ya en Ambás, frente a la salida del acceso de Valdediós se retoman las marcas jacobeas que vienen de Camoca, y que tomando su ramal derecho , hacia el Sur, la traza nos mete en una senda trepadora  que desde Ambás van cuesta arriba con tramos cada día más despedregados, lo que nos obliga a bajarnos de nuevo hasta ganar unas zonas más planas, en cuyo punto nos ofrece preciosas vistas sobre el valle y monasterio de Valdediós,  y sobre el valle de Rozaes, y  cerrando todo territorio la cordal de Peón.


Por tramos semiplanos se gana la aldea de Arbazal, cuyo emplazamiento se halla en una terraza que hace el terreno, cuya ladera baja de los promontorios de Les Lloses y la Rasa de Arbazal con unos 450 mts de cota. y desde la cual se ve asomar las nevadas cumbres del Aramo. 


 En este recoleto núcleo se levanta la monumental iglesia en cuyo cabildo nos refugiamos de la chubascada, mientras contemplamos el denominado Mesón de los Frailes con el escudo abacial que también se ve en el monasterio de Valdediós, y que pertenece a la Congregación Cisterciense de Castilla.



Pudiendo ver desde el citado cabildo el singular reloj pintado en lo que parece que fue la casa del cura. y que es toda una singularidad, que se debiera cuidar y preservar.


 Nos despedimos de tan singular enclave a para seguir al Sur hacia el cruce de la Casa del Monte, ya por tramo asfaltados, por estos lares, también Camino de Santiago iban los arrieros y carreteros camino de Sariego.

 Ya con unos 15 Km rodado, a la altura de la Casa el Monte nos vamos por la izquierda, pista arriba, dejando la carretera que va hacia el Alto la Campa.


El arranque de nuestra traza es fuerte  pero de buen firme, primero dejamos un ramal a la derecha  y luego otro más altozano que va a la aldea de Mogobio, se sigue pista arriba para bordear un granja  y luego el pico Torres para  pasar por la Parea del Trabuco, en cuyo altozano punto, pues se alcanza la cota de los 500 mts, con 17,5 km rodados, nos vamos por el camino de la izquierda que es más bonito, la pista empedrada nos lleva al mismo punto, ¡aquí como se prefiera¡ 


El camino de la izquierda nos lleva por Robleu para ponernos encima de la aldea de Cuinya, empatando con la carretera AS-333, la cual se toma por el ramal derecho hacia la Cruz de la Degollada, que da acceso al valle naveto de Camás.


Nuestra ruta sigue desde la bifurcación de La Cruz Degollada  por la carretera concejil VV-11, rodando unos 2 km para dejar el camino asfaltado, y entrar a la izquierda en el lugar de La Tejera, dejando el rumbo Este que ya tomamos desde la salida de Arbazal, y en cuyo transito hasta aquí nos deja unas impresionantes vista sobre valle y vallejas que se desparraman bajo nuestros pies  hasta casi la misma Villa, y cuyos predios están sembrados de innumerables aldeas,  algunas de ellas las irá enlazando nuestra ruta. y entreviendo los Picos de Europa, en alguno momentos del recorrido


Pues eso, que La Teyera, nos vamos rumbo Sur, en descenso hacia La Espina, buscando el enclave de Celada, en cuyo camino a pesar del mal tiempo se pueden vistas sobre el valle de Villaviciosa y la ría al fondo  

Y a en Celada  ante el templo  relacionado con el Temple, ignorando la razón, tal vez porque  Ordoño II había dado una donación de una iglesia hoy desaparecida. La actual iglesia de Santa María fue reconstruida en 1635, donde se pueden ver restos prerrománicos y románicos;  las huellas templarias no se ven por ningún lado, pero no sé  porqué tal vez el nombre me lleva al recuerdo de otros enclaves templarios, como el de la fortificada iglesia de Celada del Camino en la provincia de Burgos.



De Celada se sale por el carril que va a La Toya y el Otero, un bajada rápida de hormigón con tramos de agua en su trazado y que se muestran muy resbalosos  y que , nos lleva a otro de los input de esta ruta tan esotérica que nos hemos montado, pues en un pis- pas estamos ante los pies de la iglesia  de Valdebárcena dedicada a San Andrés.

En uno de los laterales destaca una pequeña lápida en la que se aprecian tres cruces griegas, que nos recuerda que esta iglesia se terminó de construir el primer domingo de agosto de 1189, siendo consagrada, al parecer, por el presbítero Martino, pecador e hijo de la Iglesia y el obispo Roderico. He aquí, transcrito, lo que cuenta la leyenda fundacional: Martinus presbiter peccator et filii eclesiae, Pater Noster qui es in celis, in era duocentessima vicessima septima post milesima episcopus Rodericus consecravit prima dominica de acustus. Pater Noster. Inscripción adornada por tres cruces, que alguien debió interpretar como templarias.

 Lo cierto que, si uno se deja llevar por las leyendas modernas, podemos ver templarios (Pauperes Commilitones Christi Templique Salomonici) en cada rincón del concejo maliayés representados en cruces y en otros elementos que nos apoyan las documentaciones, bien porque se hayan perdido o porque no hayan existido jamás, que también puede ser. En todo caso este enclave se le relaciona también con la presencia de los caballeros dúplices, en tanto que algunas representaciones les dibujan montando a caballo a dos caballeros, espalda con espalda, pero en este caso no es por esto sino por la existencia de unas cruces «patadas».


De Valdebárcena, se baja por la AS-333, hasta el desvío de La Viesca, y luego en Condarco que marcas varias opciones de ruta, en todo caso sigue bajando  para alcanzar primero La Viesca y luego el núcleo de Peryeru, aquí si se quiere se puede ir a entroncar con la carretera de la Campa, la AS-133,  bajar por ella para entrar a la derecha en la idea de entrar al valle  maliayés por el núcleo de Bozanes a través de Ronzón.


Pero como a nosotros nos gusta el barro  en Peruyeru nos metemos tras dejar atrás la granja por un camino que se interna en el monte Rodiella, cuyo camino muy mojado por las trombas de agua que han caído, y por tanto presenta tramos encharcados. Se va rodeando el monte hasta dar vista al encerrado pueblo de Obaya.


 Entroncando el camino del río, al que se le da la espalda para bajar al camino que entra en el pueblo, del cual se sale de  lo fondero del valle por asfalto dirección Norte  a cortar la carretera VV-11 que baja de Poreño a la altura de Llavares , tan solo queda ir virando hacia las casas de Ximangues para cruzar el río Viacaba por la Ferreria, donde hoy existe un Albergue de Peregrino, y  por esa traza se entra  de nuevo en Amandi, donde subimos hasta su significativo templo, se trata de la hermética iglesia de San Juan de Amandi, a la cual el escritor José Antonio Samaniego le dedicó un libro publicado por la asociación Cubera.


 De esta manera cerramos una ruta, durante la cual a nosotros nos cayó el diluvio universal, y ahora analizando las trazas, igual es más aconsejable realizar la ruta a la inversa, ya que las subidas hacia el La Cruz de la Degollada y Arbazal  es casi toda ella  por tramos asfaltados u hormigonados, lo cual evita la penosidad de tener que andar empujando la trotona, y de esta manera la ruta tendría  un punto técnico interesante ya que tanto  el tramo de Arbazal hasta San Pedro de Ambás, como el que baja desde aquí por Llaneces a Valdediós se podrían bajar montados en bicicleta, pudiendo ser ciclable el 100% de la ruta.



Que ustedes lo pasen bien.¡

·         TRACK DE LA RUTA WIKILOC
·         BOOK FOTOGRÁFICO (Victor Guerra y Juan Piñera)

© Victor Guerra

viernes, 8 de noviembre de 2019

Por Priesca y Fuentes en Villaviciosa. Vereda de San Salvador.


Foto de Portada de Juan Piñera

·         Punto de Salida y Llegada: Villaviciosa
·         Puntos de Paso: Sebrayu-Selorio- La Rasa-Castiellu- La Llera-Priesca-Ganceu- Bayones- Coro- Fuentes
·         Longitud de la Ruta:  32,5 km km.
·         Horario de la Ruta.  4 horas
·          Desnivel acumulado de ascenso y descenso: 976 mts
·         Participantes: Josías, Albano Capezali, Jose Ramón Natal,Iván Menéndez -Beni,Noelia Rojo-Juan Piñera y Victor Guerra

El concejo de Villaviciosa, guarda en sus entrañas tres hitos dedicados a San Salvador, a saber: Conventín de Valdediós, la iglesia de Priesca y la casi olvidada iglesia de Fuentes, y la ruta que hoy proponemos para recorrer alcanza a dos de ellos: Priesca y Fuentes.


Se parte de Villaviciosa dirección a su rasa marítima más oriental para lo cual tomamos el Camino Jacobeo dirección Este, o sea que hay que seguir las marcas en sentido inversos, las cuales nos llevan en dirección a Sebrayo.


Rodamos de manera cómoda con un ciclado tranquilo que nos va llevando por Tornón y el Fresno, hacia el poblamiento del Sebrayo, donde se encuentra el albergue peregrino municipal de Villaviciosa

Apenas si son  6,5km, de recorrido y una vez rebasado el alojamiento de peregrinos, abandonamos las marcas jacobeas para ir al Norte, para de este modo pasar por delante de una de las principales matas de bambú existente en Asturias, se cruza  de este modo el río Sebrayo para subir una empinada cuesta con un firme un  quebrado  que nos permite subir  hasta poder cruzar la  Nª 632 a la altura de Bárcena, en dicho punto nos vamos cruzando parte del  altozano núcleo  lo que nos permite a su vez descender hacia la aldea de Selorio, situada en la rasa costera que ocupan las playas de Misiego y  Rodiles.


Ya en Selorio nos entretenemos ante una gran casa, perlada de grandes estatuas de reyes astures representados en piedra, y coronada la representación con una portada románica también tallada en piedra, tras la contemplación de tan magnas esculturas nos vamos hacia las Escuelas Públicas de Selorio, que datan de principios de 1905,


Aquí el camino pasa por el lateral derecho de las escuelas para subir por el llamado Camino Sacramental del Carril y que va directo al enclave de la Cruz de Granda.


La subida de hace dura pero se transita bien por ella hasta pasar por una extraña ermita o  capilla de ánimas denominada del Carril, y tras ello aún nos queda en tramito hasta llegar al enclave de La Cruz de Granda con unos 10,2 km., recorridos.


Este punto fue importante puesto que por él pasaban parte de los antiguos caminos jacobeos provenientes de Lastres, que desde Santa Mera, donde hubo un hospital,  buscaban el valle de Priesca, no muy lejano se haya también la llamada  Vía Agripa, con su puente romano, el de la Llomba, pero hoy dejamos ambos inputs para irnos, en la encrucijada de la Cruz  a la derecha por una carretera que desemboca ante una plantación de arándanos, y cuya pista encharcad la cual se desarrolla en plano nos permite llegar en dirección Sur hasta el núcleo de La Rasa,  en cuyo tránsito vemos asomando la mítica cumbre del Sueve por entre las castañares del entorno.

Se cruza el pueblo para buscar ya por tramos asfaltados la Venta de Buenos Aires en plena carretera Nª 632, y pasando por detrás Casa Mery se sigue por el carril asfaltado que nos lleva a una franca bajada que desfila por delante de la Ermita de los Remedios, y que nos a lo fondero del pueblo de Castiello Selorio, (13,5 km).

Una vez antes las ultimas casas, ante una bifurcación en lo fondero del pueblo se gira a la izquierda para entrar en un carretil que a la altura del viejo hotel de Castiello pasa firmes de tierra y por el cual intentamos dar vuelta a la Sierra de Cual Mayor.



Es un trazado que se abre paso por entre el bosque misto y de ocalitos el cual se deja ciclar, pasando por  lugares como Llaviada, y que va dando vuelta al promontorio de Cual Mayor, hay desvíos a derecha e izquierda que se van dejando hasta entrar en una senda que nos permite llegar a los predios del recoleto territorio que ocupa la Casa de los Valles,  aquí digamos que las viejas trazas camineras, se van  difuminando aunque nos permiten con alguna que otra dificultad ganar el enclave de Los Valles.

La grupeta se divierte con el recorrido,  pues buena parte de la traza es nueva para ellos, y otros ni se recuerdan de haber pasado por estos lares, también es cierto que alguna otra vez que pasamos no había repartidos por el bosque tanto animal: urogallos, jabalíes, muflones, etc,, o sea figuras de madera que semejan la fauna astur y que se encuentran repartidos por el pequeño valle y preparados para una yincana  con tiro al arco.

En dicho tramo y empujando por algunos momentos la trotona alcanzamos la puerta de acceso al alojamiento rural de los Valles (15,5 km), De esta manera se toma el acceso rodado que por los repechos de la Gabia nos permite enlazar de nuevo el oficializado Camino de Santiago, justo en el enclave de La Llera, (16,7 km). Con respecto a este enclave, aunque un poco más abajo en Pernús fue donde Fortes Sanxiz, siglos ha donó  a la iglesia de San Salvador de Oviedo de varios moros esclavos,  cum sex mauros ir ea, junto con la iglesia del lugar

La Llera pronto deja ver su articulación como eje de la peregrinatio,  en este lugar  nuestra ruta vira  al Oeste siguiendo las marcas jacobeas  y tras subir unos metros pronto tenemos  una mediana bajada que nos lleva  hasta la impresionante  iglesia de San Salvador de Priesca (18 km), la cual  jalona una vez más las Veredas de San Salvador, que en territorio astur viene marcadas en cuanto a  la Vereda costera, por los enclaves  del monasterio de Celorio en Llanes  y de la iglesia de  Moru, en Ribadesella.

Al par de la iglesia nos vamos, no por el camino oficializado de Santiago, el conocido Camino del Norte, sino  por el viejo Camino Jacobeo ya abandonado, de este modo nos vamos por el carril asfaltado  que sale  por encima de la iglesia y que se dirige  hacia el lugar de La Prida, donde la ruta gira en  escuadra para tomar un naciente camino que pasa por delante de una cuadra de ladrillo que queda a nuestra derecha, para de este modo poder  bajar  por una traza caminera que nos llevan a la encrucijada de riegas, y en donde un viejo pontón medieval de gran porte y signo de los muchos tránsitos que debió de haber en la zona ya que desde él se puede subir hacia San Bras y Miravalles como hacia Cueli y Morillón.


Se cruza la riega de Ñabla para coger el primer camino que queda nuestra izquierda para pasar por debajo de un viejo árbol caído sobre el camino, lo que nos da excusa para tirar de trotona unos cuantos metros por este viejo camino jacobeo que poco a poco va ganando el altozano pueblo de Gancedo, o Ganceu, con tramos de duras rampas perladas de llambrias, que además dada la humedad hacen imposible subir todo el tramo montados, aunque el personal lo intenta.

Ya en Gancedo con vistas al cumbral de Priesca que queda ahora a nuestra espalda, quedando a  la derecha el faro radiante que preside toda la zona, como es la iglesia de Miravalles, es algo que siempre me ha llamado la atención esa impresionante ubicación cuyo templo de ve desde muchos otros lugares.


Se enlaza la ruta desde Gancedo a Bayones  por medio del carril asfaltado en un continuo tobogán que nos permite cruzar  la AS-330 por Bayones (22,4 km) y pasar por delante de su extraña casa, por las cabezas a modo de capiteles, en dicho lugar la amiga Noelia quedó impresionada por el esbelto Lebrel afgano que nos mira sorprendido, aunque eso lo digamos que estamos nosotros de ver tan elegante can en un pueblo como Bayones, donde por cierto en este puntos nos abandonan Natal y Capezzali

.

La ruta  sigue hacia el Sur por el carretil que sube por Batón y por El Busto, siempre picando la carretera  cuesta  arriba,  dejando Ceyanes  atrás y virar ahora al Oeste a los 25 km de rodadura  hacia la  deshabitada aldea de la Sienra, tomando un camino que primeramente va en plano y luego gira a la derecha para entrar en picado en dirección a Solares, pasando por delante de la aislada iglesia de Santo Tomás de Coro.


A esta iglesia, el viejo Camino jacobeo en desuso  decir que desde Bayones venía  pero bajando a la  Magdalena, y  con subida posterior hasta la aldea de Paniceres, desde donde se pasa  el arroyo de la Vega, y concluir en el pueblo de Solares, pero a mí me parece más cómodo venir desde Bayones, un poco más alto, y  sin apenas perder altura, sino ganándola, para seguir ciclando por la  cumbral que nos lleva al desvío de la Sienra, lo cual nos permite mejores  vistas sobre el entorno.

En Santo Tomás de Coro, ya la ruta permite algunas que otra variante,  como bajar por debajo de Cayado hacia Villaverde y de ahí a Valbucar, pero esa ruta ya la hemos hecho otras veces, y como queremos pasar por delante de San Salvador de Fuentes, pue seguimos por estos predios de Coro, que por cierto es por donde un vecino de la zona, quiere que el Camin de Covadonga suba hacia Breceña pasando por Ceyanes, cambiando así el trazado original del camino covadonguino.


 El carril nos lleva  ahora al pie de la AS-332 donde se toma el ramal derecho para pasar por La Piquera y Migoya hasta pasar por encima del otro jalón de las Veredas de San Salvador, o sea la iglesia de San Salvador de Fuentes que queda un tanto oculta con respecto a la carretera, y en cuya iglesia estuvo la vieja cruz votiva  que a finales del siglo XIX fue vendida, no sé si por el cura o por los Nozaleda y los Cavanilles  a Ernesto Guilhou, hijo de protestante e industrial propietario de la Fabrica de Mieres, Numa Gilhou, y todo por unas 10.000 pesetas, y en cuya venta intermedió el obispo de Oviedo  y notorio antimasón Ramon Martinez Vigil,  y que parece que dicha cantidad que se registra en las arcas del parroquia, fue destinada dicha cantidad para la construcción de la basílica de Covadonga, una interesante historia la de la Cruz de Fuentes   que recogía la LNE en el  2012 l el  y hoy está depositada en el Museum Metropolitano de Nueva York.


Nada cuando quise darme cuenta el personal de la grupeta se fue carretera abajo hacia el desvío del cementerio, por el cual nos metemos para ganare el centro urbano de Maliayo, pasando como estaba previsto hacer una parada en San Salvador de Fuentes,  y de los peregrinajes y de los peregrinos, pues es lo que tienen estas rutas villaviciosinas  que a poco que se ande los desniveles son de suma y sigue, y ya va siendo hora de una cerveza y quitarse la coraza de barro que nos ha reportado tan intensa ruta

© Victor Guerra

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...